¿Una sentencia de primer mundo para un sistema tercermundista?

La opinión de…..

.

Carlos Gasnell Acuña


Un día después de publicada la noticia sobre la no responsabilidad del Estado por la tragedia del bus incendiado en el sector de La Cresta, en la que fallecieron usuarios del servicio de “transporte público”, tuve la oportunidad de escuchar en programas de radio y televisión airadas condenas al fallo. En la mayoría se criticaba abiertamente a los magistrados y se calificaba la decisión como una vergüenza y una burla nacional. Esto me llevó a leer las 16 páginas de la sentencia para analizar detenidamente sus argumentos.

Al terminar me quedé con un sabor algo amargo. Las conclusiones jurídicas, las cuales respeto por ser una decisión de la Corte Suprema, considero que pueden aplicarse a un país de primer mundo, o en vías de desarrollo, con instituciones sólidas (de hecho los autores que se citan en el fallo pertenecen a estos países), pero difícilmente pueden aplicarse a un sistema concesional como el del transporte público panameño.

Ciertamente, en muchos países, el concesionario es quien legalmente responde por el mal funcionamiento del servicio público concesionado, pero el Estado al dejar de prestar el servicio y ocupar su posición de regulador y fiscalizador del sistema, lo hace de manera eficiente.

Partiendo del hecho de que en estos países (de los autores citados en el fallo), sería inconcebible la importación de los vehículos que aquí se permite que presten el servicio público de transporte, además de que el concesionario, que no es un particular, sino una empresa, tiene la obligación de contar con un seguro de accidentes cuya omisión conlleva la cancelación de la concesión, sin mencionar que cuentan con choferes profesionales acreditados y los vehículos del concesionario deben pasar por un riguroso revisado periódico.

En Panamá todos sabemos que para otorgar el revisado vehicular anual hay algunos talleres que ni miran el automóvil y otros que te lo entregan sin que lo lleves a la revisión. Con los buses, observando el estado en que se encuentran muchos de los que circulan diariamente, no sé por qué la situación va a ser diferente.

De manera que la responsabilidad de los concesionarios en un país en el cual las normas son tan flexibles y el Estado es un mal regulador y pésimo fiscalizador de sus concesionarios no puede compararse a la de países en donde realmente el Estado, al transferir su responsabilidad por los servicios públicos, procura que realmente la prestación de los mismos se lleve a cabo en condiciones de universalidad, igualdad, de manera ininterrumpida y en condiciones óptimas de calidad, lo cual permitiría que el Estado (responsable in vigilando) se coloque en una situación de no responsable frente a una irregularidad en el sistema, como lo es un accidente, que en el caso del bus de La Cresta, ni siquiera puede calificarse como tal.

Las normas que regulan las concesiones de servicios públicos en Panamá, cuando existen, en su generalidad son de mala calidad, y las relacionadas con el transporte público que no lo son, no se aplican con rigurosidad.

De manera que la sentencia de 16 de abril de 2010, puede que sea jurídicamente correcta para un sistema concesional de primer mundo, pero moralmente incorrecta para un sistema concesional de tercer mundo como el panameño, por lo que insistir en la defensa a ultranza de la irresponsabilidad objetiva del Estado en los casos de accidentes del transporte público por existir concesionarios, sí sería una burla para los miles de panameños que tienen la necesidad de utilizar este pésimo sistema protegido históricamente por todos los gobiernos.

Ojalá que el gobierno actual, asuma la responsabilidad de arrastre del Estado y reconozca una compensación a las víctimas del incendio del bus de La Cresta, solamente por el hecho de seguir permitiendo que siga funcionando el actual sistema.

<>

Este artículo se publicó el  2  de mayo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

La fe en la razón ¿es la razón de la fe?

La opinión de…..

.

Juan Carlos Ansin

Debemos preguntarnos si la confrontación entre la fe y la razón es una mera dificultad especulativa o puede en cambio desvelar resquicios donde una supla las deficiencias y limitaciones de la otra. Del mismo modo que una emulsión curativa resulta de la mezcla, pero no de la unión, entre el agua y el aceite; dos elementos distintos con propiedades que en principio se repelen, pero que bien agitados se convierten en un remedio útil.

La razón habla con el lenguaje de la lógica y se expresa -aunque no exclusivamente- por medio de la ciencia. La validez de sus argumentos depende del método empleado y de la interpretación de los hechos, así como de la claridad de sus conceptos. Su finalidad es encontrar la correspondencia de los hechos con la realidad (verdad científica). El problema es que para alcanzar sus fines debe escoger uno de muchos caminos y en ocasiones no siempre escoge el más correcto, para ello adecua o modifica su método ajustándolo a la realidad más cómoda. Decía Poincaré: “El Hombre moderno recurre a la causa y los efectos como el Hombre primitivo recurría a los dioses, para poner orden en el Universo. No porque sea el sistema más confortable a la verdad, sino por ser el más conveniente”.

Más allá de que sea o no verídico lo de la manzana de Newton, lo cierto es que el instinto o el “olfato” del investigador y su poder de observación, muchas veces desencadenan, guían o definen el proceso científico. Son muchos los ejemplos donde lo irracional le abre paso a la razón. La ciencia está poblada de numerosos hechos impredecibles, los cisnes negros de Nessim Taleb y cada uno de sus descubrimientos es, en cierta forma, una recreación.

En los sistemas lineales de causa y efecto, donde un germen con nombre y apellido causa una enfermedad determinada, la casualidad o el azar no tienen cabida. Pero en el sistema no lineal, pluricausal, que es el mayoritario, donde los efectos dependen de numerosas variables, la verdad científica se basa en la evidencia probabilística. Aquí la verdad es una probabilidad estadística, donde se afirma que tal evento es improbable -aunque no imposible- que ocurra por casualidad. De modo que en el campo de la ciencia empírica, no se puede despreciar aquello que es función de toda la actividad psíquica, racional e irracional (lógica o instintiva).

Aunque todo ser humano nace ateo, es un hecho axiomático (que no necesita demostración) la existencia comprobada en toda sociedad humana, del instinto de “lo sagrado” o hierofanía. Así como el instinto del placer induce a su satisfacción, lo sagrado tiende a calmar el temor a lo desconocido, poniendo orden en el universo y en la psique. Universo que la conciencia individual de la muerte hace finito, sometiéndose por ello a la conveniencia de un Ser protector. Tal como la ciencia se acomoda a la Verdad que la justifica.

<>

Este artículo se publicó el  2  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Un pueblo educado no permite corruptos

La opinión de…..

.

TITO RODRÍGUEZ M.

En estos momentos que el país asume la responsabilidad de cualificar los parámetros educativos, para así ofrecerle a nuestra juventud mejores oportunidades de desarrollo profesional, dentro de un ambiente altamente competitivo, capaz de brindarle un mejor bienestar social,   logré investigar algo sobre los países con mejores niveles de cualificación educativa donde Finlandia se lleva todos los honores por su alta educación.

Un país desarrollado y con cinco millones de habitantes logró entender que un pueblo educado sabrá elegir a dirigentes honestos y competentes; que un pueblo inteligente y educado no permite corruptos ni incompetentes.   Así mismo, a través de su presidente, Tarja Halonen, logró hacer entender al pueblo finlandés que un pueblo ignorante se empobrece, vive de ilusiones y es un terreno abonado para la demagogia del politiquero.

Marcados estos parámetros educativos hoy la sociedad finlandesa destaca por su alto nivel de cohesión social y altos índices de igualdad social y equidad. Bajo este digno ejemplo, nosotros debemos marcar algunos parámetros educativos que nos permita lograr una educación de excelencia, con una alta cohesión social; además tener la equidad de los ciudadano en el acceso a la sociedad del bienestar y el derecho a la libertad en un clima de responsabilidad ciudadana, haciendo el puente entre un excelente crecimiento económico y un pueblo culto y educado.

Cualificándonos elevaremos nuestra cultura política y desarrollaremos verdaderos valores de progreso y cohesión social. De allí nuestro marcado interés de brindarle a la juventud de Nuevo Caimitillo, la oportunidad de cualificarse y generar mejores perspectivas profesional, donde con la solidaridad de la Universidad Americana, hemos matriculado a 15 jóvenes en el programa de Administración Turística con énfasis en Crucero, luego que terminaran, con mucho esfuerzo el bachillerato en ¨De la Educación Nuevo Caimitillo¨.

Esta loable juventud desarrolla con empeño y tenacidad su perfil profesional, este proyecto que no solo le garantiza su profesionalismo, sino además una dinámica carrera laboral, con planes y programas que desarrollen el ecoturismo en el lago Alajuela, llevándole progreso y desarrollo a la región.

Estas 14 jóvenes, Edilma, Bricelda, Loida, Nilca, Carolina, Argelis, Zulay, Soraida, Elida, Doralis, Emma, Neysis, Milka, Mayela, Nivia, Melitza y el caballero Aníbal, abren el camino a otras generaciones que hoy están culminando el bachillerato en Nuevo Caimitillo y con todas las perspectivas de llegar a la educación superior con la ayuda de la Universidad.

Somos de la idea de que toda persona tiene que recibir formación y educación para ir tan lejos como su capacidad lo permita. Haremos todo nuestro esfuerzo por darle a estas generaciones apartadas del urbanismo local, cimentados en la cultura rural, nucleadas en la familia y los valores tradicionales de la cultura campesina, un mejor porvenir profesional.

<>

Este artículo se publicó el 2 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Celebrando en voz baja

La opinión de ka Arquitecta y Ex Ministro de Estado…..

,

MARIELA SAGEL

El mes que acaba de terminar —que ya es el cuarto del año— tuvo varias celebraciones que nos deben hacer reflexionar sobre el valor que le damos a las conmemoraciones versus lo que practicamos a diario.

Y es que no solamente se trata de un día pintarnos de verde, porque es el Día de la Tierra, o de morado, porque es Viernes Santo, o acordarnos de Rogelio Sinán, porque es el Día del Escritor, o regalar un libro, porque es el Sía del Libro, o festejar a la secretaria por su día. Las celebraciones deben ser modos de vida, como el que va a la iglesia y practica en su vida diaria eso por lo que tanto reza y hace reverencial genuflexión ante las imágenes de los santos.

La naturaleza ha azotado con fuerza a nuestro maltratado ambiente, y lo que se esperaba iba a ser una sequía o verano larguísimo, ha traído, súbitamente en abril, en lluvias inclementes que han sorprendido a más de uno, y causado severos daños materiales por la malas prácticas de los ciudadanos, de disponer de lo que no quieren —léase basura, electrodomésticos, colchones, envases de foam, etc.— en las quebradas y ríos, dando como resultado que esas primeras lluvias tengan bloqueadas las endebles alcantarillas y se formen unas colosales inundaciones.

También se celebró el día o semana del reciclaje, y en otra columna resalté la importancia de reciclar, que se define como “someter a un proceso físico químico y/o mecánico a una materia o a un producto ya utilizado, a un ciclo de tratamiento total o parcial para obtener una materia prima o un nuevo producto”.   También puede ser “la obtención de materias primas a partir de desechos, introduciéndolos de nuevo en el ciclo de vida y se produce ante la perspectiva del agotamiento de recursos naturales”.

Actualmente, muchas personas conscientes están reciclando papel, que es el más fácil de los materiales con que tratamos día a día, y también las latas.   En algunos lugares venden un aparato que las aplasta y de esa manera, es más fácil disponer de ellas, pues el aluminio es de fácil reciclaje, como lo es el vidrio (si tienen duda, dense una vuelta por Casa Cor y vean cómo hicieron la taquilla).

Supongo que la conmemoración a reciclar en un día específico estuvo ligada a la celebración del Día de la Tierra, que fue el 22 de abril.   Valdría la pena investigar si en las materias que se imparten en las escuelas se enseña el valor y la importancia del reciclaje, ya que esa sería una manera muy eficaz de influir sobre la conciencia del individuo desde su temprana edad.   Si en su casa no se enseña que los recursos no son limitados y que por el contrario, hay que apreciar lo que se tiene para darle otra vida, de ser posible, pues que se aprenda en el colegio.

Me contaba mi hermana que vive en Indonesia que allá, donde el agua no es potable, no se vende nada envasado en plástico y en el colegio donde asisten sus hijos, los chicos deben llevar su botella reusable para servirse de los dispensadores de agua embotellada.

El composting o degradar desechos orgánicos a abono —por ejemplo todo lo que se recoge de los jardines (ramas, hojas)— se desintegra a abono que se re-usa. En teoría se puede hacer lo mismo con los desechos orgánicos de la cocina, pero el tema es que esto atrae roedores, cucarachas y otros animales con los que no quisiéramos tropezarnos.

Existen ya industrias completas que basan sus recursos en la reutilización de materiales existentes. Están muy de moda las carteras hechas de empaques de gomas de mascar o cualquier otro material y las mismas son el último alarido de la moda.   Recuerdo que a nosotras en Las Esclavas nos enseñaron a hacer pequeños petates con esos empaques, pero ahora la sofisticación ha llegado a tanto, que es elegantísimo llevar esas carteras y son muchos los países que innovan con otros materiales y con otros productos.

Tratemos de crear y adoptar una cultura de reciclaje. De hacerlo así, como dice el juramento que se le toma al que accede a un puesto, “Dios y la patria os lo agradecerán o de lo contrario, los castigará”. Yo añadiría “y el medio ambiente también se lo agradecerá o lo castigará”.

<>

Este artículo se publicó el 2 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

La Educación es para todos: rompiendo paradigmas

La opinión de la Psicopedagoga…

.

Brizeida Hernández

El siglo XXI es denominado la era del conocimiento y la información, se hace necesario un replanteamiento de la tarea de enseñar y el rol del mediador en el proceso educativo que busca romper paradigmas y sentar los principios de igualdad de oportunidades y acceso a una educación para todos.

Se llama a una reflexión sobre el modelo de atención educativo aplicado que responde a una escuela idéntica en la que se uniforma a todos por igual, frente a una población diversa, globalizada que necesita diferentes alternativas para aprender.

Por lo que se requiere hacer cambios cualitativos a la dinámica de integración escolar al modelo de atención y estrategia de aprendizaje. Los nuevos paradigmas educativos exigen cambios en la pedagogía, reinventarse otras formas de llevar la información y lograr apropiarse del conocimiento. Así tener presente por ejemplo: la multiplicidad de tareas, variedad de contextos en que estas tareas se desarrollan, complejidad del acto pedagógico, inmediatez y el posicionamiento ético que supone la tarea.

Se requiere una transformación de estructuras y de los sistemas para hacerlos mejores para todos y garantizar una educación en equidad, pertinencia, libertad, dignidad y participación plena de todos los grupos vulnerables sin mirar el género, edades, habilidades, situación socio-económica, cultural, discapacidad, lingüística, entre otros.

La educación para todos en este siglo está enmarcada en las políticas públicas enfocadas a transformar integralmente los sistemas educativos, teniendo como plataforma una real voluntad política de todos los actores sociales para romper los paradigmas existentes.

Por lo anterior, es necesaria una nueva pedagogía, modelo en que se vea a la familia como fortaleza en la toma de decisiones. Además de enfatizar en las potencialidades y los recursos personales que permiten enfrentar situaciones adversas y salir fortalecido, a pesar de estar expuesto a factores de riesgo.

Las buenas prácticas centran su acción en la formación de valores para convivir en la escuela con respeto, justicia y oportunidades para aprender. Esto requiere reglas establecidas, donde haya comprensión de las razones detrás de las reglas, en un clima adecuado y que el actor principal tenga equidad en los procesos cotidianos, especialmente los de aprendizaje.

La educación se caracteriza por experimentar la riqueza de agrupar por diferencias, con estrategias de aprendizaje cooperativo en igualdad de derechos y respeto de la diferencia que desarrollen la confianza, el manejo reflexivo del conflicto, lugar donde el construya su propia identidad para lograr apreciar la de los otros, pero también a enfocar las causas de nuestros males para dar soluciones serias, responsables a corto, mediano y largo plazo desde las casas de estudios.

<>

Este artículo se publicó el  1  de mayo de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

300 días para hacer ambiente

La opinión de…..


HARLEY J. MITCHELL MORÁN

La gestión ambiental consiste en los programas, proyectos, actividades y tareas concebidas y ejecutadas por diversos sectores, encaminadas al manejo y protección de los recursos naturales y al alcance del desarrollo sostenible.   En Panamá, con distintos niveles de dinamismo en el tiempo, la institucionalidad y leyes resultantes, evolucionan de manera más armónica de lo que se cree, acelerándose esto desde la creación de la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM) en 1998. Es de interés reflexionar entonces cómo se da esta gestión durante los trescientos días que han transcurrido desde la nueva administración gubernamental.

El apoyo a la visita de Al Gore, la participación en la sesión de la ONU relativa a cambio climático, el traslado patrimonial del ganado del Parque Nacional Coiba a la ANAM y la continuación de incautaciones de madera y vida silvestre, son medidas aceptables, pero aún no se conoce cuál será la dirección de la gestión ambiental del Gobierno, siendo necesario para la ciudadanía conocer cómo éste ejecutará los lineamientos de las políticas ambientales existentes.

Como medidas nuevas, destaca la modificación del procedimiento de evaluación de impacto ambiental establecido por el Decreto Ejecutivo N° 123 de 2009, clarificando puntos oscuros, pero sobresaliendo por la eliminación de la evaluación de impacto ambiental de los EsIA Categoría I (los cuales comprenden la gran mayoría de los estudios presentados).  Éstos se aprobarán por la ANAM contra listado de requisitos mínimos en cinco días, siendo este término según los funcionarios de la institución, necesario para impulsar la economía. Sin embargo, dificultades prácticas, acercan e incluso exceden al período de revisión anterior (quince días hábiles).

El problema de la elaboración, evaluación y seguimiento de los EsIA no reside en la rapidez del procedimiento de evaluación, sino en la calidad de los profesionales que confeccionen el estudio y que quienes los evalúen y les den seguimiento lo hagan técnica y científicamente, sin presiones externas contaminantes.

No creo que esto se resuelva con el método de solo cumplir con requisitos mínimos, especialmente si el objetivo, según los funcionarios, es mayormente económico y no ambiental.

Este tema económico está como nunca a varios pasos de ventaja. Las dimensiones de la transformación económica e infraestructural del país, involucrando traslados de barrios populares, desarrollos mineros y energéticos, bases aeronavales y nuevas carreteras, hacen urgente que la ANAM participe activamente en ellos incluso desde su concepción y dé su opinión técnica fundamentada a la sociedad en consecuencia. Dada la época que vivimos, si esperamos a que éstos se manifiesten en EsIAs, será tarde para incorporar una dimensión ambiental coherente.

Transcurridos 300 días de la nueva gestión ambiental, se continúa a la espera de la publicidad de una planificación gubernamental concreta, escrita, activa e incluyente, que clarifique las ambiciones que en pro del entorno se persiguen desde el gobierno, para que todos podamos contribuir efectivamente con la gestión ambiental panameña.

<>

Este artículo se publicó el 2 de mayo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

“La Sufrida: La clase media”


La opinión de…..

JORGE  ZÚÑIGA  SÁNCHEZ

La dinámica de los grupos humanos se explica partiendo de la noción básica de que la sociedad está dividida en clases: trabajadores y patronos para los marxistas, y baja, media y alta, según la visión capitalista, que identifica, en términos espaciales, el lugar del individuo dentro de la cadena de producción.

Esta estratificación es la causa de los permanentes conflictos humanos, disfrutando de algunos episodios de paz y armonía, después de toda conmoción social.

En tales condiciones, el Estado liberal se ha mostrado capaz de imponer y mantener un equilibrio entre las clases originalmente divergentes, a través de construcciones jurídicas sesudamente estructuradas que legitiman la ficción de igualdad prometida.

El hecho que un 10% de la población vive en absoluta opulencia; un 40% de ella está condenada de por vida a la pobreza y al hambre, y el 50% restante lo integren los profesionales y técnicos, pequeños y medianos empresarios, junto a la gran burocracia estatal, nos permite visualizar la intensidad de los conflictos que se gestan, así como las distancias insalvables entre la élite y la marginalidad.

Sin embargo, un puesto en el tránsito fluido de la clase baja a la media y viceversa, que implica el disfrute de algunas comodidades materiales propias de la cúpula, es el premio que se ofrece a los súbditos leales al sistema.

En Panamá, a partir de la década de los 70, el acceso a la educación y el trabajo permitió un amplio compás de oportunidades de ascenso social. Sin embargo, el desinterés estatal por lo social -exhibido de los 90 en adelante- ha motivado el giro en reversa de esa movilización, la que en poco tiempo ha tomado tal celeridad, que amenaza a diario con devolver a un gran sector de la población a su punto de origen.

La clase media es en su esencia un grupo humano al que la sociedad de consumo le permite hacer propio, y sólo por breves instantes, los sueños de grandeza de las élites.

Al influjo de esta fantasía, la mayoría compromete su lealtad con tal de alcanzar sus deseos y aspiraciones.   El autobús de las oportunidades hace paradas cada vez más breves; unos que suben y otros que bajan. Lo paradójico del sistema es que logra conservar su salud aún cuando el aumento de la pobreza resulte incontenible; pero sí amenaza con hacer crisis, si se produce un escalado desmedido hacia el espacio de la clase media, pues se acercarían sin control a la cima del poder.

La crisis de la familia, la educación y la salud pública, por mencionar algunos aspectos, más que un asunto de gobierno son una consecuencia de la reacción de poderosas fuerzas oscuras, aterradas por la idea de tener que compartir con esa osada clase media el poder político y económico, tal como ocurriera en el pasado reciente.

<>

Artículo publicado el 1 de ,mayo de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.