Jamás un hombre ha hablado como habla ese hombre.

El mensaje que nos trae el Seminarista de la Diócesis de Santiago de Veraguas….

Lorenzo Concepción B.

El hombre de hoy vive una búsqueda  existencial que  es propio, sin embargo en esa búsqueda muchas veces cae y nunca se levanta o mira por otros entornos que terminan en ceguera espiritual.

Unos hombres se interrogaban sobre la presencia de Aquel que enseñaba de una manera distinta, y desde luego había disenso entre ellos, al afirmar una identidad y procedencia diferente. Le querían matar pero nadie se atrevía.

La cultura secularista, busca arrinconar   los valores éticos, religiosos y morales a su más reducido espacio, a su más íntima vivencia, por lo tanto;  ha lanzado una campaña desde los grandes poderes estatales, organizaciones y  personajes, una acérrima batalla con los valores del Evangelio.

Muchas de sus defensas ideológicas las escudan en una “auténtica” búsqueda de salvaguardar los derechos fundamentales del hombre y en concreto de la mujer, dando razones “justificadas, aún con rigor científico” para poder sentar de una vez por todas de que es posible defenderlas.

Lo que no sabemos es qué hay detrás, cómo se maneja, cuáles son sus intereses, quiénes son los protagonistas, los verdaderos cerebros intelectuales muchas veces se desconocen, pero existen. Conocemos a terceros que  coaccionados  no pocas veces, siguen vendiendo la idea  tratando de conquistar la opinión pública con elementos que atañen a nuestro diario vivir (enfermedades, abortos, guerras, emigración, pobreza extrema etc.)

Todo lo que es pasado le choca, y le llama “retrogrado”, no reconoce su pasado, su  cultura, los derechos y  deberes del hombre es una “construcción cultural”, que en todo tiempo  y lugar se puede cambiar.

“Le querían matar, en su tiempo, pero nadie se atrevía”, reza el hermoso verso, los modelos económicos, socio-políticos apuntan en el fondo a que el hombre se olvide que tiene alguien superior a él. Le quieren matar de donde puede habitar, el corazón del hombre.

Pero nunca el mundo ha hecho la mejor propuesta de seguimiento, “jamás un  hombre ha hablado como habla ese hombre”. Seguidle. (Jn 7,46)

<>

Este artículo fue  publicado en el Panorama Católico, el domingo, 18 de abril de 2010.    Fue enviado el 13 de junio de 2010 a Panaletras para su publicación por el autor,  a quien damos todo el crédito que le corresponde.
Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: