Si amas al país, no lo destruyas

La opinión de…..

.

Raúl Leis R.

Los indígenas hablaron alto y claro, pues dirigiéndose al Presidente de la República afirmaron:  Los pueblos indígenas de Panamá, específicamente los Ngäbe-Buglé tenemos más de 14,000 mil años de estar radicados en esta tierra panameña sin embargo, aun somos tratados como seres extraños y extranjeros en nuestras propias tierras que hemos habitados ancestralmente…

El pueblo Ngäbe-Buglé y campesino de la comarca estamos hondamente preocupados por su pronunciamiento sobre la reforma del código minero y sobre la explotación de la mina de cobre de Cerro Colorado por empresarios coreanos, canadienses y otros.

Su promoción de esta explotación minera acompañados de construcciones de hidroeléctricas que se encuentra en el corazón de la Comarca Ngäbe-Buglé, más que traer esperanza y el supuesto desarrollo con paz y tranquilidad, provocará y acrecentará aún más la crisis interna de gobernabilidad, divisionismo dentro del territorio de esta comarca.

Como primeros descubridores, pobladores y habitantes de este país, consideramos que nosotros si amamos a este territorio panameño; porque nunca hemos provocado sus destrucción, afirmaron los habitantes originarios de Panamá.

La verdad es que no puede existir bienestar humano al margen de unas relaciones equilibradas con la tierra, con el ambiente. Solo en el balance de todos los componentes de lo que existe, se encuentra la posibilidad del bienestar.

De una u otra manera, el desequilibrio se da cuando hay desproporción entre el crecimiento económico de un país y la sostenibilidad ambiental, lo que se genera a la larga, afecta también al verdadero progreso.

No puede crecer la economía a costa del verdadero desarrollo, que es sostenible y equitativo. Sin políticas ambientales integrales, sin reales evaluaciones de impacto, se altera la intimidad de la Madre Tierra, los flujos y reflujos de los ritmos de la vida. Yo creo que definitivamente no puede haber bienestar ni desarrollo si el llamado “progreso” no tiene el eje trasversal del equilibrio y la sostenibilidad con las otras formas de vida.

Cuando no se respeta el equilibrio de la Tierra se dan consecuencias terribles en todos los órdenes, pues se ataca la propia sobrevivencia de la humanidad. El efecto es contundente, holístico en cierta manera, pues afecta al conjunto de la vida humana.

Si llegamos al deterioro extremo ya no habrá escapatoria, pues el planeta Tierra morirá. En ese proceso los que sufren más directamente son los pobres, por ser más vulnerables; aunque los privilegiados tengan mayor capacidad de demorar los efectos al construir espacios más protegidos, a la larga la ola de la hecatombe ambiental alcanzará a todos.

¿Comprenderán el mensaje los que nos gobiernan?  ¿No se dan cuenta que gobernar contra el ambiente, es ir a contrapelo de la historia?

Afortunadamente una incipiente conciencia ambiental se extiende cada vez más, pues el tema ecológico es uno de los grandes ejes de debate en todos los confines del mundo. En ello la educación (formal, no formal, popular) juega un papel fundamental. – “No se trata sólo de instruir, sino de educar. Y, desde dentro, repercutir en la sociedad.

Aprendizaje de la ciudadanía, eso es lo que creo sinceramente que falta. Porque, queramos o no, la democracia está enferma, gravemente enferma, y no es que yo lo diga, basta mirar el mundo…” (José Saramago).

<>

Este artículo se publicó el  23  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: