Democracia, pluralismo y paridad

Reproducimos el artículo de opinión de….

Aracelly De León

La democracia es una vieja aspiración de la humanidad, sin embargo, aún en el siglo XXI está incompleta. Aquellos países con mayores niveles de democracia poseen, también, un mayor PIB per cápita, un mayor índice de desarrollo humano y un menor índice de pobreza.

Para el Banco Interamericano de Desarrollo la democracia es un requisito esencial para que el Estado estabilice la economía con altos niveles de crecimiento económico y empleo, y tener una inflación moderada; para mitigar los equilibrios verticales y horizontes; ser eficientes en la asignación de recursos y suministro de servicios; controlar las acciones depredadoras de los sectores públicos y privados, mediante la preservación del orden público, el control de abusos, y la prevención de la corrupción. Tenemos entonces que la democracia es una forma de gobierno destinada a promover estructuras económicas y sociales que den bienestar a la población con justicia y equidad.

La ONU y otros organismos internacionales han demostrado que persiste la pobreza y que en ningún país los hombres y mujeres tienen las mismas oportunidades. La participación de las mujeres en igualdad de condiciones y en todos los ámbitos de decisión, es una condición ineludible de la democracia.

El pluralismo y la paridad son conceptos complementarios en una gobernabilidad democrática. Mientras el pluralismo enfatiza las diferencias de las personas como un valor, la paridad se refiere más concretamente a la distribución o reparto equitativo del poder. En este sentido es importante destacar que, “El 1 de julio de 2009, la Asamblea Nacional de Panamá se convirtió en la legislatura nacional con menor representación de mujeres en toda América Latina”, según publicación del PNUD y el Tribunal Electoral de Panamá (2010). Concretamente la representación va del 40% en Argentina al 8.5% en Panamá. Conocer esta realidad es importante sobre todo porque se debate la reforma a la ley electoral en el país.

No se puede desaprovechar esta oportunidad para hacer justicia a las mujeres panameñas en lo que se refiere a la equidad en la participación política. Sabido es que la cuota electoral de un mínimo de 30% de candidaturas femeninas no se cumple, por la poca democracia interna dentro de los partidos y la falta de sanciones. Estos factores deben ser superados en la coyuntura actual.

Hay diversos mecanismos para garantizar la participación de las mujeres en las elecciones internas de los partidos y en las elecciones nacionales. Como parte de la profundización de las cuotas de participación, la democracia paritaria es un concepto que empieza a tomar fuerza e instalarse en el discurso y lucha de las mujeres. Se trata de una propuesta que sobrepasa los mínimos planteados hasta ahora, por una participación paritaria del 50%.

Esta demanda busca asegurar la paridad de la representación una vez que las cuotas “no evolucionan” hacia la igualdad de géneros en el derecho a gobernar. El argumento sobre el cual se sostiene este planteamiento, hace alusión a la composición poblacional, pretende que la representación refleje el mismo porcentaje de mujeres y hombres que contiene el electorado. De este modo se deja de lado el discurso de la “acción positiva” para reivindicar, otro principio de legitimidad.

<>

Este artículo se publico el 7 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.

Una simple multiplicación

La opinión de…..


Adelita Coriat

Un informe reciente de las Fuerzas Armadas de Colombia, da cuenta del hallazgo de un cristalizadero para el procesamiento de clorhidrato de cocaína en el sector de “Ordoñez” “compuesto por trece estructuras de madera y en el cual narcoterroristas de las FARC producían aproximadamente dos toneladas de cocaína al mes”.

Resalto estos datos, porque en el tema de tráfico de cocaína las contradicciones numéricas llaman la atención, especialmente si consideramos que estas diferencias representan jugosísimas sumas económicas cuando la droga entra en su última fase; la venta.

La oficina contra las Drogas y el Delito de la ONU, estima que Colombia produce al año 430 toneladas de cocaína anuales que se distribuyen en el mercado norteamericano y europeo. Es decir, un promedio de 35 toneladas al mes. Cifras que evidencian una gran discordancia. Si un cristalizadero tiene capacidad para producir 24 de las 35 toneladas mensuales, ¿a cuánto asciende la producción del resto de los cristalizaderos que permanece en la clandestinidad? ¿Porqué en un tema tan sensitivo prevalecen diferencias tan abismales? ¿Estamos cerca, si quiera, de conocer la cantidad de droga que entra al principal mercado consumidor?

En el país norteño un kilo de coca oscila en 30 mil dólares.

Supongamos que el recién ubicado cristalizadero de “Ordoñez” logró coronar 24 toneladas el año pasado. Multiplique, contará muchos ceros a la derecha, (720 millones de dólares).   ¿Tiene usted idea de la cantidad de dinero que corre por las calles de esta nación, producto de la venta de droga, del cual aún no nos han dado cuenta las autoridades?

Inimaginable, ¿verdad? Para finalizar este escrito me gustaría presentarle una legítima inquietud: ¿a cuánto cree usted que asciende la producción total de cocaína en el mundo, y financieramente, de qué cantidad estamos hablando? ¿Quién saca provecho de estos dineros y cuál es su destino en las economías que sostienen?

<>

Este artículo se publicó el  7  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La violencia y el desarrollo del cerebro

Reproducimos el artículo de opinión de….

Danysabel Caballero

Mucho se ha hablado y se ha discutido acerca del fenómeno de los actos violentos en nuestros jóvenes, sin embargo, observamos que en Panamá con la recién convocada Cruzada por la Paz no se plantea como eje central y fundamental: qué se conoce acerca del origen de la violencia, cómo surge y qué investigaciones en torno a esta temática explican los actos agresivos.

Las medidas a tomar son solo punitivas, castigadoras y represivas: aumento del pie de fuerza policial, rebaja en la edad de responsabilidad de los menores, mano dura y otras más.

Requerimos identificar primeramente que el fenómeno de la violencia como tal obedece a múltiples factores, por ende múltiple debe ser el abordaje.

Quiero hacer referencia en este artículo, como uno de los factores y como dato a ser tomado en cuenta en las mesas de trabajo instaladas para brindar propuestas que sean elevadas a política de Estado, las investigaciones sobre el funcionamiento del cerebro las cuales apuntan a una posible razón que explica los juicios imprudentes de los adolescentes.

Se conoce que el desarrollo del cerebro surge de la parte posterior a la parte frontal en donde se ubica el pensamiento racional (Papalia, Olds y Feldman, 2005).

El hecho de conocer que los lóbulos frontales no estén completamente desarrollados nos permite a los educadores y a la sociedad (medios de comunicación) moldear a los alumnos (mientras más temprano mejor) para que tengan un mejor autocontrol de sus emociones y sepan distinguir cuando los sentimientos anulan la razón. Ellos pueden crear nuevas formas de reflejo ante las situaciones de la vida y los mecanismos de moldearlos están disponibles para el docente que conozca las técnicas de prevención y control de la ira.

Daniel Goleman (1999) cita estudios recientes sobre transformaciones cerebrales que sugieren que cualquier competencia que fortalezca el autocontrol provoca cambios fisiológicos en los circuitos cerebrales correspondientes, consolida nuevos circuitos nerviosos y debilita, y hasta extingue, las conexiones menos habituales. Cuando pasa esto, ante la posibilidad de diferentes respuestas, la red neuronal más fuerte será la que entrará en acción. (Carpena, 2003).

Así, el docente y la sociedad deben estar actualizados en las metodologías de atención a la violencia a la vez que llevar una supervisión constante de las mejoras de las conductas que se observan para que los alumnos con dificultades aumenten su autocontrol.

El desarrollo emocional es una gran necesidad para mejorar la calidad de vida y de los aprendizajes, y las competencias en este sentido son requeridas también por el personal docente y la sociedad para su propio desarrollo personal y profesional.

<>

Este artículo se publico el 6 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.

Discípulo y misionero

La opinión del Sacerdote Jesuita…..

Rosendo Torres

En el ambiente posterior a la Reunión de Aparecida, dentro de los planes pastorales se trata de sintetizar la línea trazada en el énfasis de ser todos “discípulos y misioneros”.

Asimismo se lee en titulares de noticias de la Iglesia que comunidades católicas cristianas católicas chinas solicitan la canonización o la introducción de la causa de canonización de un gran discípulo y misionero que en estos días es celebrado en su ciudad natal de Italia, Macerata.

El sábado 29 de mayo el Sumo Pontífice, su Santidad Benedicto XVI, se dirigió a los participantes en la peregrinación promovida por la Diócesis de Macerata- Recanta- Cingoli- Trata y por las diócesis de las Marcas (Centro de Italia) con ocasión de la muerte de Mateo Ricci, el apóstol de China.

Según el Papa “la historia de las misiones católicas comprende figuras de gran estatua por el celo y el valor de llevar a Cristo a tierras nuevas y lejanas, pero el Padre Ricci es un caso singular de feliz síntesis entre el anuncio del Evangelio y el diálogo con la cultura y el pueblo que se lleva, un ejemplo de equilibrio entre claridad doctrinal, prudente acción pastoral. No solo el aprendizaje profundo de la lengua, sino también la asunción del estilo de vida y de las costumbres de clases chinas, fruto de estudio y de ejercicio paciente y amplio de miras, hicieron que el Padre Ricci fuese aceptado por los chinos con respeto y estima, ya no como un extranjero, sino como “El Maestro del gran Occidente”. En el Museo del Lineo de Pekín solo se recuerdan dos extranjeros entre los grandes de la historia china: Marco Polo y el Padre Matteo Ricci.

El Padre Ricci no va a China para llevarles sabiduría y la cultura de Occidente, sino para llevarles el Evangelio, para dar a conocer a Dios. Escribe; Durante más de veinte años cada mañana y cada noche he rezado con lágrimas al Cielo. Se que el Señor del Cielo tiene piedad con las criaturas vivientes y las perdona. La verdad sobre el Señor del Cielo está ya en los corazones de los hombres. Pero los seres humanos no la comprenden inmediatamente y además no se inclinan a reflexionar sobre una cuestión semejante.

La admiración hacia el Padre Ricci, no debe, sin embargo, hacer olvidar el papel y la influencia de sus interlocutores chinos. Las decisiones tomadas por Ricci no dependían de una estrategia abstracta de inculturación de la fe, sino del conjunto del acontecimiento, de los encuentros y de la experiencia que iba teniendo. Son especialmente cuatro célebres conversos, “pilares de la Iglesia china” Xu Guangqi, literato, astrónomo, experto agrónomo. Otro sabio, Li Zhizao, ayudó a Ricci en hacer los mapas. Es justo por tanto asociar al Padre Ricci también a sus grandes amigos chinos que compartieron con él la experiencia de la fe.

<>

Este artículo se publicó el  6  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Mirada desde la educación especial

La opinión de la Docente Universitaria…

BRIZEIDA HERNÁNDEZ

Desde la mirada de la educación especial nuestra labor docente es contribuir al desarrollo y transformación de la comunidad en general. El aprendizaje es un proceso activo de construcción permanente que parte de la experiencia que se tenga de la vida. El estudiante se convierte en el responsable de su propio aprendizaje, mediante su participación y el acompañamiento del docente como tutor de los procesos.

La aplicación de estrategias, métodos y guías que impulsen el crecimiento cognitivo, va de la mano de una línea teórica que sustente nuestro accionar; es necesario favorecer, entonces, funciones claves como la retención, comprensión y uso activo del conocimiento, vincular las habilidades y potencialidades, la reflexión, la familiaridad con los problemas y sus soluciones. La acción estratégica para aprender, supone la habilidad para planificar y tomar decisiones contextualizadas. Es así como la educación especial promueven el aprendizaje por descubrimiento, experimentación y manipulación de realidades concretas, pensamiento crítico, diálogo y cuestionamiento continuo.

La meta, como facilitadores del proceso de aprendizaje, es recuperar las ansias de saber, las inquietudes, la búsqueda, el deseo de descubrir, incentivar la curiosidad, la indagación, transmitir el sentido de la sabiduría, rescatar el razonamiento y el diálogo. De igual forma, reelaborar conceptos, categorías, estructuras básicas de los saberes.

En la escuela observamos a los estudiantes cómo desarrollan y alcanzan procesos cognitivos cada vez más complejos; recogen la información, la comprenden, interpretando en base a los conocimientos previos, confirman y hacen uso del conocimiento con las conjeturas, hipótesis y evidencias, para luego juzgar o valorar el resultado e incorporarlo a su vida diaria.

Los estudiantes adquieren habilidades o herramientas necesarias para competir según el nivel que cursan. Dentro de esos instrumentos están la capacidad de análisis y síntesis, la capacidad de organizar y planificar, los conocimientos generales básicos, la comunicación oral y escrita en su lengua, la habilidad básica del manejo de la informática y la toma de decisiones.

La aplicación de práctica pedagógica cognitivas asegura el desarrollo de la capacidad de aplicar los conocimientos en la práctica, la habilidad de investigar, la capacidad de aprender, de adaptarse a nuevas situaciones, de generar nuevas ideas de liderazgo, entre otras.

El planeamiento curricular, que responde a teorías, les permite generar procesos formativos de mayor calidad, sin perder de vista el equilibrio necesario entre las demandas que exige la sociedad. Permite un acercamiento más dinámico a la realidad del mundo, desde una visión integral y crítica de los nuevos roles que asumen la enseñanza y el aprendizaje.

Las teorías cognitivas consideran al estudiante el centro del aprendizaje y por ello es necesario reforzar el pensamiento crítico del mismo, con el objeto de que este cuente con herramientas que le permitan discernir, deliberar y elegir libremente, de tal forma que pueda comprometerse con la construcción de sus propias competencias académicas.

<>

Artículo publicado el 6 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Por qué soy católico?

La opinión del Ex Vice Presidente de la República…..

Ricardo Arias Calderón

Recientemente escribí un artículo intitulado Cuidado Crítico, referente a los sacerdotes pederastas y sus superiores jerárquicos que encubrían estas acciones. Varios lectores me respondieron y algunos lo hicieron sugiriendo que no veían cómo yo me decía católico ante estas realidades; estos comentarios me invitaron a que me explicara más ampliamente sobre mi catolicismo, lo que excusa las referencias personales en este escrito.

Creo en el Dios personal del Viejo y el Nuevo Testamento. Podría imaginar un universo ilimitado sin un Creador, en donde el ser humano sería un mero accidente.   Sin embargo, prefiero la divinidad personal de la fe judeo-cristiana que concibe su creación en función de ese ser vulnerable y muchas veces condenable, que responde con un amor quebradizo e inconstante al amor infinito del Todopoderoso.  Prefiero a la manera riesgosa de Pascal, el Dios personal de los profetas y evangelistas.

Para mi el gran problema filosófico-teológico es cómo Dios, Persona Infinita, hace su pensamiento y acción accesibles a la humanidad en su entorno limitado y concreto. Él asume en sí la humanidad de Jesús, al punto que San Juan pudo afirmar el misterio de que “El Verbo se hizo carne y habitó entre nosotros”. Al revelar su realidad trinitaria al hombre, le salva de sí mismo y, dado que éste no es sólo individuo sino ente social, al salvarlo lo hace a través de la ekklesia, sociedad de fe, moral y culto. Esto lo indica Jesucristo al cambiarle el nombre a Simón por el de Pedro (piedra) para significar la roca sobre la que estaba fundando su Iglesia, contando con la colegialidad de los apóstoles y luego de los obispos sus sucesores.

Dios, quien creó la pluralidad de seres en la creación, promueve la unificación de ellos en relación consigo y por eso, pienso yo, el Papa tiene una función propia a favor de la unidad en la verdad y la justicia. Cristo pudo comprobar directamente la rivalidad y el deseo de preeminencia de sus discípulos y apóstoles, por ello fue que dejó prevista una jerarquía dentro de su institución a la cual yo me adhiero como miembro de la Iglesia.

Jesucristo al integrar en sí todas las dimensiones humanas evita arrogarse la proclividad al pecado y puede, por ello, salvarnos a todos siendo Dios y Cordero Pascual que se sacrifica para lavar todas nuestras culpas morales; también asume la necesidad de institucionalizar que tiene el hombre, y con ella asegura la permanencia de su Mensaje en su correcta interpretación.

Como consta en el texto bíblico y repetía San Agustín “Dios aborrece el pecado pero ama al pecador”, por ello, cuando opiné sobre los actos de pedofilia y el encubrimiento de los mismos, pedí sanciones tajantes por parte de la justicia canónica y la terrenal.

Cuando joven tuve dudas profundas de fe, y ahora que a los setenta y siete años encaro la muerte como algo más próximo, también he sentido la duda, pero cada vez que voy a la iglesia y repito el credo, escojo la creencia en la perspectiva católica del Cristianismo en vez de la incredulidad. Por eso pude escribir el artículo Cuidado Crítico sin caer en la hipocresía ni en la inconsistencia, pues los conceptos ahí expresados no se confrontan, más bien se derivan de esta visión.

<>

Este artículo se publicó el  6  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Margot Fonteyn: leyenda y desilusión

Reproducimos el artículo de opinión de….

.

Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C. –Desde joven le he guardado gran admiración a la bailarina Margot Fonteyn, quien me impresionó mucho cuando la vi bailar una vez en el gimnasio del Colegio Javier. Aunque era apenas una niña, comprendí que era algo extraordinario que una estrella inter nacional como Margot tuviera la modestia de bailar junto a estudiantes de ballet en el gimnasio de una escuela en Panamá.

Por décadas después, todo lo que supe de ella recalcaba esa leyenda de increíble talento, belleza y sencillez, y en 2001 escribí una columna sobre Margot que fue muy elogiosa. Señalé que en una subasta de la época en Londres, sus admiradores habían pagado casi un millón de dólares por un puñado de objetos personales de la gran bailarina, incluyendo una foto inscrita, “A mi querido Tito, Margot”.   Un tutú de terciopelo negro que Margot lució en El Lago de los Cisnes se vendió en 98 mil dólares y dos vestidos –diseñados por Yves St. Laurent– se vendieron en más de cien mil dólares cada uno.

Pero mi opinión favorable de Margot comenzó a tambalear en 2004, cuando se publicó en Londres una biografía estremecedora que destruyó buena parte de la leyenda Fonteyn. La autora, Meredith Daneman, reveló un sinfín de detalles que yo hubiera preferido no saber sobre la vida profesional, personal y sexual de Margot, y poco después vi un documental que acabó de rematar mis ilusiones.

Claro que siempre comprendí que lo que uno ve en un escenario dista mucho de la vida real, pero de todos modos fue doloroso descubrir realidades mucho más feas de lo que hubiera podido imaginarme.

Y como si eso fuera poco, la semana pasada se revelaron documentos previamente secretos en Londres que confirman claramente que Margot fue cómplice “hasta el pescuezo” en un plan absolutamente repudiable para tumbar al gobierno de Ernesto de la Guardia, en 1959.   El plan no era de ella, obviamente, sino de su esposo Roberto Tito Arias, un personaje controversial cuya historia conocemos.

Se dice mucho que ella estuvo loca de amor por él y que ese amor la llevó por unos rumbos extraños, y también hay que reconocer que el contexto político de 1959 no era del hoy día. Aun así, encuentro totalmente criminal e imperdonable que Margot se haya prestado para ayudar a que Tito montara una “revolución” armada en Panamá con el apoyo de Fidel Castro.

La autora Daneman, en su biografía, relata que Margot siempre se hizo la inocente en el episodio y adoptó la postura de que todo había sido una gran aventura cómica, “como si no fuera más que otra escena jocosa en la opera de la política latinoamericana”. Una de sus cómplices en el asunto fue una inglesa que también lo consideró como un gran “chiste”; esta amiga (que ayudó a contrabandear materiales) le escribió a Tito que su complot “ha sido una fuente inagotable de diversión para mí”.

Pero Daneman le atribuye a doña Rosario Arias de Galindo (hermana de Tito) unas declaraciones que correctamente critican la participación de Margot en algo que amenazó a Panamá y la convirtió en un hazmerreír internacional.

Dijo doña Rosario a Daneman: “Margot nunca comprendió nuestro punto de vista. Solo vio el de Tito. Ella no podía comprender, por ejemplo, la humillación que eso nos trajo en nuestras relaciones con Estados Unidos”. Agregó doña Rosario que “nuestra estabilidad en Panamá estuvo amenazada. Era una situación muy incómoda y peligrosa. Margot hizo de eso un chiste, pero no era un chiste para nosotros. Algunas personas murieron. Algunas personas perdieron la vida”.

Mucho más tarde, este episodio tuvo repercusiones graves. Las aventuras de Tito y Margot terminaron en tragedia y algunos analistas plantean que el incidente afectó la política estadounidense hacia Latinoamérica; para contener la amenaza comunista, Washington fortaleció los ejércitos de la región. Las consecuencias, para Panamá y sus vecinos, no fueron chiste.

<>

Este artículo se publico el 6 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Sobre las elecciones colombianas

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministro de Estado….

MARIELA SAGEL


El lunes pasado tocaba el tema de las elecciones de nuestro vecino, Colombia, asegurando el triunfo de Antanas Mockus versus el delfín del presidente Uribe, Juan Manuel Santos. No hubo quién no escatimó esfuerzos en hacerme llegar, hasta donde ahora mismo estoy, fuera de Panamá, sus burlas e insultos. Lo que muchos no comprenden es que estas columnas de opinión deben ser entregadas con días de anticipación para que puedan ser publicadas a tiempo, con excepción, por supuesto, de la Bitácora que sale a mi lado y que es, precisamente, del Presidente de la empresa.

De todas formas, mis pronósticos, aunque no exactos, se cumplieron en parte, ya que en las elecciones, el señor Santos no alcanzó, pese a la monstruosa maquinaria gubernamental que debe tener a su servicio, el porcentaje de votos requeridos y el señor Mockus obtuvo un representativo caudal que los llevarán a una segunda vuelta el 20 de junio próximo.

Pero así como hubo quienes se burlaron de mis pronósticos -no tengo bola de cristal ni uso turbante, ni mucho menos la capa de Walter Mercado- también personas reflexivas me hicieron llegar sus comentarios, especialmente los que, como yo, anhelamos que lleguen horizontes de más humanidad, decencia y ética para el noble pueblo colombiano. Otro más cáustico me comentó que los colombianos llevan la actitud guerrerista en su ADN y no tanto la filosofía (Mockus es matemático y filósofo) y recordamos con dolor cómo, desde que nació, ese país ha vivido al borde de la desintegración. Ecuador, Venezuela y nuestro propio país son prueba de ello, al igual que las asonadas independentistas de la costa caribeña y Antioquia.

En una aleccionadora nota que hizo llegar el candidato Mockus a sus simpatizantes al día siguiente de la primera vuelta, las muestras de humildad y respeto por el ser humano desbordan las “vivas” a la ola verde que él lidera. Entre sus más importantes postulados está el que “no todo vale”, especialmente en elecciones donde las campañas sucias son la tónica. Que se pueden alcanzar los resultados a los que se aspiran sin sacrificar los principios.

El voto a un anticandidato, como puede definirse a Antanas Mockus es un poco como “combatir la cultura del atajo”, como él mismo lo definió y que representa de cuerpo entero a nuestros vecinos. A pesar que está difícil ganarle al ungido del todopoderoso Álvaro Uribe, por lo menos se nota que en ese país no todo está perdido, o no todos están perdidos. Así como Jaime Baily, el sarcástico escritor peruano y divertido comentarista, cuyos libros tampoco pude nunca terminar, muchos estamos encandilados con el fenómeno Mockus y tenemos la esperanza de una Colombia decente y alejada del manipuleo de los todopoderosos.

<>

Artículo publicado el   7   de junio de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la  autora, todo el crédito que les corresponde.

Admisión Universitaria

La opinión del Ex Presidente de la SPIA y Docente Universitario…

.

CARLOS PENNA FRANCO

Han pasado 43 año desde que me presenté a la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Panamá a presentar mi examen de Admisión y en el cual solo existían 55 cupos para aspirar a entrar a el primer año de la carrera y si no aprobabas el examen tenías que esperar la próxima ronda, la cual sería el próximo año.

Con el tiempo esto fue cambiando y entonces se suavizó un poco la selección y si no pasabas el examen tomabas un semestre de materias básicas, una vez aprobabas dichas materias, te inscribías en el primer año de la carrera de ingeniería de tu preferencia, y allí comenzaba la lucha real por la supervivencia para lograr tu meta que era ser ingeniero.

A medida que los años fueron pasando los procesos de selección fueron cambiando, porque llegó la masificación, porque la cantidad de estudiantes aspirantes crecía y se llegó a la entrada libre, con lo que se eliminó el curso de capacitación obligatorio y en algún momento los exámenes de admisión, en donde hasta bachilleres en letras los tenías estudiando Ingeniería, obvio ese joven no duraba mucho, pero ocupaba la silla de alguien que sí debía estar allí.

Soy de la opinión, como docente universitario, que debemos reestructurar la admisión selectiva al inicio y volver a los cursos obligatorios, para que todo el que quiera estudiar esta carrera los tome y, además, los docentes que dicten estas cátedras preferiblemente sean ingenieros, físicos, matemáticos de una larga trayectoria debidamente comprobada en todo lo ancho de la palabra y que se garantice que esos cursos serán de una calidad excelente y que podamos tener dentro de nuestras aulas una competencia real donde todos demuestren que se han ganado el derecho a estar allí.

Otra modalidad que a mi manera de ver, y conversada con colegas al respecto, es que los que aspiren a estudiar esta carrera y que se están graduando en nuestras escuelas secundarias el último semestre lo realicen en la universidad de su preferencia, donde exista un denominador común en que todas las universidades que enseñen Ingeniería estén debidamente sincronizadas, para que no se sienta la diferencia en qué universidad se matrícula y pueda recibir una enseñanza durante ese semestre de capacitación que le garantice su acceso a la carrera de su preferencia.

También que durante los últimos tres años del segundo ciclo, en coordinación con el Ministerio de Educación, a todos los futuros estudiantes de ingeniería se les someta al final de cada año a una prueba de evaluación correspondiente a las materias que se dictaron, para medir el grado de conocimiento y tomar los correctivos de inmediato, a través de módulos de estudios que ellos puedan reforzar y antes de entrar al año siguiente revalorizar los temas donde se sintió la deficiencia.

Hay tantas cosas que se pueden hacer con la educación, que solo se necesita una gran dosis de buenas intensiones y estoy seguro de que podríamos lograr grandes cosas que necesita el país para poder avanzar en este mundo globalizado y donde la tecnología no espera, sino que avanza a pasos agigantados.

Existen modelos educativos de excelencia, les menciono donde tuve la suerte de educarme, el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), México, que estoy seguro que si le solicita el gobierno orientación de cómo han podido desarrollarse en todo México nos darían una cantidad de ideas muy buenas, que serían de mucha utilidad para resolver una gran cantidad de deficiencias que persisten en la manera de seleccionar los nuevos aspirantes a las carreras de ingeniería en el país.

<>

Artículo publicado el 7 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El gobierno de la sensación

Reproducimos el artículo de opinión de….

José Manuel Fajardo Salinas

Hace algún tiempo, un colega me facilitó un artículo titulado La sociedad de la sensación, que versaba sobre lo epidérmica que se ha vuelto la vida moderna, especialmente entre la juventud, acostumbrada a fuerza de los últimos adelantos tecnológicos a moverse por la última moda en aditamentos como celulares, blackberrys, pantallas planas, etc. No poseer estos artículos equivale a estar desfasado, ser anticuado o haberse quedado en la Edad Media…

También este afán de sensaciones nuevas afecta a los jóvenes en las maneras de vestir, cuando recurren a colores inusuales y estridentes, peinados llamativos, cadenas, collares o anillos colocados en los lugares más inhóspitos de la anatomía humana… a la par de tatuajes de variedad de formas, colores y diseños… Todo ello manejado en el área de la superficie corpórea más evidente para impresionar visualmente. Se extiende a la vez a las formas de hablar, de escribir (el chateo), donde se crean nuevos vocablos o se abrevian los antiguos para hacerlos más fluidos y manejables en un estilo que se ha dado en calificar como light, o sea, fácil, sin complicación, liviano…

Haciendo una analogía con esta ola de gusto por lo superficial, se me ocurre que resulta apropiado para dar un juicio general sobre el primer año del nuevo gobierno en Panamá.  ¿Por qué? Pues, porque a través de todo el aparato de comunicación gubernamental se ha procurado cultivar una especial sensación en la sociedad local. ¿Qué sensación? La sensación del optimismo, en cuanto se trata de hacer sentir que Panamá como nación va bien y seguirá mejor. Las medidas de atención social implementadas hasta el momento como el aumento del salario mínimo, 100 a los 70, el bono y los útiles escolares, o el mantenimiento de la Red de Oportunidades, más la expectativa publicitaria de un nuevo sistema de transporte capitalino, procuran dar la sensación de que las cosas marchan por buen rumbo.

Si se observa bien, estas medidas se ubican en lo que la pirámide de Maslow conoce como necesidades humanas elementales, tanto fisiológicas como de seguridad (con un gran vacío de respuesta en esta última dimensión, que la ciudadanía reclamó en la marcha por la paz del pasado mes).

Se deja entonces entre paréntesis o no se le da importancia en los medios oficiales a temáticas como la justicia: destituir a una procuradora y que el Ejecutivo coloque a un suplente sin existir fundamento jurídico para este nombramiento;   indultar entre otros a policías que matan a un par de humildes pescadores de Playa Leona; en cuanto al cuidado ecológico: ofertar a Panamá como espacio para inversión con la propuesta de minería, los proyectos hidroeléctricos…

Estos son breves, pero plausibles ejemplos de que mientras haya beneficios sociales tangibles, la sociedad civil (que es algo más que las asociaciones que dicen representarla) parece quedar conforme y tranquila en su mundo de sensaciones gratas.

Una sociedad educada a vivir de dádivas sociales se mantendrá sumisa ante el Gobierno, que hace lo que quiere y cuando quiere con el aparato estatal que se le ha dado por cinco años.

Su fórmula de dominio es sencilla: seguir dando espejuelos y señuelos brillantes a quien se conforma con ello, a una sociedad habituada a no superar la primera escala de las aspiraciones humanas, y que no reclama con convicción una estructura social en equidad y justicia.

Con esta estrategia, incluso la idea de la reelección no es un sueño imposible, es solo cuestión de seguir “dando y dando, y dando…”, lo demás vendrá por añadidura.

<>

Este artículo se publico el 7 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.

¡Crisis en la formación docente!

La opinión de…..

Paulino Romero C.

Cualquier mejora del proceso educativo tiene un paso previo: es el de dedicar más atención a la formación del personal docente. Esto es un hecho pedagógicamente comprobado. ¡Por supuesto que la calidad de la educación siempre dependerá de la calidad de los educadores! Sin lugar a dudas, la actuación del personal docente (maestros y profesores), puede representar una gran diferencia en el rendimiento de los alumnos. Por ello, en algunos países del norte de Europa, como Noruega o Finlandia se considera que la forma con que el profesorado interactúa con sus alumnos para comunicarse, estructurar, motivar, guiar, apoyar, etc., resulta decisivo para su rendimiento. Así, mientras un mal profesor puede simultáneamente extinguir el interés por una materia y lastimar la propia valoración del alumno, un buen profesor sabe cómo puede comunicarse para despertar la curiosidad y suscitar el interés.

En cuanto al perfil deseado en la formación docente en Panamá, observamos que su intervención tiene una lista de competencia excesivamente larga. Entre otras cosas: que sea polivalente, competente, que ayude a cambiar, que sea reflexivo, investigador, intelectual, crítico y transformador. Además, que domine los contenidos y las metodologías más adecuados a cada contexto y a cada grupo; comprenda la cultura y la realidad nacional, desarrolle una educación intercultural educando en el diálogo y relacionando la teoría con la praxis. También que eduque en la interdisciplinariedad, en la diversidad y en el trabajo en equipo, investigando continuamente, aportando nuevas propuestas para desarrollar ideas y proyectos innovadores, detectando al mismo tiempo los problemas afectivos, sociales, de salud y de aprendizaje de los alumnos, y si fuera posible, solucionándolos.

Asimismo, que ayude a los alumnos a ser creativos, receptivos al cambio, a anticiparse y adaptarse, a ser críticos, a identificar y solucionar problemas, etc., al tiempo que fomenta la participación de los padres y madres, y atiende a sus problemas y necesidades. Por supuesto que todas estas funciones comprende igualmente el dominio de nuevas tecnologías, un conocimiento amplio, actual y profundo de los grandes problemas que se ciernen en el mundo en el que vivimos, y una personalidad capaz de liderar el aprendizaje. Probablemente deberíamos empezar por garantizar a los maestros y profesores mayor reconocimiento social y los ingresos que se merecen en función de su labor y sus funciones.

De no ser así, existe el peligro de desprofesionalizar la labor docente y que se presente cada vez más como un “operario” de la enseñanza, un empleado con sueldo bajo, considerado a veces por la Administración como un obstáculo a sus deseos y proyectos. Sin duda, vivimos una situación de crisis en la profesión docente, crisis que genera tensiones por casi toda América Latina y que, en Panamá, se percibe singularmente en el profesorado de la educación media.

<>

Este artículo se publicó el  7  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Consultas populares sin previa consulta

Reproducimos el artículo de opinión de….

Carlos Gasnell Acuña

Si se lee con detenimiento la breve exposición de motivos del proyecto de ley que pretende crear el mecanismo de las consultas populares en Panamá, más allá de la falta de profundidad de sus planteamientos, lo cual se ha vuelto habitual en los proyectos de ley que se presentan a la Asamblea Nacional, resulta fácil percatarse de que su contenido no es nada cónsono con el texto del artículo con el que se pretende otorgar carta blanca al Órgano Ejecutivo para que defina los temas, redacte las preguntas y decida si el resultado de determinadas consultas es o no es vinculante, y sobre el cual no hay consenso ni en la coalición de gobierno.

Si se quiere que la sociedad civil participe de forma más directa en la solución de los problemas más apremiantes del país, y que ayude al Gobierno a definir prioridades y la posición que se debe adoptar como Nación en temas ambientales, culturales, educativos, económicos, sobre seguridad ciudadana, infraestructura, entre otros, con el objeto de que la participación no se reduzca al voto efectivo cada cinco años, entonces, ¿por qué no permitir que los ciudadanos a través de la sociedad civil organizada, participen en la etapa de preparación de la consulta, realizando aportes sobre la mejor redacción de las preguntas y acerca de su carácter vinculante o no vinculante, así como en la reglamentación que realizará el Tribunal Electoral en relación a cómo se llevarán a cabo en la práctica?

No estoy hablando de una negociación interminable en la búsqueda de un consenso difícil de alcanzar, sino del derecho a participar en la preparación de un instrumento objetivo que sirva realmente para consultar a los ciudadanos su opinión. Estoy seguro de que un mecanismo de consulta previa hubiese servido para mejorar sustancialmente el cuestionario que sirvió de base al censo nacional de población y vivienda, cuyas deficiencias han sido advertidas con posterioridad.

Las organizaciones de la sociedad civil podrían aportar mucho a este mecanismo, principalmente en su reglamentación. Si no hay reglas claras consultadas previamente, veremos un ejercicio popular manipulado por quienes tienen intereses poderosos. Solamente me imagino una pregunta sobre la opinión de los ciudadanos en relación a la explotación minera en Panamá y el despliegue de recursos de estas empresas invertidos en los medios de comunicación, tratando de convencer sobre las bondades de la minería, así como al Gobierno tomando posición para incidir en la opinión pública.

El Gobierno ya ha dado muestras de apertura y de entendimiento sobre el papel que desempeñan las organizaciones de la sociedad civil en el fortalecimiento de la democracia, por lo que la reformulación del texto del artículo que ha generado tanta polémica, involucrando a los diferentes sectores de la sociedad en una consulta previa sobre las materias, la redacción de las preguntas y el carácter de los resultados, representaría una prueba contundente del respeto que dice el Ejecutivo sentir por la opinión de los ciudadanos. Estas fórmulas ya se habían incluido en el proyecto de ley de participación ciudadana que se encuentra en algún archivador de la Asamblea. Sería una muestra de responsabilidad por parte del Gobierno revisarlo y someterlo nuevamente a discusión.

<>

Este artículo se publico el 6 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a l autor,  todo el crédito que les corresponde.