Para llegar a ser un país del primer mundo

La opinión de…..

.

Dairo Herrera

Quienes siguieron atentamente el Foro Económico Mundial, América Latina 2010, vieron y escucharon a nuestro Presidente ratificar y enfatizar, en entrevista por CNN, su interés por el tema social y en una aspiración importante: “queremos convertir a Panamá en un país del primer mundo”.

Este deseo lo compromete con la comunidad internacional y pienso que exhortaba a todos los panameños, sin excepción, a reflexionar sobre lo que significa construir un país del primer mundo.

Entiéndase que cuando hablamos del término “primer mundo”, generalmente hacemos referencia a aquellos países que han logrado un alto grado de industrialización y que disfrutan de los más altos estándares de vida; posible gracias a la riqueza y la tecnología. Existe una gran correlación entre los países con este tipo de estatus y el hecho de que posean instituciones democráticas robustas (Wikipedia).

Es acertado, caminar en esa dirección, con una visión optimista de futuro y pienso que sería importante revisar, la posibilidad de poner los cimientos sobre tan importante declaración pública.   Es hora de traer a colación temas como el ordenamiento urbano, que supone la intervención del gobierno para avanzar en la construcción de un país; con verdaderas ciudades, sin barreras arquitectónicas, con andenes y rampas para el tránsito de personas con discapacidad; espacios urbanos donde los ciudadanos encuentren amplios parques dotados de espacios para la recreación familiar con vegetación abundante, bancas para el descanso, ciclorutas y áreas para el desarrollo masivo del deporte. Ciudades donde la vía pública no esté invadida por los carros sino por los peatones, porque no existen parqueaderos municipales ni privados. Es decir aspiramos a construir ciudades más humanas.

Otro tema a considerar en ese empeño de convertirnos en un país del primero mundo es el trasporte público; se impone que este sea masivo (metro) en la capital, acompañado de buses articulados que nos lleven con comodidad y rapidez por avenidas exclusivas para este tipo de trasporte, con conductores contratados y educados directamente por el gobierno para evitar la lucha del centavo que tantos muertos ha costado; un servicio público de taxis individuales y colectivos que atienda y entienda las necesidades del usuario. Todo esto acompañado de una campaña masiva de educación ciudadana para velar por el respeto a la vida, respeto a los semáforos, control de velocidad, uso de los pasos peatonales, y el establecimiento de leyes que obliguen al uso del conductor elegido o designado, para que los borrachos no maten a más ciudadanos en las calles, porque el compromiso es de todos.

Un tercer tema a desarrollar es el de fortalecer las actividades culturales. Crear el Ministerio de Cultura daría apoyo sistemático a las múltiples actividades y obras de nuestros artistas en todas las áreas de expresión, hecho que aportaría nutrientes a nuestro acervo cultural, para que las nuevas generaciones tengan un país abundante en equidad y edificante en la sostenibilidad de un Estado robustecido con la probidad de sus líderes.

Un Panamá mejor es posible; acompañemos esta y otras visiones presidenciales que apunten a la equidad y hagamos eco al lema del foro: “sociedades para un crecimiento sostenido”.

<>

Este artículo se publicó el  5  de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: