Amar sin presentir

La opinión de la Abogada y Escritora….

Priscilla   Delgado

Que lindo es conducir la vida a base de no presentir. Solo a base de imaginar que vienen nuevos momentos que llenarán nuestra vida de olor a nuevo.  Que nos llenaran de ilusiones que creíamos se habían desparramado en el camino.

Imaginarnos nuevamente como es el atardecer del amor y el amanecer del olor recién sentido de los latidos que acabamos de sentir.

Porque no????. Por qué no desear y manifestarse a favor de la pasión, de la entrega inmediata, esa que no mira cicatrices pasadas. Que solo mira los ojos de frente y sin imaginar que hay…Porque negarnos a sentir, si sentimos…siempre sentimos como ayer, como hace mucho tiempo y ya se nos había olvidado.

La vida nos mutiló algunas esperanzas pero quedaron algunas,  medio endebles,  que hay que recolocarlas en el lugar que corresponde, al lado del corazón, para que no lo llenen todo, solo para que sienta por osmosis,,,por olor,  por desear amar sin darle mucha tregua al pensar, no sea que nos encontremos desprevenidos y se les antoje al sentir,  robar el corazón entero….

No!!!!! mejor querer sin pertenecer…amar sin secuestrar el pensamiento. Siempre alerta a los sentidos para dar mas…pero siempre alerta a que el amor duele, esclaviza, inmoviliza, pero tambien nos regala un toque de dulzura que vuelve a ponerle al alma un paraíso de nuevos colores que no dejan que la vida caiga en la rutina y la desesperanza. El alma que nos recuerda la música como un bolero eterno. El poema que no era para mi pero me lo apropie en un momento de solo recuerdos de piel y de olor. La tarde de lluvia que no me deja pensar sino en esa tarde que dejé ir y no volverá.

Ese sabor a comida que me hace sentir en un lugar especial a una hora, donde no había hambre, solo ganas de mirarnos sin saber que decirnos.   El amor no cabía, las palabras se sentían de más. Como no querer a vivir eso…aunque nos robe una partecita del corazón????

<>

Artículo publicado el 15 de mayo de 2010 en Facebook por la autora, a quien damos todo el crédito que le corresponde.

Administrar los PH: Una gran responsabilidad

La opinión de la Administradora Pública y Ex Diputada Suplente…

.

MARUJA MORENO

Hace unos tres años, vivo en una propiedad horizontal (PH) y me llama mucho la atención el papel de las administraciones de los edificios bajo el Régimen de Propiedad Horizontal. Tengo la seguridad de que si nos da por hacer una encuesta en las aproximadamente 67,000 PH existentes en Panamá, para conocer la experiencia que hemos vivido los propietarios, los resultados serían interesantes.

Las responsabilidades que tiene el administrador, de acuerdo con el Capítulo IV del Título V del Texto Único de la Ley 13 de 1993, son muy importantes y delicadas, en especial por la recaudación y el manejo de los fondos, así como por la conservación y mantenimiento de los edificios.

Por consiguiente, opino que esta responsabilidad debe recaer en personas con formación académica, experiencia administrativa y honestidad comprobada. Además, deben mantenerse actualizadas en lo concerniente a disposiciones legales relacionadas con los propietarios de apartamentos bajo el Régimen de Propiedad Horizontal, tal como sucedió con el nuevo impuesto que se debe pagar de acuerdo con la Ley 49 de 2009. De la misma manera, debe exigirse una póliza de fidelidad por el manejo de valores.

Un buen administrador debe conocer sus principios básicos y practicar la tolerancia como buen orientador y facilitador para garantizar la mejor convivencia. Ojalá en el próximo debate sobre la modificación a la Ley que regula el Régimen de Propiedad Horizontal se establezca una especie de autoridad que capacite, supervise, sancione y suministre referencias de los administradores, como lo hace la Asociación Panameña de Crédito (APC), de manera que se vayan corrigiendo ciertas irregularidades y anomalías administrativas, que al final traen como consecuencia un desfase económico en perjuicio de los propietarios y las promotoras.

¡La administración se estudia, no se improvisa!

<>

Este artículo se publicó el 13 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Las vacas flacas

La opinión de…..

..

David Méndez

En los últimos años, en el panorama económico mundial ha ocurrido de todo. Grandes corporaciones han quebrado dejando con los bolsillos volteados a miles de accionistas, mientras algunos ejecutivos graduados en las mejores universidades se despiden con cuentas cifradas de ocho dígitos; ex gobernantes han desviado fondos millonarios a sus cuentas personales en paraísos fiscales; bancos poderosos han quebrado; fábricas de autos están al borde de la quiebra y demás.

Lo más reciente es que toda una nación pasó a la quiebra, Grecia. Ante la moderna odisea griega la Unión Europea ha prometido salir en auxilio de un sistema que, públicamente, se reconoce como carcocomido por la corrupción y aceptado como causa número uno del descalabro.  El mismo primer ministro griego, George Papandreou, admite que la población tiene al erario como un recurso para saquear.   Para sorpresa, muchos de los griegos consultados piensan que es moralmente aceptable estafar al Estado.

A esto se le suman otros aspectos que agravan la situación como un sistema ineficaz de inspectores fiscales, exceso de empleados públicos creados por los dos partidos políticos que se dedicaron a producir “botellas”, un opaco código tributario con una alta evasión de impuestos, especialmente por los más ricos. Ventas de terrenos públicos a precios por debajo de su valor real y, también, el famoso fakelaki que no tiene otra traducción en mexicano que “la mordida”, y “el salve” en el lenguaje panameño.

¿No le parece todo esto muy familiar?

En Panamá tenemos todo esto y un poco más, pues al Gobierno cualquier gato lo demanda y lo lleva a un Tribunal Internacional ubicado en territorio de nuestros “queridos” vecinos, y siempre pierde, lo que trae al Estado pérdidas millonarias en pago a las metidas de pata y mano de nuestros gobernantes.

Con el cuento de atraer la famosa inversión extranjera, los ingleses se llevan las ganancias de las comunicaciones y los gallegos la de la energía eléctrica. ´ Han evolucionado y ya no se pelean los botines en los mares del Caribe, ahora se dividen nuestros servicios públicos y sus ganancias. Las islas y costas ya están repartidas, a pesar de que la Constitución lo prohíbe, pero, bueno, hay que atraer la inversión.

En Panamá los gobernantes se autorregalan lucrativas corporaciones.   Los grandes proyectos como autopistas y rellenos costeros a pesar de existir presupuestos exigidos en contrato, finalmente después de una concienzuda adenda, salen costándonos el doble de lo presupuestado.

Mientras esto pasa, está viniendo todo el mundo a nuestro territorio, porque alguien regó la noticia de que en este paraíso de boquiabiertos, a los extranjeros, especialmente a los astutos, se les facilita todo, por encima del nacional.

Si hay oro, cobre, manganeso y petróleo ¿por qué tienen que ser los canadienses, coreanos y gringos los que tienen que explotarlos? ¿Por qué no los explotan en su respectivos países?  Simplemente, porque no se permite hacerlo a cielo abierto a estas pseudocompañías mineras. Esas naciones sí protegen su medio ambiente y conocen perfectamente las consecuencias.

¿Estaremos en el mismo camino de Grecia? Yo creo que sí, solo que estamos en un periodo de vacas gordas con el empuje económico de la construcción y el ensanche del Canal.

Si el Gobierno continúa derrochando el dinero en proyectos costosos como el metro, en comprar los corredores, en un nuevo puente para Howard, en cinco hospitales, un aeropuerto internacional en Colón y demás proyectos que deben esperar, entonces cuando Standard & Poors nos fracase en el examen y lleguen las vacas flacas la pasaremos muy mal.

Ya nuestra deuda es muy alta y acapara un gran porcentaje del presupuesto nacional, para doblarla con proyectos que probablemente costarán el doble de lo presupuestado.

<>

Este artículo se publicó el 14 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Censos nacionales

La opinión de…..

..

JOSÉ I. BLANDÓN C.

Este domingo 16 de mayo se llevarán a cabo los XI Censos Nacionales de Población y VII de Vivienda, que nos permitirán tener una clara característica de nuestra realidad social y económica.

Los censos de Población y Vivienda constituyen la fuente de información de mayor trascendencia de un país, porque los mismos involucran su geografía y población al momento de su ejecución. Estos datos son sumamente valiosos para el establecimiento de las estrategias y políticas que permiten trazar el rumbo de la nación.

El esfuerzo que hace el gobierno para generar las estadísticas confiables, referente a los aspectos más relevantes de la población total y sus viviendas, así como las unidades económicas del país, en una periodicidad determinada, nos permite conocer la información para cualquier unidad político administrativa y áreas geográficas menores, como localidades y zonas específicas.

Estos censos constituyen una fuente de información estadística de cobertura geográfica total, que permite la caracterización de áreas con amplios niveles de desagregación geográfica. Además, proporcionan valiosa información sobre universos estadísticos con gran nivel de desagregación conceptual y ofrece una estructura de referencia, útil en el diseño de diversos proyectos estadísticos para caracterizar situaciones muy concretas.

La información que se recopila mediante esta actividad censal es de vital importancia para el desarrollo económico y social del país, debido a que sientan las bases para la formulación de programas tendientes a construir con el desarrollo de los grupos más vulnerables. También es utilizada para evaluar los avances en materia de educación, salud, vivienda, entre otros, de cada una de las áreas geográficas de la República.

Permiten establecer comparaciones de la situación de Panamá con la de otros países y valorar nuestras ventajas y desventajas, para enfrentar los cambios que se están dando en el país, la región y el mundo. Además, nos permiten evaluar el éxito al largo plazo de las políticas gubernamentales.

En el ámbito del sector privado, los censos proporcionan información confiable sobre el tamaño de la población a nivel subregional y su distribución por sexo y edad. Estos datos permiten a los empresarios de todos los niveles programar el tamaño de las empresas y el potencial de cada actividad económica.

En el plano académico, los censos proporcionan valiosa información para el análisis de la realidad socioeconómica de los grupos más vulnerables, de la evolución de los diferentes grupos étnicos y de la dinámica poblacional del país. Estos datos son básicos para establecer las investigaciones que permitirán mejorar la situación de todos los panameños, al contar con fuentes de información altamente confiables.

Es importante que todos los panameños cooperemos con este proceso de empadronamiento y recordemos que el trabajo de campo se realizará de siete de la mañana a siete de la noche. La información que suministremos a el (la) empadronador(a) será utilizada sólo para fines estadísticos y debe ser veraz. Ninguna persona podrá abandonar su vivienda el día del censo antes de haber sido empadronada, a fin de evitar omisiones y duplicaciones. Cooperar con el censo es construir la base de datos importantes para el desarrollo del futuro panameño.

El Decreto 726 establece con claridad que para el domingo 16 de mayo todo juego deportivo, espectáculo público, cine, carreras de caballos, casinos y otros, no podrán iniciarse antes de las 7:00 p.m. de ese día. Los festejos populares, como las fiestas patronales deberán suspenderse los días 15 y 16 de mayo. Las cantinas, bodegas y demás lugares donde se expende licor deberán permanecer cerradas desde las 3:00 a.m. hasta las 7:00 p.m. del domingo 16 de mayo.

El cuestionario que usted debe responder al empadronador necesita de una información veraz y es por ello que debemos tener un amplio espíritu cívico y cooperar con quienes realizan esta importante labor.

La Contraloría General de la República ha preparado con suficiente antelación estos censos nacionales y todas las contingencias han sido analizadas por un equipo altamente profesional. El diseño conceptual y de esquemas organizacionales, así como los materiales de apoyo y sistemas de tratamiento y procesamiento, constituye una intensa y minuciosa labor de prueba y ajuste que se ha realizado y que con la participación de expertos nacionales nos permite sentirnos confiados de la información que se va a recabar.

El cuestionario para estos censos se ha publicado en los diversos medios de comunicación y es importante que sea revisado antes del domingo 16, de manera que estemos preparados para las respuestas.

Toda la información que usted brinde sólo será utilizada para efectos estadísticos y nadie podrá hacer uso de ella para otros propósitos. Ello quiere decir que si usted es extranjero y reside en Panamá, pero no está legalizado, debe dar los datos que se le pregunten y los mimos no serán utilizados en su contra.

Cooperar con el censo es cooperar con el desarrollo de Panamá.


<>

Este artículo se publicó el 14 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La seguridad de todos

La opinión de…..

Grimaldo Córdoba G.


El tema de todos los días y la preocupación más grande del panameño es, desde hace años, el aumento vertiginoso de la inseguridad. Es complicado definir cuántas o cuáles son las variables o en qué grado cada una es un agravante o qué estamos haciendo para controlar esta situación. Y es que debemos comenzar analizando nuestra seguridad como un tema de todos.

Cada hombre y mujer de este país contribuye y tiene algún grado de responsabilidad en el combate de la alarmante crisis de seguridad que vivimos. Todo empieza en la unidad fundamental de la sociedad: La familia.

No podemos seguir dejando a un lado las buenas costumbres, los valores y principios morales, y la espiritualidad, que contribuyen al concepto de familia nuclear, donde la convivencia en armonía mejora notablemente y, más importante aún, los hijos adquieren los conocimientos que les permitirán ser entes de conciliación y razón, con el justo instinto de superación basado en el ejemplo observado en casa.

El mundo moderno ha trastocado el entorno familiar, porque limita la cantidad de horas semanales en que los hijos pueden estar con sus padres. Por esto, debemos hacer de cada momento un valioso espacio de docencia y transmisión de conocimiento, a la vez que descansamos o nos divertimos en su compañía.

El problema pasa a ser de extramuros, cuando la convivencia en nuestros entornos de vecindad, social y laboral deben ser el reflejo de lo que predicamos, en nuestros hogares. La interacción con el prójimo ya sea como líderes o partícipes de actividades en nuestro barrio, colabora al fomento de actividades que compenetren a vecinos y allegados, lo cual automáticamente colabora al mejoramiento del entorno, de la solidaridad entre personas afines y la protección del territorio que debe ser interés de todos y, no menos importante, nuestros hijos se desarrollarán en un ambiente sano y libre de antivalores, intolerancia y vicios.

Otro elemento que debe acrecentar su aporte a la formación de mejores ciudadanos, son los clubes cívicos y grupos organizados de la sociedad civil quienes juegan un papel fundamental en la promoción de valores, fomento del deporte, campañas de concienciación ciudadana y defensa de aquellos sectores de la sociedad que pudiesen encontrarse en condiciones desfavorables, etc. Su trabajo es complementario al de cada hogar y centro educativo sumándose así al trabajo de influencia positiva sobre cada individuo.

No es secreto para nadie que nuestro sistema educativo ha bajado a niveles sin precedentes; aparte de haber desmejorado la calidad académica de nuestros estudiantes, los programas y materias de índole cultural y formativa han quedado en franco deterioro; por lo tanto, el índice de fracaso en exámenes de admisión universitaria supera al 50% y la deserción escolar in crescendo representa uno de los grandes retos del Gobierno, siendo preocupación de primer orden y como reacción a esto, se promueve un plan de transformación curricular; representando un giro de timón tan necesario para llevar al estudiantado a una formación actualizada.

La institución encargada de proteger la vida e intereses de los panameños, la Policía Nacional, debe mantener los nuevos bríos, actitud y modernización en la cual se ve envuelta actualmente. Hasta hace poco teníamos una institución desmotivada, sin tecnología y con armamento desfasado e insuficiente, entre otros problemas… esto trajo consigo que miles de hombres y mujeres abandonaran sus filas con cifras sin precedente.

Actualmente vemos un renacer y fortalecimiento de la institución con la graduación de nuevos cadetes, lo que representa la continuidad formativa y el aumento de pie de fuerza para esta abnegada profesión que arriesga todo, día a día, para salvaguardar la integridad de nuestra gente… Aún queda mucho por hacer, pero es sensato decir que la Policía Nacional está cambiando e inicia un duro camino hacia su adecentamiento y eficiencia en la dirección correcta.

Es importante destacar la presencia del Gobierno que mantiene una preocupación por frenar y controlar el tema de la inseguridad.

Es pues el Gobierno central quien dirige los destinos del Estado y en quien depositan su esperanza miles de panameños que encontrarán en sus actuaciones la motivación para la puesta en práctica de lo descrito en nuestros primeros párrafos.

Nuestro gobierno debe agudizar los planes de control migratorio para que nuestro país deje de ser tomado por malhechores, traficantes y ajustadores de cuentas quienes abusan de nuestra buena disposición de país, dando pie a que los carteles y otras organizaciones encuentren suelo fértil en Panamá.

El establecimiento de las bases aeronavales con miras a custodiar nuestras costas representa una sólida defensa de la permeabilidad de las mismas a la entrada de las drogas, el contrabando e ilegales, que afectan a nuestra sociedad. Nos parece que esta acción, en un esfuerzo combinado con países aliados, demuestra la seriedad del compromiso y la gravedad de esta situación.

El Sistema Judicial, igual, deberá sufrir transformaciones necesarias para que aquel que violente la ley obtenga penas ejemplares y tenga certeza del castigo. Solo así podremos advertir a quienes rompen las reglas del juego que se atendrán a las consecuencias, que serán severas, y que no habrá privilegios ni contemplaciones para nadie. En nuestro concepto, puede ser este el campo en el que poco o muy poco avance se ha hecho.

El Sistema Penitenciario necesita continuar con la reconstrucción, tanto estructural como funcional, propuesta y puesta en marcha por el Gobierno, con sendos aportes a la construcción de nuevos centros penitenciarios que tengan la capacidad de albergar a la población carcelaria, tanto en la capital del país como en las provincias, y garantizar condiciones decorosas de vida a los privados de libertad, eliminando el hacinamiento que provoca frustración, violencia y convierte las cárceles en universidades del delito.

El pueblo tiene altas expectativas de sus autoridades: gobernadores, alcaldes, diputados y representantes de corregimiento, quienes como líderes comunitarios conocen los problemas internos y mantienen contacto con las bases, para el debido tratamiento de cada situación que ponga en peligro el bienestar ciudadano. Cada uno de nosotros estamos llamados a contribuir para garantizar la seguridad, guiados por el interés de las autoridades, que deben seguir taladrando la conciencia de todos los sectores de la sociedad. De forma conjunta nos debemos comprometer a hacer efectivo el sueño de todos, que es y poder vivir y morir en paz en el país que nos vio nacer.

<>

Este artículo se publicó el  13  de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La recuperación de la memoria histórica

La opinión del Escritor y Analista Político…..


Rafael Montes Gómez

Ironías francesas es que el hombre que no peleó en la invasión, que abandono a la tropa a su suerte, que por salvar el pellejo se vistió de monja y se refugió en la Nunciatura, ahora es reconocido por Francia como prisionero de guerra. Un paso importante en esta batalla legal que irónicamente, el pueblo panameño no sabe de dónde sale el dinero para pagar baterías de abogados en Panamá, los Estados Unidos y Francia.

Mientras, en Panamá hay quienes todavía prefieren creer en las maravillas del “proceso”. Eso sí, pretenden desligarse de Noriega cuando la interpretación correcta del “Día de la Lealtad”, es que no puede haber torrijismo sin Noriega.

Así fabricaron ellos su mito, contradictorio, pero hay quienes aun están dispuestos a creer en su propia mentira del 33 %. Jamás han pasado de esa cifra, hay que aceptar que lograron engañar al 33% de la población. Nunca han podido ganarle al resto del 66% cuando va unido en un solo haz de voluntades. Ese era el gran terror a la fórmula ganadora Martinelli-Varela.

Basta con decir que el proceso revolucionario lo idearon tres genios de la etnia negra: Rómulo Escobar Bethancourt, Epaminondas Adolfo Ahumada y Juan Materno Vásquez, salidos de la fila de una izquierda genuflexa al querer de los militares. A ellos el PRD debiera erigirles mínimo una estatua, jamás les han agradecido por su contribución ideológica a este triunfo indubitable de la propaganda que hasta el mismo Goebbels envidiaría.

El mito enuncia que al llegar el general Torrijos de facto al poder comienza a saldarse la deuda histórica con los obreros, campesinos, etc. A conveniencia y sin pedir perdón pretenden que hay que voltear la página, porque “no se puede vivir de reclamos pasados y rencores”, o como si con las llamadas “conquistas sociales” se justificasen los muertos, las atrocidades cometidas, el asalto al erario público y la astronómica deuda externa.

Recordar la verdad que por muchos años se han esforzado en ocultar, los defensores de esta vergüenza nacional le llaman rencor. La dictadura militar inicio el 11 de octubre de 1968 y terminó el 20 de diciembre de 1989, dejando una estela de asesinatos, desaparecidos y mucho sufrimiento, se hace necesario la recuperación de la memoria histórica, y que se pida perdón de cara a la ciudadanía por tan horrendo periodo de nuestra historia.

No se puede sentir orgullo por la desaparición del padre Héctor Gallego, Rita Wald o por los asesinatos de Jorge Camacho, Floyd Britton, Heliodoro Portugal, Belisario Gantes, Dorita Moreno Jaén, por mencionar solo algunos.

De allí que se hace urgente y necesario develar la memoria histórica, recuperarla para que esa falsedad ideológica, aquel mito llamado torrijismo que tanto daño le hizo a la conciencia nacional, se muestre tal y como es, tan embaucador y asesino como el franquismo o el pinochetismo.

<>

Este artículo se publicó el  13  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

EE.UU. cuestiona a Martinelli

La opinión del Docente Universitario e Investigador asociado al CELA…..

ssss

MARCO A. GANDÁSEGUI

Primero fue un periódico de Internet, que opera desde San José, de Costa Rica, y después el Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA), que tiene su sede en Washington, los que dejaron caerle al presidente Ricardo Martinelli una andanada que pocos esperaban. Obviamente, en Costa Rica no hay una campaña contra Martinelli. COHA tampoco es una entidad que cultiva enemistades. ¿Entonces de qué se trata?

Para contestar esa pregunta hay que seguir el rastro de las andanadas. En el caso de Costa Rica, la fuente acusaba al presidente Martinelli de tener lazos con el narcotráfico y de intervenir en las instituciones que imparten “ justicia ”. COHA, a su vez, presentó al mandatario panameño como poco confiable y enemigo de los amigos de EE.UU. en Panamá.

Los ataques coincidieron con la visita a Panamá del sub-secretario de Estado para Asuntos Latinoamericanos, Arturo Valenzuela, quien se hizo coro de las publicaciones señaladas.   En sus entrevistas oficiales destapó algunas de las incógnitas. Valenzuela se reunió con el presidente Martinelli durante una hora en el Palacio de Las Garzas.   Ese mismo día, Valenzuela tuvo una larga conversación con el vice-presidente Juan C. Varela en la embajada de EE.UU.

También estuvo en Panamá John Maisto, diplomático norteamericano, conocido por sus aventuras de desestabilización en América Latina. Su papel en la invasión militar de EE.UU. a Panamá en 1989 y el secuestro del general Noriega fue notoria.   En aquella época, Maisto se hacía pasar por amigo del jefe de las Fuerzas de Defensa (FDP).

En una entrevista concedida a un periódico de la capital panameña, Maisto señaló que la educación y la justicia eran los problemas más preocupantes de Panamá.   Con relación a la justicia agrego que “ las instituciones, empezando por el poder judicial, tienen que ser confiables. Los jueces y policías tienen que estar bien pagados y mejor entrenados ”.   Maisto no se mostró muy diplomático al señalar que el poder corrompe.

¿Fue un ataque al presidente Martinelli y sus asociados más íntimos? El diplomático norteamericano también defendió a las organizaciones de la sociedad civil que han tenido choques recientes con el gobierno.   Rechazó a quienes “ creen tener la verdad absoluta ” y recomendó que quienes se sienten perseguidos en Panamá busquen justicia en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos “ cuyo trabajo es excelente ”.

Ya conocemos el guión, la escenografía está en su lugar, cualquiera podría decir que ¡se levante el telón y que comience el espectáculo! ¿Quiere EE.UU. desestabilizar a Martinelli por los negocios de su gobierno con especuladores vinculados a la mafia norteamericana? No es el caso. ¿Será porque no le gusta su estilo autoritario? A EE.UU. siempre le han gustado socios fuertes. ¿Será por los atropellos a los estamentos de justicia y al movimiento de los trabajadores organizados?  EE.UU. no tiene una historia que defiende esos sectores.

Existe un paralelo muy similar entre la ofensiva de Washington de 2010 con la iniciada en 1987 contra su mejor aliado en la Región hasta ese momento: Noriega. Hay que entender que EE.UU. no bombardeó comunidades panameñas causando muertes y dolor para derrocar a Noriega o destruir las FDP.

Las “ andanadas ” contra Panamá de entonces y, posiblemente, las actuales, responden a contradicciones internas que enfrentan los gobernantes de la Casa Blanca.

La conexión de la droga, según sus detractores, y su estilo autoritario convierten a Martinelli en un blanco ideal para ataques desde el Norte. ¿Sus aliados conservadores latinoamericanos o los republicanos de extrema derecha en EE.UU. lo apoyarán?   ¿O permitirán que sea sacrificado?

<>

Este artículo se publicó el 13 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘Yo no le temo a Noriega’

La opinión de…..

Daniel Rivera


Pese a que pasé nueve días detenido en la Cárcel Modelo, junto a mi hermano, hace ya casi 21 años, tras haber sido detenido por ocho cobardes miembros del tenebroso G–2, no tenemos miedo a que el dictadorcillo regrese a nuestro país, como han tratado de hacer ver los que aún lo veneran.

Para mí -y creo que para muchos panameños que vivimos los desmanes de una dictadura militar, cuyos miembros se jactaban de ser los dueños de Panamá, pero que huyeron ante el ataque del ejército estadounidense, dejando a una tropa indefensa, solitaria y desarmada– ese señor no solo por su avanzada edad, sino por la actitud asumida en medio de la invasión del 20 de diciembre de 1989 no representa peligro alguno.   Si regresa a Panamá no sería llevado a La Joya ni a ningún otro centro penal, pues lamentablemente nuestras leyes no lo permiten.

Si bien es cierto que Noriega es historia, es una historia que no debe olvidarse; alguien dijo que quien olvida su historia olvida a su pueblo, y este pueblo no merece ser olvidado.

Hoy les digo a los más conspicuos colaboradores del general que ese señor, allá en Francia, está pagando parte de lo que le hizo a muchos panameños civilistas, quienes por el solo hecho de oponerse a sus ideas fueron vilmente encarcelados, torturados o exiliados; los que no contaron con mejor suerte fueron asesinados bajo la responsabilidad de un hombre que hoy, escudado en la Biblia y en la palabra perdón, quiere mostrar un arrepentimiento que no le creo.

No debemos olvidar las muertes de Alexis Guerra, Guzmán Baúles, Armando Morán, Hugo Spadafora, así como el incendio de la Mansión Danté de Calle 50 (centro de lucha de la Cruzada Civilista); al igual que la destrucción de la emisora KW Continente, propiedad de la familia Correa Delgado; de la Radio Mundial y Radio 10, propiedad del Dr. Carlos Iván Zúñiga (q.e.p.d); de los cierres del diario La Prensa, el semanario Quiubo, el diario El Siglo, así como las medidas de censura aplicadas a los noticieros de Canal 13 y RPC Televisión; del cierre y destrucción de Panavisión del Istmo, Canal 5, la destrucción de los estudios de la Cadena Exitosa o la horrible masacre de Albrook, donde fueron asesinados 11 compañeros de armas de Noriega, por haberse sublevado contra el tirano.

Estos acontecimientos y muchos otros, como aquel triste viernes negro, cuando las hordas paramilitares del tirano avasallaron a un pueblo cuya única arma contra la dictadura eran los pañuelos blancos, las bocinas de sus autos y el sonar de las pailas, constituyen elementos suficientes para que nunca olvidemos todo el daño moral, económico, político y social que nos causó Noriega y todos sus compinches, el PRD incluido.

Resulta fácil para algunas figuras que aún se mantienen vigentes dentro de ese partido, salir a pedir perdón; yo creo en el perdón, pero un perdón honesto, humilde y con mucho arrepentimiento, no en ese perdón que se pide a través de una cámara de televisión, donde no se muestra ningún tipo de arrepentimiento.

Lamentablemente, a esas figuras del PRD no les puedo creer ni el Padrenuestro, aunque lo recen de rodillas, porque ellos estuvieron con Noriega y aplaudían, cual marionetas, las atrocidades que hacía o que en nombre de Noriega ejecutaban sus huestes.

Esta opinión no refleja ni odio ni rencor, es simplemente un recorderis para que nunca olvidemos y para que nuestros hijos y nietos conozcan el pasado de algunas figuras que hoy intentan presentarse en el escenario público como los salvadores de nuestro país, país que ellos ayudaron a dividir por temor a perder los “privilegios” que supuestamente tenían en los cuarteles.

Finalmente, le digo a la familia de Noriega que les reconozco todo el derecho que tienen en tratar de lograr que su padre y abuelo pase el tiempo que le queda de vida lo más apacible que pueda, pero no deben olvidar que él tiene una gran deuda pendiente con la sociedad panameña y más con las familias de cada uno de los que vivimos de una u otra manera daños morales, psicológicos y económicos por el simple hecho de manifestar nuestra manera de pensar diferente a la que el tenía.

Solo le pido a Dios que le brinde la oportunidad de mostrarnos un verdadero arrepentimiento antes de acudir a rendirle cuentas por todo su actuar en esta vida.

<>

Este artículo se publicó el 14   de mayo de 2010 en el diario La Prensa, La Prensa, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Economía del hombre; o del hambre?

La opinión de…..

—-

JOSÉ GUILLERMO ROS-ZANET

En nuestro país el continuo e incontenible aumento del precio de los alimentos, de los medicamentos y de tantos otros bienes; y el de la mayoría de los servicios (públicos y privados), tales como los del agua potable, de la energía eléctrica, del teléfono, del transporte público, de la atención de salud (¿), etc., vandaliza, sin misericordia alguna, el salario de innumerables personas.

En particular, de aquellas cuyo salario no crece ni se desarrolla: jubilados y pensionados de las clases media y pobre. Son los ciudadanos que sobreviven con salarios (ingresos) congelados a perpetuidad. Y, en general, de los más pobres y excluidos.

Este fenómeno no es sólo el de inseguridad alimentaria, o el de inseguridad de techo; es una gravísima inseguridad: una inseguridad vital humana. Una inseguridad profundamente biológica, sí (existencial); pero, también, cultural, moral, espiritual (es decir, esencial).

La clase media en general; y, en particular, el profesional asalariado (es decir, aquel profesional empleado —médico, ingeniero, abogado— que no ejerce libremente su profesión liberal; que es, por lo tanto, un simple funcionario que no recibe honorarios, sino sólo un salario), se ve condenado, irremediablemente, a disminuir continua y constantemente su nivel de vida. Y el de su familia. Lógicas (¿o anti-lógicas?) de sobrevivencia.

Este profesional (le sucede lo mismo, lógicamente, al asalariado no profesional) no puede trasladar a ninguna otra persona, ni a ningún otro sector, el continuo aumento del costo de la vida.

Su solución ante el problema es irse desprendiendo paulatinamente, cada día, del goce y disfrute de ciertos bienes y servicios, y de algunas actividades de recreación.

El empresario (comerciante, industrial), o grupos de profesionales (abogados, arquitectos, etc.) desde sus firmas y oficinas, pueden, sin dificultad, trasladar el aumento del costo de la vida (y los aumentos de los impuestos nacionales o municipales, directos o indirectos) al consumidor de sus bienes, o al usuario de sus servicios profesionales.   Aumentos en el precio de esos bienes y de los servicios.   Asimetrías, inequidades.

Los grupos menos diferenciados económicamente y socialmente, se valen, en cambio, de formas sui generis , para sobreponerse a los < < imparables >> aumentos del costo de la vida, en general; y del costo de la canasta básica (completa), en particular.   Aquí ocurren novedosos incumplimientos de obligaciones, pagos y compromisos (no pago del alquiler de la vivienda, p. ej.).   O se recurre a la evasión del pago de deudas generadas por el usufructo de algunos servicios esenciales, tales como los de energía eléctrica y de agua potable (mediante las llamadas < < conexiones brujas >>).    No olvido que, en el interior de los países en desarrollo, es en este grupo humano donde viene creciendo mayormente un fenómeno negativo:   la sobrealimentación inarmónica (sobre todo entre las amas de casa).   Una paradoja: aumento de la obesidad en medio de la pobreza.

A los más excluidos (los que malviven o sobreviven apenas, en extrema pobreza), sólo les queda la posibilidad de una cada vez mayor pobreza.   Es como si caminaran inexorablemente hacia una nueva y oscura < < solución final >>:   perecer en los fríos hornos de la consunción final.   Ellos no alcanzaron (o dejaron de ser) la superior condición de ciudadanos, de personas.   Fueron y son sólo habitantes solos.

Tal como van las cosas en nuestro país, parece ser que los dos más seguros crecimientos sostenibles que estamos logrando son:

1° El continuo e injusto crecimiento de la deuda pública externa (e interna).

2° El crecimiento de las inseguridades económicas, sociales, culturales, educativas, alimentarias (odio, maldad, mala conciencia).

Oscuros frutos de la injusticia distributiva de la Riqueza Nacional. No busquemos, pues, (afanosamente ciegos), el crecimiento del PIB, sino el crecimiento y el desarrollo de la justicia distributiva en todos los órdenes del vivir, del ser, del pensar y del hacer humanos.

Que el Estado no deje de ser el receptor, distribuidor y redistribuidor, desde la Equidad, la Libertad, la Verdad y la Justicia, de la riqueza integral del país.   Pero para lograr este desideratun se necesita la firme existencia de gobiernos probos, inteligentes, morales; y la de sociedades políticas y civiles con conciencia de Patria, de Identidad y Destino. Esperemos y busquemos lo mejor para que suceda lo mejor.

<>

Este artículo se publicó el 14 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El ladrón que se roba a sí mismo

La opinión de…..

.

J. Enrique Cáceres-Arrieta

Arthur Barry era un ladrón de joyas conocedor de las artes. Vivió en los años 20 y adquirió fama internacional como el ladrón de joyas más famoso de todos los tiempos por robar solo a personajes ricos y de la alta sociedad.

Una noche, Barry fue atrapado y recibió tres balazos mientras robaba; en medio del dolor hizo una declaración inesperada: “No lo haré más”.   Escapó milagrosamente, y se ajuició durante tres años.   Fue denunciado, capturado y sentenciado a 18 años de prisión.   Después de cumplir su pena, tuvo una vida ejemplar, mas no pasó inadvertido porque la prensa estadounidense se enteró de que residía en Nueva Inglaterra, y muchos reporteros fueron a entrevistarlo.

Entre los comunicadores había un joven que formuló la mejor pregunta: “Señor Barry, usted robó a muchos ricos durante sus años de ladrón, pero tengo curiosidad por saber si recuerda a quién robó más”.   Sin dudar ni un segundo, Barry respondió: “Es fácil. El hombre a quien más le robé fue Arthur Barry.    Pude haber sido un empresario exitoso, un barón en Wall Street y un contribuyente a la sociedad; sin embargo, escogí la vida de ladrón y desperdicié dos tercios de mi vida tras los barrotes de una prisión”.

Esa historia la leí hace años en Nos veremos en la cumbre, de Zig Ziglar. La confirmé en internet hace unos días.

Como Barry, muchos se han estado robando a sí mismos por no usar inteligencia y talentos para el bien, sino para robar, engañar y dañar al prójimo.    Sabido es que detrás de grupos terroristas y bandas de la delincuencia común hay profesiones, talentos e inteligencia inutilizados.

La mayor parte de delincuentes y mafiosos ha sido o es gente talentosa y con coeficiente intelectual elevado. Pero, igual que Arthur Barry, ha elegido robarse a sí misma, creyendo en los castillos en el aire del dinero exprés.

Lo insano está en los barrotes emocionales.   En la imagen que tienen esas personas de sí.   La sociedad suele ser cruel con quien delinque o cae, y nos han vendido la creencia de que somos animales. “Evolucionados”, pero animales.   Si nos creemos animales, ¿cómo pretendemos que nos traten como seres humanos?   Lo determinante es qué creo que soy.   ¿Cómo me veo? ¿Qué creencias tengo sobre mí?   ¿Me percibo digno de lo mejor que la vida me pueda ofrecer o me considero una “víctima”?

Las creencias forjan valores y estos determinan la conducta. “Como es su pensamiento [creencias] es su corazón, tal es el hombre”, escribió el sabio. “No se adapten a los valores [determinantes de conductas] de este mundo, sino transfórmense por medio de la renovación de su mente […]”, exhorta san Pablo.   En términos computacionales, debo cambiar el disco duro, o formatearlo e instalar un nuevo sistema operativo de creencias.

Aun cuando el pasado, el ambiente, el temperamento (herencia genética) y el carácter (producto del entorno) tienen injerencia en nosotros, no nos determinan. Eso, según Viktor E. Frankl, nos corresponde. Y soy responsable de encontrar sentido a mi vida y reconciliarme con la vida. Frankl añade: “El hombre no está totalmente condicionado [conductismo] y determinado [determinismo];  él determina si ha de entregarse a las situaciones o enfrentarlas.   No se limita a existir, sino que siempre decide cuál será su existencia y lo que será al minuto siguiente”.

La mayoría de delincuentes comunes (entre ellos los menores de edad) no tiene una razón trascendente para vivir.   No sabe porqué vive.   Les da lo mismo vivir o morir.   Y el peor sufrimiento que un humano puede experimentar es el aniquilamiento de las ganas de vivir.   De ahí a una conducta antisocial, autodestructiva o el suicidio hay solo un paso.

En una cultura materialista, los únicos valores reconocidos son: dinero, poder y éxito.   Por ello hay gentes que aunque no son delincuentes comunes ni mafiosos, no solo usan su inteligencia para cubrir necesidades existenciales, sino también para enriquecerse ilícitamente y aprovecharse del prójimo. Son iguales o peores que el delincuente común.

¿Será que me estoy robando como Arthur Barry?   Puede ser.   Si así es, es tiempo de quitarme las gafas “juega vivo” y renunciar al rol de Arthur Barry, porque al final de cuentas quien más se perjudica  soy yo.

<>

Este artículo se publicó el  13  de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Jugadores en casinos

La opinión del Abogado y Comentarista…..



Guillermo Márquez Briceño

Aplaudimos la decisión de nuestro Gobierno Nacional de limitar las áreas para juegos de suerte y azar a fin de que en las regiones con personas de bajos ingresos no se establezcan salas de juego que exploten a sus habitantes.

No obstante, eso no basta. Lo preciso a limitar es el acceso a todos los casinos a personas con bajos ingresos.

Jamás olvidaremos una escena que provocó en nosotros una mezcla de lástima, indignación y vergüenza.

Hace ya bastantes años en que tuvimos que asistir al Hotel Monteserín a una reunión, advertimos que en la planta baja operaba un casino.

Allí había mujeres en chancletas y hombres que por su vestimenta, mostraban ser, al igual que aquellas, hijos de la extrema pobreza.

Consideramos entonces que era un crimen mantener abierta esa sala de juego.

En el Casino de Monte Carlo, en Francia, la entrada a los nativos es limitada conforme a sus recursos.

En Malmo, principal puerto de Suecia, los locales no pueden entrar a una sala de juego si no llevan una contraseña que acredita que su situación financiera es holgada. Y a nadie se le permite hacer una apuesta que sobrepase siete Coronas, moneda del país.

Y en muchos lugares hay políticas semejantes. Irremisiblemente quienes sin recursos se zambullen en el juego, son candidatos, si no a la mendicidad, a la mendacidad, al desprestigio, al peculado, a la desesperación, y hasta al suicidio.

<>

Este artículo se publicó el  13  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Rechazo a la reelección del rector

La opinión del Catedrático Universitario…..

.

EDUARDO FLORES C.

La reelección del Rector de la Universidad de Panamá no es conveniente, porque las esenciales funciones de docencia, investigación, extensión, producción y servicios de la Institución quedan subordinadas al interés político electoral, puesto que desde el inicio del periodo de un rector, éste estaría preparando su reelección. Esto lo advirtió Méndez Pereira cuando dijo que uno de los peligros es que se llegara “ a crear el tipo de profesor o de Rector que hace política tratando de captar la benevolencia del estudiante, en perjuicio de su imparcialidad ”.

El principio de la no reelección inmediata busca evitar la continuidad de la primera autoridad universitaria y así permitir la innovación de ideas y estrategias emanadas desde la Rectoría. En el caso del actual rector, profesor Gustavo García de Paredes, está por alcanzar 14 años en el cargo en 4 periodos distintos. Como es sabido, para ocupar el actual periodo de Rectoría y con ello reelegirse, cambió la Ley hace apenas cinco años, y en estos momentos con tal de hacer prevalecer sus intereses, sume a la Universidad en una discusión estéril y la expone en condiciones desfavorables a la censura pública. La no reelección inmediata de los cargos, propugna facilitar la renovación en la gestión universitaria, sobre todo cuando hay que hacerle frente a grandes retos. En una comunidad universitaria de más de 4 mil docentes, nadie puede autocalificarse de indispensable, pues hay suficientes profesores que tienen la capacidad y el compromiso para ocupar el cargo de rector.

La prohibición de la reelección tiene la finalidad de garantizar un mínimo de igualdad de condiciones para los docentes-candidatos al cargo más elevado de la Universidad, de manera que los resortes del poder no estén parcializados, porque de ser así se pervierte la autonomía universitaria.

Nuestra Universidad, por su carácter público y por constituir una de las instituciones que deben llevar esperanza permanente al pueblo panameño, está obligada a que sus autoridades ejerzan sus funciones con un concepto de autonomía responsable. Por tanto, deben predicar con el ejemplo, dando muestras de un ejercicio democrático transparente, que asegure la participación efectiva en la conducción y la toma de decisiones. Por el contrario, la obcecada sugerencia de reelección es un mal precedente que debilita y le resta el significado democrático responsable de la autonomía a lo interno y externo de la Institución.

La aplicación del principio de no reelección en el cargo de rector es necesaria para que los procesos electorales internos sean oportunidades propicias para confrontar visiones, planes, programas, proyectos, metas y estilos de dirección; para que se reflexione sobre las alternativas que conduzcan a transformar la entidad en una Universidad de constante renovación y de pertinencia social. Otra cosa es enfrascar a la institución en maniobras electorales de contenido clientelista y tener que acudir a Órganos del Estado, sin importar la salvaguarda de la tan preciada autonomía, legado de varias generaciones de universitarios.

La autonomía de la Universidad de Panamá no puede reducirse a intereses individuales o de grupos, al contrario debe representar los intereses y proyectos colectivos e institucionales, orientados con una arraigada cultura universitaria de pertinencia y de rendición de cuentas a la sociedad.

<>

Este artículo se publicó el 13 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.