El medio ambiente y la Policía

La opinión de…..

Samuel Lewis Galindo

Con motivo de las leyes sobre el medio ambiente y la Policía Nacional que fueron aprobados recientemente por la Asamblea Nacional y que tanta efervescencia han creado en muchos ciudadanos manifesté, en ocasión anterior, que el problema ambiental viéndolo en forma objetiva y con sentido práctico hay que evaluar cada caso independientemente a fin de determinar el beneficio colectivo del país como un todo.

Debe analizarse cada caso individualmente y si se tiene que permitir la explotación de una hidroeléctrica o una mina que toda el área a su alrededor sea convertida en grandes bosques, para minimizar todo perjuicio ecológico.

No podemos atentar contra nuestra naturaleza, pero tenemos que ser prácticos y tampoco impedir el progreso de la nación. Si en el pasado los grupos ambientalistas hubieran tenido la pujanza o fuerza de hoy posiblemente no hubiéramos tenido el Canal de Panamá donde desaparecieron tantos pueblos y se afectó a miles de personas y ninguna de las carreteras hacia Colón, ni la Panamericana y la hidroeléctrica del Bayano, que inundó varias áreas, serían solo un proyecto más y no una realidad.

A fin de aclarar ciertos aspectos que la nueva ley ambiental ha causado, el gobierno nacional, al reglamentarla, debe explicar ampliamente muchas cosas que son preocupantes, entre ellas el que se aproveche la misma para llevar a cabo la apertura inconveniente del “Tapón del Darién” que tanta oposición tiene y también aclare que entiende el Ejecutivo por “interés nacional o social”.

El proyecto tal cual, sin una reglamentación adecuada, podría prestarse a abusos por este gobierno o cualquier otro. Toda ley tiene una reglamentación y es muy importante que ahora que ciertos artículos de la ley ha inquietado a un gran sector, esta se haga cuanto antes.

Con respecto a la ley que reglamenta el uso de armas y la responsabilidad de los miembros de la Policía Nacional en el ejercicio de sus funciones, parece que esta es innecesaria, pues señaló, con toda claridad, Don Juan Carlos Tapia en su programa televisivo que desde los tiempos del Dr. Ernesto Pérez Balladares existe una disposición legal que contiene exactamente igual a lo que se persigue con la nueva ley. Es decir, la nueva ley es una calcomanía.

También en este caso se le aclararía, con una reglamentación, preocupaciones que algunos sectores tienen de que los policías puedan estar al margen de la justicia si cometen cualquier abuso en el cumplimiento de su deber.

<>

Este artículo se publicó el  30  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La buena amante

Poder compartir con tu pareja sin inhibiciones y sin tabúes todo lo relacionado con el sexo es muy hermoso-  La autorizada opinión de la Psicóloga Clínica especialista de la conducta humana….

GERALDINE EMILIANI   

Hay mujeres que piensan que con amar es suficiente. Sin embargo, pasa el tiempo y se van agotando los deseos de entregarse sexualmente y acaban por hacerlo porque el cuerpo así lo desea o porque la pareja lo pide, o por cumplir con el deber de esposa, igual como si tuviera que planchar, lavar o preparar la comida.

¿Recuerdas cuando eran novios y se escapaban para darse un beso, para acariciarse o para quedarse con el deseo de entregarse sexualmente o de repente lo hacías porque tu mente y tu corazón lo anhelaban?

Ahora ya casada con el amor de tu vida, olvidas el motivo primordial que te hizo unirte a esa persona, ya para ti no es lo mismo, lo tienes a tu disposición, en tus noches, en tus amaneceres y se vuelve todo rutina en la relación.

Hace falta reavivar esa pasión, hace falta convertirte en amante, volverlo loco de deseo al mirarse. Haciendo que cuando él esté fuera de casa piense que en su hogar está una mujer enamorada que le espera con ansias y deseos, una mujer seductora que se ha convertido en su amante permanente, sin darle tiempo a pensar en nadie más que en ella.

Bien sabes que a veces la infidelidad del hombre se lleva a cabo porque en casa no se siente satisfecho en cuanto al sexo con su mujer, aunque no en todos los casos. Pero medita al respecto, sobre el porqué tu hombre tendría que buscar en la calle lo que tú misma puedes darle. Para ello debes disfrutar el momento, afianzar la pasión entre los dos y vivir realmente el amor de pareja.

Es importante que cuando llegue a casa te encuentre bella, que sepa que encontrará un sin fin de travesuras para compartir, un sin fin de momentos locos en los que solamente existirá la pasión entre los dos…

¡Qué bello el poder compartir con tu pareja sin inhibiciones y sin tabúes todo lo relacionado con el sexo!

Para qué esperar que llegue otra mujer y le dé todo lo que tú puedes darle… el amar no sólo es decir frases bonitas, el amar no sólo es tenerle la mesa servida, el amar es entrega en su totalidad en todas las facetas de la vida, en todos los momentos, y más aún en la cama en donde finalmente se construyen las ideas y se logra tener al esposo satisfecho y sumiso para poder tenerle a tu lado.

Una buena esposa amante les hace nacer el deseo de construir un mundo bello para su mujer, esa amante-esposa y amiga que tiene en su hogar y que sabe tendrá que proteger y cuidar para tenerle siempre feliz y se trasluce en el rostro, porque la felicidad rejuvenece al ser y le hace caminar con la sonrisa plena de saberse una persona feliz. Inténtalo y verás…

Cariños… Geraldine

<>
Artículo publicado el 27 de noviembre de 2009 en el diario Estrella de Panamá por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Gobierno Pacman

La opinión del político…..

Rafael  Pitti 

Sin perder la objetividad y concediendo beneficio de duda, algunas cosas positivas se han realizado en esta administración. Sin embargo amigos (as) lectores, no les parece que el gobierno está mostrando similitud con el clásico juego del come cocos que devora todo lo que esté a su alcance. En este divertido juego de astucia y agilidad mental, el jugador genera y aumenta los niveles de adrenalina y éxtasis que produce el placer del triunfo en el banquete.

“Las próximas elecciones son la verdadera oportunidad del pueblo panameño”. Mayor seguridad en las calles, control de la canasta básica, pensiones para todos los adultos mayores, becas y “un metro del primer mundo que conecte a Panamá con el futuro”. El gobierno tiene mucha plata. Yo si sé como hacer las cosas, soy un hombre exitoso y no necesito robar. Así se expresaba en campaña política el entonces candidato Don Ricardo Martinelli Berrocal. Y como dice la mitología griega en la leyenda de Ulises, que el canto de las sirenas si lo oías te hechizaba y te volvía loco; ocurrió con los electores en mayo de 2009, quedaron cautivados y encantados con las promesas. Hoy como Presidente de la República, otro es su discurso, “No puedo solo”, “Juntos podemos lograrlo”, “el que más tiene, más debe pagar”, etc.

La triste realidad es otra, las reformas fiscales so pretexto de incentivar la inversión, redujo los impuestos a los poderosos de 30% a 25%. En la misma, la introducción de lanchas de paseo y lujo (yates) incluyó materia arancelaria proclive a la evasión o ínfima tasa impositiva entre otras. Con el cuento de que los impuestos servirán para la construcción de obras y programas sociales, las transacciones con tarjetas de crédito subieron de 0.60 a 0.80 y B/ 1.00 más el nuevo impuesto. Se incluyeron las propiedades horizontales e inmuebles. Que decir del 7% que entra a regir el 1 de julio cuyas dimensiones elevará el costo de vida. Útiles de aseo del hogar y personal como insumos de comercios, serán trasladados inmisericordiosamente a la población en lavanderías, salones de belleza, restaurantes, talleres y todas las actividades paralelas a la vida cotidiana. ¿Hay conciencia y generosidad del “cambio” a leyes introducidas por el gobierno para con el pueblo panameño? Personalmente no lo creo porque la legislación laboral y otras medidas tienden a rebajar la libertad y calidad de vida de los panameños. Pero más preocupante todavía son las leyes aprobadas recientemente para utilizar dineros ahorrados del fondo fiduciario, del programa de Pensión, Vejez, Invalidez y Muerte de la CSS en compras no justificadas con claridad pública. Por otro lado una actitud del Jefe del Ejecutivo prepotente y poco tolerante que no admite sana contradicción. Señor presidente, el respeto no se impone con miedo, el respeto se gana, cultívelo con voluntad. La Justicia, Democracia, Libertad y Estabilidad Política, redunda en la tranquilidad y paz social que todos aspiramos.

<>

Este artículo se publicó el  30  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Las tres catástrofes

La opinión de….

Pedro J. Sarasqueta S.

Hoy la ciudad de Panamá se encuentra ante una catástrofe sutil, que aunque no es resultado de violencia física influirá de manera negativa sobre el futuro de esta, nuestra ciudad.

Esta ciudad que sufrió en carne viva la avaricia corsaria que barrió sobre el imperio español en 1671, personificada por Henry Morgan, llevando así a la fundación de la nueva ciudad de Panamá en 1673. H  oy conocemos este patrimonio de la humanidad como Casco Antiguo. Semilla de donde germinara la nueva y moderna ciudad de Panamá.

Algunos siglos después, la ineptitud política de Estados Unidos con respecto a Panamá en la década de 1980 culminó en el infame bombardeo de El Chorrillo en 1989, cobrando incontables vidas y poniendo al descubierto que, incluso en momentos de tragedia nacional, nuestra sociedad vive en una separación social imperdonable.

Este bombardeo fue el inicio de la nueva República, una democrática y en búsqueda de un mejor futuro. La nueva, la tercera, la sutil catástrofe tiene nombre y apellido: Bosco Vallarino.

La pérdida del manejo de la recolección de basura, es decir el 40% del presupuesto municipal, es solamente el más obvio desenlace de la situación a la que está expuesta nuestra ciudad de Panamá: el total y absoluto descalabro de su autonomía política.

¿Cómo puede ser que los ciudadanos de una ciudad, con una historia, un orgullo tan propio, ni siquiera puedan expresar su opinión o intentar intervenir en la construcción de algo tan esencial como un sistema de transporte masivo en su seno? ¿Por qué el alcalde de la ciudad de Panamá, el segundo puesto de elección popular de mayor importancia, después del de Presidente de la República, no lucha por los intereses de su ciudad de manera decidida y firme, defendiendo su presupuesto?

El señor Bosco Vallarino, además de llegar con dudosa legitimidad al cargo, es incapaz de proveer una visión política para la urbe capitalina o, por lo menos, ofrecer capacidades administrativas. Él ha logrado hacer definitivamente de la ciudad de Panamá un órgano político equivalente al apéndice; un órgano biológico innecesario.

Todo ciudadano capitalino pensante tiene ante sus ojos el pérfido aumento del poder Ejecutivo a costas de la ciudad de Panamá. Nuestro alcalde le ha dado al Gobierno nacional la excusa perfecta para desmantelar la única posible fuente de oposición política fuera del parlamento.

Es de exigir del Consejo Municipal que inicie el proceso necesario para retirar a Bosco Vallarino de su cargo, ya que este parece estar ciego a su incapacidad y su rol como chivo expiatorio del Gobierno.

Si esta tercera catástrofe no es solucionada rápidamente, será probablemente imposible arrebatarle en un futuro al Gobierno central la autonomía para realizar proyectos que no pueden ser, por su límite geográfico, parte de una política nacional. Además de aumentar aún más el ya abultado poder constitucional y legal del Ejecutivo.

Oremos para que nuestra ciudad y sus honrados ciudadanos tengamos la fuerza de vencer a esta tercera, tan peligrosa catástrofe.

<>

Este artículo se publico el 30 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿La esposa de Noriega era una empresaria rica?

La opinión de…..


Virgilio Correa 

Anteayer en la mañana, escuchando una radio francesa, el abogado de Noriega en París, dijo que el dinero de Noriega, encontrado en los bancos franceses e inversiones, provenían del trabajo de su esposa, una mujer rica de empresas privadas en Panamá (¿?).

Al iniciarse el juicio de Noriega ayer en la tarde aquí en París, el ex militar panameño se juega hasta diez años de cárcel. Como lo escribimos hace un año, el coronel Chávez Frías negoció con Sarkozy, a propósito de Ingrid Betancourt, que el ¨Chacal venezolano¨ (Carlos el terrorista), le cediera su celda a Noriega y el Chacal fuera a una cárcel francesa más cómoda. El padre de Carlos Illitch Ramírez es un gran dirigente chavista, de la extrema izquierda populista de Venezuela.

Leyendo los diarios panameños, leíamos las declaraciones del presidente Martinelli sobre los ¨manzanillos¨ y gente enquistada al poder de turno.

Pensamos que la esposa de Noriega hace más parte de ese tipo de gente, que del gremio empresarial panameño.

Con esto corregimos al abogado francés. Nunca esta señora estuvo vinculada a negocios tradicionales y reales, que la obligaran a trabajar todos los días, a pagar una planilla, a vivir el riesgo financiero de un miembro de la Cámara de Comercio, del Sindicato de Industriales, de la CAPAC, de la AUZLC o de la Asociación Bancaria de Panamá. Ella fue siempre la antítesis de estos preceptos.

La Fiscalía francesa debería pedir una aclaración al gobierno panameño, para deslindar la supuesta riqueza de la señora de Noriega, cotejada con sus declaraciones de renta y dividendos. Sería bueno que el ministerio de Economía y Finanzas retrase las declaraciones de renta de la señora de Noriega de 1980 a 1990, para ver que empresas ella representaba en Panamá, para certificar las palabras del abogado de Noriega, que incluso afirmó, que ¨Noriega era el presidente de Panamá y por tal motivo, no puede ser juzgado en Francia, según la jurisprudencia universal¨?

<>

Este artículo se publicó el  30  de junio de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ilusiones, decepciones, esperanzas…

La opinión de la Abogada y Ex Diputada de la República…

MIREYA LASSO


La calificación positiva o negativa de las ejecutorias del gobierno, al cumplir su primer año de gestión, depende del matiz político de quienes las evalúen, pero los ciudadanos independientes podemos llegar a nuestras propias conclusiones con solo comparar lo hecho —y lo dejado de hacer— en esta etapa inicial de gobierno, con las propuestas contenidas en el Plan de Gobierno del Cambio.

Opino que el saldo que arroja esa comparación indica que es más lo que se ha dicho (promesas) que lo que se ha hecho (resultados) hasta ahora, con la consecuencia de que muchas ilusiones alimentadas en la campaña electoral pasada se han convertido en agrios desencantos, que sufren quienes favorecieron la perspectiva del cambio radical que daría un drástico giro y nuevo rumbo al país.

A pesar del desaliento generalizado y aunque tengamos justificadas dudas, quisiera confiar en la inteligencia de las autoridades para abrigar nuestra esperanza de que en los próximos cuatro años veamos concretadas las promesas hechas porque, según promete el Plan de Gobierno del Cambio:   ‘Vamos a gobernar en base a resultados y no sobre promesas vacías’.

Del lado positivo solo podríamos apuntar, como resultados concretos del período, el grado de inversión logrado por el MEF —gracias a más impuestos, no a menos gastos—, mochilas, aumento de salarios, Internet gratuito y organización de juegos deportivos internacionales.

Las decepciones en el campo político incluyen una irrazonable irritación ante la presión de grupos que tratan de ejercer sus derechos ciudadanos y también el desprecio por algunas prácticas democráticas, como la aprobación de leyes a tambor batiente en sesiones legislativas extraordinarias a puertas cerradas, método defendido como más legítimo que las facultades extraordinarias otorgadas al Ejecutivo al estilo del gobierno anterior.

No se observan esfuerzos por cultivar valores cívicos, morales y éticos en los jóvenes. No se ha cumplido con la eliminación del nepotismo ni el clientelismo político; no se han reglamentado los ingresos de cónsules panameños para evitar anteriores enriquecimientos desmedidos; no se ha obligado a funcionarios de manejo a presentar un informe anual de sus bienes.

Para que la utilización de los corredores Norte y Sur fuese menos costosa al usuario, se prometió la compra de ambos; hoy el gobierno anuncia su intención de adquirirlos, pero aclara que los peajes no serán reducidos, porque los préstamos para comprarlos deberán ser amortizados a las entidades prestamistas con el producto de esos peajes.

A pesar de muchas inconsistencias semejantes entre lo prometido y lo cumplido hasta ahora y de que recientes encuestas indican que los panameños se muestran pesimistas frente a la situación económica nacional, prefiero mantener viva la esperanza de que en los siguientes cuatro años se materializarán muchas de las ilusiones creadas y no quedarán olvidadas como espejismos frustrantes.

Obras materiales prometidas, pero todavía sujetas a tramitación burocrática, como ampliaciones de carreteras, transporte público de la capital, rehabilitación de Curundú, campos deportivos para competencias internacionales, mercados, aeropuertos y hospitales exigirán supervisión estrecha para asegurar que se realicen a tiempo y garantizar su óptima calidad, y transparencia para prevenir extralimitación en costos. Programas como 100 para los 70 —bien intencionado, pero mal ejecutado—, Red de Oportunidades, becas universales y otros subsidios similares requerirán una estricta fiscalización para evitar el derroche y el clientelismo político.

Un aspecto extremadamente sensitivo es el valor que se reconozca a la creación del clima adecuado para cimentar el sistema democrático que respete las competencias independientes de cada Órgano del Estado y que justiprecie el derecho soberano de gobernados a participar como miembros dinámicos de la sociedad civil.

Es esencial evitar acciones que hagan peligrar la paz social, que es indispensable para propiciar la atracción de inversiones que constituyan fuentes de trabajo para los panameños. Lejos de crear zozobra, incumbe al gobierno conjugar armónicamente el progreso económico, las libertades políticas y el respeto a los derechos humanos. Se trata del arte de gobernar bien.

<>

Artículo publicado el 30 de junio de 2010  en el  Diario La Estrella de Panamá , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Sólo nos va bien en Sudáfrica?

La opinión de….

Virgilio Levaggi

La participación latinoamericana en la Copa Mundial ha sido muy buena. Recientemente, ciudadanos de la patria grande han sido distinguidos durante los premios Oscar y los festivales de cine de Cannes y Berlín. Hay una nueva generación de escritores jóvenes y el mundo baila con nuestra música. ¿Estamos ante un nuevo boom latinoamericano?

En mayo, 51.6% de los entrevistados por Publiscopio expresaron que su situación económica era regular, 13.2% bastante mala y 5.8% muy mala. Entre 2007 y 2009 aumentaron, en la madre patria, en un millón los pobres, y hoy son nueve millones en ese país.

Más allá de las estadísticas, un hombre –español o extranjero– entre 25 y 49 años, con dos o más hijos a su cargo y desempleado, es el perfil de las personas que en España se encuentran en mayor riesgo de exclusión social. El desempleo en España casi triplica la tasa promedio mundial.

En mayo, 11.3% de los norteamericanos pensaba que sus ingresos aumentarían en el siguiente semestre y 16.6% pensaba lo contrario: por primera vez en cuatro décadas eran más los norteamericanos que creían que estarían peor. Ese mes el informe del Departamento de Trabajo sobre nuevos empleos señaló que aún cuando se esperaba que el sector privado generara alrededor de 150 mil, sólo se llegó a 41 mil. El índice Dow Jones cayó.

En España se tardaron ocho años en volver al número de desempleados de larga duración del período anterior a la crisis de los 90. La situación actual es más compleja pues, entre otras razones, los españoles ya no reciben tantas ayudas comunitarias para financiar sus políticas laborales activas.

Dado que en Estados Unidos no se cuenta como desempleadas a las personas que no han estado buscando trabajo el mes anterior, se estima que no se han contabilizado 2.4 millones de personas que abandonaron la fuerza de trabajo o no entraron en ella durante los últimos 28 meses. Ellos deberían agregarse a los 15.3 millones oficialmente desempleados. En junio de 2004 los desempleados de largo tiempo eran 2 millones y el pasado abril llegaron a 6.7 millones.

Mientras que Europa enfrenta su crisis con austeridad y ajustes, en Estados Unidos se mantienen los planes de estímulo, aunque el objetivo es el mismo: crecer para pagar las deudas.

La crisis de 2008 no ha tenido en América Latina un impacto tan dramático como en el norte. La contracción en 2009 fue de 1.7%, envidiado por los países desarrollados. Este año el crecimiento económico de la región podría superar el 4%. Hoy ya se registran los niveles de riqueza de 2007, previos a la crisis. Este año se espera que el desempleo urbano disminuya a 8.2%.

De los 30 millones de brasileños pobres, en 2014 quedarían la mitad. Hace ocho años, en Brasil, 50 millones de sus 190 millones de habitantes eran pobres; 20 millones de ellos se han incorporado a la clase media. En el Perú la pobreza rural ha disminuido de 70% a 60% en tres años, y la pobreza en general, que incluye la urbana, ha disminuido en el mismo lapso en 12.5%.

En la actualidad uno de cada seis europeos tiene dificultades para pagar cada mes las facturas de servicios del hogar y el plan europeo de lucha contra la pobreza busca que 20 millones de europeos abandonen la pobreza en la próxima década.

Algunas cosas hemos venido haciendo bien los latinoamericanos; pero falta para que las buenas políticas se institucionalicen. La lucha contra la desigualdad, a través de más y mejores empleos, debe ser prioritaria para consolidar la gobernabilidad democrática al sur del río Grande.

<>

Este artículo se publico el 30 de junio de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.