Hidroeléctricas, ¿nuevo destino?

La opinión de…..

cccc

Javier Pérez

Los panameños, especialmente los chiricanos, tendremos en pocos años un nuevo atractivo turístico: “El circuito de las hidroeléctricas”. La Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) debe ir pensando en la forma de promocionar nuestro país como el único que tendrá más de 20 hidroeléctricas en un solo río, el Chiriquí Viejo, con una longitud de 128 kilómetros, lo que equivale a una hidroeléctrica por cada 6.5 kilómetros, y que será nuestro río insignia para promocionar el nuevo destino turístico de Panamá.

Como la actividad ecoturística del River Rafting (que no causa ningún daño ambiental) habrá desaparecido totalmente del río Chiriquí Viejo –que a propósito tiene uno de los mejores rápidos del mundo para ese deporte compitiendo, incluso, con nuestro vecino Costa Rica– podremos hacer caminatas por el camino de piedra, cuyo atractivo principal serán los monumentales monstruos de concretos, símbolos del consumismo extremo, vulgar y ostentoso de la ciudad de Panamá y las grandes ciudades de Centroamérica; incluso la ATP podría construir un museo del rafting para aquellos nostálgicos que alguna vez vinieron a nuestro país a practicar ese deporte.

Quiero aclararles que no soy un empresario ni estoy vinculado a la actividad del River Rafting, empero sí he practicado ese deporte y considero que todos los panameños deberían hacerlo una vez en su vida para que conozcan el atractivo turístico que se perderá.

La cantidad de hidroeléctricas que el Estado planea construir en un solo río, muchas actualmente en construcción, es obscena. ¿Por qué el río Chiriquí Viejo tiene que cargar y pagar los excesos energéticos de la ciudad capital y de los países centroamericanos que necesitan más energía para cubrir su demanda? Este río debería ser declarado parque nacional por ser tan famoso en el mundo para la práctica del rafting y la observación de aves. Con esta política, la Secretaría de Energía nos da el mensaje de que si la gente consume más, entonces hacemos más hidroeléctricas, en lugar de incentivar el ahorro o la investigación y producción de energías que no perjudiquen el medio ambiente.

La capacidad energética del país puede cubrir la demanda actual. Las hidroeléctricas que se construyen en el Chiriquí Viejo serán para exportar energía a nuestros hermanos centroamericanos. Pregunto ¿por qué Costa Rica no construye más hidroeléctricas, si tiene buenos ríos para eso? Ellos no lo harán, porque perjudicaría su marca como destino ecoturístico.

Meses atrás practiqué el rafting junto con un grupo de extranjeros y comprobé que para ellos la única emoción del deporte no eran los rápidos, sino la diversidad de aves. Incluso un simio, que para los panameños pasaría como algo común, para ellos fue todo un espectáculo. Los que están en el negocio del ecoturismo saben de lo que hablo.

En fin, para qué seguir cansando con este tema, es mejor invertir el tiempo en cómo promocionaremos el nuevo destino turístico de las hidroeléctricas que tendremos en Panamá.

<>

Este artículo se publicó el 25 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: