Fijar prioridades para la consecución de objetivos

La opinión de….

Gawie L. González

En los minisúper parte de la población de clase media baja y clase baja se surte diariamente con productos como la leche y la cerveza.   La leche se almacena generalmente en la mitad de una nevera. La cerveza casi siempre estará almacenada hasta en dos neveras para evitar desabastecimiento. Hay literalmente cerros de cerveza en el depósito.   Panamá ocupa el primer lugar en Centroamérica en consumo de cerveza per cápita con 63 litros por año. ¿Este comportamiento refleja el orden de prioridades en nuestros gastos?

¿Qué es de mayor relevancia nacional últimamente? ¿El mundial? ¿La quiebra de British American? ¿La aprobación de la ley 9 en 1?   Una mayoría no sabe qué es la ley 9 en 1.

Por lo menos 25 mil panameños están más que preocupados porque amanecieron sin cobertura médica, ni ahorros. ¿Sería exagerado afirmar que un 99% de los panameños está pendiente del Mundial de Fútbol?   Y que un gran porcentaje verá los partidos en horas laborables. Nuestros gobernantes conocen la respuesta, así que aprovecharon la distracción y presentaron la ley de aviación (9 en 1) e incluyeron reformas a los códigos penal, judicial, laboral y la Ley del Ambiente.

Enfoquémonos ahora en el logro de objetivos positivos: Panamá obtuvo el grado de inversión sobre su deuda por parte de Standard & Poor’s y Fitch, también recibió el grado de inversión Baaa3, con perspectiva estable otorgado por la calificadora de riesgo Mood’s.   Por ende, los ojos de los inversionistas extranjeros están puestos en nuestro país, ávidos por la seguridad financiera y el crecimiento económico.

Tremenda ventaja competitiva sobre la región y Europa. Entonces, ¿Por qué seguir flexibilizándose con modificaciones al Código de Trabajo? El ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino, reconoció en una entrevista reciente que en el Código de Trabajo es flexible.

En temas ambientales, la posición de Panamá no es proporcional a los asuntos financieros. El Índice de Desempeño Ambiental de 2010 (EPI) clasifica a los países en indicadores de rendimiento en categorías de políticas de la salud pública y del medio ambiente. Panamá ocupa la posición No.24, no está tan mal, hasta que nos comparamos con Cuba que ocupa el puesto No. 9, Colombia, el No. 10 y Costa Rica, el No. 3. ¿Qué tienen estos países que no tengamos nosotros? El cuidado del medioambiente está en su lista de prioridades, no solo para el Gobierno y las empresas, sino para la sociedad y el individuo.

Al tener el Ejecutivo la potestad de eliminar los estudios de impacto ambiental, estaremos a la merced de la subjetividad de una minoría.

Sí somos buenos en políticas económicas y financieras, ¿por qué no serlo en políticas ambientales?

El equilibrio es clave para la subsistencia de todos los seres vivos, para lograrlo es necesario el desarrollo de mejores políticas ambientales, es un error ver estas políticas como obstáculos para el crecimiento económico.

El desarrollo sostenible es eficiente, porque se evitan daños irreversibles con costos socioeconómicos altos.

<>

Este artículo se publico el 16 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: