Estado de derecho en crisis

La opinión de…..

TRANSGRESIONES

José Carlos Barría Vallarino

En el marco del principio del estado de derecho ningún funcionario del Gobierno, ningún ciudadano en particular y ningún grupo establecido de personas puede reclamar privilegios por encima de la ley; por el contrario, las reglas están establecidas de antemano, se conocen ampliamente y son aplicadas en forma imparcial a gobernantes y gobernados por igual (Abraham Lincoln).

Semejante declaración de principios contrasta con nuestra realidad. Y es que no puede hablarse de estado de derecho en una sociedad como la nuestra en donde no existen, entre otras cosas, independencia judicial ni respeto al debido proceso. Sobre todo cuando no existe voluntad política para tomar las medidas correctivas del caso, y menos aún cuando la sociedad no solo permite que esto suceda, sino que se ha acostumbrado, y hasta adaptado a ello.

Sorprende, por ejemplo, la naturalidad con que hemos aceptado el que se despida a miles de funcionarios cada vez que el asiento presidencial del Palacio de las Garzas cambia de dueño. Indiferentes ante la evidente discriminación que supone esto, hemos asumido como normal que exista un régimen jurídico formal para los trabajadores de la empresa privada y otro muy distinto, flexible y abominablemente discrecional, para los funcionarios. Esta injusta realidad, que constituye un inmenso incentivo a la corrupción, y de paso explica la ineficiencia con que funcionan muchas de nuestras instituciones, es clara evidencia de cómo algunas normas han sido adaptadas a intereses particulares, en este caso el de los políticos de turno.

El famoso pull, institucionalizado desde siempre en Panamá para conseguir favores en el gobierno, es otro ejemplo de esta terrible realidad.

Y es que en Panamá las transgresiones al estado de derecho sobran: ¿Que tal los habituales tipos que ofrecen certificaciones descaradamente afuera del Registro Civil en Plaza Porras; o del “bien cuidao” que, sin tener ninguna autoridad para ello, dispone de espacios públicos o municipales? ¿Qué hay de los “salves” que se pagan en estaciones de pesas y dimensiones a lo largo y ancho de nuestra red vial, o la “toalla” que se le “tira” al policía de tránsito para que voltee la mirada a otro lado cuando cometemos una infracción? ¿O del empresario que aporta en campaña y luego reclama cuotas de poder, o de los rábulas que en evidente confabulación con algún funcionario, ofrecen trámites rápidos de manera desvergonzada en la Dirección de Migración? ¿Se ha mencionado algo que alguien no sepa? No lo creo. Al contrario, nos hemos convertidos todos en testigos cómplices de esta distorsión.

John Adams decía que es la existencia del estado de derecho lo que distingue a la civilización de la barbarie. Y es que cuando los principios que lo conforman no están bien cimentados en la sociedad, el hombre se provee de leyes propias adaptadas a intereses propios, y esto es sumamente peligroso. Es hora de que todos tomemos esto un poco más en serio, porque ese “juega vivo” que alguna vez fue motivo de risa, se nos está convirtiendo, día tras día, en una inmensa y desgraciada mueca.

<>

Este artículo se publicó el 9 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La Universidad y los Medios

La opinión de…..

.

MIGUEL MONTIEL G.

Los comunicadores saben muy bien que los medios, además de informar, forman. Lamentablemente, los medios influyen más que la familia, la iglesia y la escuela juntas en los comportamientos individuales y colectivos.   Su poder es enorme.   Los comunicadores lo saben.

Pero con todo respeto y realmente preocupado, debo decirles que un titular de periódico en determinados casos provoca más daño a la sociedad que el que provoca la mordedura de una víbora a un individuo. ¿Saben por qué?   Porque los daños que se infringen a la institucionalidad generalmente afectan a todos, son irreversibles e irreparables.

Creemos firmemente en la libertad de prensa. Pero disfrutar de ella es una gran responsabilidad. Utilizada para mancillar honras, destruir instituciones, desestabilizar naciones, manipular la credibilidad y confianza de la gente podría poner en peligro la democracia. El fascismo encontró en la vieja Europa, gracias a estas aberraciones, el caldo de cultivo para arrastrar el mundo a la hecatombe.

Las dictaduras de todos los tiempos han sido precedidas del abuso de los poderes mediáticos.

La verdad sea dicha: este tipo de periodismo, supuestamente organizado para combatir el crimen, termina promoviendo el crimen organizado. Los medios, en especial la televisión, terminan siendo cómplices del delito.

Hágase periodismo. La Universidad de Panamá es una fuente permanente de noticias. Es un foro abierto. En su seno se discuten todos los puntos de vista. Discútanse todos ellos. Dad cobertura a todos. Algunos sectores aspiran a darle continuidad a la actual administración del rector Gustavo García de Paredes. Otros quieren sustituirla. Discútanse sus razones. Alinéense, tienen derecho, pero, por favor, no envilezcan el privilegio de informar. ¡Que su meta no sea destruir una de las pocas cosas que todavía vale la pena defender, como es la Universidad de Panamá! Sea.

<>

Este artículo se publicó el 6 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los buenos somos más

La opinión del Periodista…..

Punto de Vista

Hernán G. Posada R.

Panamá desde sus inicios como nación ha sido histórica y ampliamente receptiva con los inmigrantes, de hecho está cimentada en ellos: chinos, norteamericanos, jamaiquinos, griegos, franceses, etc., quienes nos dejaron un legado de trabajo y cultura.

Hoy las cosas no han cambiado mucho. Panamá ha crecido muy velozmente en la última década y logrado una importante posición económica y de liderazgo a nivel mundial en gran parte gracias a esa inmigración positiva.

En los últimos días hemos visto cómo se ha acentuado la participación de colombianos en hechos delictivos que a nosotros, la comunidad colombiana residente en Panamá nos llena de indignación, vergüenza, rabia y estupor.

A nombre de esta comunidad, en su inmensa mayoría la integrada por gente honesta, trabajadora, correcta, y transparente, ofrecemos disculpas a la sociedad panameña por estas repudiables acciones. Rechazamos y condenamos categóricamente el protagonismo delictivo de estos grupúsculos marginales, de esta minoría dañina, de estos delincuentes que en su eterno afán de ganar dinero fácil sacrifican sin piedad el buen nombre y la honra de quienes sí respetamos el orden y las leyes del país que generosamente nos ha recibido.

Dentro del marco de la ley, con respeto a los derechos humanos, pedimos, exigimos que las autoridades sean inflexibles e incorruptibles con estos hampones sean comunes, o de cuello blanco, que no se puedan quedar, no puedan operar, que sean castigados de manera ejemplar mandando un mensaje claro y directo a la delincuencia foránea: aquí no tienen cabida.

La comunidad colombiana residente en este país y los que, como yo, también somos orgullosamente panameños no vamos a tolerar más que unos cuantos nos sigan haciendo un gran daño a los que honesta y decentemente aquí vivimos y menos a la sociedad panameña en general.

En nuestro país viven colombianos que son grandes inversionistas que generan empleo, micro empresarios, técnicos que transfieren sus conocimientos, periodistas que con su formación y objetividad apoyan el desarrollo de los medios y la imparcialidad informativa, banqueros, comerciantes; en fin somos una comunidad muy variada en muchos sentidos pero quizá la que más y mejor se integra a la sociedad panameña no solo por nuestros fuertes lazos comunes sino por el amor y el respeto que tenemos por nuestro país de adopción lo que también nos hace sentir a Panamá como nuestro y lucharemos para que cada día sea mejor.

No somos simples espectadores de lo que sucede en el país, estamos comprometidos con Panamá, siendo proactivos económicamente, social y políticamente por lo que de manera responsable y cívica participamos en los destinos del país emitiendo nuestro voto por quienes nos deben gobernar cada cinco años.

Queremos reiterarle al pueblo panameño y a quienes sean los responsables de hacer cumplir las leyes que los colombianos correctos y ajenos al delito estamos prestos a colaborar en lo que sea necesario para que las manzanas podridas enquistadas en nuestra comunidad se pudran en otra parte porque los buenos somos más.

Felicitamos y apoyamos la iniciativa presidencial de legalizar a miles de colombianos que ya viven en Panamá, pero somos conscientes de que este proceso se debe hacer de manera puntual y cuidadosa, teniendo en cuenta una exhaustiva revisión de antecedentes, capacidad laboral, auto sostenimiento, tiempo de residencia en el país, pero que en ningún caso esta decisión signifique una carga para el estado, por el contrario sabemos que la regularización de estos compatriotas le significaría al erario panameño cerca de cuarenta y siete millones de balboas anuales en ingresos por concepto de impuestos y aportes en general, ampliando las posibilidades del estado para mejorar la educación, salud, vivienda y desarrollo integral.

No queremos que nuestros vecinos, nuestros hijos, vivan con temor o angustia por culpa de la delincuencia foránea, suficiente tenemos con la criolla.

Los que hemos escogido a Panamá como nuestra segunda patria juramos el compromiso de defenderla y apoyarla, eso lo vamos a cumplir, porque cuando se adopta una patria es como si se pudiera escoger a una madre: se hace por amor y convicción no por conveniencia.

<>

Este artículo se publicó el 10 de mayo de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Globalización y educación

La opinión del Educador…..

..

ROGELIO ANTONIO MATA GRAU

Una de las tendencias históricas particularmente señaladas en la Era Moderna es el movimiento hacia la globalización. Ésta puede definirse como el “conjunto de procesos que conducen a un mundo único”. Las sociedades se vuelven interdependientes en todos los aspectos de su vida, política, económica y cultural, y el alcance de tales interdependencias deviene realmente global. Hoy, podemos hablar de una estructura global de la política, de la economía, de las relaciones culturales, que va más allá de cualquiera de los límites tradicionales y que conecta sociedades separadas en un único sistema.

Para hablar de la globalización hay que tener una mirada retrospectiva de los movimientos históricos, movimientos que se gestaron a través de los siglos y constituyeron de manera lenta un sistema que facilitó la expansión del capitalismo comercial, en el cual se reafirmó la influencia exportadora de bienes económicos y culturales, y dio inicios que posibilitaron el surgimiento de espacios que articularon e intensificaron un modo particular de vida a nivel sociocultural, político y económico en el mundo entero.

La globalización es un fenómeno de carácter internacional: su acción consiste principalmente en lograr una penetración mundial de capitales (financieros, comerciales e industriales), ha permitido que la economía mundial moderna (mecanismos que la integran: el comercio, la producción y las finanzas) abra espacios de integración activa, que intensifiquen la vida económica mundial y surge como consecuencia de la internalización, cada vez más acentuada de los procesos económicos, los conflictos sociales y los fenómenos políticos-culturales.

También es un proceso histórico, el resultado de la innovación humana y el progreso tecnológico. Se refiere a la prolongación más allá de las fronteras nacionales, a la creciente interdependencia entre los países, a la creciente integración de las economías de todo el mundo (esto en todos los niveles de la actividad económica humana), especialmente a través del comercio y los flujos financieros, abarca además aspectos culturales, políticos y ambientales más amplios.

La tendencia a la privatización en Panamá, está ampliando la brecha entre la educación pública y privada; la creciente separación de escuelas en función del nivel de ingresos afecta a las bases de la convivencia, y de la integración y cohesión social de un país. Los docentes son el factor más importante en la organización y entrega de los servicios educativos; sin embargo, en este país se carece de políticas integrales que articulen la formación inicial y en servicio; los requisitos de ingreso, permanencia y desarrollo en la carrera docente.

Los esfuerzos en los cambios educativos en el país han tendido a considerar al docente como un ejecutor de políticas, que usualmente son definidas sin su opinión o conocimiento. Esta situación, sin lugar a la dudas, limita las posibilidades de cambio en nuestras escuelas y las aulas.

El proceso de globalización es ineludible e inexorable, es una realidad histórica y natural de la vida contemporánea. Este es un proceso que aborda todos los ámbitos de la vida social económica, política y cultural; estos ámbitos se ven reflejados en la conciencia de la Humanidad, tanto su mundo local como el mundo en su totalidad está sufriendo un cambio considerable.

El desafío está planteado, los cambios son profundos e imparables y requieren un exhaustivo análisis, porque está en juego el futuro de nuestra sociedad y de la educación. Debemos lograr el cambio de nuestro sistema educativo y amoldarlo a la realidad del mundo actual, con la esperanza de construir un país más justo y equitativo.

<>

Este artículo se publicó el 7 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Noriega en París, al fin

La opinión de…..

.

Betty Brannan Jaén

WASHINGTON, D.C. –En los últimos dos años y medio, muchas veces me pregunté por qué Manuel Antonio Noriega luchaba tan desesperadamente para bloquear su extradición a Francia. Por un lado era obvio, claro, que Noriega había albergado largamente la esperanza de que al ser liberado por los norteamericanos en septiembre de 2007, el gobierno PRD de ese momento buscaría la manera de protegerlo cuando regresara al istmo.

Si, como creo, Noriega se pasó sus 20 años de prisión en Miami confiado en que sería devuelto a Panamá al concluir su condena, aquello de que Francia repentinamente pidiera su extradición le fue una sorpresa muy desagradable, así como le fue una traición muy hiriente que el gobierno de Martín Torrijos le volteara la espalda.

Sin embargo, desde el principio escribí que yo no veía posibilidad alguna de que los abogados norteamericanos de Noriega tendrían éxito con sus apelaciones de la extradición a Francia, mientras que esas apelaciones inútiles le estaban costando tiempo adicional de prisión en Miami al reo. Como cosa de estrategia legal, pensé que él y sus abogados estadounidenses estaban cometiendo un error. Ahora que Noriega está en París, ese error podrá resultar inconsecuente si los tribunales franceses le reconocen los dos años y medio adicionales de prisión en Miami, pero no es seguro que eso ocurra.

Es relevante ahora una entrevista que hice en septiembre de 2007 con el abogado francés de Noriega, Olivier Metzner. (Las informaciones provenientes de París señalan que Metzner y otros dos abogados de su bufete son los que han comparecido ahora ante los tribunales franceses en representación del ex dictador). Aquí repito algunos de los puntos más relevantes de la entrevista:

1. Cuando le pregunté quién le está pagando por defender a Noriega, Metzner respondió: “Eso está cubierto por el secreto profesional”.

2. Cuando observé que a un reo extraditado normalmente no se le concede libertad bajo fianza mientras espera su juicio, Metzner aceptó que hay “no mucha” posibilidad de que se le otorgue libertad provisional a su defendido.

3. Metzner afirmó que sus argumentos –tal como han salido a relucir ahora– serían que los cargos contra Noriega han prescrito y que todo el embrollo es “cosa juzgada” por tratarse de dineros provenientes del mismo narcotráfico por el que Noriega ya purgó su pena.

Metzner no me mencionó nada sobre inmunidad como “jefe de Estado”, por lo que subrayo que el mismo Noriega fue quien alzó la voz para aducir eso cuando lo llevaron ante un juez francés a su llegada a Francia. O sea que en la cabeza de Noriega todavía prima el delirio de haber sido mandatario, aunque ilegítimo, al punto que él piensa que eso lo debe escudar de sus crímenes.

En Miami se le rechazó la inmunidad como “jefe de Estado” por la sencilla razón de que jamás lo fue oficialmente; siempre se escondió tras sus presidentes títere. En París, según leo, ese juez del primer día rechazó la inmunidad diciendo que lo que se acusa son delitos ordinarios que nada tenían que ver con sus funciones como gobernante. Creo que esa postura se mantendrá en los tribunales franceses.

4. Metzner subrayó que Noriega no tuvo defensor cuando fue condenado en ausencia en Francia y mostró optimismo que Noriega sea absuelto después de un juicio nuevo. En todo caso, opinó Metzner, su condena no excedería dos años.

Para concluir, tampoco era nueva la disputa sobre el estatus de Noriega como prisionero de guerra en Francia. En 2007, el embajador francés en Panamá afirmó categóricamente que Noriega sería “un prisionero de derecho común” en París, afirmación que causó revuelo en los tribunales de Miami, aunque los fiscales estadounidenses adujeron que los franceses habían prometido reconocerle “las protecciones” del Convenio de Ginebra. El viernes, un juez parisino rectificó la negación inicial de estas protecciones a Noriega, reconociéndole su estatus como prisionero de guerra.

<>

Este artículo se publicó el 9 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

XIII Congreso Nacional de Sociología

La opinión del Docente Universitario…..

.

MARCO A. GANDÁSEGUI

En medio de un conjunto de problemas que tienden a acumularse en el país sin que sean resueltos, los sociólogos panameños celebrarán su XIII Congreso Nacional de Sociología del 16 al 18 de junio de 2010.   El primer Congreso de Sociología se celebró en 1972, cuando los problemas nacionales también estaban al orden del día.  El último Congreso realizado fue en 2001.

Los temas que serán abordados en el Congreso enfocan el problema de seguridad, pobreza, de desigualdad social, la cuestión laboral, así como género y ambiente. En total, los organizadores señalan que hasta la fecha se han inscrito un total de 30 mesas de trabajo. También se presentarán siete libros de autores panameños y extranjeros. El Congreso tendrá tres conferencias magistrales a cargo de figuras destacadas.

El XIII Congreso está siendo organizado y se realizará en el Departamento de Sociología de la Facultad de Humanidades de la Universidad de Panamá. El comité organizador es encabezado por el profesor Iván Quintero. Hasta la fecha se han inscrito un total de 70 ponencias. De estás 45 son de sociólogos panameños.

El Congreso contará con un contingente, sin precedentes en la historia académica panameña, de 25 ponentes extranjeros. Las conferencias magistrales a cargo de los invitados serán sobre la crisis mundial y sus repercusiones sobre la Región, del reconocido cientista social chileno, Orlando Caputo. Otro conferencista invitado será el español Marcos Roitman. Además, participarán ponentes que vendrán de México, Cuba, Colombia, Ecuador, Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay. Los ponentes de estos países, en su mayoría, son miembros de los grupos de trabajo del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO).

Varios sociólogos panameños que están en el extranjero llegarán a Panamá para participar en el Congreso. Entre estos se destacan Dídimo Castillo, profesor en la UAEM, en México, así como Luis Pulido, profesor en la Universidad Libre de Berlín (Alemania).

Entre los libros que se presentarán está la Antología de Carmen Miró, publicado este año por CLACSO. Además, el libro sobre La crisis de legitimidad de EE.UU., editado por Siglo XXI. En el Congreso los sociólogos le rendirán homenaje a los profesores más destacados en el marco del 75° aniversario de la Facultad de Humanidades (que coincide con el de la Universidad de Panamá). Los profesores que serán reconocidos son Reina Torres de Araúz, Rodrigo Miró, Carlos M. Gasteazoro, Angel Rubio, Isaías García y Jeptha Duncan. En el Congreso habrá dos mesas de trabajo dedicadas al historiador y filósofo panameño, Ricaurte Soler.

El Congreso lleva como título “ Los Retos de la Sociología: Crisis Global y Realidad Nacional ”. Según la convocatoria el Congreso “ se propone brindar un espacio para el diálogo científico, académico y político, entre investigadores, centros de investigación, facultades, universidades, asociaciones profesionales y gremiales, para el análisis de los principales problemas sociales, su forma de enfrentarlos y las posibilidades de superarlas como sociedad ”. Según los organizadores se “ reflexionará sobre fenómenos y procesos que se están desarrollando en nuestra sociedad y sus relaciones con las demás sociedades, tanto las de América Latina como las del resto del mundo. (También) se abordará el impacto de la crisis global sobre la realidad nacional (estructura política, mercado de trabajo, problemas agrarios, desafíos ambientales, movimientos sociales y reconversión productiva) ”.

Los sociólogos tienen un programa que transmite Radio Estéreo Universidad todos los jueves, a las 2:30 p.m. Los conductores del programa dan información sobre los adelantos y las mesas de trabajo que se seguirán inscribiendo hasta fines de mayo.

<>

Este artículo se publicó el 6 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La lucha perdida

La opinión de la periodista…..

Adelita Coriat

La batalla contra el crimen organizado la vemos más perdida que ganada. Infinitos esfuerzos, individuales y/o conjuntos han fracasado. A pesar de los 4,200 millones recursos invertidos en el Plan Colombia, éste país sigue siendo uno de los principales abastecedores de cocaína para el mundo. La droga aún mantiene su precio, pureza y accesibilidad en el mercado.

Una nueva estrategia regional pretende impulsarse en Centro América, esta vez enfocada en prevención y reforzamiento de los sistemas judicial y penitenciario. Estos esfuerzos realmente son inútiles sin un plan honesto de sus protagonistas. Como ejemplo podríamos citar a las agencias antidroga norteamericanas que han ejercido en esta lucha un rol muy cuestionado ante la comunidad. Al respecto muchos expertos coinciden en que se debe forjar un plan agresivo de corte preventivo en EU, el mayor consumidor de cocaína, fiscalizar de cerca su ejecución fuera de los EU y mantener una depuración constante.

Los sistemas judiciales y policiales centroamericanos, entre otras instituciones, han sido permeados por los grupos organizados, su acaparamiento es tal, que algunos países prácticamente han sido irrecuperables. La compra de fallos, la impunidad, las vagas investigaciones judiciales solo son un síntoma del diagnóstico de la sociedad así como la escasa efectividad de las instituciones para blindarse de este mal. El narcotráfico es un “negocio” ilícito que tiene asegurados millones de “clientes” en el mundo. Su rentabilidad sobrepasa los 250 mil millones de dólares anuales, tiene muy poco espacio a la tolerancia, y su poder se limita a muy pocas cosas.

Sería iluso creer que de continuar con la táctica implementada lograremos resultados positivos. Un balance científico nos obligaría a hacer un replanteamiento en la forma y el fondo en que se ha atacado este flagelo. Si continuamos con la misma receta es muy probable que logremos pocos avances, la experiencia es la mejor consejera. ¿Usted que opina?

<>

Este artículo se publicó el 10 de mayo de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cómo presentar reclamos ante la SBP (I)

La opinión de la Abogada y Docente en Derecho Comercial…..

,

MARÍA C. CHEN STANZIOLA

En no pocas ocasiones, he podido percatarme de que a nosotros los abogados, nos cuesta mucho el dominio de temas que escapan de la práctica tribunalicia y de manera reiterada veo cómo tratan de solucionar los problemas de sus clientes en los tribunales de justicia, que se caracterizan por lo complicado y demorado de sus trámites.

Cuando se trata de asuntos relacionados con los servicios bancarios, como usuarios, tienen derecho a accesar a una vía idónea, rápida y quizá más efectiva, no solo por la especialidad de la materia, sino por el cumplimiento de las obligaciones asumidas por los bancos en la prestación de los servicios a sus clientes, para los cuales la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP) tiene un procedimiento sencillo al alcance de todos los usuarios. Hablo del Sistema de Atención de Reclamos (SAR).

Según el artículo 199, del Decreto Ley No. 9 de 26 de febrero de 1998, modificado por el Decreto Ley No. 2 de 22 de febrero de 2008 y cuyo texto fue ordenado sistemáticamente mediante Decreto Ejecutivo No. 52 de 30 de abril de 2008, en adelante Ley Bancaria, los bancos y la SBP, tienen competencia para conocer los reclamos que presenten los clientes bancarios cuando se trate de personas naturales y de personas jurídicas.

Para las personas naturales, están sujetos a este sistema, los financiamientos destinados al consumo personal del consumidor bancario o de su familia, hasta un monto de $50,000; los financiamientos para la compra, construcción o mejoras de la vivienda, hasta un monto de $125,000; los depósitos a la vista hasta un monto de $20,000 y los depósitos de ahorro o a plazo fijo, hasta un monto de $50,000. En cuanto a personas jurídicas, se pueden conocer financiamientos recibidos para fines comerciales, por las micro y pequeñas empresas, hasta un monto total de $200,000 y financiamientos hasta un monto de $125,000.

Sigue mañana..

<>

Este artículo se publicó el 7 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Democracia y crisis municipal

La opinión de…..

.

OLMEDO BELUCHE

La reciente separación del alcalde de Colón por orden del gobernador; la petición de un grupo de representantes del Municipio capitalino para que el alcalde Vallarino siga la misma suerte; los conflictos en Arraiján y Penonomé; así como el transfuguismo de un grupo de representantes y alcaldes del PRD hacia Cambio Democrático; todos estos hechos constituyen síntomas de un “malestar” en la institucionalidad municipal que inciden en la crisis del sistema democrático panameño.

No nos equivocamos quienes denunciamos, hace un año, que todos los defectos del sistema político panameño habían eclosionado en las elecciones de 2009. Los comicios a alcalde de la ciudad de Panamá constituyeron la madre de todas las violaciones legales y constitucionales que podían darse en un proceso electoral. Cuando lo único coherente que se podía hacer era anularlos y convocar nuevas elecciones, los políticos de gobierno y “ oposición ” prefirieron mirar para otro lado. Un año después, la debacle salta a la vista.

El descrédito es tal que, en una fiesta en la que los asistentes trataban de degustar unas hamburguesas, en el patio, aprovechando los estertores del verano, fuimos atacados por un enjambre considerable de insectos y, mientras peleaban por su pedazo de carne, alguien dictaminó: “ las moscas son cortesía del alcalde ”. Todos se miraron con ceño fruncido, escrutando a ver quiénes de los presentes le habían dado el voto, pero todos negaron haberlo hecho.

La situación habla mal de la baja calidad de la oferta política, para usar un eufemismo; como de la baja cultura electoral de la ciudadanía, que no sabe escoger a sus autoridades, porque se guía por impresiones superficiales, frases altisonantes, gestos afectados, eslóganes vacíos, prejuicios inveterados, atávicos caciquismos, relaciones familísticas. Pero la solución que el gobierno pone a prueba en Colón es peor.

Porque, hago de abogado del diablo: ¿Quién tiene más legitimidad, un alcalde electo por la comunidad, o un gobernador nombrado de a dedo? ¿Tienen que someterse a la voluntad del presidente alcaldes y representantes, para que sus comunidades reciban el presupuesto que ameritan? ¿Necesitamos un régimen presidencialista extremo, que parece casi una monarquía por sus prerrogativas? ¿La soberanía de los ciudadanos de un municipio carece de valor?

En un seminario organizado en el Departamento de Sociología nos enteramos de que, debido al congelamiento de la Ley de Descentralización, los municipios están completamente sometidos a la voluntad del Órgano Ejecutivo, careciendo de autonomía presupuestaria y libertad para tomar decisiones propias.

Esto contradice el principio democrático más elemental.

Rechazamos que se pretenda sacar arbitrariamente a los alcaldes incómodos al Gobierno de turno. El único camino correcto es la revocatoria de mandato popular, en la que los habitantes del municipio se pronuncien si su máxima autoridad se ha mostrado o no incapaz de ejercer el cargo.

Pero este gobierno acaba de imponer una ley que anula en la práctica la revocatoria de mandato.

Esta situación, como tantas otras, muestra que el sistema político electoral panameño requiere una reforma total, mediante la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, representativa, soberana e independiente, que delimite las competencias de los municipios y la real democracia participativa de la ciudadanía en ellos.

<>

Este artículo se publicó el 8 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Del muscular al ‘desescoltar’

La opinión de…..

.

Berna Calvit

Supe por un amigo, estudioso de nuestro idioma, que la palabra “muscular”, que significa “perteneciente o relativo a los músculos”, también significa (vigésima segunda edición del Diccionario de la Lengua Española) “desarrollar los músculos a través del ejercicio físico”;  la conjugación de “muscular” requiere cuidado y, además, me parece feísima.   Ante novedad lingüística tan poco atractiva, para hablar del misterio que rodea la orden de dejar sin escolta a la procuradora separada, Ana Matilde Gómez, me permito la libertad de usar la palabra desescoltar.

Panamá tiene interesantes misterios sin resolver.   El último: ¿Quién dio la orden de dejar sin escoltas a la procuradora separada, Gómez?   El calvario de la señora Gómez me recordó las tribulaciones de la pelirroja Anita la huerfanita, personaje que conocí en Peneca, revista de mi niñez. Y aunque Ana Matilde (tan conocida ya que ni falta hace mencionar el apellido) no es niña ni pelirroja, ha quedado huérfana de protección gubernamental.

Fue separada del cargo, se le suspendió el derecho de ejercer su profesión y de salir del país.   ¿Estarán pensando, también, en ponerle grilletes?   El final de Gómez, me han dicho, estaba escrito desde antes que el ex fiscal Arquimedes Sáez, destituido por cobrar coima en 2005, demandara ante la Corte Suprema de Justicia a Gómez por haber intervenido la conversación telefónica del “trueque”, acción que no le estaba expresamente vedada a la Procuraduría en el año 2005.    Sáez fue “providencial” para sacar del camino a Gómez, con fallo en contra de los magistrados Sáenz, como ponente, Cigarruista, Moncada, Spadafora y Salas.

Lo que resulta inexplicable y sospechoso, es la “pasadera de bola” sobre quién dio la orden de “desescoltar” a la Procuradora separada (no destituida por ahora).   Y me huele que este caso quedará tan enmarañado como el asesinato, sin aclarar, del presidente Remón, en 1955; de Rubén Miró, uno de los principales actores en el magnicidio de Remón; la desaparición del abogado René Atencio durante una cita en Vía Argentina (1995),   de quien no se ha vuelto a saber;   la del banquero suizo, Jörg Bosch, visto por última vez en un restaurante al que llegó acompañado de un abogado, según testigos;  la desaparición del padre Héctor Gallegos;   el hundimiento a balazos y posterior desaparición del helicóptero HP-1430, durante el gobierno Moscoso; o de las esculturas “Juegos de antaño”, toneladas de metal desaparecidas como si hubieran sido de papel.   No alcanzaría el espacio para citar otras muertes y desapariciones; y casos de corrupción muertos, por vejez o asfixia, en las gavetas de diputados, magistrados, fiscales y jueces.

Volviendo al desescoltamiento. Horas después de que Gómez participara en el programa Cara a Cara de RPC, le fue retirado uno de los dos escoltas que le quedaban;  al día siguiente, tras su intervención en el programa Infoanálisis en Omega Stereo, donde había dado detalles de las presiones a las que estuvo sometida durante el ejercicio de su cargo, el escolta que le quedaba (Acuña) fue retirado.   ¿Desescoltamiento total como represalia? La orden, según Acuña, vino del capitán de la Policía Nacional Secundino Carrera, quien a la carrera, sin pensarlo mucho, dijo que la orden la dio el procurador suplente Giuseppe Bonissi.

El jefe de Carrera no es Bonissi;  es Gustavo Pérez, jefe de la Policía, quien niega haber impartido la orden y que le preguntaran a Bonissi porque “esa desescolta no la cargo yo”.   Curioso el manejo de la autoridad; hasta ese momento yo creí a Pérez jefe de todos los policías.

Analizando la línea de mando, me dije: “Nada. Si no fue Pérez, tuvo que ser José Raúl Mulino, ministro de Gobierno y Justicia, que parece que siempre anda con la manta arrastrando; ¿habrá irrespetado la jerarquía de Pérez y dio la orden?”.   Pero Mulino pidió que lo sacaran de ese zaperoco, que no fue él.   Subí la categoría y me pareció lógico que la orden hubiera partido de Papadimitriu, ministro de la Presidencia.

¡Nadie más que él pudo hacerlo!, pensé.   Mas no fue él, dijo el superministro, el poder detrás del trono, se dice.   Papadimitriu lamenta que “cada vez que pasa algo quieren responsabilizar al Gobierno”, y que desconoce el caso…” (TVN Noticias).   Y sugirió a Gómez “acudir a las autoridades competentes”. Si ninguna autoridad competente ordenó el desescoltamiento, ¿puede decirle Papadimitriu a quién acudir?   También dijo que el dinero que se gasta en escoltas se necesita para otras cosas. ¿Publicidad gubernamental, por ejemplo?

Escoltar y desescoltar, ¿lo ordena Juancho, el que vende pescado, o Yonbuay, el que recoge latas en los basureros, o Tili, vendedora ambulante de flores?   La escolta de la Procuradora estuvo siempre bajo la autoridad de la Policía Nacional, no de Bonissi.   ¿Tiene Bonissi, ahora, autoridad sobre la Policía?   El presidente Martinelli dice no saber absolutamente nada sobre el asunto. Este “tin marín de do pingüé” es juego peligroso para el Gobierno.    Y para Ana Matilde Gómez no es juego. ¿Por qué le retiraron los escoltas? ¿Resulta apropiada, en este caso, la sentencia que dice “Piensa mal y acertarás”?

<>

Este artículo se publicó el 10 de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

De qué lado estás tú ?

La opinión de…..

.

LUIS EDUARDO CAMACHO

Pasados apenas 10 meses de instalado Ricardo Martinelli y su equipo, el sector mayoritario que impulsa el cambio ha sumado más personas. Hoy, las encuestas hechas en fechas más recientes indican que el 80% de los panameños valora positivamente la gestión que encabeza Martinelli; es decir, considera que el país va por buen camino. Esto obviamente implica que el sector minoritario que se oponía al cambio es cada día más pequeño, se ha reducido a solo un 20%.

Las simpatías hacia el cambio que impulsan Martinelli y su equipo crecen, porque aquellos que se resistieron, por el miedo natural que a algunos les produce la incertidumbre respecto a los efectos que el cambio producirá, están viendo y sintiendo los beneficios del cambio y comienzan a sumarse a él, acogiendo el llamado a estar juntos, haciendo un mejor Panamá. Su miedo desaparece ante el convencimiento de que las reformas fiscales y sociales que ejecuta la administración Martinelli están mejorando la vida de todos los panameños, poniendo siempre en primer lugar los intereses del pueblo.

Es necesario aclarar esto, porque no podemos ser inocentes pensando que el crecimiento de las simpatías hacia el cambio se produce porque hoy piensen diferente los grupos minoritarios que están acostumbrados a poner por delante sus intereses personales, olvidándose de lo que le interesa al pueblo panameño. No, señores, esos grupos minoritarios siguen anhelando los acuerdos de recámara que se acostumbraban hacer en la Presidencia de la República; acuerdos donde se repartían el poder y las riquezas que genera el país, indolentes ante la necesidad de los pobres.

El cambio ha ganado ya varias batallas, pero la guerra en contra de las desigualdades sociales y económicas aún no ha acabado.

Algunos voceros del minoritario 20%, como es el caso de Roberto Eisenmann, acusan a Ricardo Martinelli de confrontar e intimidar a empresarios, sindicatos, medios de comunicación y a organizaciones de la sociedad civil, nada más alejado de la realidad.

El presidente y quienes lo apoyamos solo hemos enfrentado a los que hemos catalogado como empresaurios. Lo hacemos porque practican el capitalismo salvaje, que no permite que este país alcance desarrollo integral.   En ese sistema, el dinero que entra a sus cajas registradoras es lo único que les importa, no les importan el país y los panameños que viven en pobreza o pobreza extrema.

Los empresarios con conciencia social están con el cambio. Ellos no se sienten intimidados por las medidas que hemos aprobado, porque entienden que el sistema de libre empresa atenta contra sí mismo, si la riqueza que produce no genera vida mejor para todos.

Respetamos a los sindicatos. Lo que no estamos dispuestos a permitir es que algunos dirigentes sindicales continúen aprovechándose de la confianza que les han dado los trabajadores, para negociar a beneficio propio viajes y canonjías personales ni vamos a ser complacientes con aquellos que han hecho de la noble y justa lucha contra la pobreza y las necesidades de los trabajadores, un negocio personal.

Los dirigentes sindicales que luchan con verdadero interés por beneficios para los trabajadores que representan están con el cambio, porque nuestro interés por los trabajadores y sus familias ha quedado demostrado con la aprobación de 100 a los 70, la entrega de mochilas con útiles y libros escolares, con el bono de B/.20.00 para la compra de uniformes, con la aprobación de la beca universal y con la aprobación del aumento del salario mínimo más grande de la historia.

Respetamos a los periodistas y a los medios de comunicación que cumplen con la importante misión de mantenernos informados. Sin embargo, todos tenemos derecho a cuestionar que para algunos de ellos la nota característica sea lo negativo y no lo positivo; no sobre el gobierno, sobre el país y los panameños que, en su mayoría, somos gente honrada y trabajadora.

Respetamos a la sociedad civil.   Trabajamos con las iglesias y otras organizaciones en campañas dirigidas a promover principios y valores positivos. Junto a otras impulsamos la cultura y del deporte. Sin embargo, cuestionamos a las minorías que pretenden utilizar a algunas organizaciones de la sociedad civil y a algunos medios para defender mezquinos intereses personales o de grupos económicos; no olvidemos cómo se les utilizó para promover la candidatura de un magistrado.

Nosotros no abusamos del poder, se lo estamos devolviendo al pueblo. No queremos controlar a los partidos, a las instituciones del Estado, a los medios ni a las organizaciones de la sociedad civil, queremos que todos le sirvan al pueblo, porque ahora le toca al pueblo.

Los que anhelan volver atrás a los tradicionalismos políticos y económicos del pasado, los que pretenden utilizar a algunas organizaciones de la sociedad civil y a algunos medios de comunicación para promover defender sus intereses personales ya escogieron su lado, están contra el pueblo y contra el cambio.

Muchos, desde muy temprano en nuestras vidas, escogimos de qué lado queríamos estar. Estamos del lado de los que luchan contra la corrupción, contra el juegavivo , el no me importa , las injusticias sociales y económicas y luchamos por una democracia en la que todos tengamos los mismos derechos.

Junto a Ricardo Martinelli, su equipo y muchos panameños que aportan su granito de arena desde diferentes sectores de la sociedad para que la democracia sea vida mejor para todos, continuamos luchando. Nosotros y la gran mayoría del pueblo estamos con el cambio. ¿De qué lado estás tú?

<>

Este artículo se publicó el 6 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La democracia, un trabajo de todos los días

La opinión de….

.

BALBINA HERRERA ARAÚZ

Días atrás concurrí al Foro por la Democracia Participativa en la curia metropolitana. En un mismo espacio de reflexión participaron miembros de organizaciones de mujeres, profesores, servidores públicos, sindicalistas, religiosos, empresarios, ecologistas, estudiantes, grupos de la sociedad civil organizada, afrodescendientes, población indígena y periodistas.

Se habló de la ecología, sobre los peligros mineros, la degradación de los bosques, el respeto a las minorías, las persecuciones a los protestantes, a los sindicatos, a la libertad de prensa, todo enmarcado en el contexto de la democracia participativa.

Hubo una crítica a los partidos políticos, y la voz refrescante de un joven dijo que no podíamos excluirnos ni tampoco discriminarnos, que lo más importante era el amor que debíamos tener entre todos. Como un llamado de atención dijo: “Empecemos a trabajar por la democracia de nuestro país”.

Al final, alguien entonó el himno nacional y todos cantamos al unísono. Estoy aprendiendo la lección como dirigente política y social que soy: por muy pequeño que sea el aporte, ayuda a construir y hacer grande una acción.

La democracia no se hace bajo decreto, se construye todos los días, es decir, se aprende.

La democracia se construye de abajo hacia arriba; desde las comunidades, desde el hogar, desde las escuelas.

Es una lección que todos debemos aprender, y el mejor legado que le podemos dejar a las siguientes generaciones es eliminar el juega vivo, el clientelismo, el individualismo, para poder escuchar con mente abierta los problemas nacionales, con respeto y tolerancia entre nosotros mismos.

Como ser humano que soy he cometido aciertos y errores, ambos con enseñanzas que he tomado en sentido positivo, que me han permitido crecer como persona. Cada experiencia en nuestra vida es una oportunidad para mejorar.

En mi caso se ha fortalecido el deseo profundo de seguir participando en mi colectivo político y también en todos los movimientos sociales que se den en este país.

Con humildad, pido disculpas a las personas a quienes he ofendido con algún proceder, y a la vez me comprometo a seguir luchando por una verdadera transformación, sin demagogias, donde el respeto al ciudadano sea la norma de un Panamá para todos.

<>

Artículo publicado el 11 de mayo de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.