Pasando la batuta

La opinión de…..

.

I. Roberto Eisenmann, Jr.


Poco a poco hemos ido pasando la batuta de nuestras múltiples obligaciones en las empresas, en la banca micro, en las instituciones de la sociedad civil, y otras, y ahora toca ir haciendo lo mismo con el periodismo de opinión.

Aprendimos a escribir, escribiendo (si es que sabemos hacerlo). Comenzamos esta aventura en 1980 al crear (junto a otros muchos fundadores) este diario La Prensa.

Estamos cumpliendo, entonces, 30 años de estar escribiendo una columna de opinión casi que cada semana.

Como son 52 semanas que tiene el año, hemos producido más de mil 500 columnas. Estas columnas, inicialmente con la ayuda de mi amigo Herasto Reyes (q.e.p.d.) y luego con la asistencia de Nadhji Arjona, –se han conservado en 12 libros… más un número 13 que ya está en el horno. Una lectura corrida de los libros ofrece una visión cronológica de los años de mayor crisis institucional de nuestra República.

Allí quedarán de referencia para aquellos de las generaciones venideras a quienes les pueda interesar.

Habiendo cumplido esta enorme tarea ciudadana, considero que va siendo hora de pasar la batuta a ciudadanos más jóvenes… mucho más inteligentes y preparados que yo. Ya varios respetados médicos y otros profesionales han tomado la pluma sirviendo de ejemplo a los que aún faltan por decidirse. ¡Tomen la batuta! Ahora le toca a su generación liderar con sus opiniones y acciones a una ciudadanía comprometida y competente… fundación de la democracia.

Me despido entonces de mis limitados lectores con algo de tristeza, sabiendo además de los posibles peligros nocivos de la desconexión, pero sabiendo a la vez que todo en la vida tiene su final y es preferible escoger conscientemente el momento, antes de que inconscientemente comience uno a escribir sandeces.

¿Quiere decir esto que no volveré a escribir? …¡no!… la espada nunca se entrega. Sin embargo, ya no se tratará de una columna regular todos los viernes; incluso, podrán pasar muchos meses antes de que algo muy serio me motive a volver a contribuir con una opinión.

Antes de despedirme quiero agradecer a los lectores por sus felicitaciones y –sobre todo– por sus críticas, porque ellas me han educado. También quiero humildemente pedir excusas si en alguna opinión escrita he sido injusto con algún hermano en la nacionalidad; nunca fue mi intención. Procuré siempre construir con optimismo, pero sé que no siempre logré el objetivo.

De lo que sí pueden estar seguros es de que todas mis opiniones y acciones se hicieron con un profundo amor a mi Panamá. Siempre estuve dispuesto a darlo todo por la tricolor y el golpe de tambor al son del cual bailan nuestras hermosas empolleradas.

A todos los que me acompañaron en mis aventuras como escritor, un abrazo de profundo agradecimiento.

Tengo un plan de vida de 30 años más, con la esperanza de que mi diosito me permita lograrlo.

Espero que sean 30 años de vida tranquila… y de vagancia (¡jamás pensé que tuviera la capacidad de vagancia que he descubierto tener!). En mi Pensarium tengo un letrerito donde se lee: “es bueno no hacer nada, y luego descansar”… ¡eso es lo que intento hacer!

<>

Este artículo se publicó el  7  de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: