Campaña del Club Rotario de Panamá Calentamiento global

La opinión del Ex Administrador de la Comisión del Canal de Panamá…

FERNANDO  MANFREDO  JR.

Nadie parecía hacerles caso a los científicos que han advertido desde hace más de dos décadas sobre el calentamiento global y sus consecuencias.   Hoy, ya no existen dudas, el calentamiento es real y es el resultado de actividades humanas iniciadas desde hace por lo menos medio siglo.

¿Pero es el calentamiento lo suficientemente significativo para ser un gran problema? Los más prominentes científicos del mundo abordaron recientemente el tema, enfocando su investigación en la vulnerabilidad del medio ambiente humano al cambio climático; y concluyeron que todos los continentes han sido afectados por cambios climáticos regionales, particularmente el aumento de la temperatura.

El suelo en determinadas regiones está siendo cada vez más inestable, avalanchas de rocas en áreas montañosas son más frecuentes, las hojas en los árboles están apareciendo más temprano, algunos animales y plantas se están moviendo a latitudes o elevaciones más altas.

Mirando al futuro, los científicos proyectan que el cambio climático podría afectar la salud y el bienestar de millones de personas alrededor del mundo.

¿Qué se pronostica para Panamá y el resto de América Central? Pues, entre muchas otras: reemplazo gradual de bosques tropicales por sabanas; extinción de especies; reducción de la disponibilidad de agua; pérdida de tierra arable en las áreas más secas; disminución en los rendimientos de algunos cultivos importantes; reducción de la productividad agropecuaria.

¿Somos conscientes de lo anterior? ¿Debemos o no interesarnos en el tema?

Existe oposición de parte de los países que producen petróleo y carbón como es el caso de Ecuador, Venezuela, México, Colombia y Estados Unidos, a que se tomen medidas para hacerle frente al cambio climático. En Estados Unidos, unos 30 estados producen petróleo y carbón; están bien organizados y son políticamente poderosos.  Los estados que producen petróleo en el Golfo de México tienden a resistir acciones climáticas a pesar del Golfo y han estado experimentando daños por el incremento en la intensidad de los huracanes.

La comunidad ambiental está dividida. Muchos se oponen a la energía nuclear y cualquier uso de carbón. Otros se oponen a algunos proyectos de energía renovable, como, p. ej., la energía eólica cerca de granjas, o en el paso de aves migratorias o a lo largo de la costa. Otros se oponen a la sobreexplotación hidroeléctrica o a las líneas de transmisión de alto voltaje cercanas a comunidades residenciales o dentro de áreas protegidas.

Podemos advertir que nos aproximamos a enfrentamientos entre países por el tema del cambio climático y sus consecuencias; en nuestra opinión esto conlleva un fuerte componente ético.

<>

Artículo publicado el 10 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Nociones del mundo y de la madurez

L a opinión de….

Ramón Tello De León

Resulta raro escuchar que cuando se es joven se es rebelde, soñador y de izquierdas, pero que la madurez trastoca las ilusiones y anhelos, volviéndonos realistas, pensantes y de derecha. Más allá de los polos políticos para unos ya fenecidos, lo cierto es que ni se es de izquierda porque se es joven, ni se es de derecha porque se es pensante.

Nunca he podido decir que admiré al Che, ni a las revoluciones de los rojos, ni mucho menos que hubiese creído en el paternalismo que ofrece la rimbombante izquierda, siempre bien representada por entes sumamente pintorescos, por no decir atracciones tristemente circenses.

Por otro lado, tampoco me confieso amante del menosprecio al pobre, de la explotación del ignorante, ni mucho menos partidario de la ignominia que para todo ser humano debe ser la clasificación de las personas por lo que tienen y no por lo que son, sin querer ahondar en querer saber cómo éstas han conseguido todo lo que tienen.

La madurez por los pequeños pasos que voy dando en la misma, nos aleja de pasiones ridículas, de nociones sin sentido, de posiciones sectarias e intransigentes. La madurez afianza el diálogo y las convicciones, pero aunque suene paradójico, las convicciones ahora tienen una base más sólida que se ha ido formando con las opiniones ajenas y propias, con experiencias pasadas y presentes y, sobre todo, que aceptan las opiniones ajenas y las respetan realmente.

Se comienza a comprender que el mundo realmente da muchas vueltas y se aprecia cómo va cambiando nuestro entorno; como un conocido que se proclamaba de izquierdas y se declaraba enemigo acérrimo de las marcas y de lo superfluo, y hoy se considera discípulo del propio Adam Smith y ha perdido las perspectivas rotundamente.

Cuando maduramos y comenzamos con el raciocinio sobre los lados comprendemos que el centro es el equilibrio; cuando nos damos cuenta de que cada lado tiene sus pros y sus contras; cuando tenemos un pensamiento tan excelso que tomamos las mejores ideas de donde vengan, porque sencillamente hemos entendido que en el diálogo que provoca la lluvia de ideas están las soluciones a la mayoría de los problemas. Podemos decir que hemos madurado cuando respetamos, aún sin comprender; cuando repudiamos a los libertinos y, sin embargo, no los dilapidamos; cuando somos capaces de seguir una fe, pero respetamos la fe de otros.

La madurez va más allá de cambios físicos, debe venir acompañada del crecimiento psicológico, sociológico y de la inteligencia emocional, pero más aún se debe ser capaz de mantener algo de niño, ya lo dicen las Escrituras para los que somos cristianos.

La madurez de ver al mundo como es, pero en el cual nos resta seguir soñando como nos gustaría que fuese para nuestros hijos y trabajar por ello.

El mundo en que vivimos unos cuantos miles de millones, un mundo de colores, de contrastes, de razas, de religiones, de pobreza y de riqueza, de humanidad y de maldad.

¿Cuándo podemos confesar que hemos madurado? Cuando no muera gente por sus ideas; cuando se sepa que el humanismo no es un principio político, es un arte de ser gente, es el respeto al otro por quien es, por lo que piensa y por lo que siente.

La madurez es un camino largo que muchos hemos de transitar, pensemos en los que no han tenido ese privilegio y pensemos mucho más por quienes les quitaron ese derecho. Qué difícil es crecer, pero más aún qué difícil es el mundo.

<>

Este artículo se publico el 10 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Beneficencia

La opinión del Abogado, Analista y comentarista…..

Guillermo Márquez B.

Inocentemente nuestra Lotería Nacional de Beneficencia deja de beneficiar adecuadamente al pueblo panameño con el sorteo llamado Gordito del Zodíaco.

Las posibilidades de acierto son tan remotas que transcurren varios de ellos antes de que alguien se gane lo acumulado que con frecuencia sobrepasa el millón de dólares.

No hay justicia distributiva con el sistema actual. Más justo sería que cuando el acumulado sobrepase de un millón en el sorteo subsiguiente se jugaran los tres premios con sus cuatro cifras cada uno. A los ganadores del segundo y tercer premio que se les diera $ 300.000 a cada uno y el resto al ganador del primer premio.

Eso constituiría una mayor esperanza para quienes juegan a la lotería; quizás hasta se incrementaría la compra de billetes y serían tres familias los que pondrían a circular dinero en el comercio en vez de una solamente.

Sería conveniente que alguna firma encuestadora se interesara en el tema para saber qué opinan nuestros conciudadanos.

<>

Este artículo se publicó el  10  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Educación y funcionarios tóxicos

La  opinión de….

Alcibiades Atencio

Comparemos el infame comercio de desechos tóxicos con la manipulación política del Ministerio de Educación, la Dirección Metropolitana de Aseo Urbano y Domiciliario (Dimaud) y la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), donde todos somos víctimas.

El alcalde Bosco Vallarino y el representante Ortega permitieron, criminalmente, que la basura invada al distrito capital mientras ellos se peleaban acusándose de sapo y alacrán, ignorando que ambas alimañas son menos tóxicas y torpes que ellos.   Definitivamente, todo elector es reo condenado a muerte y obligado a elegir a su verdugos políticos.

Tan torpes y tóxicos son que perdieron la Dimaud, entidad que cambiará de nombre, pero no de espíritu.   Sin duda será como la ATTT, cuyas siglas prácticamente dicen: “Ahora Tenemos Terribles Tranques”. Mañana, la Autoridad Nacional de Basura, podría significar: “Ahora Nadamos en Basura”.

Los países industrializados se protegen enviando sus desechos tóxicos a países subdesarrollados, donde los políticos corruptos aceptan este crimen contra sus electores, por coimas.   Vg: en 1989 las navieras cobraban al industrial europeo $550 por tonelada tóxica, enviándola al África, pagando al gobierno local $2.50 por tonelada en contratos de 10 años a razón de 5 millones de toneladas anuales.   En 1986, el “Kbián Sea” zarpó de Filadelfia con 14 mil toneladas tóxicas con destino a Bahamas, fue rechazado aquí y en todos lados.

Se calcula que su vagabundeo costó 5 mil millones de dólares. Finalmente, en 1988, tiró esa basura al océano.

En todos los niveles del Ministerio de Educación (Meduca) hay funcionarios tóxicos a la educación y difíciles de combatir, pues son desechos políticos protegidos, y se sanciona a quien los denuncia.   Por ejemplo, en el año 2006, los padres y profesores echaron, por tóxico a la educación, al director del Instituto Profesional y Técnico J.B. Duncan; sin embargo, el Meduca lo amparó y lo mantenía errante (como el Kbián); de pronto, en una maniobra sorpresiva, enfilan la proa hacia el Instituto Comercial Panamá, donde se le impidió desembarcar como director.

En agosto de 2006, los padres de familia, en Felipillo, se toman el colegio y evitan que el Meduca impusiera otro director tóxico.

En el año 2005, los acudientes, estudiantes y un educador idóneo del J.B. Duncan denunciaron ante el Meduca a un educador tóxico (que tenía diplomas falsos), quien era protegido por las autoridades de ese ministerio. La denuncia fue desoída y, en cambio, destituyeron al educador idóneo, acusándolo de alcohólico e inmoral. En este proceso se ignoró el apoyo de los padres, estudiantes, colegas y hasta una certificación de la CSS, avalando que el educador acusado era abstemio; tampoco le permitieron defenderse ante las autoridades del Meduca. Se apeló a la Corte Suprema de Justicia que declaró nulo, por ilegal, todo lo actuado por el Meduca.

Cree usted, estimado lector, que esta señora debe seguir en el sistema educativo con don de mando, si cometió ese crimen contra un educador probo y ridiculiza al Meduca ante la Corte Suprema de Justicia, en su afán de proteger a una red de diplomas falsos que causan tanto daño a la educación panameña.

Lo anterior sucedió durante la administración del PRD, Pregunto: ¿Habrá cambio con el “cambio”?

El 7 de febrero de 2010, El Siglo publicó: “La ministra Lucy negó existencia de vacantes, los aspirantes presionaron y salieron a relucir 200 vacantes escondidas por directores regionales”. Deduzca usted.

En Crítica (1/7/2005), un educador denunció que había 500 vacantes guardadas para venderlas o para pagar favores políticos. En Coclé, el 6 de marzo de 2010, los acudientes de una escuela protestaron porque no querían a dos educadores inmorales, pero el Meduca insiste en protegerlos.

Creo que antes de hablar de transformación curricular se debió combatir tantas aberraciones en el sistema educativo, pues la base del éxito de la educación estriba en la calidad del educador. Solo con una buena educación dejaremos de ser reos de los políticos.

<>

Este artículo se publico el 10 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.

‘La fiebre no está en la sábana…

La opinión del Abogado…

EDGARDO FALCÓN

En días pasados apareció un escrito de mi autoría en esta sección de opinión sobre lo mal que están las instalaciones de Migración, así como la selectividad con que son aprobadas las visas y las resoluciones en beneficio de un reducido grupo de abogados que no supera la cifra de tres.

Como consecuencia de ello se dieron represalias en mi contra y se llegó incluso a exclamar que, mientras la actual administración regente esa oficina pública, mis trámites migratorios no serán atendidos, sin importar que estén dentro del marco legal.

Pero allí no terminaron quienes piensan que hay que matar al mensajero, pues, hicieron llegar a un medio escrito documentación de dos de mis clientes, señalando que soy un estafador.

No tengo nada que ocultar. Como abogado, forcé, mediante un Habeas Corpus, que el caso de un joven peruano, señalado en la documentación citada, pasara a la esfera penal y en su indagatoria, así como en sus declaraciones ante los funcionarios de Migración, señaló cómo había conseguido un pasaporte panameño falso.   A este señor lo representé en la esfera penal y fue condenado a días multas, porque cooperó con las investigaciones. Hoy en día, el Ministerio Público descubrió a esa red de falsificadores de pasaportes y muchos de ellos están detenidos o gozan de medidas cautelares distinta a la detención preventiva.

El otro caso aducido, con el propósito de silenciar las críticas, es el de una dama colombiana que por más de dos años mantuvo carné de casada con panameño, pero al final decidió trabajar en una casa de ocasión. Migración le negó el cambio de estatus por no pasar la entrevista matrimonial. Esa no es responsabilidad del abogado.  Los trámites migratorios, así como pueden ser aprobados, pueden ser negados.

Al mandar estos casos a los medios de comunicación social querían matar al mensajero (desprestigiándolo) y buscaban la fiebre en la sábana; porque pensaron que así la mala noticia desaparece, igual que su pésima administración y pueden volver a sus malas prácticas, como si nada hubiese ocurrido.

Señores de la actual administración del Servicio Nacional de Migración, trabajen, generen el cambio que el señor presidente prometió, dejen de ser selectivos en la aprobación de las visas y en las firmas de los expedientes de acuerdo a una Ley que dejó de regir hace más de dos años.    Aquí debo señalar, sobre este tema de la ley sin vigencia, que todos los abogados, que no gozamos ni queremos gozar de los favores de esta administración migratoria, debemos pedir un áudito de los trámites actuales que bajo esa Ley han seguido registrándose, como cambios de estatus de nacionalidades restringidas, como la china y la hindú, que de forma ilegal ingresaron a nuestro país; les recuerdo que solo pueden verse beneficiados aquellos cuyos trámites se iniciaron mientras la misma estaba vigente y no están permitidos nuevos trámites bajo el amparo de esa Ley; demuestren con sus actos que estoy equivocado.

¿Cómo entender que al Licenciado Ramón Lima, durante su corto tiempo como director de Migración, le cuestionaron porque su firma de abogados tramitaba en esa entidad y se decía que había un conflicto de intereses y ahora no solo tramita la actual administración, sino que ellos mismos se firman sus resoluciones y las publican con un desprecio olímpico a todos los abogados que tramitamos en esa esfera administrativa.

Hojas y hojas de visas aprobadas de una misma firma de abogados y el resto de los abogados al final de la fila junto con sus clientes, porque sencillamente nos negamos a engrasar la rueda migratoria.

Señores, trabajen, pero bien, hagan honor a la confianza que el señor presidente depositó en ustedes y produzcan los cambios que él prometió en su campaña política, para que al final de su administración migratoria mire hacia atrás y vea su legado. La fiebre no está en la sábana… ¿por qué matar al mensajero?

<>

Artículo publicado el 10 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La quiebra de British American

Reproducimos el artículo de opinión de….

Jennipher Lasso de Díaz

Soy corredora de seguros desde hace nueve años y he laborado en la industria aseguradora los últimos 11. Tengo mi seguro médico en British American, así como mi familia, mi esposo y amigos cercanos a quienes ofrecí el producto de la compañía, que en Panamá tenía una salud financiera adecuada hasta el retiro de las reservas por parte de sus directores/accionistas, situación que no ha sido bien esclarecida.

Las tentaciones nunca faltan, si eres financista o un simple obrero, dejar a la voluntad humana el dinero de otros no es una buena idea y los escándalos financieros no cesarán en la medida en que el hombre pise esta tierra; sin embargo, la industria de seguros, por la misma sensibilidad del tipo de negocio que es “está regulada” y,   aunque errar es de humanos, esto no debió suceder.

Siendo responsabilidad del Estado, por conducto de la Superintendencia de Seguros, el velar por la confiabilidad, rentabilidad y salud de la industria. Me pregunto hoy (como cliente y asesora) ¿quién no hizo su trabajo correctamente?

Los errores tienen un precio, esta vez y al parecer como siempre (a poco más de 12 años de la tragedia de la Universal de Seguros), el error lo pagan quienes menos deben: los desprotegidos asegurados.

¿No era factible para el Estado proveerle un préstamo a la aseguradora para resolver el tema de la reserva? ¿No era factible invertir seis millones de dólares para rescatar los 11 millones de quienes cuentan con fondos de pensiones y ahorros en dicha empresa? ¿Nacionalizarla? o tal vez ¿cederla?

La información que se manejaba era que la compañía tenía un superávit mensual de $200 mil dólares ¿deben perder los asegurados la credibilidad en la buena fe de la industria por culpa de algunos bandidos y otros negligentes?

Ahora, tras siete años de anteproyectos de ley, discusiones y demás coqueteos de la Superintendencia, no faltará el mago que saque de su sombrero una nueva reforma a la industria, dándole obsolescencia a la actual ley de seguros, con una Superintendencia medio a la sombra de los poderosos, donde aún vemos como en las grandes financieras de este país se coacciona a los clientes a adquirir las pólizas a través de sus aliados estratégicos, bancos dueños de aseguradoras; en donde no es permitido tener un agente de seguros o ejecutivos de compañías haciendo uso de las bases de datos de los bancos para “mercadear” los productos directamente, y otros tantos manejos de competencia desleal.   Le parecerá a todos buena la moción y se dirá: ¡sí, es correcto, la ley debe reformarse, en bien de la colectividad de usuarios!

Pero surge el demonio de la duda y me pregunto: ¿será cierto que la ley nueva proveerá herramientas a los usuarios que les permita sentirse más seguros, respaldados y asesorados al adquirir sus pólizas?   ¿Será cierto que con una nueva ley nunca más un asegurado perderá sus ahorros depositados, con fe y esperanza, en manos de expertos que le garanticen un saludable retorno?   O esta propuesta ¿será en beneficio (como la mayoría de las veces) de quienes ostentan el poder financiero (aquellos que suelen tener la sartén por el mango)?

¿A qué nos llevará esto?   ¿A que las reservas estén pignoradas a la Nación? ¿Será financieramente factible esto? No hay coloso en este país que aguante una medida como ésta, pero a duras penas pareciera que fuese la única salida realmente protectora a los depositarios, pues como en espiral, la historia se ha repetido.

Esta decisión ha causado la muerte de la fe y esperanza de muchos, la credibilidad y la confianza de otros, ha dejado sin empleo a muchas familias, y tanto usuarios como proveedores nos preguntamos ¿por qué se actuó de esta forma?

<>

Este artículo se publico el 10 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.

Usurpando identidades

La opinión del Político y Director del PRD…..

Rafael Pitti

Como ex servidor público siempre he considerado que mis opiniones o la de otros que guarden la misma calidad, deben ser cónsonas de las propias actuaciones, es decir hacer lo que se dice, tomando como premisa lo establecido en el marco de la ley en cuanto a eficiencia, honestidad y transparencia en el deber de funcionario.

La ley de Carrera Administrativa que fue abolida por esta administración no justifica razón, pero en cierta forma fue producto de su propia inefectividad. Por ejemplo en vez de transferir las partidas presupuestarias de capacitación al INADEH porque se perdían o trasladaban al no ser utilizadas en instituciones y ministerios, se debió corregir exigiendo a los jefes de recursos humanos y personal que cumplieran con los programas de capacitación y actualización, seminarios y charlas de relaciones humanas, atención al cliente, usuario o contribuyente, paralelamente con las respectivas y periódicas evaluaciones en desempeño y productividad.

La equivocada decisión, salvo raras excepciones se mantiene, a falta de una iniciativa integral, que dinamice y perfeccione el manejo y desarrollo de la cosa pública. En el mismo sentido es imprescindible revisar y ordenar el solapado tema de las licencias laborales con o sin salarios, ya que por vicios o provecho individuales congelan y afectan innecesariamente, posiciones en la administración pública.

Otro hecho similar y de gravedad es el que ocurre en la Autoridad del Tránsito (ATTT) específicamente en Registro Único de Propiedad Vehicular, quien como autoridad competente a nivel nacional, determina la autenticidad y origen del dueño de un auto.   Pero por omisión permiten que las alcaldías, que son Autoridades Distritales, realicen traspasos en contraposición con el procedimiento de registro de circulación o matrícula que le atribuye la Ley.

Esta incoherencia y falla administrativa, ha provocado y sigue, problemas de todas las dimensiones a personas que al vender su vehículo y traspasarlo en los municipios culminan su trámite confiadamente. Sorpresa, luego de pasado el tiempo al regresar a otra diligencia, se encuentran con deudas o problemas legales, ya que según norma siguen siendo los propietarios y lo actuado por el comprador recae tácitamente en ellos.

Es cierto que “el desconocimiento de la Ley, no exime responsabilidades”, pero son los funcionarios públicos quienes tienen que regirse por las mismas.  Por favor actúen en tal sentido. En la misma institución, en la emisión de las licencias de conducir, la concesión otorgada a SERTRACEN, recae en la responsabilidad de impresión del documento; sin embargo la función de fiscalización, revisión y comprobación de los requisitos que es competencia de la Autoridad, es realizada por personal de la empresa.

Son paradojas o inexactitudes que deben ser corregidas cuanto antes no solo por ilegítimo, si no porque “La autoridad que se delega, se pierde”.

<>

Este artículo se publicó el  10  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.