La Universidad despierta

La opinión del estudiante universitario…..



César Valdés Paredes

El pasado miércoles 9 de Junio cuando se conmemoraba un año más de la muerte del Padre Héctor Gallego, también en la Casa de Octavio Méndez Pereira se daba el referéndum en el cual la comunidad universitaria decidía si estaba de acuerdo o no a la modificación del artículo 34 de la ley universitaria.

Como todos sabemos el referéndum favoreció las ansias de poder de una estructura viciada, llenas de prebendas, en la cual supieron intimidar y montar una persecución al que no estuviera con el voto “Sí”. Pero el mensaje que dejaron los estudiantes fue alto y claro, fue un voto más allá de las expectativas que se tenían, ese estudiante que va a la Universidad día a día, que conoce el estado en que se encuentra el claustro universitario, su infraestructura, sus laboratorios, la falta de insumos. etc., ese estudiante que es digno, académico, que no está emplanillado, y que su único querer, es formarse como ciudadanos de bien; ese estudiante de convicción y preocupado por el quehacer de la universidad, ese fue el estudiante que voto un “No” contundente, un No que caló muy alto, un No que ellos jamás esperaron, un No digno, un No por una renovación, un No a las persecuciones.

Los del poder universitario subestimaron el voto No diciendo que ganarían sobrados, pero se dieron cuenta que los estudiantes, administrativos valientes y muchos profesores se unieron y despertaron del letargo en que se encontraban para ejercer ese cambio y renovación con el voto No.

Para colmo, el Rector sacó su verdadera naturaleza, su pedantería y egolatría, al restar importancia a los estudiantes que votaron por el No, llamándonos de tener poca experiencia, que somos rebeldes, que nos dejamos arrastrar por la campaña negativa, Señor Rector sea más respetuoso con el estudiantado, por que el estudiante que votó a conciencia conoce la realidad en la cual se vive la universidad; esa realidad que ustedes han querido ocultar y maquillar en los medios que la Universidad es próspera y no le hace falta nada, es próspera para ellos que quieren perpetuarse y que ven todos sus intereses puestos en la figura del Rector; los estudiantes eran los únicos que no tenían compromiso con el rector y demostraron que quieren un cambio y no a un faraón, que maneja la “U” como su finca personal.

Felicito a todos los estudiantes de las 16 facultades del campus central y de Centros Regionales que demostraron que no se venden, ni se alquilan, que son estudiantes dignos y libres, fuimos la diferencia, dimos el primer paso, es nuestro pilar para de aquí en adelante comenzar y trabajar por una renovación que ya esta en marcha.

Deseo concluir con la célebre frase de Rubén Darío: “Juventud, divino tesoro”.

<>

Este artículo se publicó el  24  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: