Balance político

La opinión de…..

cccc

JOSÉ I. BLANDÓN C.

Hace dos semanas La Estrella de Panamá ,   publicó la última encuesta de Dichter & Neira, cuyos datos de campo se tomaron entre el viernes 7 al domingo 9 de mayo del 2010.   La muestra fue de 1200 entrevistas, con cuestionarios cara a cara y con un margen de error de ± 2.9%. Los resultados desataron inmediatamente una polémica por el nivel de influencia que tiene las encuestas en los sectores políticos.

En esta encuesta el presidente obtuvo 71.3% de evaluación excelente y buena, lo que constituye una caída estadísticamente significativa de 9.2%, al compararlo con el mes de abril.   El gobierno en su conjunto obtuvo una calificación entre bueno y excelente entre 67.8%, lo que significa una caída estadísticamente significativa del 7.8% al compararlo con el mes anterior.   La popularidad del presidente sigue siendo una de las más altas para todos los mandatarios de América Latina.

Por primera vez, Dichter & Neira hace una comparación entre el actual gobierno y la pasada administración de Martín Torrijos.    Con la pregunta: “ ¿Cómo considera que está la situación del país en cada una de las siguientes áreas…?    Diría usted que es mejor, igual o peor que con el anterior gobierno ”.

Las áreas evaluadas fueron educación, salud, lucha contra la corrupción, empleo, seguridad, transporte y canasta básica. Los encuestados encontraron que solo en educación el gobierno de Martinelli lo está haciendo mejor que el gobierno de Martín Torrijos.

Resultados dramáticos se obtuvieron en canasta básica, en donde solo el 4.3% de los encuestados dice que en la administración Martinelli está mejor y el 57.4% dice que está peor que cuando el gobierno de Martín Torrijos. Igual situación tienen el transporte y la seguridad pública. Este es un fuerte elemento de cómo percibe el electorado su realidad concreta.

El 52.5% de los encuestados considera que bajo la Administración del presidente Martinelli la libertad de expresión está en peligro. Mientras tan solo el 36.4% considera que no está en peligro. Esto evidencia claramente que el enfrentamiento del presidente y parte de su Gabinete con los medios de comunicación es una política equivocada y le está haciendo daño a su imagen pública. En los últimos días se nota un intento de mejorar las relaciones del Ejecutivo con los medios de comunicación.

El presidente de la Asamblea Nacional, José Luis Varela, tiene una evaluación positiva de 59.9%, más alta que la percepción positiva que tiene su hermano, el vicepresidente de la República y aspirante a candidato para la Presidencia de la República en el 2014.   Mientras en el polo opuesto se encuentra el alcalde de la capital, que tiene una percepción negativa del 79%, un hecho sin precedentes en la historia política nacional.

En el plano de los partidos, el electorado piensa que hay un debilitamiento en la alianza de gobierno y en los partidos de oposición.   Los temas que preocupan al panameño son: el costo de la canasta básica, el transporte público, la seguridad, el empleo, la corrupción, la salud y la educación en ese orden.

Una tormenta política ha desatado la serie de artículos que se han publicado desde Costa Rica en el periódico digital elpaís.cr ,   en donde se hacen fuertes ataques y acusaciones contra el presidente de la República de Panamá, Ricardo Martinelli.   La información aparecida en este diario digital intenta vincular al presidente panameño con sus primos detenidos en México por lavado de dinero procedente del cartel de los Beltrán Leyva, conocidos narcotraficantes mexicanos. En la edición del jueves 13 de mayo, se publicaron fotos de Martinelli con sus primos en la campaña electoral, que no está claro si es del 2004 o del 2009.

El presidente ha negado enfáticamente estos alegatos y responsabiliza al PRD de ser el autor de esta campaña. En los próximos días se espera que el gobierno envíe una delegación a Costa Rica, para presentar los recursos legales correspondientes y también rendir un informe a la nación sobre estas acusaciones.

En los últimos días ha surgido una serie de enfrentamientos entre el diputado de Cambio Democrático Marcos González y el ministro de Gobierno y Justicia, José Raúl Mulino. De igual forma, se da el enfrentamiento entre el diputado gobiernista Noriel Salerno y el ministro de Economía y Finanzas, Alberto Vallarino. Esta pelea pone en evidencia problemas de coordinación a lo interno del gobierno.

La Asamblea Nacional de Diputados ha sido llamada a sesiones extraordinarias con una agenda extensa, en la que se incluyen temas que generarán un intenso debate.   Llama la atención que muchos de estos temas pudieran tratarse en sesiones ordinarias con el tiempo adecuado para hacer las consultas necesarias.

Mientras estos problemas ocupan la atención del gobierno, el PRD logra un espacio para consolidar su reestructuración y fortalecer la unidad del partido.


<>

Este artículo se publicó el 21 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Escuela de Derechos Humanos

La opinión de…..

cccc

Lorenzo Concepción B.

He acogido con alegría dos pronunciamientos que se han dado durante las recientes emisiones noticiosas.

Por una parte está la creación de la Escuela de Derechos Humanos, por parte de la Defensoría del Pueblo y por otra, el reforzamiento de los valores cívicos y éticos en las escuelas y así fortalecer a la sociedad panameña, por el Ministerio de Educación.

En realidad no es nada nuevo en cuanto que siempre ha estado como algo inherente a la persona; sus valores, creencias, ética, derechos y deberes para con el prójimo y para consigo mismo.

La ocasión es propicia para unirnos más bien a fortalecer algo que ya tenemos o conocemos. Ambas hoy día en letargo social.

La primera como educación para la promoción y la defensa de las garantías fundamentales, conocimiento a todos los servidores públicos para el ejercicio de sus funciones, y la otra como antídoto a las graves situaciones que hoy vivimos.

Ahora bien, la promoción y la educación no deben ser excluyentes en cuanto “escuela”, sino que es un deber de todo ciudadano, al mismo tiempo velar para que se cumplan en todo momento.

Fortalecer valores cívicos, morales y éticos debe ser prioridad de todos los educadores que, garantes de una educación, son los responsables en ese mundo académico, de forjar mentes brillantes con un alto sentido de sensibilidad social.

Apostemos por una cultura ética, y por servidores públicos que ejerzan con valor y honestidad su profesión.

<>

Este artículo se publicó el  21  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Pandillas, un reto social

La opinión de…..

cccc

Alberto E. Petit P.

Cuando hablamos de la problemática de la violencia, la criminalidad y el pandillerismo que vive nuestro país pensamos que es algo que sólo el Gobierno debe resolver, y los actores de la sociedad se deben limitar a quejarse de la situación.

Desde que vivimos en democracia hemos escuchado mucho sobre el concepto de participación ciudadana, que ofrece valiosos aportes a la vida sociopolítica de la Nación, haciendo parte a la sociedad en la búsqueda de soluciones conjuntas, ante los diversos retos que afronta el país.

El aumento de la criminalidad y la violencia entre los jóvenes de alto riesgo social o pandilleros debe ser visto con una óptica integral.

Al estudiar las razones que originan las pandillas y el ingreso de integrantes a las mismas no sólo tomamos en cuenta los factores biopsicosociales, producto de patologías y anomalías personales que se dan a lo interno de los procesos de socialización, también es importante reconocer que ese proceso de socialización dura toda la vida.

En este sentido, podemos determinar que el joven aprende valores, comportamientos y formas de vida que determinan su personalidad. Así, la familia y la sociedad juegan un papel preponderante en la formación del individuo.

Algunos estudios sobre el fenómeno de las pandillas han determinado que sus orígenes se relacionan al instinto asociativo natural, supeditado a las necesidades de los jóvenes y adolescentes, como lo son: la aventura, notoriedad, impulso, poder, afectividad. Si la familia, como primera instancia del proceso de socialización, no satisface las necesidades descritas, entonces es muy probable que el joven o adolescente logre satisfacerlas dentro de las pandillas.

Otros estudios se refieren a la adversidad o conflicto entre el joven y el contexto social donde se desarrolla. Este último intenta imponer reglas, patrones o valores que no encajan con los esquemas adoptados para alcanzar metas y realizaciones personales. Esta carencia o incapacidad del contexto social induce al joven a esperar que la pandilla le dé un sentido de aceptación, donde existen acuerdos al nivel de inadaptación que presenta.

Es bueno advertir que el grupo no es quien hace inadaptado al joven, ya que ellos cuando ingresan a la pandilla están desadaptados, asimilando la violencia como medio para resolver conflictos, y la delincuencia se convierte en un modo de vida. Estas, entre muchas teorías, al final nos exponen una reflexión: Primero, ¿Cómo poder señalar que el joven o adolescente pandillero es culpable por esta práctica? De ser culpable el joven, ¿cuál es entonces el grado de participación de la familia y la sociedad en todo esto? ¿Somos copartícipes de la situación que viven nuestros amados jóvenes en Panamá?

Definitivamente, si la problemática en cuestión es generada por el proceso de socialización al que fue expuesto el sujeto, entonces somos todos los responsables de buscar soluciones concretas, no sólo el Gobierno. Entendemos que como Gobierno tenemos una labor que cumplir, pero lo debemos hacer junto a la sociedad civil.

Propongo un nuevo proceso de socialización que se da en prevención primaria y un proceso de resocialización en el marco de una intervención a jóvenes en riesgo social o pandilleros. Con el primero, garantizamos jóvenes sanos, con valores, costumbres y comportamientos adecuados para su desarrollo integral, y con el segundo, apostamos a reinsertar en la sociedad y a la vida productiva a jóvenes que no tenían la esperanza de ser útiles o valiosos.

El primer paso para llevar adelante los dos procesos es revisar los factores estructurales y sociales que influyen en la constitución y evolución del fenómeno de las pandillas y contraponer sus respectivos antónimos. La pobreza y pobreza extrema se contraponen con oportunidades para todos, emprendimientos y aprender a realizar autogestión; la pérdida de la ética social: donde no hay tolerancia, donde reina el individualismo y no se reconoce el respeto al derecho ajeno, tiene alternativas con enseñar a los padres a ser responsables, ser ejemplos para sus hijos, procurar que las familias y, por ende, la sociedad entiendan lo bueno que es ser tolerante, y que vivimos en comunidad por lo que nos necesitamos los unos a los otros.

Ante la violencia juvenil, de género, doméstica, directa e indirecta, cultural, emocional, etc., debemos reflejar, enseñar y trasmitir una cultura de paz, porque los conflictos no se resuelven ni a los golpes, ni con violencia. En materia de deserción escolar el Gobierno está atacando la problemática, aunque es algo que tiene muchas connotaciones que, podemos decir, se ha constituido en un esfuerzo de Estado, y vuelvo a recalcar que las familias juegan un rol importante.

Respecto a las familias disfuncionales, en donde se ve el abandono de los padres, hijos que crecen sin su apoyo y violencia en el hogar, es necesario educar a los padres para que eduquen consecuentemente a sus hijos; apuntamos hacia la constitución de escuelas para padres, porque aunque en ciertas familias solo exista a figura materna o paterna, eso no es excusa para dejar que nuestros hijos se desmoronen en una mar de contradicciones.

De forma tal, estimados lectores, que el problema del pandillerismo y de los jóvenes en riesgo social tiene su solución en la misma sociedad, el Gobierno sólo es un facilitador, un canal de entendimiento de los nuevos conceptos en el proceso de socialización y resocialización. El reto es grande y podemos juntos lograrlo. El Gobierno, por medio del Ministerio de Desarrollo Social, seguirá trabajando en la búsqueda de una sociedad más digna y equitativa.

<>

Este artículo se publicó el 21 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Aterricemos en la ciudad de Penonomé

La opinión de…..

cccc

GUILLERMO TATIS GRIMALDO, HIJO

Penonomé ofrece sobradas preeminencias logísticas para que el nuevo aeropuerto internacional sea construido en esa área. La primera ventaja es que cuenta con cerca de 300 hectáreas de tierras patrimoniales que no hay que comprar ni negociar con nadie; tierras planas, topográficamente aptas para tal fin y de primerísima conformación geológica para la estructura de las pistas de aterrizaje; los aspectos meteorológicos, climáticos y el comportamiento específico de los vientos son de excelente clasificación técnica, aspectos harto conocido desde hace mucho.

Otra prerrogativa para tener como la segunda en importancia, es que Penonomé es el centro geográfico del país, lo que la convierte en eje del territorio nacional. Es decir, su posición la hace efectivamente equidistante de cualquier punto, para la capital como para Azuero o tierras altas, y muy cerca de los centros de playa, montañas, valles, y también de Aguadulce.

La tercera razón, y esta es estratégica, pero tan importante y significativa como las otras dos, y tiene que ver con las condiciones esenciales para todas las operaciones aeronáuticas, la de contar con un aeropuerto alterno dentro de nuestras fronteras a menos de 20 minutos de vuelo de Tocumen o menos 30 del Malek de David, que ofrezca mayor seguridad. No sobra decir que cuando estos pilotos afrontan percances aéreos, los aeropuertos alternos más cercanos para aterrizar son los de Santamaría en San José, Eldorado en Bogotá o el Ernesto Cortissoz en Barranquilla, a más de una hora de vuelo.

En tanto, Penonomé es la ciudad del presente, con más recursos y valores agregados de la región, con una vasta y envidiable red de instituciones comerciales, industriales, turísticas, financieras y bancarias afincadas aquí para ofrecer servicios de alta calidad y de probada competitividad nacional e internacional.

De igual forma, ante todo este acervo de condiciones favorables con que cuenta la ciudad, no se puede dejar por fuera el factor humano, y es que el penonomeño se ha esforzado por alcanzar el balance de hombre emprendedor, como profesional, empresario y obrero, en un constante afán por superarse a sí mismo, ajeno a las peleas, al egoísmo y a la mezquindad. Al penonomeño no le asisten intereses sórdidos para con sus connacionales ni sufrimos de xenofobia.

Somos gente cordial, extraordinarios anfitriones, cargados de ánimo para servir y ver crecer nuestra ciudad, pero ante todo nuestro país. Creyentes absolutos de que con trabajo salimos adelante, no en la diabólica condición de quitarles a nuestros vecinos sus planes de desarrollo. Sustentamos nuestro desarrollo en base a nuestras fortalezas.

Por eso les exigimos muy respetuosamente a nuestras autoridades que no cedan al chantaje liderado por el diputado Salerno, porque no puede tomarse como serio el argumento baladí y carente de ingenio de que Aguadulce lo necesita, porque pasa por serios problemas económicos. Que ponderen en su justa dimensión todas las alternativas y se le reconozca a Penonomé todo su vigor y excelencia.

<>

Este artículo se publicó el 21 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los autores nacionales y la ferias del libro

La opinión de…..

Priscilla Delgado –

En el año 2001 un minúsculo grupo de personas decidimos apostar por la primera feria internacional del libro que se efectuaría en Panamá.  Hay que destacar el trabajo desinteresado de personas como la Dra. Rosa María Britton, María Magela Brenes, Emma Gómez y de mi persona, como presidenta de la Cámara Panameña del Libro, gremio que tiene como propósito reunir en un solo colectivo a los distribuidores, libreros, placistas y editores, y que es además miembro del Grupo Iberoamericano de Editores.

Esa gestión se inició con grandes dificultades y ponerla en ejecución fue una aventura, toda vez que no existían patrocinadores y porque pensábamos que el público no mostraría mucho interés en este nuevo proyecto cultural, pues se decía que este era el país de los “no lectores”.

Después de superados los inconvenientes, inauguramos la Primera Feria Internacional del Libro, con Costa Rica como país invitado; fue así como se puso en marcha este histórico proyecto que pone en el escenario propicio a los nuevos autores para que den a conocer su obra.

Tan solo en las dos primeras versiones de la feria, la Cámara Panameña del Libro otorgó, sin costo alguno, varios espacios a más de 120 autores para que promovieran sus obras. Esto, desde el punto de vista de reconocimiento al autor nacional, fue un éxito sin duda alguna.

Los autores nacionales hicieron gala de sus mejores obras escritas, las presentaron con la presencia de un gran público que los reconoció y les aplaudió, compartiendo espacios con grandes autores ya reconocidos en el ámbito internacional, quienes nos han visitado en todas las versiones y sumaron más de 200 en las cuatro ferias que me tocó dirigir.

Hay que reconocer, sin la menor duda, que el éxito de estas ferias produjo un efecto positivo en las letras panameñas y que muchos noveles autores se motivaron a escribir nuevos libros, para ser presentados en las ferias; que salieron a la luz nuevas letras que nos conmovieron y nos llenaron de orgullo y que se respetó a las ya conocidas, pero sobre todo que se ubicó a Panamá en el mapa de ferias del libro exitosas.

Fue por ello que, después de la primera feria, países invitados como Colombia, Chile y España nos honran con su presencia, tarea difícil en tanto que se trata de países que tienen compromisos ya adquiridos para ser huéspedes de honor, hasta con cuatro años de antelación.   Sin embargo, aceptan nuestra propuesta debido al conocido éxito de nuestra feria que trasciende las fronteras del país y que ha sido noticia en todos los foros internacionales en donde Panamá participaba como miembro del Grupo Interamericano de Editores.

Solo haciendo espacio internacional se logra lo que aquí se obtuvo, que inaugurara la feria del libro un presidente amigo, el Sr. Ricardo Lagos, ex presidente de Chile y, en el caso de España, doña Trinidad Jiménez, secretaria de Estado para Iberoamérica, además de la participación de muchas figuras de letras, galardonadas con distintos premios internacionales.

De aquí que las ferias sean el espacio natural para los autores nacionales, cualquiera sea su género literario, por esto, ellos deben tener un espacio prioritario y de respeto para que presenten sus obras y se hagan conocer, obteniendo el reconocimiento ciudadano, tal como acaba de ocurrir con autores panameños que presentaron su obra en la Feria de Buenos Aires, en Argentina.

Estas son las buenas noticias que suceden con nuestros autores y por las que tenemos suficientes razones para sentirnos orgullosos. Estos jóvenes literatos pusieron en alto el nombre de Panamá , por eso, aquellos que adquirieron sus obras, adquirieron parte de nuestra cultura, parte de nuestra identidad.

Es de rigor que nuevamente los autores panameños tengan el lugar que se merecen, el respeto que se merecen y el aplauso que se merecen con una nueva versión de la feria del libro, que llevaremos a cabo en agosto próximo, la que sin duda será otro éxito porque ya se sembró la semilla.

Hoy se considera este espacio cultural como la gran oportunidad que tenemos los panameños para rendir tributo a las letras panameñas, a las extranjeras, para rendir tributo a la palabra escrita, en verso, en poesía, en ensayo o en novela, entendiendo todo el esfuerzo que se hace para producir un libro.

Apoyemos al autor nacional, a esos personajes raros que dedican muchas horas del día a transformar las letras y las palabras en arte.

<>

Este artículo se publicó el 21 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Misión cumplida… sí señor

La opinión de…..

ccc

Evans A. Loo R.

Los únicos políticos de alto nivel que han cogobernado con los partidos tradicionales han sido Ricardo Arias (PP) y Ricardo Martinelli (CD). Curiosamente ambos se llaman Ricardo.

Arias fue Vicepresidente de Endara y luego “aliado” de Torrijos; y Martinelli, Director de la CSS con Pérez Balladares y luego Ministro de Asuntos del Canal de Mireya Moscoso.

En el 2,009 con una candidatura de tercera opción, consigue la presidencia con votos de panameñistas y “perredés” decepcionados. En ambas toldas se ventiló la traición al jefe y al partido. Hoy vemos las premiaciones a tales actos con los nombramientos hechos en el gobierno.

Repudió al bipartidismo proclamando que su candidatura surge de un movimiento popular no de una plataforma política. Hoy quiere erigir al CD en lo que fue el PRD con sus 600 mil inscritos.

Lo único que le ha faltado ha sido nombrar ministros a los actuales integrantes de la cúpula del PRD.  Del Panameñismo ni hablar. Ya están en el poder y están planificando subir el escalón para el 2014.

Tanto el PRD como el panameñismo, son unos cascarones sin convicciones ideológicas, donde el clientelismo es la doctrina, y el dinero la única fe.   No han entendido que el Apocalipsis será en el 2014 no en el 2012 como afirman los mayas.

El presidente, está claro, no entendió el mensaje que este pueblo le envió: ¡no más PRD ni más Panameñistas en el gobierno!

Y estamos viendo que PRD y Panameñistas se están dando banquete, y mientras siga metiendo en el gobierno a esta gente, rechazadas por el pueblo en dos procesos electorales (2004 y en 2009), está logrando lo que nadie había podido hacer sin un rifle en la mano y una bota en el pie: contribuir a que desaparezcan y se repudie el partidismo, causante de tantos males en Panamá. Ojalá lo consiga. Esa es la alianza para el cambio.

Al presidente, puede ocurrirle lo mismo que a un italiano que conocimos hace muchos años. Vivió en América Latina más de la mitad de su vida y nunca aprendió a hablar el español, y para colmo de males, el italiano se le olvidó.

Sin proponérselo está cumpliendo fielmente la misión que este pueblo le encomendó: acabar con el PRD y Panameñismo, aun cuando jamás termine de consolidar su propio partido como paso con el Duce.

Cada vez que designe a una figura connotada (¿o rechazada?) del PRD o del Panameñismo, lanza una palada de tierra al féretro. Cuando concluya esta tarea, lo único que nos quedara decirles, es Misión Cumplida… Sí señor…

<>

Este artículo se publicó el  21  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La cuarentena sexual del posparto

La opinión de…..

.

GERALDINE EMILIANI

Para reanudar las relaciones sexuales, es importante que la mujer se encuentre bien física y emocionalmente

El reinicio de las relaciones sexuales después del parto requiere de un período previo de recuperación; sin embargo, en relación a cuánto debe durar ese período, es discutible. En la mayoría de los países occidentales, se guarda la cuarentena, que es el periodo de tiempo aproximado que tarda la mujer en volver a tener sus órganos internos en orden por los motivos siguientes:

1. La cicatrización de sus órganos internos, que tardan en cicatrizarse entre siete y quince días.

2. La sequedad vaginal que desaparecerá hasta los treinta días.

Si hablamos concretamente de la relación coital, las caricias y la estimulación externa pueden reiniciarse de inmediato.

Pero esto dependerá del estado físico y psicológico de cada mujer, el cansancio, la necesidad de dormir y que sus órganos internos no condicionen claramente su deseo sexual.

Entonces, el interés coital puede reavivarse durante las primeras semanas del puerperio, mas no es recomendable iniciar la actividad en ese momento.

Pasada la cuarentena, el estado físico dependerá de su estado general y de su disponibilidad en tiempo por la dependencia hacia el bebé, y de las relaciones de pareja y sexuales previas.

Al mes y medio del parto, aproximadamente un tercio de las mujeres que han tenido un hijo reanuda sus relaciones sexuales completas y a los tres meses, lo hacen prácticamente todas. Aquí no se incluye a las mujeres a las que, por problemas derivados del parto, su médico le aconseje prevención coital.

El pequeño porcentaje de mujeres que presentan un impulso sexual inhibido secundario a la experiencia del parto suele tener en su historia problemas de infertilidad anteriores, depresión posparto o un nivel de deseo sexual progestacional bajo.

En ocasiones existen problemas de dispaurenia y no siempre por causas físicas. El porcentaje de las mujeres que dicen mantener un impulso sexual por debajo de lo normal durante la lactancia natural es de más del 60%.

Sin embargo, numerosos estudios muestran un aumento progresivo de las relaciones sexuales completas durante los doces meses siguientes hasta alcanzar la frecuencia habitual de antes de la gestación.

En cuanto a los anticonceptivos necesarios para evitar un nuevo embarazo inmediato para el cual el cuerpo de la mujer no está preparado, se aconseja inicialmente el uso de preservativos incluso durante la lactancia, ya que esta no protege totalmente de la posibilidad de embarazo.

Posteriormente, siempre se ha de consultar al ginecólogo el tipo de anticonceptivo y la forma de aplicarlo y el período en que empieza a ser seguro, ya que se requieren unos tres meses para recuperar el tono vaginal.

Bajo esta premisa, es muy importante la comprensión del cónyuge y la ayuda que se le pueda brindar a la madre para que la carga no recaiga solo sobre ella.

Muchas veces aparecen otros problemas en su relación con su pareja y el deseo sexual por tratar de lograr a la recuperación del tono vaginal y del cuidado del bebé sin la ayuda que se requiere.

<>

Este artículo se publicó el 21 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.