La planificación energética

La opinión del Ingeniero Eléctrico…..

Cristóbal Silva

Recientemente hemos escuchado y leído opiniones de diversas personas sobre el tema de “cómo planificar la expansión del sistema de generación de energía eléctrica en el país?”. Algunas de estas opiniones vienen de ingenieros, ambientalistas y hasta de profesionales del derecho que han estado de alguna u otra forma involucrados en temas de concesiones y en la defensa del medio ambiente.

A este respecto, tengo que confesar que me sorprendió la intervención de un abogado en un programa radial que estuvo bastante acertado en sus comentarios en cuanto las particularidades de los proyectos eólicos para la generación de electricidad que pudiesen ser integrados al sistema nacional eléctrico de Panamá.

Sin duda, la energía eléctrica tiene la capacidad de impulsar el desarrollo económico y social en los países. La falta de energía eléctrica es uno de los factores que contribuyen a entronizar la pobreza en las sociedades actualmente.

Los conceptos de energía y desarrollo sostenible son actualmente de interés para los entes multilaterales de financiamiento ya que para lograr el desarrollo sostenible de los países mediante instituciones gubernamentales que actúen en los pilares social, económico y ambiental, es necesario mantener una planificación energética que permita garantizar un balance entre la oferta y demanda de energía para satisfacer las necesidades de productores, consumidores y de los agentes inversionistas que apoyan el desarrollo y expansión de los sistemas de energía eléctrica.

Y es que el tema de la planificación energética ya no es un problema tan técnico como lo veíamos hace 30 años. Cuando ahora alguien pregunta cuanta energía vamos a necesitar en el futuro, una respuesta sencilla, pero no equivocada, es “ aquella que podamos comprar y vender”. Es decir, el problema ahora es más financiero y económico que técnico.

El coctel de generación al cual debemos apuntar es aquel que permita lograr un precio de la energía eléctrica que los consumidores puedan económicamente comprar y que los productores puedan vender a precios financieramente satisfactorios. Por eso, la planificación energética es más que una simple cuestión de recursos, ya sean hidroeléctricos, eólicos, solares, térmicos, etc.

Adicionalmente, cada vez con más insistencia, se menciona que el sistema de producción energética en un país, no debe poner en peligro la calidad de vida de la población ni afectar la capacidad de sustentación de los ecosistemas.

Toda producción de energía tiene efectos directos o indirectos sobre el medio ambiente. Sin embargo, las tecnologías actuales permiten reducir estos efectos al mínimo. Con buenas políticas y reglamentos e instituciones fuertes, este tema es aceptablemente manejable.

Finalmente, no podemos dejar por fuera la necesidad de un cambio cultural que pasa muchas desapercibido, y es el del uso eficiente de la energía. Sin esta preocupación, la planificación energética pierde mucho de su efectividad para apoyar al desarrollo económico y social sustentable en los países.

<>

Este artículo se publicó el  24  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Manual de Cómo Robarle al Estado…y al Pueblo

La opinión del economista…

.–

F

Francisco Bustamante

Desde tiempos inmemoriales llegar al ejercicio del Poder Público se ha convertido en una forma de hacer fortunas. Ya sea para empezarlas, para aumentarlas o para protegerlas de medidas que atenten contra la misma.

Para llegar a lograr esos objetivos el camino pasa por la corrupción, el incumplimiento de leyes o la aprobación de leyes para beneficiar a determinados grupos en detrimentos de otros, la evasión fiscal en todas sus formas, hasta el robo simple.   Cuando lo más simple y ecuánime sería un Estado de Derecho que proteja los bienes, honra y seguridad de los asociados. También que garantizara el cumplimiento de leyes justas y la existencia de tribunales competentes e íntegros.

El robo toma distintas formas, dependiendo de los conocimientos, medios y relaciones de los gobernantes. A menos educación, más rampante, descarado y afortunadamente, menos dañino. A mayor educación, medios o relaciones, más sofisticado, elegante, sutil, y más cuantioso también.

Recuerdo en mi adolescencia que un Ministro compró tractores viejos como nuevos. Cuando fue sorprendido, airado contestó que los tractores viejos son mejores que los nuevos. Recuerdo una carretera que fue construida varias veces. Por cierto, ahora mismo se está licitando su ampliación. O la pintura y remozamiento de escuelas facturadas por separado, aunque las mismas ocupaban el mismo edificio. Y qué decir de las planillas brujas? Una forma más burda es nombrar personas y quitarles parte del sueldo pagado por el Estado. O la sobrefacturación en las compras del Estado, o la discrecionalidad de funcionarios públicos que obligan al pago de coimas?

La Sociedad ha tratado de protegerse de estos abusos, mediante la adopción de leyes que obliguen a los gobernantes a actuar dentro de un marco que garantice mínimas condiciones de competitividad y de selección para que el Estado pueda lograr la mejor calidad y precio que el mercado, bendito y alabado, ofrece.

Para ello, se crea el Servicio Civil con procedimientos de selección de personal basados en méritos y calificaciones. Las normas y procedimientos de contratación y licitación con el Estado,  las normas y leyes de protección del medio ambiente, las normas de responsabilidad civil que obligan al Estado a analizar la rentabilidad social de las inversiones públicas. Y se establece la separación de Poderes, como contrapesos y balances donde unos supervisan a otros, para garantizar la vigencia del Estado de Derecho. No te hablo de otro país. Todo esto existe, por lo menos en el papel, en nuestro querido Panamá.

Sin embargo, vemos que no se cumple. Peor. Se suspende rampantemente la vigencia de estas normas cuya existencia, justamente, es para garantizar un gobierno transparente, honesto del pueblo, para  el pueblo, con el pueblo.

No creas que soy un iluso. La búsqueda de privilegios es una condición humana. Hasta en el evangelio, Marcos, 35-37,  los hijos del trueno, le piden a Jesús de Nazareth, los mejores puestos cuando llegue su Reino. Y éste se zafa de la petición de manera muy inteligente.

Siempre habrá la búsqueda de privilegios para los grupos gobernantes. Es parte de la condición humana. Pero cuidado. El abuso de esos privilegios, sólo genera mayores condiciones para que exista la desigualdad, generadora de tensiones.

Mientras el entorno mundial no afecte el crecimiento económico del país, y que se logre disminuir de manera sensible la violencia social, es posible que la sociedad se mantenga adormilada y callada. Eso pasó en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua.

Pero en la medida que se violenten las normas que regulan el buen funcionamiento del gobierno y cambie ese entorno, los vientos de tempestades se harán sentir. Y cualquiera que salga con un discurso reivindicativo, puede llevar el país al otro extremo. Yo voté por un cambio que significara la vigencia del Estado de Derecho. Que implicara el respeto a las Leyes, a la Constitución, pero sobre todo, al respeto al pueblo, que somos más. Todavía hay tiempo para  el buen gobierno.

Francisco Bustamante 12/06/2010 9:09:47
<>

Artículo enviado el 12 de junio de 2010 a Panaletras  para su publicación por el autor a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

Como en la dictadura

La opinión del Educador…..

——

Pastor E. Durán E.

Como en los mejores tiempos de la dictadura de Omar Torrijos (el “buenesito”) y Noriega (el malo), el gobierno autoritario de Ricardo Martinelli ha impuesto una nueva Carta Orgánica a la Comarca Ngäbe-Buglé mediante el Decreto Ejecutivo 537 de 2 de junio de 2010, en abierta violación al Artículo 282, del Título IX, de La Carta Orgánica promulgada mediante el Decreto Ejecutivo 194 de 25 de agosto de 1999 desconociendo la participación de los organismos tradicionales del pueblo Ngäbe-Buglé, a través de sus congresos.

La legislación anterior se obtuvo a través de más de medio siglo de luchas por los Ngäbe-Buglés, en las cuales hubo muertos, encarcelados y perseguidos, y sólo se reconoció un tercio del territorio ocupado por este pueblo. El actual gobierno pretende burlar las aspiraciones indígenas mediatizadas durante las administraciones pasadas, que lo hicieron a la medida de los intereses económicos de la burguesía nacional y las corporaciones multinacionales, profundizando esa injusticia.

Ni la Ley 10 (1997) que creó la Comarca ni la Carta Orgánica (1999) se constituyeron en freno para el ingreso de diversas empresas nacionales y transnacionales que llegan para acaparar recursos naturales existentes en esa Comarca y territorios adyacentes.  No se ha garantizado el derecho a la propiedad colectiva, no se ha impedido el desalojo de humildes comunidades ni se ha garantizado un verdadero desarrollo político, económico, social, ambiental, cultural ni espiritual para ese pueblo.

La ley 10 fue modificada en dos ocasiones para favorecer a intereses económicos foráneos, con lo cual cualquier empresa nacional o transnacional puede ingresar al territorio sin consultar con las autoridades Ngäbe-Buglés.

El gobierno actual está llevando programas paternalistas (limosnas), como durante la dictadura, para neutralizar a la población y lograr que sean los representantes de las empresas transnacionales quienes presenten las supuestas “bondades” de sus depredadores proyectos, erigiéndose éstos en “gobierno”.

La pobreza de los Ngäbe-Buglés se debe al divisionismo ocasionado por la partidocracia y la politiquería tradicional, a la mala distribución de las riquezas, al paternalismo, a la falta de voluntad de los gobiernos para destinar fondos nacionales e internacionales para el desarrollo social de estas comunidades y el impulso de una legislación que fortalezca la verdadera autonomía política, económica, cultural, social y ambiental, en el marco de los Convenios Internacionales como el 169 de la OIT.

El actual gobierno pretende profundizar esta situación imponiendo modificaciones a las leyes nacionales en materia ambiental y laboral, para favorecer al capital nacional y transnacional, reforzando la impunidad de la Policía, para militarizar las áreas de interés. Es preocupante el retroceso en materia ambiental para introducir proyectos que provocarán desalojos forzados, agravando la situación socioeconómica del país.

<>

Este artículo se publicó el  24  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La Universidad de Panamá

La opinión del Profesor…

….

MARCO A. GANDÁSEGUI

La Universidad de Panamá fue creada para servirle al proyecto de nación que concibieron los fundadores de la República y las generaciones que continuaron su labor. Méndez Pereira y sus colaboradores eran conscientes de las necesidades que tenía el país. A partir de 1935 la Universidad de Panamá comenzó a producir los profesionales que demandaban el Estado, las empresas públicas, las industrias y el comercio. La Universidad egresó generación tras generación de ingenieros, médicos y educadores.

El debate en torno a las políticas universitarias giraba en torno al futuro del país, la cuestión social, los retos del desarrollo, la soberanía y la viabilidad del proyecto de nación. Profesores y estudiantes reflejaban las preocupaciones de los diferentes sectores sociales del país. Al mismo tiempo, estremecían los cimientos de la sociedad con sus pronunciamientos y sus manifestaciones publicas.

La Universidad de Panamá era una institución que vibraba con el país y el país le enviaba a sus mejores hijos para ser formados en el espíritu de una nación en movimiento, en construcción. Fueron los universitarios panameños quienes hicieron realidad nuestro anhelo de soberanía, que universalizaron la educación, levantaron el lema de ‘salud igual para todos’, que ocuparon las plazas claves de nuestras industrias y que hicieron realidad el anhelo de ser libres de frontera a frontera.

Las políticas neoliberales aplicadas en el país durante el último cuarto de siglo ha ido lenta, pero sistemáticamente desmontando los logros de las generaciones que lucharon en el siglo XX.

El Estado panameño es apenas una caricatura de lo que fue. Las empresas públicas y las industrias prácticamente han desaparecido. El sector agropecuario está en crisis, algunos dicen que está en bancarrota. Nuestra educación y el sistema de salud están en crisis. El proyecto de nación ha sido cuidadosamente engavetado y encerrado bajo llave.

En este contexto la Universidad de Panamá se encuentra buscando el camino que la reúna con el proyecto de nación. Frente a un Estado debilitado por las políticas neoliberales de desregulación, la Universidad no le puede proporcionar su fuerza ni sus recursos intelectuales a una sociedad que no logra encontrar su propia identidad.

La sociedad le está exigiendo a la Universidad de Panamá que se pronuncie sobre los grandes problemas que la aquejan. Le está pidiendo que ponga toda su energía creativa al servicio del proyecto de nación. El Estado dirige los destinos del país por senderos peligrosos y le corresponde a la Universidad de Panamá trabajar en la búsqueda de nuevos caminos.

El avance del crimen organizado refleja una realidad que los panameños no podemos ignorar. Hay que ver el problema de la violencia de manera integral. De igual manera, los problemas sociales y económicos y nuestras relaciones con los países vecinos tienen que ser manejados con un plan nacional de desarrollo. El desgreño administrativo es otro elemento que debe atraer la atención de todos.

La Universidad de Panamá se encuentra sumida en un debate electoral que no conduce a objetivos claros. Algunas de las mentes más claras del país se han pasado meses elaborando tácticas para crear ilusiones falsas en torno al futuro de la institución.

Hay que entender que la crisis de la Universidad no tiene que ver solo con los programas de estudios, los profesores y los estudiantes. La crisis universitaria es el reflejo de una crisis nacional.

El debate no puede centrarse en proyectos de diferentes sectores, tiene que enfocar los problemas del país.

La Universidad no existe para solucionarle problemas a quienes tienen aspiraciones administrativas. La Universidad se creó para servirle al proyecto de nación.

Iniciemos el debate universitario en torno a los problemas nacionales y busquemos sus soluciones. La situación actual de la Universidad de Panamá, arrastrada por un proceso que afecta a todo el país, no debe enceguecer a los discípulos de los Méndez Pereira, Miró o Soler.

Hay que elevar la mirada por encima del horizonte y contribuir en forma decidida a la construcción de la nueva sociedad a la que aspira todo panameño comprometido con la nación. El reto planteado para el debate universitario es hacer de la Universidad de Panamá un proyecto que la ponga al servicio del país.

<>

Artículo publicado el 24 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La Universidad despierta

La opinión del estudiante universitario…..



César Valdés Paredes

El pasado miércoles 9 de Junio cuando se conmemoraba un año más de la muerte del Padre Héctor Gallego, también en la Casa de Octavio Méndez Pereira se daba el referéndum en el cual la comunidad universitaria decidía si estaba de acuerdo o no a la modificación del artículo 34 de la ley universitaria.

Como todos sabemos el referéndum favoreció las ansias de poder de una estructura viciada, llenas de prebendas, en la cual supieron intimidar y montar una persecución al que no estuviera con el voto “Sí”. Pero el mensaje que dejaron los estudiantes fue alto y claro, fue un voto más allá de las expectativas que se tenían, ese estudiante que va a la Universidad día a día, que conoce el estado en que se encuentra el claustro universitario, su infraestructura, sus laboratorios, la falta de insumos. etc., ese estudiante que es digno, académico, que no está emplanillado, y que su único querer, es formarse como ciudadanos de bien; ese estudiante de convicción y preocupado por el quehacer de la universidad, ese fue el estudiante que voto un “No” contundente, un No que caló muy alto, un No que ellos jamás esperaron, un No digno, un No por una renovación, un No a las persecuciones.

Los del poder universitario subestimaron el voto No diciendo que ganarían sobrados, pero se dieron cuenta que los estudiantes, administrativos valientes y muchos profesores se unieron y despertaron del letargo en que se encontraban para ejercer ese cambio y renovación con el voto No.

Para colmo, el Rector sacó su verdadera naturaleza, su pedantería y egolatría, al restar importancia a los estudiantes que votaron por el No, llamándonos de tener poca experiencia, que somos rebeldes, que nos dejamos arrastrar por la campaña negativa, Señor Rector sea más respetuoso con el estudiantado, por que el estudiante que votó a conciencia conoce la realidad en la cual se vive la universidad; esa realidad que ustedes han querido ocultar y maquillar en los medios que la Universidad es próspera y no le hace falta nada, es próspera para ellos que quieren perpetuarse y que ven todos sus intereses puestos en la figura del Rector; los estudiantes eran los únicos que no tenían compromiso con el rector y demostraron que quieren un cambio y no a un faraón, que maneja la “U” como su finca personal.

Felicito a todos los estudiantes de las 16 facultades del campus central y de Centros Regionales que demostraron que no se venden, ni se alquilan, que son estudiantes dignos y libres, fuimos la diferencia, dimos el primer paso, es nuestro pilar para de aquí en adelante comenzar y trabajar por una renovación que ya esta en marcha.

Deseo concluir con la célebre frase de Rubén Darío: “Juventud, divino tesoro”.

<>

Este artículo se publicó el  24  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El sustento de la democracia

La opinión de la Economista y Educadora…

..

LIZABETA S. DE RODRÍGUEZ

La consolidación de un sistema democrático depende, de la asociación entre la participación efectiva de la ciudadanía en el acontecer de la sociedad a que pertenece y la capacidad de un gobierno para comprender las demandas sociales y propiciar políticas públicas objetivas, que den respuesta a las expectativas de la comunidad.

En términos generales, uno de los retos más difíciles que debe encarar la gestión gubernamental es la distribución apropiada de los recursos públicos, de forma tal que los mismos sean destinados a cubrir las necesidades esenciales de la población.

Nuestro país, con un crecimiento económico sostenido (pero sesgado), cuyos beneficios se encuentran concentrados en menos del 15% de la población, no escapa a esta realidad. Por ello, la administración del Estado, además de hacer uso adecuado de los fondos del erario para obras públicas, debe promover estrategias gubernativas atinadas, encaminadas a favorecer el equilibrio entre la generación de inversiones sanas y la seguridad laboral, como factor primordial para garantizar a la población mejores niveles de vida.

Igualmente; motivar la participación de la consulta ciudadana, como ejercicio sustentador de la práctica democrática, entre habitantes e instituciones, permitirá cimentar mecanismos eficaces de respaldo a los procedimientos, métodos y sistemas instituidos para gobernar mejor. Dispositivo garante para salvaguardar que siempre se actué dentro del marco de la Ley. Una nación depende, en gran medida, de la actitud y formación de su capital humano, por lo tanto la ética, moral, civismo y valores, representan la diferencia entre el actuar correcto, en busca del bien común, o el actuar dentro de la cultura del juegavivo, en procura de beneficios personales, o intereses económicos, partidistas o empresariales.

Ahora, ¿es acaso esta situación el reflejo del quebranto social, producto de un modelo conductual distorsionado que ha generando en nuestra sociedad un comportamiento desfachatado, que riñe con los principios de una sociedad digna con sólidos principios de decencia y civismo?

Es imprescindible promover acciones que fortalezcan la autoridad de los padres y la unidad familiar, como célula primordial para preservar una sociedad sana. Generar empleos dignos, servicios educativos y de salud que provean a la familia de los componentes esenciales para una vida decorosa, que los aparte de la exclusión y marginalidad, caldo propicio para acrecentar los índices de delincuencia y criminalidad.

Otro aspecto imposible de pasar por alto es el perjuicio causado a la formación de nuestros niños y jóvenes. Ellos han copiado modelos deformadores, producto de la actuación —en diversos periodos gubernamentales— de muchos malos jerarcas gubernamentales, empresarios y políticos desprovistos de valores éticos y morales, tanto en su vida personal como profesional, que han hecho de la práctica del juegavivo un patrón de conducta, para saciar sus intereses, infringiendo las normas y leyes establecidas.

Urge un cambio de actitud positiva que nos lleve a lograr la tan pretendida gobernabilidad para abordar en proporción con los valores íntegros, la compleja tarea de determinar el trayecto correcto, para alcanzar el desarrollo humano sostenido que garantice la paz y convivencia social.

<>

Artículo publicado el 24 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Engañadotes y engañados

La opinión del Abogado y Comentarista…..

.

Guillermo Márquez B.

Curiosamente en nuestra vida cotidiana podemos darnos cuenta de que hay en nuestro medio algo muy peculiar entre nuestros comerciantes e industriales.   Por una parte, unos hacen propagada engañosa para inducir a comprarles ofreciendo productos en baratillo con rebajas de hasta 60% en los precios.  Eso resulta muy difícil de creer, a menos que se coloquen al lado los precios a que los mismos se vendían antes de establecer la subasta.

Por la otra, abundan los anunciantes que resultan cándidamente auto engañados.   Cuando contratan sus respectivos servicios de propaganda a través de los canales de televisión en forma tal, que despilfarran inútilmente su dinero.   Ello es así porque en la gran mayoría de los casos las respectivas empresas de la tele pasan con tal rapidez los anuncios, que ni el más veloz de los lectores alcanza a leer por completo el contenido de las ofertas.

Los que así ordenan sus propagandas estarán botando dinero mientras no comiencen por medir el tiempo de lectura de los anuncios y contratar entonces a base de ello su publicación.

Tal es lo que la prudencia requiere para protección de los propios intereses.

<>

Este artículo se publicó el  24  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Caballos de troya

La opinión del Escritor, Político y Miembro del Partido Panameñista.

RAFAEL MONTES GOMEZ

Hace poco el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en entrevista concedida a CNN explicaba el panorama político de ese país. Expresó que la revolución aún conserva más del 60% del apoyo del pueblo y que, por otro lado, la llamada oposición eran puros pedacitos sin forma, en un lado y otro, partidos como en 60 pedazos. La oposición en nuestro país en este momento luce algo parecida.

Me remonto a 1989. La consigna del odiado noriegato, plata para los amigos, palo para los indecisos y plomo para el enemigo pasa a ser historia, a partir del 20 de diciembre de 1989, con la caída del régimen militar.  A partir de allí inicia la era democrática, la segunda república.

Las fuerzas civilistas que llevaron al triunfo electoral y vapulearon al PRD asumen un plano poco importante en relación al esfuerzo realizado, mientras los partidos políticos de oposición a una dictadura cruel y sangrienta asumen el gobierno, como corresponde al triunfo electoral antes escatimado.

El PRD creado por el general Omar Torrijos Herrera y terminado de criar por Noriega, hecho a la medida de los militares, sin cambiar el envase pero sí su presentación, se subsume a la participación democrática.

Al quinto periodo en democracia, otra vez el PRD queda desorientado de los caminos de la democracia, al perder aparatosamente las elecciones.    La diferencia con el descalabro sufrido con por el PRD en el año 89 es que recalcitrantes elementos suyos han sido asimilados por el partido gobernante. Gobierna una coalición mayoritaria compuesta por el partido Cambio Democrático y el Partido Panameñista.

¿Quiénes son la real oposición al gobierno de Ricardo Martinelli? La respuesta no es sencilla, tienen que ponderarse varios elementos y no hay en este momento una oposición cohesionada y concertada, con un objetivo en común. No obstante, parece que algunos desde adentro, como caballos de Troya, les hacen el favor.

Oposición como debiera ser, no parece que existe. Pero algunos prefieren darles todo servido en bandeja de plata y llevarse el crédito como los que lograron cohesionar a toda la oposición.

Recordemos que el cambio empezó con la decisión histórica de nuestro Partido Panameñista de apoyar a un candidato que no era de su partido, alejándose de cualquier interés partidista y personal y poniendo los intereses del pueblo primero.

Recordemos que la oposición se alimenta y fortalece de los errores de gobierno, en la medida que sepan capitalizar esos errores. Tengamos presente que el descontento popular es adoptivo de oposición, pero es legítimo hijo de gobierno.

En la Alianza para el Cambio, prometimos el mejor gobierno de la historia bajo la premisa ‘vamos a cambiar este país y vamos a servir al pueblo, por ello gobernaremos con los mejores que pongan los intereses del pueblo primero’, no con caballos de Troya.

<>

Artículo publicado el 23 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

A un año del gobierno del cambio

La opinión de….

.

Javier Comellys

La Gran Alianza por el Cambio se creó motivada para reemplazar las viejas estructuras de funcionamiento de la administración pública que estaban desfasadas; para establecer nuevos paradigmas de funcionamiento y adecuar la gestión pública hacia una verdadera estabilidad social, política y económica en el país. Paradigmas que dejaron como un legado la dictadura militar, e incapaces de ser sustituidas por las administraciones pasadas. El pueblo creyó ciegamente en la propuesta por el cambio, por eso se volcó abrumadoramente a las calles para votar por ella y llevar al solio presidencial a Ricardo Martinelli.

Esa idea, ese sueño y ese objetivo que motivó a la Gran Alianza por el Cambio, por cambiar el rumbo de la Nación y retomar el camino del adecentamiento de la administración pública, la justicia, garantizar el máximo desempeño de las funciones públicas y, sobre todo, anteponer los intereses del pueblo por intereses económicos personalistas, para que un mejor Panamá llegue a todos, se están esfumando en el espacio y el tiempo.

La realidad ha sido otra, los males que aquejan a diario al panameño, heredados de la dictadura y de aquellos que no han sabido gobernar en democracia, aún se mantienen. Le quedan cuatro años más al gobierno del cambio, sin embargo, los signos y síntomas que se vislumbran a la fecha parecen impredecibles, y el pronóstico de dichos males no parece muy halagadores. Las grandes barreras y viejas estructuras expoliadas por el tiempo, y por los que siempre creyeron y aun creen que la administración pública es un medio de enriquecimiento y un botín a la que hay que saquearla, aún continúan.

Las propuestas del cambio en lo que se refiere a la lucha contra la pobreza, el hambre, la insalubridad, la inseguridad, el desempleo, los problemas educacionales, socioeconómicos etc. no ha profundizado.

Los enemigos del Gobierno y del pueblo aún permanecen en el aparato gubernamental, muchos de los que están hoy, estuvieron en las administraciones pasadas, enquistados en los diferentes órganos del Estado. Esto ha hecho difícil que se lleven a cabo, con eficiencia, las investigaciones y los procesos judiciales.

Los corruptos que antecedieron a este gobierno “que entraron limpios y salieron millonarios” siguen libres, disfrutando de la opulencia y de las fortunas del dinero mal habido que se robaron de las arcas del Estado. Las investigaciones y los procesos judiciales que se han hecho, se han convertido en un show mediático, a nadie de los que salieron millonarios se le ha pedido que justifique su riqueza y fortuna. Los desaciertos e incongruencias en el funcionamiento de la administración pública están a la orden del día, la creación de nuevos impuestos está desmejorando la calidad de vida del panameño.

La insatisfacción y la desconfianza se apoderan de la población, con nuevas leyes que dan pie a que se violen los derechos humanos y dan poderes ilimitados a la policía para utilizar la fuerza letal, indiscriminadamente, para reprimir la delincuencia y la criminalidad, poniendo en juego la gobernabilidad y la democracia.

La falta de credibilidad y la pérdida de confianza entre los electores y el pueblo sobre el sistema político y la gobernabilidad están entrando en crisis, cuyas consecuencias son impredecibles.

<>

Este artículo se publico el 23 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Reflexiones acerca del sector agropecuario (Segunda parte)

La opinión del Ingeniero Agrónomo…

..

Ariel A. Vaccaro MSc

Otros factores importantes para tratar de levantar el sector son la investigación y la educación, en referencia a la investigación, somos de opinión que debe ser pragmática, dedicarse a validar técnicas ya conocidas de sobra en otras latitudes y dejar la investigación pura. Debe existir una comunicación estrecha entre el IDIAP, Facultad de Agronomía y el Departamento de Divulgación Agropecuaria del MIDA, que permita ser la punta de lanza de la transformación reforzándolo con técnicos, equipo y tecnología.

Pero debemos ir más lejos, proponemos reactivar los Clubes 4 – S, de la Juventud Rural que tantos buenos resultados dieron en su momento, lo podemos así aseverar, pues fuimos en un momento Presidente de la Junta Directiva de la misma. Allí los jóvenes recibirán desde temprano enseñanzas, disciplina, amor por la patria y su tierra. Debemos darle a los hijos de los campesinos y agricultores, un sentido de pertenencia y orgullo, efectuando concursos, competencias, seminarios, excursiones, etc., se aprende viendo y haciendo.

Estamos convencidos de que con acciones no muy costosas los agricultores responden vigorosamente, sobre todo si ven que obtienen ganancias razonables.

Además se les debe apoyar para que manejen sus propias asociaciones, que tengan recursos propios para capear las épocas malas, con el producto de ahorros de las épocas buenas. No se puede seguir resolviendo los problemas del campo con donativos y subsidios. Estas asociaciones tendrían poder de negociación acerca de precios, costos de los insumos, cuotas de exportación etc. Por ejemplo si hubiese una asociación de productores de arroz fuerte y organizada, muy bien podrían manejar las cuotas de importación y negociar con los molinos, quitándole esa responsabilidad al Estado a través del IMA.

También es necesario que se trabaje en los sistemas de clasificaciones de los productos, para que los compradores sepan lo que compran y por qué. No es posible seguir, por ejemplo, incumpliendo la Ley de Clasificación de la carne, y así en todos los productos. Los productores no se dan cuenta de que no todos los consumidores tienen el poder adquisitivo para adquirir los alimentos de igual calidad. Siempre habrá gente que pagará más por calidad y allí estará la verdadera ganancia para el productor y comerciante.

Los subsidios deben irse eliminando, en cuanto sea posible, esto distorsiona el mercado, las herramientas para triunfar están en la competencia y productividad, quizás subsidiar los insumos de una forma vigorosa, sería una herramienta más beneficiosa.

Se debe sectorizar el sector y saber qué sembrar y que no, hay productos más competitivos que otros, tienen mejores precios y mercados, sin embargo porque a alguien se le ocurre sembrar algún tipo de cultivo, enseguida debemos apoyarlo, no, el MIDA, al igual que hace la Ley Forestal en ANAM, debe aprobar los proyectos de siembra de cierta magnitud y asesorar a los inversionistas.

Vemos con buenos ojos la actividad que realiza el IMA, con la compra de productos, pero sugerimos que sería más efectivo si sólo comprara a los agricultores pequeños dando así una cobertura mayor pues contaría con recursos económicos adicionales, ellos no tienen poder de negociación, ni de distribución y allí sí habría una verdadera ayuda. Los grandes productores pueden negociar, mercadear, comercializar etc., y si como decimos se unieran y fueran menos personalistas, la actividad mejoraría consideraría considerablemente. No estamos de acuerdo con que el IMA tenga puestos de venta, esto debe ser manejado por los pequeños y medianos comerciantes.

Acerca de los Seguros, debe reestructurarse el ISA, contar con actuarios conocedores del sector (consultoría extranjera) que hicieran verdaderas proyecciones, tipos de aseguramientos, primas, coaseguros, deducibles por rubro, reclamos, etc. Para poder trabajar proponemos (como se hace en otros países) que las compañías privadas de seguros y reaseguradoras, colaboren creando un fondo que sirva para reforzar las finanzas del ISA.

Conclusiones: No queremos terminar estas reflexiones sin dejar de mencionar como un resumen, un conjunto de características, que a nuestro parecer podría ser una guía para darle seguimiento por parte de los funcionarios del sector a lo aquí expuesto: 1) Hay que asegurar que toda actividad sea rentable para el agricultor. 2) Que las tecnologías sean complementarias y atractivas de manera que motiven al agricultor tanto como al funcionario. 3) Que haya compatibilidad entre los agricultores y el funcionario. 4) Simplicidad, que los elementos que se incluyan han de ser de fácil manejo y exigir la menor cantidad posible de requisitos previos. 5) Disponibilidad de recursos, los conocimientos, materiales y créditos deben ser de fácil adquisición. 6) Aplicabilidad inmediata, no deben demorarse la aplicabilidad de lo acordado o prometido (evitar burocracia). 7) Poco costo, tratar de que las nuevas tecnologías tengan un pequeño o ningún costo para el agricultor. 8) Que haya poco riesgo, para el agricultor (importante). 9) Que el proyecto se pueda ampliar. 10) Tratar de obtener efectos que se vean por otros agricultores. 11) Visibilidad, que mucha gente pueda verlo y conocerlo. 12) Efecto residual, que el agricultor sienta confianza en sí mismo. Espero que estas consideraciones contribuyan en algo al bienestar del sector y por ende del país.

<>

Este artículo se publicó el  23  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Pasar de denunciante a sancionado

La opinión sobre el Caso Turner, de….

..

Eduardo Flores Castro

Una universidad es una institución de enseñanza superior y de generación de conocimientos que otorga grados académicos en diferentes áreas del saber. Para que exista generación de conocimientos, los académicos universitarios deben gozar de un clima propicio, donde la libertad es un factor esencial de este ambiente.

La libertad es la ausencia de interferencia con la soberanía de un individuo, mediante el uso de la coacción o la agresión.   La libertad y la tolerancia son unas de las condiciones que deben tener todas las universidades para que se puedan llamar democráticas.

En el caso del profesor Jaime Turner (catedrático regular a tiempo completo de la Facultad de Humanidades, con más de 35 años de docencia),  lo que preocupa a los universitarios –y debería preocupar a toda la sociedad panameña– es que el profesor Turner fue sancionado, con un año sin salario, por haber escrito un artículo en donde señala que en la Universidad de Panamá hay corrupción.

La corrupción es el mal uso del poder para conseguir una ventaja ilegítima. La corrupción puede tomar diferentes formas: uso ilegítimo de información, tráfico de influencia, soborno, extorsión, fraude, malversación, caciquismo, compadrazgo, nepotismo, impunidad, etc.

Es sabido que el profesor Turner es un fuerte crítico de los intentos de modificar el artículo 34 de la ley de la Universidad, que permitiría que las autoridades se puedan reelegir indefinidamente.

En nuestra opinión, los procesos y valores en nuestra primera casa de estudios se han trastocado, pues ahora resulta que quien denuncia es el castigado.

La forma correcta de actuar cuando un universitario denuncia un acto indebido o de corrupción dentro de nuestra institución es que las autoridades inviten al denunciante a que ofrezca detalles sobre estos hechos para que se inicie la investigación.

En el caso del profesor Turner, esto no ocurrió así, lo que hicieron las autoridades fue llevarlo, en primera instancia, a la Comisión de Disciplina para que el profesor explicara dónde está la corrupción. Es decir, que se considera como delito denunciar la corrupción.

Señores autoridades de la Universidad de Panamá, por el bien de la institución, para revertir la imagen negativa que este caso deja ante la población nacional, y en aras de salvaguardar la libertad de expresión y el derecho a disentir en nuestra Universidad, solicitamos que reconsideren lo actuado.

Dar marcha atrás no siempre es signo de debilidad, en este caso sería de sabiduría y tolerancia. Esto lo pedimos a nombre de los miles de universitarios que en estos momentos no se atreven a pronunciarse, pero sí censuran la sanción contra el profesor Turner, porque Jaime Turner somos todos.

<>

Este artículo se publico el 24 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Fútbol es solo fútbol

La opinión de…..

….

Rafael Montes Gómez

Cuántas veces has oído con duro cuestionamiento cosas como: “¿Por qué le vas a Italia si es un país europeo? ¡Tienes que ir a un país de América! Pero la persona que te lo dice va a Brasil, donde hablan portugués, y es un país que tiene una amplia influencia europea desde los conquistadores lusitanos hasta la colonia italiana probablemente más numerosa de América.

Uno que he escuchado y con cierta frecuencia es: ¿Porqué le vas a Alemania? Haciendo alusión al tema judío. En mi caso personal, desde niño siempre he apoyado a este equipo por su fútbol, sin consideraciones de otro tipo que no sean meramente deportivas.

Respeto a los que piensan de manera distinta y a los que van a un equipo distinto. Por ello siempre pido a mis amigos no mezclar un tema con otro. En el fútbol no hay racismo. Estemos claros que ir a favor de un equipo solo es deporte, es fútbol señores no política. Cacau, por ejemplo, es negro, es el “gallo tapa’o” de Alemania.

Personalmente, creo que los hijos no deben pagar los pecados de los padres, sobretodo de hechos sucedidos hace 5 décadas, cuando ninguno de estos deportistas había nacido. Los alemanes han superado esto de tal manera que tienen negros en su equipo.

El propio Estado de Israel, el más afectado en esta espantosa realidad histórica que es el Holocausto, compite en igualdad de condiciones con Alemania en Olimpiadas, Juegos de invierno y los certámenes de FIFA, y hasta ahora, no han boicoteado. Si ellos no lo hacen, nosotros no debemos mezclar el tema del deporte con otros argumentos extraños al propio deporte.

Por otro lado ¿A quién se supone que vamos a ir sino es al equipo que nos agrade por su fútbol? Si fuera por Concacaf entonces tendríamos que ir a un país centroamericano, no obstante, no es así.

Durante la liga española, el país se parte en dos, unos vamos al Real Madrid, otros van al Barcelona. Durante el Mundial, no hablamos portugués pero algunos le van a Brasil, no somos italianos pero algunos le van a Italia, es solo fútbol.

Lamentablemente Panamá aún no va a un Mundial, sino todos los que vamos a Alemania, Argentina, Grecia, Italia, España, Brasil, etc., apoyaríamos 100% a Panamá.

Creo que no debemos mezclar el tema del deporte fútbol con otros argumentos que no sean de fútbol. A propósito como me gustaría ver una final de Mundial de Fútbol, Alemania versus Brasil ¿Y tú a qué equipo le vas?

<>

Este artículo se publicó el  23  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.