De la guerra fría al crimen organizado transnacional

La opinión de….

—-

Severino Mejía  —-

Es más probable ver matanzas en las calles, que el choque de países con arsenales nucleares.   Después del derrumbe de las torres gemelas, el 11 de septiembre de 2001, se da inicio a un nuevo tipo de guerra en la que el objetivo no es un territorio sino la mente del hombre.

El terror desmoraliza y produce un efecto pandémico que se esparce a velocidad telegráfica en cualquier sociedad, no importa si es desarrollada o no. Surge un nuevo problema que trasciende la lógica de un conflicto nuclear para pasar a la compra de voluntades en los Estados débiles.

Aunque los actores sean diferentes, hay algo que se mantiene incólume a través del tiempo: la particularidad humana de la autodestrucción; no importa los medios empleados, ya sean estos armas de destrucción masiva, armas convencionales o la simple colocación de bombas en sitios donde se concentran muchas personas o el asesinato por encargo.

Si el escenario ha variado con nuevas modalidades de guerra, debemos preguntarnos entonces, ¿quiénes son los nuevos actores? Desde nuestro punto de vista, los actores enfrentados son el Estado contra el terrorismo y el crimen organizado transnacional. No es un enfrentamiento clásico con equipos bélicos sofisticados; el arma del Estado son las políticas públicas lo suficientemente fuertes para blindarse de la principal herramienta que disponen los criminales: la corrupción.

En este escrito nos ocuparemos únicamente en analizar el crimen organizado. Hay diversas acepciones de crimen organizado, la Interpol lo define como “Cualquier grupo con una estructura corporativa cuyo objetivo primario fuere obtener dinero, a través de actividades ilegales y a menudo del miedo y la corrupción de los organismos estatales”.

La Convención de Palermo del año 2001 (Convención Contra la Delincuencia Organizada Transnacional) propuso la siguiente definición: “Se entiende por grupo delictivo organizado a un grupo estructurado, existente durante un período de tiempo y que tenga por fin la comisión de un delito transnacional grave mediante la acción concertada, utilizando la intimidación, la violencia, la corrupción u otros medios para obtener, directa o indirectamente, un beneficio económico u otro beneficio de orden material”.

No importa la definición, el hecho es que el crimen organizado es una amenaza grave a las naciones democráticas y a la seguridad internacional, lo cual exige una comprensión por parte de los Estados en tener bien claro con quién se están enfrentando. En el mundo bipolar, el capitalismo y el socialismo interactuaban a través de las reglas internacionales de comunicación, pero con el crimen organizado este se trunca de manera inexorable.

La solución a los conflictos no se resuelven a través de las Naciones Unidas, sino por medio del empleo de fuerza letal.

Panamá, como el resto de las naciones centroamericanas, está acosada por estos grupos criminales, generadores de violencia, que convierten a la región en la más violenta del mundo.

En nuestro país, con valores agregados atractivos (el dólar como moneda de curso legal, una zona libre importante, un sistema bancario fuerte), cercano a la nación que produce el 80% de la cocaína que se consume en el mundo, es fácil deducir que es un campo atractivo para el lavado de activos y una zona de tránsito obligatoria de la droga sur–norte.

Combatir el crimen organizado conlleva una serie de acciones fundamentales que van desde la cooperación y solidaridad entre los países, así como el desarrollo de políticas públicas preventivas que impidan el proceso de reclutamiento de jóvenes de las zonas pobres para que engrosen sus filas como sicarios; la articulación del crecimiento económico con el desarrollo humano y, sobre todo, un conocimiento claro y preciso de nuestras fortalezas y debilidades como Nación.

<>

Este artículo se publicó el 25 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: