Consideraciones sobre la invasión a Panamá

Un análisis sociológico político sobre este evento de trascendencia historica, realizado por la Jurista, Docente Universitaria y Analista Política y Social….

Olga Nelly Tapia

El mes de Diciembre de 1989, en la ciudad de Panamá, era un día de compras de fin de año, existía en el ambiente un temor generalizado por los últimos acontecimientos políticos que se habían generado en el país. Manuel Antonio Noriega había levantado el machete en señal de guerra a los Estados Unidos, y el Mundo entero seguía la secuencia de los hechos.

Anteriormente Noriega había sofocado con su estilo una que otra insurrección en su régimen castrense, había un temor de todas partes, la inversión extranjera también tambaleaba cada día que transcurría en el territorio panameño, los extranjeros salían con sus maletas del país, pues se rumoraban vientos de guerra.

Esa noche el espacio aéreo panameño se vio lastimado igual que su soberanía, la de un pueblo noble, por el estruendo de aviones de combate que daban la alarma de la crónica de la guerra anunciada que había empezado. Unidades camufladas del Ii/75 de Rangers, a bordo de un C.141 que salió desde el campo de aviación de Hunter, EEUU, que según datos que custodian organismos de Derechos Humanos en el mundo, y datos de inteligencia publicados sobre el tema se dirigían hacia los aeropuertos de Tocumen y Torrijos en la República de Panamá. Se suman entre otros doce helicópteros de operaciones especiales AH-6 Litttle Bird, 10 MH-6 7mh-47 E y 17 mh60k NIGHT HAWK, Y EL PRIMER DEST, D operativo de FE, más conocido por la FUEZA DELTA, la cual es una fuerza de unidad antiterrorista altamente profesional en táctica de inteligencia, pues hace a su vez misiones de reconocimiento y acciones directas de contingencia.

La llamada Causa Justa permitió que EEUU utilizara armas de fabricación extranjera, tales como ametralladoras M240/M240 EL de 7.62 Mm. de los Sheridam y los lav. 25 MAG BELGAS para carros de FN, la pistola m9 de 9mm 92f Beretta, italiana, la LAW m136 de 84 mm, el AT-4, sueco, los morteros mejorados m252 de 81 mm, L16K, británico, el arma de asalto multipropósito lanzable desde el hombro, SMAW, MK53 o de 89 mm, basada en el lanzagranadas israelí B300 y los vehículos ligeros acorazados de la serie LAV, diseño suizo, de fabricación canadiense, Hubo 26 escuadrones de reabastecimiento y las últimas armas adquiridas por los norteamericanos, que luego fueron utilizadas junto a otras para la operación en el Golfo Pérsico llamada Tormenta del Desierto.

El despliegue bélico realizado por Estados Unidos hacia Panamá sepultó las insignias de los Batallones Paz, Cémaco, 2000, los Tigres, los Pumas, los Diablo Rojos, los Urracá, los Cholos, la Expedicionaria, los Macho Montes, la policía militar, el escuadrón de caballería, la fuerza aérea panameña, la Marina de Panamá y la Fuerza de Policía, todo el engranaje castrense conocido como las Fuerzas de Defensa de Panamá, comandados en ese momento por el General Manuel Antonio Noriega.

Lo insólito fue también que en la base de Río Hato existían jóvenes cadetes que estudiaban allí en un complejo militar llamado los Tomasitos, y los Benjamines, los cuales fueron víctimas del cruel ataque.

El General Marc A. Cisneros, otorgaba como comandante de tropas del Ejército Sur, un llamado pasaporte de la libertad que se le expedía a los miembros de las Fuerzas de Defensa de Panamá, al Batallón de la Dignidad y a los CODEPADI, pensando que con ello se garantizaba la seguridad personal, acceso a medicinas, comida, lugares de descanso y recuperación, todo esto expuesto antes de su firma con una frase que decía: “No hay que sufrir más”. Desconocemos para cuándo tendría eficacia la frase porque han pasado muchos años y todavía quedan secuelas psicológicas, sociales y de cualquier orden.

Manuel Antonio Noriega, que según EEUU, era el problema pues se le acusaba de tráfico de drogas y cuántas cosas más, fue encausado y condenado en EEUU donde cumplió su condena en prisión.  Luego  es extraditado a Francia a enfrentar nuevos cargos.  Su figura,   la cual fue el móvil de la llamada Causa Justa, sale del escenario político y los problemas de drogas, delincuencia se acrecientan sin su presencia en Panamá;  los muertos inocentes siguen a la espera de justicia y pareciera que la salida de EEUU, es como borrón y cuenta nueva, como decir no pasó nada, no es equitativa la solución, pues a muchos se les despojó de sus vidas y el panorama nacional no es nada favorable.

Hace 21 años que Noriega no está en Panamá y la droga circula sin piedad en el territorio nacional, los cargamentos que se cautelan son enormes, los índices de criminalidad aumentan y ahora el crimen recluta menores para cometer sus fechorías.

La gente que ofrendó la vida de sus familiares, haciendo referencia a civiles inocentes, han perdido toda esperanza de que se les haga justicia; ya el 20 de Diciembre transcurre en el país sin pena ni gloria. Las estadísticas de muertos no son precisas, cada organismo maneja cómputos que entre sí no unifican criterios de pérdidas humanas, lo que sí podemos agregar es que Manuel Antonio Noriega salió preso de la Nunciatura de Panamá, vestido de General y se amparó hasta lo último en la Convención de Ginebra y fue tratado como prisionero de Guerra.

Muchos serían los argumentos para esgrimir, pero el que nos queda más claro fue la premisa que surgió del Documento de Santa Fe, en el cual se destaca a Panamá como ejército, realizando defensa conjunta con los EEUU, sobre la franja canalera, ello era problema, pues los EEUU no podía desplazarse solo porque el Tratado del Canal de Panamá hablaba de los dos ejércitos; al desaparecer el ejército panameño, la potestad sólo le quedaría a los EEUU por una situación de hecho, entonces el papel protagónico de EEUU sería más beligerante ya que tendría total control de defensa del Canal de Panamá y el control hemisférico por la posición geográfica del istmo.

Pareciera un juego de Ajedrez pero no es juego, es una cruel realidad. Lo interesante es que el Tratado del Canal de Panamá, hace la vía un territorio Neutral por el papel de la neutralidad de la vía acuática, estatuido en el propio Derecho Internacional, más sin embargo, nuestro territorio fue invadido por fuerzas y ejército extranjero, se violó el Tratado, se violó el espacio aéreo, se violentó la soberanía nacional y nadie dice nada.

Entonces por qué se producen sentencias de importancia en el ámbito de derecho internacional público, donde tribunales de justicia militar dan precedentes interesantes, remitámonos a Nuremberg y Tokio, por ejemplo, donde se realizaron condenas a criminales de guerra. El territorio de un Estado neutral se considera inviolable. No puede convertirse en teatro de las operaciones militares. Los beligerantes tienen prohibido cruzar el territorio de una potencia neutral con tropas o convoyes, sean éstos de municiones o de abastecimiento de víveres, así como instalar estaciones de radio o cualesquiera otras, cuyo fin sea el favorecer las comunicaciones con las fuerzas beligerantes. Los cuerpos de combatientes no se formaran en ningún caso ni se abrirán oficinas de reclutamiento en el territorio de un país neutral. El Estado Neutral tiene derecho a resistir contra un ataque perpetrado en violación de su neutralidad con la fuerza de las armas, todo esto es teoría, todo dogmático, se respetan esas cláusulas en el mundo de la Guerra.

A hora bien, nosotros pusimos los muertos ese 20 de Diciembre de 1989, se dieron situaciones de hecho, el Estado de Derecho junto a sus instituciones democráticas y sus poderes del Estado se vieron lacerados, toda una institución como el Estado quedó paralizado, los procesos judiciales, la justicia ordinaria se paralizó, pues hubo, posterior a l a invasión, una reestructuración del poder judicial, cambios en todo el organigrama judicial, los casos de hecho no admitían gestión alguna ya que los tribunales estaban cerrados.

A tantos años de la invasión a Panamá, ningún gobierno se ha tomado la molestia de revisar la posibilidad de que el Estado de Panamá se le indemnice por los daños causados, hay un silencio profundo sobre esto; creo que es hora, que la clase política, los nuevos gobernantes que asuman el próximo mandato hagan los reclamos correspondientes; esto son actos de guerra, si tomamos en cuenta como fue aceptado por el país norteamericano la figura de prisionero de guerra a Manuel Antonio Noriega, no puede haber colisión jurídica pues si él tuvo esa condición hasta este tiempo, es la aceptación de EEUU que hubo guerra contra nuestro país y todo lo que se produjo durante la ocupación por ese motivo, merece que sea analizado para determinar la responsabilidad de cada quién, no histórica pues la historia también les juzgará sino de manera judicial ante Tribunales de justicia imparciales donde se coloque el argumento frente al hecho y viceversa, porque se vulneró la esencia del propio Estado, y el paralizar la justicia en su totalidad es un atentado evidente contra el Estado de Derecho de una Nación, se debe sentar a los responsables de estos hechos que violaron derechos de ciudadanos panameños, considerando sean inocentes para el caso y solicitar se respete la majestad de la Patria ante el Tribunal máximo de Justicia porque les digo que son crímenes de guerra, y además hay precedentes en base a la costumbre internacional donde se yergue el Derecho Internacional Público, donde este tipo de agresiones son imprescriptibles.

Creo que la comunidad internacional debe tomar más en serio el asunto de la terminología usada por la Organización de Naciones Unidas puesto que dejar una rama del derecho de importancia como es la que regula la actividad de los Estados entre sí, con leyes que datan de los años de 1945, cuando existe evolución jurídica de nuestras sociedades, resulta arcaica la hermenéutica a utilizar como forma de interpretación legal y aplicación de las leyes en el tiempo y el espacio.

Hay en estos momentos la oportunidad de oro para que se definan con más claridad términos tales como orden público internacional, seguridad nacional y las famosas guerras preventivas que como estudiosa de las leyes no alcanzo a comprender, pero sí ilustro la figura con una semblanza de nuestros pueblos de América, tomando la gallina como ejemplo, después que la mata la espantas, eso para mí es la guerra preventiva, otro absurdo jurídico internacional.

<>

Este artículo,   enviado el 2 de mayo de 2010 por la autora a Pana Letras, se publicó en el sitio   Municipalidad y Cultura ” Cultura de los pueblos iberoamericanos” a quienes damos, al igual y en especial a la autora,  todo el crédito que les corresponde.  Todas las fotos son del sitio fuente, usadas con autorización de la autora.
Anuncios

Perdón, Reparación y Compensación

La opinión del Economista…

.

Francisco Bustamante


El judaísmo tiene Fiestas Mayores entre las cuales el Día del Perdón, Iom Kippur, ocupa un lugar referente. Este día tiene dos características que lo distinguen: (a) se refiere al no cumplimiento de los preceptos que relacionan al hombre con Dios, como guardar el shabat,  respetar los mandamientos que se refieren a esa relación, etc, y (b) está dirigida a las posibles faltas a incurrir en el año que se inicia. Es decir, es una aceptación de la fragilidad humana, de que en algún momento vas a fallar.

Y las faltas contra el prójimo?  Se olvidan? De ninguna manera. Es condición necesaria que antes de acercarte a Dios a pedir perdón por las faltas futuras en tu relación con El, te acerques a tu hermano, le pidas perdón, y repares el daño causado.   Que lo compenses de la manera más justa.   Sólo en el caso de que la persona ofendida ya no exista, cabe el pedido de perdón a Dios. Pero en ningún caso te exime de la reparación del daño causado.

Estas ricas experiencias se recogen en las enseñanzas de Jesús, un judío practicante de su época.   Entre las  que se le atribuyen y que recogen esto, tenemos:  “Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas” (Marcos 11:25). “Por tanto, si traes tu ofrenda al altar, y allí te acuerdas de que tu hermano tiene algo contra ti, deja allí tu ofrenda delante del altar, y anda, reconcíliate primero con tu hermano, y entonces ven y presenta tu ofrenda” (Mateo 5:23-24). Nos da dos caras: Perdonar, y pedir perdón.

Traigo esto a colación porque en Panamá tenemos heridas aún abiertas que no hemos aprendido a cerrar:  el recuerdo de la dictadura de 21 años, que directa o indirectamente nos tocó a todos. Esa dictadura no vino del cielo, ni del infierno.   Nació de nosotros mismos.   De nuestra indolencia y complacencia, y de la búsqueda codiciosa del bien propio, que nos llevó a esa experiencia. Hubo errores de todas partes. Todos tenemos que perdonar, y algunos más que otros, pedir perdón.   Es indispensable que nos pidan perdón para otorgarlo? A quienes se autodenominan cristianos, les recuerdo a Marcos 11.25.   Por otro lado, si queremos que la sociedad nos acepte, nos perdone, nos permita vivir sin miradas suspicaces, a los que también se llaman cristianos, no dejes de leer a Mateo5, 23-24.

Entretanto, creo que tenemos que dedicarnos a potenciar las fortalezas que tenemos. En general tenemos un carácter abierto, una apertura mental, niveles de inteligencia natural altos, y un estado de salud pública con problemas manejables. El país tiene recursos, nos falta administrarlos mejor. Tenemos coyunturas económicas favorables, aprovechémoslas. No tenemos desastres climáticos, ni huracanes, ni terremotos, ni volcanes activos.

Por otro lado, tenemos problemas serios.  Impunidad, Inseguridad, I neficiencia Administrativa, Incontinencia Verbal de los políticos de gobierno y oposición,   Intolerancia a la opinión ajena, Burocracia Asfixiante, Rigideces legales. Todas estas cosas, las podemos mejorar. Dediquémonos a resolverlas.

<>

Artículo enviado el 27/04/2010  a las 7:58:55 para su publicación por el autor a quien damos todo el crédito, los méritos y la responsabilidad que le corresponde.l

PRD en su salsa

La opinión de…..

.

JOSÉ BLANDÓN C.
Lo que está ocurriendo a lo interno del PRD es una tragicomedia que debe llevarnos a reflexionar, a pesar que el comportamiento de sus dirigentes no amerita un análisis serio. Las últimas declaraciones de la ex candidata presidencial de ese colectivo, Balbina Herrera Araúz, constituyen un monumento a la irresponsabilidad política.

Balbina acusó a Martín Torrijos y a Ubaldino Real de entregar cuatro millones y medio de dólares a la campaña del entonces candidato a la presidencia, hoy Presidente de la República, Ricardo Martinelli. Al emitir tal declaración no ha presentado ninguna prueba y en realidad nunca la va a presentar. Así lo hizo cuando acusó, en el hemiciclo de la Asamblea Legislativa, al Legislador Carlos Afú, de recibir cerca de un millón de dólares para votar por dos Magistrados de la Corte. Esa acusación desató una tormenta política sin precedentes y que todavía hoy no sabemos sus consecuencias.

En aquella ocasión, la Ingeniera Balbina Herrera no presentó pruebas y hoy que se sigue un proceso por esas declaraciones, tampoco las va a presentar.   Como ayer, las acusaciones a sus copartidarios van a tener consecuencias, y no precisamente contra Ricardo Martinelli, si no contra el PRD y su esfuerzo por lograr salir del atolladero en que se encuentra.

El comportamiento de algunos dirigentes del PRD no tiene explicación lógica ni conceptual. Es el resultado de una conducta política que ha favorecido el clientelismo sobre la doctrina, premiado la incondicionalidad sobre la crítica sana, impulsado el sometimiento sobre la militancia democrática y particularmente, premiado la mediocridad sobre el talento.

Decenas de miles de miembros de base del PRD sienten vergüenza política por el comportamiento de estoS dirigentes, que prefieren anteponer sus mezquinos intereses y conflictos entre fracciones, a los intereses de la nación y del partido, como instrumento de transformación de la sociedad. Por ello es importante recordarles a estos dirigentes algunas cosas.

Su conducta demuestra la ignorancia que tienen frente a los grandes peligros que enfrenta el fortalecimiento de la democracia panameña y su incapacidad para analizar el origen de los problemas que confrontan y como consecuencia la búsqueda de una solución que devuelva al PRD a la sociedad, así como a ser un instrumento más de lucha social de los pobres y necesitados.

Cierto sector de la Dirección del PRD no se ha puesto a analizar que la humanidad experimenta un cambio de época, no se trata de una época de cambios. Se trata de un cambio real de época histórica, caracterizada por el surgimiento de una economía inmaterial dependiente principalmente de un factor intangible: la información y la infraestructura de comunicación.

Deben entender que las actuales reglas del desarrollo experimentan una crisis de legitimidad y los agentes individuales y colectivos como los partidos políticos, también tienen una crisis de percepción e interpretación de la realidad.

El efecto combinado y simultáneo de estas crisis crea perplejidad, incertidumbre y desorientación, que se expresan en la vulnerabilidad generalizada de los diferentes actores sociales. Es decir, la humanidad está viviendo un cambio profundo en el orden de las cosas y estas transformaciones paradigmáticas impactan enormemente en la forma de hacer política.

Es probable que estos dirigentes del PRD no se percaten del cambio que ha tenido el mapa político panameño en estos últimos veinte años. En su discurso insisten en que no importa lo que hagan, el PRD se mantendrá unido y saldrá adelante. Realmente están equivocados y así lo demuestra la experiencia del Partido Demócrata Cristiano que dominó el escenario político al inicio de los 90, que con una sólida bancada parlamentaria y con dirigentes de experiencia y de ideología, dominaron la agenda nacional.

No obstante, su ruptura con el gobierno de Endara, las luchas internas provocadas desde su bancada parlamentaria e impulsadas por dirigentes sectarios e intolerantes, lo fue disminuyendo rápidamente hasta hacerlo casi desaparecer y convertirse en el oscuro Partido Popular de hoy.

Las bases del PRD reclaman capacidad, seriedad, tolerancia a las ideas, la vuelta a una alianza con el pueblo, pero sobre todo piden a gritos la unidad de su partido y una nueva dirección. La pelea sectaria, el establecimiento de corrientes que siguen a personas con agendas oscuras y de poca trascendencia social, no tienen cabida en el PRD del futuro.

El PRD necesita un cambio que esté a tono con la nueva época histórica que vivimos y si no hace los correctivos necesarios, pasará primero por la división camino a la extinción o a la reducción de un partido sin mayor importancia. Ojala la actual dirección comprenda lo que está en juego y actúe con sentido de responsabilidad histórica.

Por el futuro de la nación deben hacer suya la consigna “que a la patria no se le ponen condiciones.”

<>

Este artículo se publicó el 30   de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Universidad y Pobreza

La opinión del Jurista y Decano de la Facultad de Odontología de la UP.…..

.n

Omar O. López

Desde hace décadas muchos autores relacionan la educación y la pobreza. Sugiere que el acceso a la educación permite la movilidad social ascendente, de tal modo que pareciera que todo aquél que acceda a la educación y sobretodo universitaria, puede salir de la pobreza.

La pobreza es definida como la falta de acceso a los requerimientos fundamentales para poder poseer un nivel de vida aceptable. Esto se traduce en la falta de alimentación, salud, educación, agua potable y sistemas de saneamiento ambiental adecuados, además de residir en área a la que no se brinde seguridad.

Vemos que la educación es uno de los elementos esenciales para poder alejarnos de la pobreza. La educación a nivel superior es muy costosa en las universidades privadas por lo que la mayoría de jóvenes provenientes de sectores marginados, excluidos o en pobreza, requieren de las universidades del Estado, entre las cuales se encuentra la Primera Casa de Estudios Superiores, la Universidad de Panamá.

Cuando hacemos referencia al término pobreza lo relacionamos con la carencia de orden general. Pero cuando nos referimos a desigualdad, consiste en la diferenciación económica y social existente entre grupos y personas. Cuando hablamos de exclusión (grupos excluidos), se hacen presentes las consecuencias de la pobreza, en donde existen grupos carentes y que la sociedad excluye. También nos referimos al término equidad, el cual señala la igualdad de oportunidades en la sociedad.

Todos estos términos apuntan hacia una situación socio-económica precaria que puede ser mejorada a través de la educación.

En la actualidad se hace necesario poseer educación universitaria y aun más, a nivel de maestrías y doctorados pues el mercado laboral se ha tornado altamente competitivo.

Frente a este escenario, la Universidad de Panamá ha diversificado su oferta académica, adecuándola al Desarrollo Nacional, ha realizado la Transformación Curricular para la actualización de Planes de Estudio y ha iniciado el proceso de Acreditación de las carreras para lograr un nivel de excelencia que le permita ser competitiva a nivel nacional e internacional.

La Universidad de Panamá a su vez ha llevado sus estructuras, planes y programas por toda la geografía nacional desde Kankintú en Bocas del toro, hasta Yaviza y Metetí en la provincia de Darién, zonas que han constituido históricamente focos de exclusión y pobreza en nuestro país.

Vemos que a nivel de la teoría se relaciona la educación con la pobreza, la desigualdad, la equidad y la marginalidad, utilizándola como un índice para el establecimiento de quien es pobre o no. Sin embargo, en el ejercicio diario, vemos como los profesionales graduados de la Universidad de Panamá y provenientes de los sectores más necesitados, mejoran su situación socioeconómica a través de la educación (escolaridad), obtenida en este centro de enseñanza.

Este crecimiento en los últimos años lo debemos a la gestión realizada por el actual Rector de la Universidad, Dr. Gustavo García De Paredes, luchador incansable por el mejoramiento educativo y social de las clases populares y más urgidas de nuestro país.

<>

Este artículo se publicó el  29  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Petróleo primero luego combustible

La opinión de…..

.

WOLFRAM GONZÁLEZ

En Panamá no hay cantidades de crudo comercialmente atractivas. 

El mundo del petróleo es complejo en todos sus aspectos. Desde la ubicación de reservas, luego la extracción y finalmente la explotación del crudo mismo. Luego de esto se debe refinar, pues crudo no sirve de mucho.   De este proceso de refinación, el cual ha venido evolucionando de manera constante para producir más fácil y de manera menos costosa, se obtienen la gasolina, diesel y el kerosene entre otros.

Los países del primer mundo identificaron la importancia de conocer a profundidad las cualidades y comportamiento del petróleo y así crearon la carrera de ingeniería petrolera. No bastaba ingeniería química, licenciatura en química, en geofísica, etc. Se diseño un programa especializado en petróleo.

No todo el crudo es igual. Es una amplia gama de características la que lo hacen diferente el uno del otro. Hay dos tipos de crudo, el dulce o “Sweet Crude” que es el de mejor calidad y luego el crudo amargo o “Sour Crude”, que es de menor calidad. Las principales características son la viscosidad y el contenido de azufre. De ello depende la calidad de sus derivados.

Las refinerías también son diseñadas y modificadas en función de la materia prima que van a refinar. Al final es el tipo de crudo el que dictamina las características de cada refinería, sus procesos y a medida que avanza la tecnología la cantidad de combustibles que se obtienen de cada barril de crudo.

El gas natural que anteriormente era ignorado es hoy un importante elemento en la generación de energía eléctrica y en el sector transporte.

El mundo del petróleo se divide en tres partes básicas. Se toma la analogía de un río. Aguas arriba (“Upstream”) comprende todo lo que es exploración y producción. El intermedio (“Midstream”) considera los barcos que transportan y los oleoductos que llevan el crudo a las refinerías.   Finalmente Aguas Abajo ( “Downstream”) es lo que corresponde a refinación, comercialización y distribución hasta que le llega a la estación de combustible. El segmento Aguas abajo es el que conocemos los consumidores comunes en Panamá.

Panamá tiene un mercado de libre oferta y demanda. Desde Octubre del 2008 se controlan mediante un precio máximo de venta al público, lo cual fue diseñado como una medida temporal. En contraste, países como México y Venezuela operan bajo un monopolio y control de precios estatal; PEMEX y PDVSA respectivamente.

En un diario de la localidad leí serían los mejicanos nuestros asesores para bajar el costo del combustible. Me causa curiosidad su propuesta. Panamá también participa en el “midstream” desde 1981.   El oleoducto de Petroterminal fue concebido por Gabriel Lewis Galindo y el General Omar Torrijos Herrera en conjunto con empresarios norteamericanos.

En el “Upstream” aún no participamos. Pero escuché al Presidente Martinelli afirmar existencia de petróleo en Panamá.   De hecho sí hay crudo y gas natural. Pero hasta hace 18 meses no eran cantidades comercialmente atractivas. Ojalá las variables hayan cambiado y tengamos participación también en el “Upstream”.

<>

Este artículo se publicó el 29   de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Un servicio más humano

La opinión del Jurista…..

.

Alfredo López Lewis

Sin dudas respecto de la celeridad y eficacia con que se administra justicia en suelo patrio, podríamos plantear un número pluralísimo de críticas, entre ellas la falta de voluntad de los actores para tomar medidas tendientes a atenuar al máximo la administración morosa de justicia, así como su manifiesta insuficiencia, ya sea por acción u omisión; sin embargo, en esta ocasión me quiero referir a una visual del problema que trasciende la esfera propiamente jurídica.

El ejercicio de la abogacía implica lidiar con los problemas y necesidades de personas que requieren del medio idóneo para el logro de una solución que involucra derechos de innegable importancia,  entre ellos la libertad corporal, orden jurídico familiar, el honor y el patrimonio económico en general; esto nos constituye, en no pocas ocasiones, en el rostro del aparato jurisdiccional frente al titular de los intereses en juego, algunas veces indignados, otras resignados, y aun cuando la mayoría entiende, al menos intuitivamente, que las razones de las demoras no son necesariamente atribuibles al abogado litigante, es este quien tiene que dar las explicaciones, tarea con un alto nivel de dificultad por cuanto los temas jurídicos fuera de los estrados y la práctica profesional son tratados con ligereza, y el “conocimiento popular” no siempre coincide con la realidad.

No es raro escuchar, incluso en los medios de comunicación, concepciones erradas respecto a temas como medidas cautelares (entre ellas la detención preventiva), fianzas de excarcelación, declaraciones juradas o indagatorias, impedimentos y recusaciones, imputabilidad, competencia, admisión de acciones y recursos, entre otros… La situación se agrava cuando instituciones jurídicas de carácter constitucional, concebidas como herramientas de alivio procesal frente a arbitrariedades, tales como el hábeas corpus y el amparo de garantías constitucionales, que debieran ser tramitadas y decididas en un período sumario no mayor de una semana, son fallados “con suerte” luego de varios meses.

Así las cosas, como profesionista del derecho, estamos convencidos de la responsabilidad ligada a la retribución social que obliga, además de adquirir los cocimientos técnicos y su aplicación de forma científica, a comunicar permanentemente de forma diáfana las variables judiciales y extrajudiciales que influyen en el desarrollo del proceso (algunas indecibles públicamente), pero principalmente a realizar un análisis objetivo de las expectativas finales e informarlas oportunamente, cualesquiera sean.

Por tanto, desde una óptica deontológica y humanista, la praxis nos obliga a ser, además de abogado, docente frente aquellos a los que servimos, atendiendo que no se trata de una concesión sino del respeto al derecho que le asiste.

<>

Este artículo se publicó el  30  de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Ley Zanahoria

La opinión de…..

x

GABRIEL J. PEREA R.

La presentación de una ley para limitar el consumo de bebidas alcohólicas ha desatado un debate sobre la efectividad de la medida.  Por una parte algunos argumentan que los accidentes de tránsito y la violencia están relacionados con el consumo de alcohol.

Según estudios realizados por la Policía Nacional los crímenes, el consumo de drogas, la prostitución y el alcoholismo se registran generalmente entre las 2 y 6 de la madrugada.

Por otra parte se aduce que la medida no tendría efecto, puesto que los consumidores de alcohol buscarían alguna alternativa, sin embargo en algunas ciudades a nivel latinoamericano como Bogotá la medida ha contribuido a disminuir los índices de violencia significativamente.

La llamada ley zanahoria se origina en Colombia, es una ley seca parcial la cual restringe el horario a bares y expendios de licor en los que se pueden vender bebidas alcohólicas. La ley fue promulgada en 1995 en Bogotá, durante la administración de Antanas Mockus, hoy candidato a la presidencia de Colombia. El término zanahoria proviene del argot colombiano para personas que mantienen una conducta sana. El término generalmente es usado en forma despectiva. La aplicación de esta ley abarca únicamente sitios públicos de expendio como licorerías, bares y discotecas; así como al consumo en la vía pública, y no tiene jurisdicción sobre establecimientos privados, ni sobre el consumo en hogares.

En Panamá solo rige la prohibición para el expendio y consumo de bebidas alcohólicas en ocasiones especiales como las elecciones generales. La prohibición es aplicada a nivel de las gobernaciones provinciales y también se halla en el código electoral. Usualmente los días de duelo nacional se prohíben el expendio y consumo, además del cierre de los centros nocturnos tales como bares, discotecas, jardines, cantinas y clubes privados.

Ahora se pretende promulgar una ley que limite el consumo decretando el cierre de bares, cantinas y discotecas a las dos de la madrugada. Frente a esto los propietarios de estos negocios argumentan que serian afectados sus ingresos de aprobarse la ley debido a que sus clientes generalmente llegan a las discotecas a las 12 de la medianoche y es muy difícil que en pocas horas de operación logren ganancias.

De aprobarse esta ley deberá establecerse mediante decreto ejecutivo para que su aplicación sea a nivel nacional y debería abarcar la venta en locales como supermercados, hoteles, casinos y bodegas, de lo contrario, si no se crea mediante decreto, la ley sólo tendría aplicación en la ciudad de Panamá, y en el interior del país quedaría el horario igual con la posibilidad de adquirir alcohol en cualquier otro tipo de establecimiento.

Hasta el momento no hay nada decidido pero de decretarse esta ley contribuiría, con una aplicación estricta, a disminuir la violencia producto del consumo de bebidas alcohólicas.


<>

Este artículo se publicó el 30 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.