La campaña del rector García de Paredes

La opinión de

.

DAVID ACOSTA

De acuerdo con diferentes comentarios publicados y verbales, el actual rector de la Universidad de Panamá piensa reelegirse, aunque el secretario general, Miguel Ángel Candanedo, manifiesta que todos son “chismes”; pero si fuera verdad lo que se dice, entonces, sería aconsejable que el rector Paredes reflexionara y reintegrara a sus puestos de trabajo a los catedráticos: Diógenes Cedeño Cenci, Edwin Molina, Eduardo Chanpertier, Marco Aguilera, Laurentino Gudiño, Fermín Castañeda, Carlos Vas y tantos otros que Gustavo despidió de sus labores docentes para cumplir con la ley del terror llamaba “Ley Faúndes”.

Por otra parte, reconocer los salarios caídos de dos distinguido catedráticos: Moisés Chong Marín y Diógenes Arosemena, quienes también fueron cesados por el referido rector.   Los profesores aludidos ya tienen ganada una demanda en la Defensoría del Pueblo. Ese tribunal ordenó al rector Gustavo, la reintegración de dichos catedráticos, basados en la derogación de la Ley Faúndes por la Asamblea Nacional, mediante la Ley 40.

En otra línea, hace tiempo que los profesores afectados demandaron con el Dr. Ricardo Franco Aguilar, al rector García de Paredes en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, establecida en Washington D.C, y el Dr. Santiago A. Canton, secretario ejecutivo de ese organismo, le dirigió una misiva al profesor Edwin Molina, uno de los afectados, que transcribimos seguidamente: “Tengo el agrado de dirigirme a usted en nombre de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos con el objeto de acusar recibo a su atenta comunicación de 10 de septiembre de 2009, en la cual suministra información de Edwin Molina Jaén y otros en Panamá.

Al respecto, cumplo en comunicarle que dicha información ha sido enviada al gobierno y se le ha solicitado las correspondientes observaciones con el plazo de un mes contado desde la fecha de la transmisión de la presente comunicación”. También es censurable que la doctora Susana Richa de Torrijos, distinguida educadora y proponente de la derogatoria de la Ley Faúndes en la Asamblea Nacional no haya sido aún reintegrada a sus labores docentes en la Universidad Panamá.

Yo creo que el buen amigo Dr. Gustavo García de Paredes, debe reflexionar y hacer justicia a los mencionados maestros de la cultura, porque sería un gran aval para su candidatura. Tarde o temprano habrá un desenlace sobre la situación económica y malestar físico de estos seres que le han dado prestigio a nuestra primera casa de estudios. Lo contrario, como en otros casos de violaciones humanas, el Estado sería otra vez condenado a pagar las fallas del señor rector de la Universidad de Panamá.

<>

Artículo publicado el 24 de abril de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: