Centroamérica tendrá mayor oportunidad de inversión, combate al narcotráfico y mejor calidad de Comercio e Inversión

La nota a los  miembros del grupo de  Amigos del Gobierno Martinelli-Varela 2009-2014… Ahora le toca al Pueblo!,  por la activista política….
.

Mary Szczur Araúz

En el marco de la Cumbre Unión Europea-Centroamérica (UE-CA), donde los 6 países negociadores firmaron el acuerdo de Asociación con la Unión Europea, el presidente de la República, Ricardo Martinelli, señaló que las naciones de América Central tendrán la oportunidad de ingresar a un mercado de 500 millones de habitantes, lo que representa mejores oportunidades de comercio e inversión.

“Con este Acuerdo de Asociación los centroamericanos podrán trabajar mano a mano con los países de Europa y diversificar sus exportaciones”, señaló Martinelli.

Durante la Cumbre UE-CA el Presidente de Panamá también habló sobre seguridad, donde pidió a la Unión Europea incrementar la ayuda y cooperación para combatir el problema del narcotráfico que afecta a los países de Centroamérica.

También hizo un llamado para que los países de América Central tomen las medidas necesarias para combatir los efectos del cambio climático. “Hay que tener una mayor conciencia sobre este problema que tendrá grandes consecuencias sino luchamos contra el calentamiento global”, afirmó.

Por su parte, el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, señaló que este acuerdo, que cuenta con tres pilares fundamentales: el político, comercial y de cooperación, representa para la Unión Europea un importante logro, ya que era necesaria una verdadera integración con los países de Centroamérica que implementaran -en conjunto- políticas concretas para combatir problemas como la inseguridad, el cambio climático y la inmigración.

Los presidentes de Panamá, Ricardo Martinelli; de Costa Rica, Laura Chinchilla; de El Salvador, Mauricio Funes; de Guatemala, Álvaro Colom; de Honduras, Porfirio Lobo y por Nicaragua el ministro de Fomento, Industria y Comercio, Orlando Solorzano, firmaron este acuerdo por la parte centroamericana.

Por la Unión Europea rubricaron el presidente del Gobierno de España, José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente del Consejo de la Unión Europea, Hernán Van Rompuy y el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso.

http://www.youtube.com/watch?v=nNXdmH5nmy4&feature=player_embedded

<>
Nota publicada el 19 de mayo a las 20:28   en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.
Anuncios

Por supuesto que hablo en serio

La opinión de la Ingeniera y Ex Candidata Presidencial…..

.

Balbina Herrera Araúz

“Si Balbina habla en serio, se le podría tomar la palabra …”. (Editorial del Panamá América, 4 de mayo de 2010).   Quiero agradecer al Panamá América su editorial del cuatro de mayo, titulado: “El Perdón de Balbina”, y asegurarles que sí, que hablo muy en serio cuando afirmo que la clase política le debe a los panameños un perdón porque “…el país no puede seguir siendo prisionero de su pasado”.

En el año 1958, cuando se registró la batalla por “más escuelas, menos cuarteles” hubo una treintena de muertos; en 1960 moría torturado en la cárcel el dirigente obrero Rodolfo Aguilar Delgado; luego reprimido el trabajador Dionisio Arrocha; Juan Antonio Navas era asesinado en Colón en 1966 y en septiembre de 1967 se llenaron las cárceles de luchadores sociales.

El golpe militar de 1968 produjo acciones lamentables. El propio diario El Panamá América fue despojado de sus dueños legítimos, y hubo detenciones masivas, las muertes de los dirigentes Floyd Britton y José del Carmen Tuñón; las acciones guerrilleras de Piedra Candela, Cerro Azul, Coclé y La Chorrera en cuyo contexto cayeron, entre otros, importantes figuras panameñistas y dirigentes de izquierda.

A mis 14 años y siendo activista del Movimiento Juvenil Cristiano en la parroquia de San Pedro No. 1, fui parte de la denuncia de la desaparición del sacerdote mártir Héctor Gallegos.   Miré con admiración y respeto la forma tenaz y decidida como Patria Portugal buscó los restos de su padre hasta encontrarlos. Aún hoy hay familias que no han tenido el consuelo de ubicar a sus seres queridos: los de Rita Wald, los de Mendizábal y Falconett. También las muertes lamentables de Demóstenes Rodríguez y Jorge Camacho.

En 1978, el General Omar Torrijos intentó recomponer la democracia en Panamá cuando anunció “el repliegue de los militares a los cuarteles”, después de la firma y aprobación de los Tratados Torrijos-Carter, y el retorno del exilio de líderes políticos que en su momento se opusieron al régimen.

Luego de la muerte del General Torrijos, y el asesinato del Doctor Hugo Spadafora lejos de acercarnos a fórmulas de consenso, fuimos radicalizándonos hasta llegar a una confrontación que luego no tuvo marcha atrás.

Fueron esos acontecimientos los que llevaron a la invasión del 20 de diciembre de 1989, la incapacidad de los acuerdos, la arrogancia y el sectarismo. Nada justificará jamás, sin embargo, las 400 bombas de dos mil libras que cayeron sobre la Ciudad de Panamá la noche del 19 y la madrugada de ese 20 de diciembre.

Es necesario encontrar los restos de los desaparecidos durante los 21 años de proceso, además los de Manuel Carol y dar las explicaciones debidas a los familiares de Ángel Benítez, Alejandro Hubbard, Berta Alicia Díaz, Jovina García, Carlos Arturo Rodríguez Bonilla y Luis Gustavo Torreglosa, entre los cientos o miles de muertos que dejó la invasión.

¿Perdón con justicia?   Sí, con justicia, porque el perdón por si solo no implica justicia como ha dicho recientemente el Papa Benedicto XVI.   Las muertes de ambos periodos no deben servir para sostener e incrementar odios sino para emprender compromisos renovadores y justos. ¿Quiénes y cuántos estamos dispuestos?

<>

Este artículo se publicó el  18  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Solución al sinsentido de la basura

La opinión del Empresario…..

.

RAFAEL CARLES

Exclusión, trabajo infantil, contaminación con riesgo grave para la salud, bajas expectativas de vida, son algunas de las características evitables de pepenar, y que solo en el área metropolitana ocupa a unas 2000 personas.

El haber llegado a estas condiciones no es únicamente la consecuencia inmediata de la creciente desocupación, sino también de la ausencia de políticas integradoras y de fomento de formas de producción que apunten al reciclado de residuos, el cuidado y la preservación del medio ambiente, algo que muchos otros países, incluso en Latinoamérica, comprendieron hace tiempo.

Por esta razón, y en virtud de que la actual crisis de la basura en Panamá llegó a un punto de inflexión, debemos encontrar otras formas para el tratamiento de los residuos sólidos, que transfieran parte del actual servicio de recolección a microempresarios, pequeñas empresas o incluso cooperativas.

Pero en esta tarea no solo se involucra al Estado. Los panameños generamos 15000 toneladas de basura mensualmente, que se recolectan, se compactan indiscriminadamente y se entierran en los rellenos sanitarios, sin hacer distinciones entre material recuperable y reciclable. Los informes sobre la composición de nuestra basura indican que el 25% corresponden a papel y cartón, 15% a plástico, 10% a vidrio y 5% a metales, que dispuestos de manera adecuada podrían ser recuperados y aprovechados.

Se trata de un verdadero despropósito considerando un país en crisis con respecto al manejo de su basura, y una incoherencia en términos de preservación futura y presente del espacio que habitamos. Estamos acostumbrados a tirar la basura en una misma bolsa y llevarla a la calle —respetando el horario determinado, en el mejor de los casos— para que el camión la retire. A partir de ese momento, nos desentendemos, tanto de su destino como de las posibilidades de recuperación.

Con solo sacar en una bolsa negra la “ basura ” propiamente dicha (lo húmedo, lo orgánico) para que la recoja la empresa recolectora, y en una bolsa verde todo aquello que es reciclable (plástico, metal, cartón, papel, etc.) que sería recolectado por el ex pepenador, ahora transformado en un recuperador formal, estaríamos generando trabajo genuino producto de esta nueva actividad, sin necesidad de subsidios estatales y malgasto municipal.

Por otro lado, este material reciclable sirve para que muchos otros trabajen, no solo en este primer empleo de recolección, sino también en los procesos de carácter industrial. No son muchos los que saben, por ejemplo, que solo en la década pasada nuestro país importó más de 200 millones de dólares de papel reciclado y 100 millones en vidrio.

Con procedimientos que mezclan arena o arcilla con envases de plástico, se pueden fabricar ladrillos ecológicos, tejas y losas para la construcción de viviendas. Muchas empresas usan las “ chatarra ” como insumo para sus productos. Existe una creciente industria del reciclado del PET (plástico de las botellas de gaseosa y agua) con las que se confeccionan hilos textiles; los cepillos, escobillones, escobas, están hechos con este material reciclado.

El cartón corrugado, el de las cajas, está hecho íntegramente con papel recuperado, por dar solo algunos ejemplos. Esta industria, que podría crecer, se sustenta en el trabajo de los pepenadores que diaria y eficientemente recuperan estos materiales en la marginalidad y aprovechan lo que de otra forma se enterraría definitivamente, demostrando que nuestro actual sistema de gestión de los residuos es irracional, antieconómico y antiecológico.

De manera que modificar usos y costumbres pasa, en primer término, por entender la dimensión del tema en el que interactúan los que producen la basura, los que la reciclan y quienes la generan.

Según un estudio realizado en los años 80 por estudiantes de quinto año de Ingeniería Industrial en la Universidad Tecnológica de Panamá, se determinó que más de la mitad de los pepenadores son trabajadores (obreros de la construcción, agricultores, cocineros, jardineros, etc.) que perdieron su empleo. Ahora trabajan con sus familias, expuestos a la contaminación y con una expectativa de vida de 50 años, siendo 75 años en promedio la del resto de la población panameña.

Sus hijos engruesan las filas del trabajo infantil que, según informes de UNICEF, “ conduce al retraso escolar o directamente al abandono, a menores ingresos en la vida adulta, a acceso a trabajos no calificados y a la reproducción de las condiciones de pobreza que originaron su deserción escolar temprana ”.

En resumen, la incorporación de los pepenadores al mercado laboral formal revertiría la situación actual, no solo con los consecuentes beneficios para este sector, sino que fortalecería una incipiente industria que a su vez generaría puestos de trabajo y además aportaría el protagonismo de la comunidad en un proyecto común.

Sería un estímulo a la formación de cooperativas, microempresas o empresas sociales, para que se reconozca su lugar dentro del sistema de recolección de residuos. De este modo, el Estado podría reemplazar el esquema de recoger basura por facilitar empleos genuinos, desarrollando emprendimientos productivos que deberán tener, como insumo básico, los materiales recuperados.

<>

Este artículo se publicó el 18 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Por siempre y para siempre

La opinión de la Docente Universitaria…..


.

Emma Mendoza A.

En el marco del Día Internacional de la Libertad de Prensa cobijada en la permanente convicción de logro, tras la conquista de los Derechos Humanos, vale decir Ciudadanos, como hito sin retorno en las democracias de nuestro tiempo, habremos de reconocer que las mismas a nivel mundial son un legado difícil de resguardar, pues sobre ella se cierne con harta frecuencia, la voracidad de los que enajenan la libertad individual y colectiva de los asociados, en aras de bastardos e inconfesables intereses.

De allí que en pleno siglo XXI aún se validen las demandas que remarcan las fechas de conmemoración de La Libertad de Prensa o dicho de otro modo, de la Sagrada Libertad de Expresión y ¿cómo obviarlo? cuando en el escenario de dicha conmemoración, una autoridad judicial se permite demandar al diario La Prensa por la publicación de una noticia emanada de la propia fuente que demanda.

Aunque legos en la materia, esto nos sorprende por lo irracional que nos parece, pero también es cierto que “casi no ha habido gobierno que no haya querido, de una u otra forma, reglamentar la tarea del periodista y manipular la libertad de expresión. La historia está plagada de casos de cercenamiento de esa libertad, por parte de gobiernos dictatoriales, democráticos de izquierda o de derecha” (Ricardo Troto, La Dolorosa Libertad de Prensa).

La confiscación de la Libertad de Prensa, en el fondo de la libertad de expresión y de opinión, es uno de los Jinetes del Apocalipsis que merodea muy de cerca el estatuto democrático y legal de nuestro país y de nuestras instituciones académicas, sociales y jurídicas.

No es sólo un asunto que se refleja de manera colectiva en función de las represalias a empresas periodísticas, pese , o tal vez , por el poder que se les atribuye y poseen; es una amenaza que se concretiza de manera individual a nivel de los periodistas, colaboradores columnistas o fotógrafos que, en virtud del ejercicio de su profesión, reciben amén de coacciones legales y psicológicas, palizas físicas, como el insólito caso del fotógrafo Mauricio Valenzuela.

Estos hechos suscitarán “Por siempre y para siempre” la protesta ciudadana y de organismos como el Consejo Nacional de Periodismo: …”La Junta Directiva conceptúa que tales fallos judiciales, así como los intentos de ejercer formas de control y censura o de coacción tributaria indebida a empresas periodísticas, o de ataques a organizaciones no gubernamentales y otros estamentos de la sociedad que profieran críticas al desempeño autoritario de los órganos públicos, dichos procedimientos vulneran el estado de derecho que sustentan el sistema democrático imperante en nuestro país y que tanto sacrificio nos ha costado a los panameños”

<>

Este artículo se publicó el  18  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Lecciones desde la UP-Curundú

La opinión de…..

.

RAÚL AMORES SERRANO

“El primer enemigo del hombre es su propia ignorancia”. Durante la crisis norieguista las clases en Curundú (El Domo) continuaron y no se veía a ningún guardia de seguridad ni soldado de aquel país. Las puertas de ese edificio son típicas de edificios públicos en países donde son un requerimiento de seguridad. Son gruesas, de metal, con un sistema de fácil manipulación, que a voluntad del administrador impiden la entrada y a la vez facilita la salida de las personas.

El sábado 15 de Mayo, Día de Victoriano Lorenzo, pude constatar que las puertas del edificio de la UP en Curundú fueron definitivamente cambiadas. Una profesora que pasaba en ese momento las llamó “ Puertas frágiles, de juguete ”.

En su afán reeleccionista, G1 hizo que la seguridad de las puertas del edificio de Curundú saltara en reversa del primer mundo al mundo del ridículo. De los 40 asesores de G1, los de ingeniería y arquitectura deben ser reprendidos por ineptos. Si ese cambio hubiese sido planeado con tiempo, puertas con el dispositivo de barras de pánico (contra pánico) o barras de choque (panic bars o crash bars) hubieran sido encargadas. La seguridad de los que trabajamos en ese edificio de día y de noche no se mide en dólares y menos en centavos, señor rector.

La idea de las barras de pánico o barras de choque surgió después del desastre de Sunderland en Inglaterra en 1883, en el cual murieron aplastados por la multitud 183 niños debido a una puerta que no abrió.   Su uso se intensificó después del incendio del teatro Iroquis en Chicago, el 30 de diciembre de 1903, que dejó 602 muertos.   El modelo inicial apareció en 1908, diseñado por Carl Prinzler, quien de casualidad se había salvado en dicho incendio.

Y como si el cosmos de Coelho estuviese conspirando y advirtiendo, el viernes 14 de mayo, en la tarde, mientras las quitaban de su marco, un incendio por falla eléctrica en el edificio del Global Bank puso en aprietos a los sistemas de seguridad civil.

Pero como la UP es autónoma, nadie puede inmiscuirse en su falta de edificios amigables para discapacitados ni en horrores de seguridad que saltan a la vista.   Menos en “ abusos ” electorales prohibidos en la vecina República de Panamá. Y qué decir de la necesaria auditoría de los fondos públicos que todos pagamos y que mi pariente Núñez Fábrega mantiene en el limbo.


<>

Este artículo se publicó el 18   de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cultura constitucional

La opinión de…..

.

Raúl E. Olmos E.

En la sociedad panameña se desenvuelven múltiples actividades que son el reflejo meridiano del orden constitucional, siendo en el plano de la justicia penal donde se producen con mayor intensidad tales vivencias, pues en ese ejercicio se pueden limitar derechos fundamentales, tales como la libertad, la privacidad de las correspondencia, de las comunicaciones, del domicilio, para citar las más significativas.

De ahí la importancia de que los ciudadanos entiendan y conozcan cómo una autoridad puede limitar tales derechos y esto dentro del espacio que suscita un proceso penal.

En la actualidad, con el modelo inquisitivo, el fiscal tiene todos los poderes para allanar un domicilio, detener a una persona, en fin una serie de medidas que adopta con miras a lograr los elementos de convicción para acreditar el delito y la responsabilidad criminal de una persona.

En el esquema acusatorio, tales medidas serán debatidas y decididas ante un juez de garantías, quien de manera permanente tendrá que despachar tales solicitudes que al efecto le formule el fiscal.

Ello sin duda va a despertar el interés y la curiosidad de los asociados en cuanto a la cultura constitucional, en el sentido de que existirá un mayor control al momento en que las autoridades encargadas de perseguir el delito pretendan suprimir un derecho fundamental.

Ello impactará en la labor que realizan los entes que persiguen día a día el crimen, como son los estamentos policiales, quienes deberán ejercitar sus funciones cuidando que las actuaciones sean a tono con la Constitución Nacional y la ley.

Es simple, habrá más control a la hora de afectar un derecho constitucional y en ese marco el juez de garantías será el nuevo protagonista y la nueva cara de la justicia penal.   Por tanto, en las decisiones que estos adopten en el día a día, la sociedad podrá conocer y entender la importancia que tienen sus garantías consagradas en la carta fundamental.

El próximo año, en las provincias de Coclé y Veraguas entrará en vigencia la Ley No. 63 que implementa el sistema acusatorio, de contenido adversarial, y en el cual se ofrecen los espacios funcionales antes enunciados; solo queda que a las instituciones involucradas se les dote de los medios materiales y humanos que inicie esa nueva forma de tratamiento procesal del delito e ingresemos a la órbita de países que ya tienen el sistema.

<>

Este artículo se publicó el 18 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Yo le pongo el cascabel al gato

La opinión de la Banquera…..



Lucy de Jaén

Sr. Alexis Alvarado.  Fui banquera por muchos años, pero también nieta de una billetera (q.e.p.d.), en Colón y por eso me llama la atención su artículo (PA 8 de mayo 2010).

Yo he estado comprando por muchos años mis billetes de Lotería ya sea solo o casado porque viví los malos ratos que las billeteras pasan cuando no es semana de pago, muchísimas veces sin almorzar o sentaditas cuando llega la noche expuestas a robos, a groserías y hasta convertidas en gatos.

Por un pedazo de billete tanta bulla ño diría una persona del interior. Conozco a todas las billeteras de El Dorado y jamás les exijo, ni les critico sus métodos de venta porque trabajan decentemente, porque sé que sus vidas están en más peligro que los que por casualidad llegan a ese sector a comprar un pedazo de billete y les duele el alma porque la honrada billetera, que tiene dificultad para vender los números altos, pide una cooperación al respecto.

Con tantos problemas que tenemos actualmente, como la baja calidad de la educación en las escuelas oficiales (PA 09.05.10); actos de corrupción como lo que el Tribunal de Cuentas confiscó (B/ 15 millones) (PA 09.05.10).

Sr. Alvarado, lo siento, pero Ud. que escribe tan bien, hágalo no en contra de las billeteras. En eso perdió su tiempo porque Lucy de Jaén le puso cascabel a su gato.

<>

Este artículo se publicó el  18  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América,  a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.