Los medios, el morbo y la delincuencia


La opinión del Periodista y Docente Universitario….

.

GARRITT  GENETEAU

Los niveles de inseguridad que vive el país amerita que se adopten medidas heroicas, en momentos que el crimen nos tiene amedrentados de tal manera que ya no nos atrevemos a salir a las calles a cualquiera hora.

El problema se ha tornado tan grave que ya no caben políticas de “manos blandas”, resocialización ni liberar a delincuentes que han cumplido una parte de sus condenas para que se reintegren a la sociedad.   Debemos hacer nuestro ese viejo dicho que reza que “árbol que nace torcido, seguirá torcido” o aquel decir: “loro viejo no da la pata”. Ningún gobierno ha funcionado con este tema.

Estos criminales que asesinan, violan a mujeres en sus propios hogares y ante la presencia de sus esposos e hijos, aquellos que roban las quincenas a los jubilados indefensos, matan a los comerciantes, practican el secuestro express bajo amenaza de muerte, esos que secuestran a empresarios pidiendo cuantiosos rescates y si no se pagan, dejan a las víctimas con varios tiros en parajes solitarios; estos malhechores tienen que ser apartados definitivamente de la sociedad y debemos prestar oídos sordos a las voces simplistas de los supuestos defensores de los derechos humanos.   Y es que quien mata a sangre fría sencillamente no tiene derechos humanos, porque no los ha tenido con sus víctimas ni con su cuadro familiar, que queda soportando hambre y otras privaciones.

Los medios están exacerbando el estado anímico de la población panameña. Primero, exponen un cuadro patético a través de la crónica roja, pero presentando la más abominable gráfica y filmación, mostrando los cuadros dantescos y el morbo, cuyo propósito es vender la mercancía: la noticia.

Todas esas subjetividades van en contra de los derechos humanos tanto del individuo ya fallecido como de la familia. La ciencia de la información debe encargarse de manejar todo el conocimiento con responsabilidad y ofrecerlo a la comunidad con honestidad, planteando una comunicación con mayor prestancia dirigida a resaltar la educación y la cultura.

El teórico Ortega y Gasset señala sobre el particular que “el ser social forma parte de la estructura en que el hombre está inmerso”.

La Policía Nacional ha demostrado ser ineficiente. Hay que crear otra vez el Ejército, que esté bien disciplinado y que proceda, sin contemplaciones, contra los enemigos públicos. El problema de la inseguridad nacional ha dejado de ser un problema delictivo para tornarse en una situación que atenta contra la supervivencia de la democracia, que todavía se halla en estado embrionario.

Estamos a tiempo de erradicar a estas pandillas de rufianes. El gobierno tiene en sus manos los medios represivos para actuar con el rigor que el problema demanda.

<>

Artículo publicado el 21 de abril de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: