Se prohíbe leer Condorito

La opinión de…..

.

Rafael Candanedo


Exijo una explicación.. frase conspirativa para alguien del Ejecutivo.   No deben permitirse esos excesos. A la nueva dependencia de espionaje se le encomienda que identifique al autor de semejante protesta.   Reflauta. Con una eficiencia inusual, se ha llegado ante Condorito.

Como puede atentarse contra la empresa privada, las relaciones comerciales internacionales y la libertad de expresión, a unos honorables diputados se les ha ocurrido que sea frenado el pajarraco mediante la incorporación del inciso a una ley sobre la protección de los pájaros preñados.

Con urgencia y sin que se note, releo, a marchas forzadas, las tiras cómicas, y me detengo en la mirada de la bellísima Yayita, convertida de campesina tímida en una protestona de primera marca y compradora compulsiva.

El inciso contra Condorito ordena la recolección de las revistas y libracos, tanto de las bibliotecas públicas y particulares, como de las librerías, supermercados y estancos callejeros. Perdemos a la escultural Yayita, sin embargo es de beneficio la desaparición de predadores de marca mayor: el borrachín Garganta de Lata, el mentecato Huevoduro y el pesado Pepe Cortisona. No hay mal que por bien no venga. (Ni cito más refranes, no sea que quieran guillotinarlos).

Sacar de circulación determinados vocablos es una idea que es abanicada por honorables que están convencidos de que la demostración social puede detenerse con una reforma léxica. Como si se tratase de una botella tirada al mar, se creará por ley el retiro a un baúl de palabras como manifestación, demostración, volanteo, boicot, abucheo (salvo que sea contra Melitón), disgusto, descontento, desazón, marcha, paro, desencanto, tranque, concentración, pito y paila, motín, piqueteo, sentada, huelga de hambre, huelga con comida y huelga decir.

Para evitar que sorprenda a los parroquianos, esta reforma léxica tendrá como fachada el simpático proyecto para el repoblamiento de batracios y otros vertebrados afines.

El trueque de la protesta por el mensaje oficial a través de los medios de comunicación social no quita el sueño a los honorables. No es trabajo difícil. Se lleva a cabo con gente y con plata. Siempre hay voluntarios para este trabajo y la plata no escasea.   Más difícil es acallar a un caricaturista.  A un locutor o comentarista le quitas el micrófono, y lo inmovilizas. O a través de un virus que le cause un catarro por años. Se complica impedirle al caricaturista que mueva la mano para llevar a cabo su boceto, sobre todo en una época en que, en la computadora, crea sus diseños hasta con soplidos.

Cualquier iniciativa debe tener la apariencia de legalidad. Si alguien sospecha que se frenará la libertad de expresión, entonces la fachada se deteriora. Inmovilizar las extremidades inferiores del caricaturista es una idea que es barajada. “Hay que protegerles las manos”, propondrá, entusiasta, uno de los creadores del futuro artículo legal.

País de protestones. El bostezo, la mirada, escupir y sacar la lengua son otras formas. Alguna gente ha empezado a eliminar letras y sílabas en determinadas palabras: en “diputado”, por ejemplo, le mutilan las sílabas con consonante “d”; cercenan de un tajo la última sílaba de “ministro” y en nombres como “Martinelli” le quitan la “t”. Habrá que saber qué persiguen.

Mientras se idea un párrafo para que la gente no omita letras y sílabas, un honorable que sabe de informática planea incorporar un inciso en una antigua ley sobre catastro, desempolvada para ese único fin, que se propone acabar con la protesta vía chat.

No debe sospecharse que se inhibe la protesta virtual, sino que, por otras razones, se cancelará el chat. Ese es el objetivo de sus gestores.

El “camarón” del César no solo debe serlo, sino parecerlo.

<>

Este artículo se publicó el  16  de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: