Un mejor Panamá para todos

La opinión de…

VICENTE  CARRANZA

Este es un momento maravilloso, porque nuestros deseos de seguridad han sido respondidos. Ahora, con la adición del ‘pele police’ debemos sentirnos seguros, porque todo ciudadano será revisado y también me ayuda a dormir mejor saber que la Policía puede matar un criminal sin segundos pensamientos o preocuparse de ser investigados. ¡Ahora sí me siento bien!

Lo único que falta en este momento es dar a la Policía el derecho de entrar en mi casa a cualquier hora del día para comprobar que no hay ningún delincuente adentro, me temo que podrían estar escondidos en mi armario.

Quisiera sugerir una idea para tratar con estos menores delincuentes, en lugar de endurecimiento de penas, permitir a la Policía simplemente matarlos (¡porque ya pueden!) o, mejor aún, esterilizar las personas residentes en zonas rojas (¿nueva idea para la Cruzada por la Paz?).

Tenemos que resolver el aumento de la delincuencia mediante cualquier medio necesario y como yo lo veo ahora seguramente estamos en el camino. Qué bueno que sí estamos trabajando por asegurar la paz.

<>

Artículo publicado el 1 de julio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Señor vicepresidente, ahora o nunca

La opinión de….

Carlos E. Rangel

Las encuestan demuestran que, además del Presidente de Panamá y de su ministro de Seguridad, otra figura que se está desgastando es la del vicepresidente de la República; al extremo que algunos de sus copartidarios políticos han empezado a llamarlo “el mayordomo del Presidente”.

Desafortunadamente, Panamá necesita fortalecer su democracia después de 20 años de dictadura castrense producto, sobre todo y como ahora, de la inmadurez política imperante antes del golpe militar; y nuestro vicepresidente, incluso para su propio beneficio, es la figura en la mejor posición para proteger dicha democracia.

Aparentemente nuestro vicepresidente no se ha percatado del inmenso poder que tienen los diputados del partido que él dirige, porque ellos determinan qué bando tiene la mayoría de votos en la Asamblea Nacional, algo que decidirá si continuamos retrocediendo hacia los conflictos sociales y laborales de principios del siglo XX, o si avanzamos hacia un futuro de mayor respeto a la ley, de sosiego y de progreso económico sostenible.

Todo lo que el vicepresidente tiene que hacer es evaluar, con asesores capacitados y un criterio independiente, cada uno de los proyectos de ley que llega a la Asamblea, para apoyar solo aquellos que realmente beneficien al país.

De no cumplir con este deber, nuestro vicepresidente puede estar completamente seguro de que su futuro político será de todo, menos exitoso; porque, suponiendo que él apoye todos los desvaríos que periódicamente se le ocurren al Presidente, solo habrá dos resultados posibles:

Primera posibilidad; que las mayorías rechacen la costosa campaña mediática presidencial sufragada con fondos del pueblo, en cuyo caso el vicepresidente seguramente pasará a engrosar el grupo de políticos que nunca ganará la plena confianza del electorado; como Balbina Herrera, quien seguramente nunca llegará a la Presidencia por haber apoyado incondicionalmente la tiranía del general Noriega.

Segunda posibilidad, que dicha campaña mediática logre entusiasmar permanentemente a las mayorías, lo que fortalecería la imagen política del Presidente, quien trataría de permanecer en la Presidencia después del año 2014, porque, de contar con el apoyo de las mayorías, ¿Qué le hace al vicepresidente creer que el Presidente inesperadamente deje su adicción al autoritarismo solo por cumplir una promesa electorera más?

Como variante, ¿Acaso la promesa al vicepresidente sería más sólida si el Presidente considerara preferible respaldar la candidatura presidencial de uno de sus más íntimos empleados o amigos?   De hecho, la volatilidad de las promesas presidenciales quedó demostrada en la promesa que el Presidente le hizo a toda la ciudadanía de que escogería magistrados plenamente competentes e imparciales para la Corte Suprema de Justicia.

La pura realidad es que la única forma como nuestro vicepresidente podría aspirar razonablemente a alcanzar la Presidencia algún día, sería que, empezando desde ahora, respalde solo aquellos proyectos que sean beneficiosos para nuestro país; porque solo así demostraría al electorado que, realmente, tiene la integridad necesaria para liderar un gobierno ecuánime.

<>

Este artículo se publico el 1 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El deterioro del medio ambiente en Panamá

La opinión de…..

Eduardo A. Esquivel R.

Nuestro país está pasando por una “Época Oscura” en lo que se refiere a la Conservación de los Recursos Naturales y la Protección del Medio Ambiente, que es el reflejo de conceptos socio-políticos y económicos propios del mercantilismo cínico y materialista.

Con una nueva ley de dudosa validez y de más dudosa credibilidad, el Estado, que es el que debe dar el ejemplo, se exime de los Estudios de Impacto Ambiental para los proyectos que así lo considere. Exigiendo solo las llamadas “Guías de Viabilidad Ambiental”, que son una especie de caricaturas malas de los Estudios de Impacto Ambiental. La finalidad de esto está clara, en unas declaraciones públicas de un ministro: “Los Estudios de Impacto Ambiental son una traba burocrática” (SIC). Realmente muchas Leyes son “trabas burocráticas”, pero las leyes son duras pero son las leyes y hay que cumplirlas, no eliminarlas si nos estorban para nuestros negocios.   Hacer esto es casi un suicidio político, si no lo creen solo miren lo que opina el pueblo en las encuestas.

Por los lados de la minería, se avecinan negros nubarrones para el medio ambiente panameño. Si con las leyes ambientales anteriores actuaban con casi total impunidad y desprecio de las autoridades ambientales, ahora será peor.   Pero al parecer lo que importa ahora es la plata y no el aire, el agua y el suelo contaminado que heredarán nuestros nietos.

Como colofón de esta tragedia, veo que la Termoeléctrica de Bahía Las Minas, que es un fracaso empresarial, va a empezar a funcionar.   Pocos saben que esta planta trabaja con Carbón importado de Colombia, y según un diario local, consumirá “mil toneladas de carbón por día”.   Las termoeléctricas que trabajan con carbón son tecnologías de principios del siglo pasado, y de hecho estas plantas son las más contaminantes de todas. Se usa el carbón porque este combustible tiene poco uso para las tecnologías modernas y es barato.

Por ejemplo: solo en CO2, una planta que funciona con gas emite 0.44 kg/Kwh ,mientras que una de carbón genera 1.45 kg/Kwh de C02, tres veces más. (Saludos al Protocolo de Kyoto).   Además el carbón genera gases de azufre, y el óxido de nitrógeno (NOX), que provocan la lluvia ácida, y metales pesados altamente tóxicos, como el Mercurio, Níquel y Vanadio.

Vemos a la provincia de Colón y toda la costa Atlántica en serios problemas de contaminación en el futuro, con todo y Estudio de Impacto Ambiental aprobado. No menciono para nada a la ANAM en este artículo porque realmente esta institución ha demostrado que no tiene nada que ver con el asunto.

<>

Este artículo se publicó el  1  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘Entran limpios y salen millonarios’

La opinión de….

Jorge Gamboa Arosemena

Este era el principal pregón de campaña del cumpleañero gobierno del “cambio” que cautivó a muchos.   Hubo que votar por el menos malo para evitar que repitieran los aliados pasados del hoy Presidente.

A un año de gobierno, el país se mueve entre la venta, la compra y el negocio, elementos que desvirtúan el nombre de república de Panamá, pudiendo llegar a llamarse Panamá, S.A.   Solo hay que recordar el discurso del Presidente en la Organización de las Naciones Unidas, en septiembre pasado; en lugar de aportar al debate político en el concierto de las naciones, fue la venta de Panamá.

En estos días vinieron Berlusconi y Myung–bak con esa idea, a ver qué se vende, qué se compra, qué se cambia en Panamá, entre ampliación, metros o minas. Ya el Presidente, quebrantando su palabra respecto a viajar, lo ha hecho para lo mismo: vender nuestro país. No estaría mal, si no fuera porque este gobierno ha cogido a pecho lo de “Pro Mundi Beneficio”, lema antinacional y antipopular que en una nueva República hay que desechar.

Pero detrás de todos estos negocios no podemos dejar de pensar en la esgrima demagógica del título de este escrito. ¿Qué va a pasar con los allegados al régimen autocrático que echa raíces desde hace un año?   Los que entraron limpios, saldrán de riquitos a millonarios y los que entraron millonarios, saldrán multimillonarios; o usted cree que gente movida por el afán de lucro en su vida privada podrá resistir la tentación de hacer negocios.

Solo recordemos la friolera de inversiones que pretenden hacer estos señores, y no es que estamos en desacuerdo con inversiones en obras públicas que propicien mejorar la calidad de vida de los panameños, pero con la modalidad de “la mejor propuesta, llave en mano”, o las contrataciones directas que han reemplazado las tradicionales licitaciones y con una Contraloría que falla en los censos nacionales, que refrenda casinos enfrentados por la Corte Suprema de Justicia, que a seis meses no ha dicho nada del escándalo del FIS, donde quedaron embarrados de banda y banda y no dice nada, esos 13 mil millones de inversión programados en cuatro años darán –esperan ellos– para allegados y testaferros, la friolera de no menos de mil millones de comisiones o sobreprecios si las hacen sus empresas o la de sus allegados.

Para que este pueblo se libere de la pobreza requiere educación.   Educación no solo es el tradicional dictar clases de las diferentes materias académicas. Educar es dar buenos ejemplos, no como que hoy los ministros y diputados ganan 15 veces más que los maestros, cuando hace 50 años era seis a uno la proporción.   Educar es que, si a una procuradora la separan por pinchar teléfonos, un Ejecutivo no pinche computadoras (el Presidente reveló que ellos, entiendo funcionarios del Ejecutivo, identificaron el IP de la computadora que mandó la información al periódico El País de Costa Rica (La Prensa 28/6/2010). Educar es que si el vicepresidente censura al alcalde –por quien movió cielos y tierra para montarlo– no se quede solo en la censura sobre las contrataciones “innecesarias” de consultorías y propicie un proceso disciplinario en el partido o hasta la denuncia penal si emite ese tipo de censura.

Claro que educar es enseñar valores, cosa que este gobierno no está haciendo. Ni siquiera educa en los tradicionales programas. Para educar también hay que tener salud y este pueblo no tiene salud, porque no hay ese completo bienestar físico, mental y social, ni parece que lo vaya a haber a mediano plazo. No entienden qué es salud, que en la comisión contra la violencia no incorporaron al Ministerio de Salud, entidad que tiene cabalmente concebida qué es violencia y tiene infraestructuras en el ámbito nacional con personal experto en violencia, porque violencia es enfermedad.

Como cometa reventada va el país, comentaba en días pasados en otro escrito, porque este gobierno no tiene nortes políticos, esos de la búsqueda del bien común. Tiene nortes de Panamá, S.A. y escribirán su fe de erratas del lema de campaña, porque entraron millonarios y saldrán multimillonarios a costa del pueblo que quedará más endeudado y pagando más impuestos.

<>

Este artículo se publico el 1 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

La bravura del toro de lidia

La opinión de…

RAFAEL  PITTI

La bravura del ganado de lidia se considera como un instinto de defensa, por la cólera del toro en el instante de ser molestado. Por miedo o cobardía ante lo desconocido, con una misteriosa y natural violencia ataca a cuanto se mueve o le excita. Una de sus características es crecerse al castigo, en lugar de huir. El toro bravío, antes de acometer a su presa le avisa, jamás ataca a traición. Igualmente, embiste rápido, con nobleza, sin cabecear, siguiendo al rival que persigue para cornearlo sin cansarse, aunque nunca logre alcanzar a su enemigo.

‘Entre las criaturas del reino animal no hay ninguno que reúna caracteres tan buenos y a la vez misteriosos como el toro bravo. Algunos son agresivos y fieros, otros tienen el encanto de la nobleza y la fidelidad. Atraen por su fuerza, la armonía de su estampa y pelaje’. ‘El toro de lidia es al mismo tiempo, poderoso, arrogante, armónico, bondadoso y agresivo’; algo así ‘como un guerrero que lleva escrito en sus genes el mensaje de la bravura. Es criado ostentosamente para guardián de manada o para sacrificio en corrida de fiesta taurina. No obstante, cuando el semental lucha con fuerza y coraje es indultado por el matador a petición de los espectadores’.

Decidí esperar a que bajara la tempestad y las pasiones emocionales, con relación al espectáculo que se ha estado ofreciendo con la situación personal del Doctor Ernesto Pérez Balladares, ‘El Toro’.   Objetivamente como un secreto a voces se comenta la evidente persecución política de que es víctima.  Sin embargo no puedo soslayar las críticas que se le hacen por su laconismo y recia expresión, como cuando a la salida en el aeropuerto, ante las insistentes preguntas de un acto de privacidad, contestó ‘me voy porque me da la gana’.   Yo que le veía a través de la TV, imaginé lo incómodo y desagradable que debe ser para cualquier humano, ser molestado y acosado continuamente. Es que la personalidad del ex presidente y su apodo precisamente tienen una similitud con las características del toro de lidia, tal como pude apreciar en la investigación que realicé sobre el citado ejemplar y que muestro al inicio.

Su fuerte figura como mandatario sin embargo es bien ponderada, debido a otras experiencias donde se ha criticado actitudes pusilánimes o de carencia decisoria. Por otro lado, en las criticas con o sin razón que le acrediten, no se puede obviar que en el tema de las privatizaciones Pérez Balladares creó el Fondo Fiduciario para el Desarrollo, que dejó bienes ahorrados por más de B/1500 millones, producto de las ventas y 49% en las acciones de las empresas. En la administración del Fondo complementario por el SIACAP, ha garantizado este beneficio a funcionarios en retiro.

La realización del Congreso Universal del Canal de Panamá, en septiembre de 1997, sobre las perspectivas a futuro y su plan de Desarrollo Social con Eficiencia Económica, sentaron las bases para el crecimiento y modernización del Estado.   Fue promotor de diálogos en las mesas de Concertación Nacional, como Bambito, Coronado y otras iniciativas que exitosos resultados de consenso produjeron.

Aún con toda la adversidad y hostigamiento que vive, hoy ‘El Toro’, se recuperará y superará la situación. No tengo duda de que por su beligerancia política y natural inquietud, continuará aportando experiencia y conocimiento por los mejores intereses del país.

<>

Artículo publicado el 1 de julio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Retratando el futuro

La opinión de….

Mauro Zúñiga Araúz 

No creo que tengamos que visitar a una pitonisa, ni a una astróloga, ni que una gitana nos lea las manos para conocer lo que sucederá en Panamá a corto, mediano y largo plazo. Los hechos que a continuación pronostico y comento no necesariamente ocurrirán de manera cronológica como se listan.

Tampoco son dependientes de un gobierno en particular, porque son directrices emanadas de los centros de poder y que el gobierno de turno, sea el que sea, tiene que cumplir. A nuestro país se le ha asignado comercio, banca y turismo, si queda algún lugar que se pueda mostrar.

1. El control de los medios de comunicación escrita, radial y televisiva, y el cierre de los que no permitan ser controlados. Intervendrán nuestros correos electrónicos por medio de un sistema de espionaje bien articulado.  Resultado: ausencia de libertad de expresión.

2. Se explotarán todos los yacimientos mineros del país. Oro, cobre, etc.  Resultados: contaminación ambiental, lo que llevará, por un lado a que la gente empiece a enfermar y morir por intoxicación directa o indirecta, y por otro a la desaparición de la biodiversidad.

3. Contratación directa entre los trabajadores y las empresas transnacionales y las grandes empresas nacionales. Esto significa que el Estado le garantizará a tales empresas que pueden actuar con libertad absoluta con referencia al salario, turnos rotativos y lo necesario para asegurar que el costo de mano de obra será lo menor posible.   Entiéndase que no habrá salario mínimo, ni pagos por destituciones. Se entenderá también que estas empresas no estarán obligadas a pagar cuota patronal.  Desaparecerán los sindicatos.

4. La privatización del fondo de invalidez, vejez y muerte de la Caja de Seguro Social. Esto significa que se les entregarán esos fondos a administradores privados, que a su vez establecerán contratos individuales con cada asegurado y les retribuirán el monto ahorrado, de acuerdo con una variable de cálculo que establecerá el monto por mes hasta un número fijo de años.

Si usted no muere después de ese año, deja de percibir ingresos. Las administradoras de los fondos privados invertirán en el mercado, procurando mayor utilidad, pero a su vez mayor riesgo. Los riesgos no los asume la administradora sino los asegurados, quienes además tienen que pagarle una mensualidad fija. En pocas palabras, si las cosas marchan bien todos ganamos; si no, adiós ahorros, adiós pensiones y jubilaciones.

5. Privatización de la atención médica. Desaparecerán los dependientes. La atención se dirigirá solo a los asegurados, a quienes se les dispensará un trato acorde a sus aportes; es decir, si la cuota mensual es alta se le prestará una mejor atención, en infraestructura, medicamentos y exámenes de laboratorio y de gabinete. Por otra parte, la contratación de los médicos y demás trabajadores de la salud será por productividad.   Se fijará una tabla con el valor de cada servicio: consulta externa, tipo de operación, día por paciente hospitalizado, costo de cada examen, etc.

6. Cambio curricular y contratación de maestros y profesores por hora. Desaparecerán materias como literatura, español, filosofía, historia y se reforzarán las técnicas que tengan que ver con el comercio, la banca, el turismo.

7. Se aprobará el TLC, lo que significa que desaparecerá la producción nacional, tanto la agropecuaria como la industrial.

Quiero compartir con los lectores algunas reflexiones. ¿Qué importancia tenemos los panameños en el mercado mundial? Ninguna.   Somos un país con una población de algo más de 3 millones (parece que el número total no lo sabremos), de la cual más del 40% es pobre; es decir, gente con bajo o ningún poder adquisitivo.   A los dueños del mundo no les interesa que Panamá esté poblada.    Les interesa que en este istmo, con un Canal para beneficio del mercado mundial y para el transporte bélico, no haya desórdenes. Esté quietecito.

Prefieren que no haya nadie, a que se desestabilice. ¿Sabían que en nuestro país el 52% de los niños menores de dos años está desnutrido? ¿Sabían que justamente a esa edad se forman las conexiones neuronales del cerebro, fundamentales para el proceso de aprendizaje? Esos niños cuando sean adultos tendrán cocientes intelectuales muy bajos, o sea, déficit en el proceso de aprendizaje.

¿Será que el sistema está pariendo a gente incapaz de discernir? ¿No nos damos cuenta de que los reality shows, los culebrones y demás espectáculos públicos no sirven más que para que permanezcamos sentados frente a la televisión?   ¿No nos hemos dado cuenta de que han desaparecido los espacios públicos que servían como centros de conversión social? ¿Algún partido político ha cuestionado este modelo que concentra fortunas en pocas manos y excluye de ellas a las grandes mayorías? Ninguno.

¿No nos hemos preguntado por qué aceptamos esta inmoralidad? Me pueden contestar que no podemos hacer nada. Tal vez tengan razón si continuamos presos en nuestro individualismo.   Tal vez me digan que no hay alternativas.   Tal vez tengan razón si seguimos pensando con la mentalidad del siglo pasado: capitalismo o comunismo. Debemos conocer quiénes mueven las manos invisibles del mercado. Conocer las causas de nuestro drama y de lo que viene. Veo una luz en las organizaciones que integran la sociedad civil.  Tengan cuidado con los políticos de derecha e izquierda.  De extrema derecha y de extrema izquierda. De centro, de arriba o de abajo. Que no se les infiltren los pastorcitos de la virgen de Fátima, ni los legionarios de Lenin.

La lucha que se avecina no será fácil. El sistema está preparado para la represión y el soborno.   Si nos queda alguna fuerza es la de la unidad con fines democráticos y participativos. De todos depende que este pronóstico desolador, se dé o no.

<>

Este artículo se publico el 2 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Polidoro Pinzón

La opinión del Periodista…

CARLOS MANUEL BARRAGÁN

El inexorable tiempo nos relata que serán 49 años los tiempos de aquél fatídico 11 de julio.   Ese día de Destino arrancó de los surcos del Istmo a una de sus cifras más prometedoras, el joven de 22 años Polidoro Pinzón, a esa juvenil edad, ya había llenado el parnaso de la Patria con sus versos a la Madre ausente, al Guardia Compañero y al guerrillero, revolucionario que había abandonado la novia y el hogar feliz, para desde los cerros y llanos llenar de libertad la nación adolorida y en donde se conculcaban los derechos del cholo sin tierra, del estudiante sin aulas, del obrero sin salario decoroso.

Ese dolor los vivía Polidoro como auténtico revolucionario.   Veraguas, provincia inmensamente rica, con dos mares, fresca y feraces tierras, con una orografía singular y con un centro escolar denominado el Escorial de América, la Normal J. D. Arosemena, para entonces era el granero electoral de los políticos y profesionales de esta ciencia de administración del Estado.

Estas líneas van dirigidas a los jóvenes panameños, llamados por la fuerza de sus mentes y el espíritu sin contagio que les adorna. No para los que claudicaron y se arrodillaron ante el becerro de oro. Los renegados de su pasado glorioso, y puro cuando eran soldados fraternos de una Panamá Mejor. Estos genuflexos, morirán rumiando sus propias tripas pestilentes del entreguismo. Ayer con los trabajadores y hoy con sus antípodas. Son los jóvenes entonces los llamados a levantar el lábaro de Justicia Social y Libertad, que soñó el Revolucionario auténtico y singular que fue Polidoro Pinzón Castrellón.  Hasta siempre Comandante, la aurora te saludará heroico.

<>

Artículo publicado el x de julio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El síndrome del protagonista

La opinión de….

Luis Enrique Povea Castellón

Pongo como título así, a mi escrito, a criterio y a manera de poder expresar ciertos padecimientos de la sociedad panameña y del mundo entero.

La clase profesional media de hoy no es la misma que hace 20 años. Gracias al desarrollo y a la apertura de una educación dirigida a sectores de la sociedad que antes eran privados de su acceso, hoy componen un sector profesional medio y educado.

Es así, como doctores, ingenieros, abogados, comerciantes, economistas y demás profesionales que antes eran los “hijos de la cocinera” dieron el salto a un mejor nivel de vida, colaborando con un país en desarrollo.

Si bien es cierto la educación en estos individuos fue clave en sus vidas, vemos en algunos casos que otra parte de su formación –no menos importante– en el sentido más personal e íntegro de la persona no ha sido desarrollada: Hablamos de sus valores y emociones. Vemos a profesionales de distintos sectores cometiendo actos inescrupulosos para logro de un determinado beneficio, sin establecer las mejores prácticas y valor alguno con su entorno. Su integridad, que debiera ser intrínseca y servir de legado, es muy precaria; donde la familia muchas veces ejerce un rol importante como antecedente.

Hoy el significado de un hombre va totalmente a la inversa, primero se busca forzadamente el aspecto y logro material, para llegar a una avanzada edad a cultivar el deteriorado aspecto espiritual.

Se transmiten, en la sociedad, valores que no son los más adecuados. El profesional, muchas veces, lleva una vida económica poco prudente, donde se olvida de su responsabilidad personal de proyectar los mejores valores hacia los demás. El pobre, a su vez, repite en el mismo sentido las mismas actitudes, incrementando su riesgo social en un ambiente un tanto árido.

Buscamos aligeradamente el reconocimiento sin hacer los méritos necesarios, mirando qué tiene el de al lado. No podemos dejar que el aspecto puramente material dé forma y sentido a nuestras vidas. Debemos buscar la gloria en los aspectos que nos den salud mental y espiritual. Buscar algo que regocije el alma, para hacerla más virtuosa, haciéndonos partícipes en el desarrollo con los demás.

Cuesta un poco que la intelectualidad se ponga de moda. Deberíamos entender que ésta es una moda infinita, la que nos intenta librar de cometer imprudencias y nos brinda sustento y personalidad.

La identidad se encuentra en uno mismo, siendo auténticos para luego transmitírsela de la mejor forma a la sociedad. No a la inversa, como hoy en día se hace.   Debe ser viable e incluso utópico que una sociedad, que logre identificar su verdadero rol, pueda generar ideas y colaborar con el individuo y viceversa. Son dos actores que ojalá puedan coexistir.

Les dejo una frase que mi padre me ha dado como gran enseñanza y que trato todos los días de poner en práctica: “No intentes ser un hombre de éxito, intenta ser un hombre de valor”.

<>

Este artículo se publico el 2 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Comiendo tristezas: de uyamas y café

La opinión del Abogado y Docente Universitario…..

Silvio Guerra Morales 

Hay un poblado que, para los años sesenta, se llamaba Manaca Civil.  No se si aún conserva su nombre.  En carro, quedará a unos diez minutos de Puerto Armuelles.  En esa época, caminando, penetrando la espesa selva –hoy casi inexistente- se llegaba a las costas y la comunidad vivía de la pesca, la caza de tortugas, la siembra de arroz, etc. Eran tierras muy fértiles aquellas. Cuanto se sembraba germinaba y crecía con asombrosa rapidez. Los frutos eran impresionantes: vívidos colores y grandes. Parecía ser la Tierra Prometida.

Mi padre sembraba la uyama –zapallo-. Eran tan especiales esas uyamas. Comerlas era como degustar un buen pixbae –pifá- y se hicieron, en nuestro caso, parte del alimento cotidiano. Mi madre hacía ensalada de uyama cocida con huevos picados o el rico arroz de uyama.

Un día sucedió algo. Fue tanta la cosecha de uyamas que mi viejo, junto a los hermanos mayores, llenaron un largo e imponente bote y en él partieron hacia Puerto Armuelles con el propósito de venderlas. Según cuenta mi progenitor, hubo abundancia de uyama tan así que se encontraba por todos lados.   Nadie vendía ni compraba uyamas en el Puerto.

Papá se tragó las lágrimas y ahogado en ese tipo de llanto que nadie ve pero que te retuerce el mismo estómago, de regreso a la montaña, fue lanzando las uyamas en el mar. El mar comió esa tarde al mejor estilo vegetariano, entre tanto nosotros cenamos tristezas y con ella ausencia de azúcar, café, carne de res y que mi madre se viera privada de poder lucir un lindo vestido con el tradicional “corte de tela” con que una vez al año, en la campiña, los maridos deleitaban a sus mujeres.

Mi padre, hoy, cerca de los noventa, rememorando la historia, saca su pequeña toallita y seca sus lágrimas. Nosotros, con firme voz, lo censuramos diciéndole: “! Déjese de eso, todo quedó atrás ¡”; sin embargo, sin que nos vea, también buscamos una esquina para llorar. No se puede olvidar lo que en la vida te marca.

Discúlpenme tan personal anécdota, pero tiene su propósito.   Cuando escuché que el Ministro de Desarrollo Agropecuario había renunciado, no se por qué, pero vino a mi mente esta remembranza. Luego de meditar, creo encontrar la razón.

¿Pensará alguien en el hombre que trabaja la tierra?   No considero solamente al productor.  No, no es así.  Pienso en el labriego que madruga, que se adelanta a la salida del sol corriendo presuroso a su siembra o a su cuidado para recibir, luego, una paga miserable; en los núbiles recolectores de café cuyas manos se alargan para tomar del arbusto el exquisito fruto; en los miles de indígenas que trabajan en las haciendas, en las fincas de los potentados para recibir centavos por laborioso sudor; en el que siembra para vender su cosecha y que, luego, los intermediadores, le ofrezcan “guayabas”. Y pensar que los consumidores pagamos precios astronómicos. Prima un estado de perversa especulación.

Pensemos en una auténtica justicia social, reivindicativa, para nuestros jornaleros, para esos hombres que con sudor y tesón, a diario, se matrimonian con la tierra.

<>

Este artículo se publicó el  2  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Primer año de Martinelli

La opinión de…

DEMETRIO OLACIREGUI Q

A  un  año  de la llegada al poder del presidente Ricardo Martinelli es posible mirar el saldo que han dejado estos primeros 12 meses de gestión y otear el escenario que se presenta en la vida nacional. En solo un año, contrario a la experiencia de otros gobernantes, Martinelli ha experimentado lo que serán los cinco años de su administración.   Ha asistido a su apogeo, su hegemonía y declinación.

En su apogeo atropelló la institucionalidad para moldearse un gobierno a la medida. En lugar de concentrarse en la misión de gobernar, dedicó la mayor parte del tiempo a perseguir a quienes etiquetó como enemigos, reales o imaginarios.   Conformó un gabinete de socios, empresarios y amigos y fracturó la legalidad, colocando a cómplices en el Órgano Judicial y el Ministerio Público, que se sumaron a una mayoría en la Asamblea Nacional de Diputados dócil a sus designios. Todo con el objetivo de garantizar su impunidad.

Al ejercer la supremacía del Ejecutivo sobre los demás Órganos del Estado, no solo hegemonizó la toma de decisiones, también llevó hasta el extremo el presidencialismo. La imposición como forma de ejercicio hegemónico del poder, se ha convertido en una práctica en la conducción y el comportamiento, en un ánimo incapaz de atender razones y de compartir otro punto de vista que no sea el que dimana del Palacio de las Garzas. Imposición e intolerancia se han tornado en dos caras de una misma moneda.

El país atraviesa por un mutatis mudandi, pero en el sentido de un montaje perverso por la ausencia de una tolerancia civilizada. Desde el gobierno se cultiva con ahínco el encono. Desde la esfera pública se esparce un clima belicoso, de creación de enemigos a quienes hay que atacar y difamar contra reloj.

Quienes no ‘agachan el lomo’, como reveló Ana Matilde Gómez —destituida ilegalmente del cargo de procuradora general de la Nación— han sido comprados o silenciados con los recursos del terror judicial, fiscal o comercial.

Es como si existiera un ánimo premeditado de revivir un pasado de atropellos, cárceles, torturas y balazos, anegando el país para chapotear en un humus intolerante, abonado por el totalitarismo presidencial. Se avizora el nefasto propósito de aplicar ese concepto hegemónico a todo el espectro nacional, tratando de fragmentar la sociedad, diversa en su conformación, pero todavía privada de una cultura capaz de desembocar esa heterogeneidad en un pluralismo constructivo.

Esa misma sociedad, no obstante, se resiste a ser empujada hacia la polarización. Por eso es que comienza a vislumbrarse una declinación creciente en la aceptación ciudadana hacia Martinelli y lo que representa su gobierno. Sus excesos están generando hartazgo. La euforia electoral se ha disipado y la marcada tendencia es continuar decepcionando al colectivo social.

Hay que reconocerle a Martinelli que en solo 12 meses su gobierno ha logrado poner en su contra a los sectores más disímiles. A Martinelli y su entorno le sobra arrogancia y talante despótico, pero le falta inteligencia y creatividad, pese a que algunos se ufanan de un coeficiente intelectual superior.   Eso, en la práctica, sirve de muy poco, pues en política no hay relación entre el coeficiente intelectual y la realidad.

Una correcta lectura de este primer año de gobierno de Martinelli, lejos de lo coyuntural, permite advertir la conformación de escenarios similares a los vividos hacia finales de la década de 1960, dada la dinámica de crisis institucional y la advertencia de crisis política que se anticipa. Pareciera que los esfuerzos del mandatario están dirigidos a multiplicar los campos de batalla en una acción de desgaste en la que su propio gobierno, su partido y sus aliados políticos llevarían la peor parte.

Los desaciertos y arbitrariedades de Martinelli, y su desprecio a la opinión pública, están generando una reacción colectiva que subestima. Martinelli está incurriendo en errores de cálculo, porque es deficiente en la evaluación de los factores sociales estáticos, como los flexibles, debido a la rigidez con que aborda la realidad nacional. Las potestades de sus designios presidenciales no pueden prolongarse in aeternum. Es tiempo de que comprenda que en un sistema democrático hay formas de gobernar sin emplear únicamente el menosprecio, la mentira y la manipulación.

<>

Artículo publicado el 1 de julio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cuando el Gobierno peca y reza no siempre empata

La opinión de….

Carlos Gasnell Acuña  

El primer año de la administración de Ricardo Martinelli si por algo se ha caracterizado es por sus constantes tensiones con los grupos de la sociedad civil organizada, la cual demanda –como algo natural en democracia– mayores espacios de consulta y participación.

Sin embargo, pareciese que estas buenas prácticas riñen con el ritmo de las proyecciones del plan de Gobierno, por lo que todo lo que suene a diálogo y consenso representa sinónimo de dilación innecesaria y molestias, así como interés de estas organizaciones en cogob… (no debo mencionar las palabras cogobernar ni cogobierno en este artículo, porque ni siquiera están en el diccionario).

En este primer año, se han aprobado procedimientos participativos que el propio Ejecutivo ha violentado en beneficio de sus intereses, leyes intimidatorias, se ha despreciado el papel que juegan las opiniones y críticas de las organizaciones de la sociedad civil en un sistema democrático, y se ha vulnerado el derecho a la participación real y activa que deberían tener los ciudadanos en la discusión de leyes sensitivas.

Además, el Gobierno debe entender que no es coherente despreciar abierta y públicamente el papel que juega la sociedad civil organizada en democracia para luego convocarla a una reunión de seis horas, con la finalidad de convencer a la opinión pública de que se está abierto a la consulta, creando posteriormente un portal de internet para la participación ciudadana y un número de teléfono para la presentación de quejas y denuncias.

De igual modo, es bastante incoherente eliminar los estudios de impacto ambiental para grandes proyectos y luego hablar de desarrollo sostenible y responsable en otros foros. Tampoco es muy acertado llamar irrespetuosos a los líderes sindicales, si no se les respeta a los trabajadores el elemental derecho a huelga.

La aprobación de la Ley 30 de 2010 (proyecto de Ley 9 en 1) representa la gota que colmó el vaso del irrespeto a la sociedad civil organizada, pero como señaló el presidente de la Asamblea Nacional y repitieron en coro representantes del Ejecutivo: la presentación de proyectos como el 9 en 1, es una práctica habitual, necesaria por razones de la agilidad que requiere la discusión en sesiones extraordinarias, de lo contrario la discusión hubiese tomado meses.

Nosotros agregaríamos: también es una práctica habitual aprobar leyes importantes cerca de carnavales, Navidad, año nuevo, días patrios y cada cuatro años, durante los mundiales.

Entonces, qué más da la Constitución, los procedimientos legales y los valores democráticos, si hay prácticas habituales dañinas para la democracia, cuya tradición tanto el Gobierno como la Asamblea Nacional están interesados en mantener.

Es posible que de ahora en adelante también se convierta en una tradición no permitir la participación de los ciudadanos y representantes de la sociedad civil organizada en el primer y segundo debate, cuando se trate de proyectos importantes que afectan a la colectividad, pero que requieren de una rápida aprobación, porque con sus opiniones los ciudadanos representan una amenaza.

Si no se puede esperar un mes para que los ciudadanos ejerzan su derecho a opinar y a ser escuchados por los representantes del Ejecutivo y la mayoría legislativa en la discusión de leyes tan polémicas, entonces el Gobierno sigue sin entender qué es la participación ciudadana.

Hay una gran diferencia entre el mantenimiento de prácticas tradicionales que atentan contra la democracia y el cambio prometido que la ciudadanía espera.

Pecar y rezar para empatar puede ser bueno para mantener el equilibrio emocional, pero de un Gobierno se espera no solamente ejecución, sino también coherencia, tolerancia, búsqueda de consensos, respeto a la opinión pública, políticas inclusivas, y no a veces, sino como una práctica habitual y sobre todo coherente.

<>

Este artículo se publico el 1 de julio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Molirena vivirá (I)

La opinión de…..

Plutarco Arrocha

El muy inteligente y sesudo artículo del Licdo. Guillermo Ríos, titulado “Molirena, fusión o fusilados”, publicado en el Panamá América en su entrega del 25 de junio, me ha impulsado (y ojalá que a otros también) a pergeñar ideas sobre la base de quienes, como yo, fundamos el Partido Molirena, políticamente maduramos con el, aprendimos a quererlo, a defenderlo y a protegerlo.

El próximo 12 de agosto, Molirena cumple 28 años de fundado. Casi treinta años. Nació en los momentos más cruentos de la dictadura militar con una pléyade de hombres y mujeres sometidos a toda prueba en honestidad, trabajo y responsabilidad. Fuimos muchos los Molirenas de entonces y de hoy los que participamos activamente sin precio ni duda, dentro y fuera del país, por rescatar la institucionalidad democrática y la libertad perdida por más de 20 años.

Desde las elecciones generales de 1984 hemos tenido participación y presencia nacional con destacadas personalidades que con su abnegación y prestigio han servido a la nación en posiciones relevantes.

De allí que la refundación de la democracia tenga en Molirena un pilar histórico. Fervorosos amantes de la libertad, la justicia, el respeto por los valores transversales y humanos, nos hemos distinguido por alejarnos del escarnio público y fortalecer nuestra vocación de servicio con humildad y transparencia. El verdadero Molirena jamás se ha servido del partido.

Desafortunadamente, por esos avatares de la vida y el destino el Molirena cae en manos de una pseudo-dirigencia que con el aval del abolengo político de su apellido familiar engatusó a la membresía que luego descubre que es la discordancia en una familia, que a fuerza de honra y orgullo tiene en su haber un Ex vice Presidente y un Ex Presidente de la República, más la Presidencia Honoraria Vitalicia del partido en la enorme personalidad del Dr. Bernardino González Ruiz.

El muy escurridizo y oscuro presidente actual del Molirena ostenta la representación legal completamente ilegítima, por cuanto su actuar autoritario desconoce por olímpica ignorancia o ridícula jactancia los órganos de consulta y decisión debidamente instituidos y reconocidos en los más altos niveles de las instancias electorales. Por ello, el actual presidente de Molirena no tiene la legítima autoridad para encabezar ningún movimiento sin exponer a grave peligro de daño la iniciativa que se impulsa.

Respaldamos la gestión de Gobierno como parte de la Alianza por el Cambio sellada en las urnas y honraremos nuestro compromiso, pero no respaldamos la actual dirigencia del Molirena que sólo la acompaña la titulada desfachatez de una presidencia inútil y la desvergüenza rampante de un exacerbado fracaso.   Molirena vivirá.

<>

Este artículo se publicó el  1  de julio de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.