De fútbol… y otros temas

La opinión del Economista…

.

EDUARDO  L. LAMPHREY .R.

Todo queda en suspenso desde el 11 de junio, cuando empiece el partido entre México y Sudáfrica, en la inauguración del mundial de fútbol.   Cada uno tiene su favorito y dedicará todo un mes para apoyar su equipo predilecto y gozar los triunfos y llorar las derrotas.

Personalmente voy con Argentina, con Diego y con todo el exquisito grupo de Messi, Tevés, Palermo, Higuain, Mascherano y demás. Sin embargo, mi espíritu esta con Brasil, hoy sin Ronhaldiño, Ronaldo y Adriano.   Este mes futbolístico, que se da cada cuatro años, saca cualquier tema de la esfera pública.

Tal es el caso de la ola verde de Antanas Mockus, la sorpresa que dio Juan Manuel Santos, contra todo pronóstico y encuestas, sacando el 46% de la votación, donde demostró la fuerza y la complejidad del sistema, que utilizando la popularidad de Uribe, de la narcopolítica y el fraude electrónico, saca a Mockus del escenario político — electoral, legitimando al Partido de la ‘U’ y a Juan Manuel Santos, en la segunda vuelta.

Ahora con la llegada del Mundial de Fútbol, cualquier hazaña que haga Mockus, será sepultada por los goles de Argentina, de Brasil o de España. El daño está consumado, la historia vuelve a repetirse, ganó el Uribismo y la hegemonía norteamericana en Colombia. Como dice la senadora Piedad Córdoba: ‘el establecimiento creó un candidato para legitimar las elecciones.   Sabemos que fue ficticio y mediático su crecimiento’. Sin embargo el Partido Verde es hoy la segunda fuerza política de Colombia.

Acá en nuestro Panamá, Gustavo García de Paredes será reelecto, a pesar de la solicitud hecha por Bernal, que declara ‘nula por ilegal’ la convocatoria al referendo (9 de junio), realizada por el Consejo General Universitario para aprobar una reforma a la Ley Orgánica de la Universidad de Panamá que permita su reelección inmediata.

Todo sigue igual, nada cambia.

<>

Artículo publicado el 5 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

¿Quién tiene la culpa de la acumulación de la basura?

Reproducimos el artículo de opinión de….

.

Jerónimo Ramírez U.

Vemos basura en cada esquina, en las paradas de buses, afuera de los colegios. “La culpa es del Alcalde”, es lo que resaltan los medios. Pero objetivamente, ¿quién es el verdadero culpable de practicar la “cultura de la cochinada”?

Indudablemente nosotros mismos que cuando vamos en el vehículo lanzamos latas, envases, papeles, etc. por la ventana. El que está en la parada y prefiere tirar los desperdicios en la calle sin importarle que al lado hay un tinaco de basura. Producto de esta irresponsabilidad cada vez que llueve las calles de la capital se convierten en lagos y es común ver carros flotando y personas atrapadas.

Recientemente colapsó el sistema de drenaje en la entrada de Condado del Rey, lo que provocó que las primeras lluvias torrenciales inundaran un terreno cercano. Esta situación causó la interrupción del tránsito vehicular obligando a los residentes a tomar una vía alterna. El ministro de Obras Públicas, Federico José Suárez, informaba que las empresas constructoras vertían sus desechos en ese punto, sin embargo, a 200 metros se encuentra una subestación de la Policía Nacional –es un paso expedito de las unidades de los linces– lo que demuestra el poco importa de estos malos ciudadanos.

Como morador del área he visto cómo los carros de acarreo vierten sobre la vía principal piedras, cemento, baldosas, etc., sin embargo, ninguna autoridad hace cumplir las disposiciones administrativas.

Aquí los corregidores deben ejercer su misión y sancionar como se ha hecho en el interior del país donde se han impuesto multas de 200 a 500 dólares a los que han sido sorprendidos in fraganti. ¿Por qué en la capital es diferente?

Si bien existe una crisis en la recolección de la basura, los panameños debemos ser conscientes de que tirar basura en la calle puede provocar focos epidémicos y la proliferación del mosquito Aedes aegypti.

Debemos aprender de nuestro vecino país, Costa Rica donde sus principales avenidas siempre están limpias. Somos un país que queremos atraer inversión extranjera, grandes transnacionales, incentivar la industria turística y no podemos solucionar este problema.

Por otro lado, la designación de Harmodio Montaner como jefe de la nueva Autoridad de Aseo Urbano y Domiciliario como ente adscrito al Órgano Ejecutivo es una decisión acertada, pues ha sido un funcionario que ha demostrado vocación de servicio. Siendo la Dimaud una entidad con problemas tan complejos, empezando por su recurso humano, necesita una reingeniería total.

Y es que el problema no solo es de recursos, los camiones que se utilizan hasta 16 horas o más al día.

Hay que ver la parte humana, las hormiguitas que bajo sol y la lluvia limpian los desechos de las calles. Justo y merecido el aumento que recientemente el alcalde les otorgó.  Las circunstancias se dieron por un problema de arrastre y que correspondía a otra administración, pero que afortunadamente a corto plazo dieron fin a esta tragicomedia.

La verdad no había otra alternativa. El Gobierno no podía esperar a que todos los panameños canceláramos la deuda por tasa de aseo para poder financiar la compra de los camiones.

Queda la esperanza de que al convertirse en autoridad cuente con los recursos suficientes para que la ciudad vuelva a ser “la tacita de oro”.   Creo que esa es la idea del presidente Ricardo Martinelli y si algún otro municipio del país requiere de ayuda gubernamental se le pueda ofrecer sin condiciones ni apasionamientos políticos.

Esperaremos a ver si en los próximos seis meses mejora radicalmente el servicio de recolección de basura por el bien y la salud de los capitalinos.

<>

Este artículo se publico el 5 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Biodiversidad para el desarrollo

La opinión de la especialista en comunicación…..

.

Alejandra Araúz

Bajo el lema: Biodiversidad en Aras del Desarrollo, el 22 de mayo pasado se conmemoró el Día Internacional de la Biodiversidad, celebración que en esta ocasión se revistió de mayor importancia, toda vez que este año -2010- también fue declarado Año Internacional de la Biodiversidad, con el propósito de sensibilizar a la población en general sobre la importancia de la diversidad biológica, así como sus amenazas, incluyendo por supuesto, al temido y muy sonado cambio climático.

Pero toda la divulgación y los esfuerzos de promoción y movilización ciudadana están resultando insuficientes cuando al evaluar los adelantos en materia de protección y conservación de la biodiversidad, estos se siguen quedando pequeños en comparación con el avance imparable de la contaminación y la deforestación, por mencionar sólo dos flagelos.

Y es que recientemente en nuestra ciudad, la oficina regional del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) presentó en compañía de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) el tercer informe de Perspectiva Mundial sobre la Biodiversidad, en el que si bien se destaca con claridad que América Latina todavía posee la mayor biodiversidad del planeta, paralelamente el informe indica que la región también ostenta la tasa de deforestación más alta en el mundo. Cabe preguntarnos entonces: ¿qué errores seguimos cometiendo?

De acuerdo a los medios de prensa locales, durante la presentación del informe se señaló que la clave para la protección y recuperación de la diversidad biológica yace en un planificación eficiente en el uso de la tierra y del agua, la distribución equitativa de los recursos y la restauración de ecosistemas.

En otras palabras, la estrategia para conservar la diversidad biológica consiste en convencer a las personas de que los ecosistemas son vitales para la existencia humana y cruciales para la seguridad alimentaria.

El papel del ciudadano urbano –vs- el habitante rural en la protección de la biodiversidad: Persuadir a la población sobre la conservación de los ecosistemas y su repercusión en el bienestar humano representa un doble desafío, si lo abordamos desde la perspectiva demográfica, ya que a pesar de que el ciudadano urbano tiene mayor acceso a la información y a las tecnologías que la transmiten, los habitantes de las zonas rurales cuentan con el conocimiento empírico.

Afortunadamente, ya existen en Panamá iniciativas dirigidas a conservar la diversidad biológica que poseemos, destacamos al Proyecto Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño (CBMAP II) de la ANAM. Hoy por hoy, con el apoyo del Proyecto CBMAP II, hay más de 200 inversiones ambientales en seis provincias y tres territorios indígenas, que con gran ímpetu son llevadas a cabo por agrupaciones de base comunitaria. Su contribución no es abstracta y con sus acciones están impactando positivamente para contrarrestar el cambio climático.

*Corredor Biológico Mesoamericano del Atlántico Panameño.

<>

Este artículo se publicó el  5  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El Pacto de la Colina

La opinión del Periodista…

DAVID M. PÉREZ

El mes de mayo está lleno de experiencias ricas en acumulación para el movimiento estudiantil panameño, lastimosamente hoy tenemos a esta expresión del movimiento popular completamente desmovilizada en nuestro país.

Era el mes de mayo de 1958 cuando, luego de diversas jornadas que significaron más de 30 muertos, el Movimiento Estudiantil panameño, encabezado por la entonces Gloriosa Federación de Estudiantes de Panamá (FEP), logra una victoria, que, como hemos dicho, costó sangre al pueblo panameño y se adelantó en su época a la lucha estudiantil latinoamericana por una mejor educación, ‘El Pacto de la Colina’.

Todo comenzó el 2 de mayo de 1958, con la Operación Soberanía, ordenanza acatada por la Unión de Estudiantes Universitarios (UEU), luego del II Congreso Extraordinario de la FEP y que tenía como fin ejercer nuestro derecho soberano en la entonces Zona del Canal. Ese 2 de mayo, de manera pacífica y cívica, fueron sembradas de banderas panameñas muchas áreas de la Zona del Canal, burlando toda la seguridad que ejercía sobre ese territorio el ejército más grande del mundo.

Cansados de las malas condiciones educativas que imperaban en el país, existía un caos educativo, los colegios no contaban con las condiciones, no había educadores, el currículo no correspondía al momento, un grupo de estudiantes procedentes de Aguadulce, marcharon hasta la Presidencia de la República, en donde el presidente Ernesto De la Guardia se niega a recibirlos, los estudiantes anunciaron que volverían el día 19. Cuando se llegó a la Plaza Catedral, el edecán del presidente, de apellido Arias Espinoza, ordenó a la Guardia Nacional replegar a los estudiantes; una de las bombas lacrimógenas lanzada por la Guardia, golpea en el pecho al estudiante artesano José Manuel Araúz y le causa la muerte.

Toda la República se paralizó al llamado hecho por la dirigencia de la FEP, para el 21 de mayo es convocada una reunión en la Presidencia, a solicitud del rector de la Universidad de Panamá, de todos los decanos y de la dirigencia estudiantil, allí se acordó que el presidente iniciaría una investigación de la muerte del estudiante Araúz y se atenderían las solicitudes de los estudiantes.

Para el 22 de mayo, jueves, el Instituto Nacional es rodeado por unidades de la Guardia Nacional, violando los acuerdos llegados el día anterior con el presidente De la Guardia y con francotiradores, inician una masacre contra no solo los estudiantes, sino que contra el pueblo en general, lo que ocasionó unos 30 muertos entre niños, mujeres, estudiantes, obreros y ciudadanos en general.

De estos hechos son pocas las informaciones que se divulgaron a través de los medios de la época, porque el gobierno censuró a la prensa nacional, esa censura duró por lo menos tres meses. ‘Hubo una censura por parte del Gobierno de Ernesto De la Guardia, que duró tres meses y el Panamá América sacó en junio de 1958 un suplemento especial de los incidentes con las fotos de los asesinados. Hay una foto en la morgue donde están los cadáveres amontonados uno sobre otro, porque no había espacio para acomodarlos‘. Ricardo Arturo Ríos Torres, ‘Memorias de mis memorias’.

Los estudiantes sitiados en el Instituto Nacional fueron posteriormente trasladados hasta el Campus de la Universidad de Panamá y allí fueron sitiados por más de una semana por la Guardia Nacional, hasta que se firmó el denominado ‘Pacto de la Colina’, con el cual se pone fin a los sucesos acaecidos en mayo del 58. Entre otras cosas el pacto intentaba lograr el compromiso del gobierno y los representantes estudiantiles de resolver la crisis educativa y dar cumplimiento a las aspiraciones de los estudiantes, se crearían nuevos impuestos que permitirían disponer del dinero necesario, se acordó el pago de indemnización a la familia de los fallecidos y lesionados. Se acordó que los comandantes de la Guardia Nacional serían nombrados y removidos por el presidente de la República.

El 29 de mayo el Pacto de la Colina puso fin a la violencia que se vivió en Panamá semanas antes, pero al final no resolvió el problema educativo y durante los meses que siguieron se dieron nuevas manifestaciones y cierres de escuelas.

El Pacto de la Colina fue oficializado mediante la Ley No. 50 del 30 de octubre de 1958.

<>

Artículo publicado el 5 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Los métodos de urbanismo son compatibles con el ambiente?

Reproducimos el artículo de opinión de….

Claudia Martans

Hoy, cuando celebramos el Día Mundial del Medio Ambiente, a nivel nacional e internacional se celebran reuniones, talleres, seminarios y foros sobre la importancia de cuidar nuestro ambiente, lo que nos parece una contradicción en el caso de Panamá, si miramos la forma en que se ha venido urbanizando el país.

Estamos de acuerdo en que, específicamente, la ciudad de Panamá se empieza a ver como una metrópoli del primer mundo, con rascacielos impresionantes y modernos. Sin embargo, hemos adoptado patrones de desarrollo según los cuales los edificios se construyen casi adosados uno al otro; en donde los barrios de casas residenciales han dado paso a este tipo de inmuebles, y en las áreas revertidas (en las que lo bonito de las mismas eran las edificaciones cónsonas con el ambiente) los espacios verdes, dentro de poco serán inexistentes.

No es solo construir edificios por construir. Tanto la sociedad civil como las instituciones públicas, que son varias en este tema, deben planificar qué consecuencias ambientales conllevan este tipo de obras. Al erigir edificios sin una verdadera proyección futura, se ejerce una gran presión en las ciudades, dando como resultado: alcantarillados colapsados, aguas estancadas, más demanda por el recurso hídrico, el problema de los estacionamientos, más basura, problemas ambientales; en fin, se altera toda la infraestructura básica del país.

No estamos en contra del desarrollo, por el contrario, reconocemos que esto ha hecho que la economía de Panamá se mantenga bastante estable y en crecimiento, pero reiteramos que debe ser un desarrollo planificado, para saber hasta dónde y hasta cuándo son posibles y sostenibles estos patrones.

En Panamá hemos avanzado con legislación ambiental que promueve el desarrollo sostenible, es por ello que con la nueva reestructuración del antiguo Ministerio de Vivienda ahora Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorial (Ley No. 61 de 2009) se han aprobado normativas como la Resolución No. 4 de 2009 que introduce el procedimiento del desarrollo urbano y en donde se debe consultar a urbanistas para el diseño del crecimiento en el país. Esperemos que así sea.

Panamá es signataria de acuerdos internacionales ambientales que profesan el desarrollo sostenible, incluso algunas se refieren a aumentar la creación de áreas protegidas para salvaguardar los recursos naturales especialmente de los países en desarrollo, de las grandes presiones demográficas, económicas, de patrones insostenibles de urbanización, del deterioro ambiental. Por ende, es una violación a todos estos principios cualquier intromisión en estas áreas protegidas, como el sonado caso del Parque Natural Metropolitano.

Esto no es nuevo, no soy ni la primera ni la última que escribe sobre este tema, pero es una pequeña reflexión en el Día Mundial del Medio Ambiente, ya que de seguir con estas tendencias podríamos tener a futuro problemas graves que pudieran ser letales cuando se combinan con fenómenos naturales como los que se predicen con el cambio climático.

La madre naturaleza puede paralizar nuestras vidas, prueba de esto fue lo que ocurrió tras la erupción del volcán en Islandia en que toda Europa quedó inmovilizada.

<>

Este artículo se publico el 5 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Las teorías cognitivas: una mirada desde la educación especial

La opinión de la Psicopedagoga  Especialista en Discapacidad e inclusión Educativa, y en dificultades en el Aprendizaje…..

.

Brizeida Hernández

Desde la mirada de la educación especial nuestra labor docente es contribuir al desarrollo y transformación de la comunidad en general. El aprendizaje es un proceso activo de construcción permanente que parte de la experiencia que se tenga de la vida.   El estudiante se convierte en el responsable de su propio aprendizaje, mediante su participación y el acompañamiento del docente como tutor de los procesos.

La aplicación de estrategias, métodos y guías que impulsen el crecimiento cognitivo, de la mano de una línea teórica que sustente nuestro accionar, es necesario favorecer entonces, funciones claves como: la retención, comprensión y uso activo del conocimiento, vincular la habilidades y potencialidades, la reflexión, la familiaridad con los problemas y sus soluciones. La acción estratégica para aprender supone, la habilidad para planificar y tomar decisiones contextualizadas.

Es así como la educación especial promueve el aprendizaje por descubrimiento, experimentación y manipulación de realidades concretas, pensamiento crítico, diálogo y cuestionamiento continuo.

La meta como facilitadores del proceso de aprendizaje es recuperar las ansias de saber, las inquietudes, la búsqueda, el deseo de descubrir, incentivar la curiosidad, la indagación, transmitir el sentido de la sabiduría, rescatar el razonamiento y el diálogo. De igual forma reelaborar conceptos, categorías, estructuras básicas de los saberes.

En la escuela observamos a los estudiantes como desarrollan y alcanzan procesos cognitivos cada vez más complejos, recogen la información, la comprende interpretando en base a los conocimientos previos, confirma y hace uso del conocimiento con las conjeturas, hipótesis, evidencias para luego juzga o valorar el resultado y incorpora a su vida diaria.

Los estudiantes adquieran habilidades o herramientas necesarias para competir según el nivel que cursan entre las que podemos analizar esta la capacidad de análisis y síntesis; capacidad de organizar y planificar; el conocimientos generales básicos; comunicación oral y escrita en la lengua; habilidad básica del manejo la informática y la toma de decisiones.

La aplicación de práctica pedagógica cognitiva asegura el desarrollo de la capacidad de aplicar los conocimientos en la práctica, la habilidad de investigar, capacidad de aprender, de adaptarse a nuevas situaciones, de generar nuevas ideas, liderazgo ente otras.

El planeamiento curricular responde a teorías le permitan generar procesos formativos de mayor calidad, sin perder de vista el equilibrio necesario entre las demandas que exige la sociedad, permite un acercamiento más dinámico a la realidad del mundo, desde una visión integral y crítica de los nuevos roles que asumen la enseñanza y el aprendizaje.

Las teorías cognitivas consideran al estudiante el centro del aprendizaje y por ello es necesario reforzar el pensamiento crítico del mismo, con el objeto de que este cuente con herramientas que le permitan discernir, deliberar y elegir libremente, de tal forma que pueda comprometerse con la construcción de sus propias competencias académicas.

<>

Este artículo se publicó el  5  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

CEMIS: De contrato leonino a esperanza…

La opinión de…

ALESSANDRO  GANCI

Este es el primero de tres artículos donde intentaré realizar un análisis sobre los hechos y conjeturas que han rodeado el caso CEMIS desde su inicio a la fecha.

El 26 de diciembre del año 2001 fue un día de júbilo para Colón, luego de tres meses de consultas con 26 organizaciones por parte de la Comisión de Comercio de la Asamblea, el Ejecutivo, esta vez con la firma de todos los ministros, entregaba por segunda vez a la Asamblea el Proyecto de Ley número 153 entre el Estado y el Consorcio San Lorenzo para el establecimiento del Centro Logístico de Transporte Multimodal y Servicios Internacionales (CEMIS). Las tribunas abarrotadas y el voto unánime de legisladores de todas las bancadas convertían este proyecto de más de 300 millones de dólares y sus probables 30000 plazas de empleos en la solución para el desempleo colonense… o así parecía.

El contrato ley original era evidentemente leonino para la nación, las concesiones otorgadas al Consorcio superaban por mucho el pliego de cargos y situaban a la Zona Libre de Colón en franca desventaja. El Estado otorgaba 300 hectáreas para su desarrollo más todas las que el consorcio necesitara sin especificar. Eximía al consorcio y sus usuarios del pago de impuestos de ITBM, renta e importación, pero a su vez lo facultaba a establecer y cobrar las tasas, derechos, permisos de construcción y movimientos comerciales.

Dentro de esta zona y con los mismos privilegios se podrían construir urbanizaciones, centros deportivos, hoteles, hospitales y vías férreas. La concesión podría extenderse de manera automática por 80 años y por si fuera poco, el Estado le otorgaría un crédito por toda la inversión que incluía la infraestructura, el movimiento de tierra y la construcción por encima del pliego de cargos que solo otorgaba infraestructura y además obligaba al Estado a prestar servicios gratuitos de vigilancia, cuarentena, salud, etc. El régimen laboral aplicado a los empleados, los concesionarios y usuarios sería el mismo del de las zonas procesadoras.

El contrato así concebido crispa las fuerzas vivas colonenses. Los usuarios, sindicatos, movimientos organizados de Colón, APEDE—Colón, Cámara de Comercio y otras organizaciones expresan sus reservas, incluso desde adentro, el entonces ministro del Canal rehúsa avalar con su firma semejante estropajo. Por lo anterior, y ante la presión popular, el Ejecutivo decide retirar de la Asamblea la Resolución de Gabinete Número 74 y se comisiona al entonces presidente de la Comisión de Comercio, Laurentino Cortizo, a iniciar consultas que cambiarían para bien un 80% de su contenido.

El contrato modificado respetó el pliego de cargos. Solo otorgaría aéreas adyacentes para el desarrollo futuro, hace valer los derechos del Estado y Municipios en el cobro de tasas y servicios, el crédito solo se otorgaría por la infraestructura, la concesión y prórrogas se reducen a 60 años y el traspaso al Estado es gratuito, la Administración de la Zona Libre cobra los movimientos comerciales, y se igualan los derechos y obligaciones de los usuarios. No se podrían realizar construcciones no relacionadas directamente con el objetivo del proyecto (viviendas, hospitales, etcétera) y se respetarían los derechos de los trabajadores de las empresas prestadoras de servicios. Además, el consorcio deberá pagar por los servicios que el Estado le preste.

Tres meses de negociación y consenso habían rendido sus frutos, al punto que la entonces presidenta de la Asociación de Usuarios, Digna Donado, afirmó: ‘Yo, con toda confianza y responsabilidad, como presidenta de la Asociación de Usuarios, uno de los grupos más afectados por el contrato original, (puedo afirmar que) ahora nos sentimos tranquilos, sentimos que podemos trabajar con el consorcio en equidad, con libertad e igualdad de condiciones’.

Nada presagiaba entonces la vorágine de desafortunados eventos que culminarían en el año 2008, con la revocación y cancelación consensuada de la concesión para construir el CEMIS.

Finalizaba así una oportunidad de oro que, poco a poco, transformó una esperanza en decepción, cuando el 16 de enero del 2002, el legislador Carlos Afú Decerega admite ante los medios haber recibido junto a otros legisladores la suma de 6000 dólares para su aprobación, iniciándose un periplo entre la ciudadanía y los órganos del Estado encargados de administrar justicia, que aún hoy (2010) está lejos de terminar.

En la próxima entrega analizaremos la investigación y sus consecuencias.

*Asociación Conciencia Ciudadana.italpana@hotmail.com

<>

Artículo publicado el 5 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá ,   a quienes damos,  lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.