Martinelli sube a 80% en la última encuesta Dichter and Neira

La nota al grupo GRUPO OFICIAL EN FACEBOOK DEL GOBIERNO DEL CAMBIO- MARTINELLI- VARELA Agregada  por la activista pol{ítica…

.

Jennie Gonzalez


La celebración de los Juegos Centroamericanos en Panamá y la promesa de compra de los corredores Norte y Sur parecen haber sido los ingredientes que le han permitido al presidente Ricardo Martinelli dar un salto de 11 puntos en su popularidad.

De acuerdo a la última encuesta de Dichter & Neira para el mes de abril, el mandatario subió de 69.1% a 80.5% su nivel de aceptación en la población, recuperando de esta forma los puntos perdidos en los meses de enero y febrero de este año.

De la misma forma la calificación del trabajo del gobierno se disparó 10 puntos, colocándolo en un 75.2%.

Quienes no corrieron con la misma suerte que Martinelli y su gestión de gobierno fueron los diputados y su trabajo.

La evaluación de la gestión Asamblea Nacional pasó de 78% en octubre de 2009 a 57.3% en abril de 2010. Cayendo un 20.7%.

COMUNICACIÓN, LA CLAVE

Para el analista político, José Blandón padre, las reformas tributarias y su efecto combinado con las políticas sociales le han dado puntos favorables al presidente.

Blandón indicó que la imagen del presidente Martinelli se ha fortalecido en los últimos tres meses porque ha recuperado su capacidad de comunicarle a la población que él es el verdadero cambio, mientras la oposición no tiene la oportunidad de presentarse debido a que se encuentra dividida.

Con Blandón coincide el analista político Edwin Cabrera, quien consideró que las mochillas, los cambios en el tema de la educación y las reformas tributarias han tenido un impacto favorable al presidente en la opinión pública.

Cabrera sin embargo, no se asombró por el descenso que obtuvo la gestión de la Asamblea Nacional asegurando que no tiene proyección.

De la misma manera Blandón indicó que los cuestionamientos relacionados a la falta de independencia del Legislativo han sido determinantes en el descenso. “El esfuerzo inicial que le dio el presidente José Luis Varela ha sido consumido por la falta de imagen de los diputados”, señaló Blandón.

MIDES SIGUE A LA CABEZA

El sondeo de opinión realizado entre el viernes 9 y el domingo 11 de abril también sometió a prueba el trabajo de cada uno de los 14 ministerios. El primer lugar se lo llevó el Ministerio de Desarrollo Social (MIDES) encabezado por el ministro con mayor índice de popularidad, Guillermo Ferrufino.

El MIDES se colocó a la cabeza de los cinco primero lugares con un 81.2%, seguido por el Ministerio de Educación (MEDUCA) con 70.5%; el Ministerio de Asuntos del Canal con 69.9%; el Ministerio de Vivienda y Ordenamiento Territorialcon 68.4% (MIVIOT) y el Ministerio de la Presidencia con 65.5%.

La labor del Ministerio de Gobierno y Justicia fue la peor evaluada con un 58.1% de aceptación.

NORIEGA PARA FRANCIA

Otro de los temas abordados en la encuesta fue la extradición del ex dictador panameño Manuel Antonio Noriega, luego que un tribunal panameño hiciera un llamamiento a juicio en su contra.

A la pregunta sobre si Noriega debe ser extraditado a Panamá o a Francia el 65.4% de los encuestados prefiere que Noriega sea enviado a Francia donde debe cumplir una condena de diez años por los delitos de lavado de dinero.

La muestra fue aplicada a mil 200 personas.

<>
Publicado el 14 de abril de 2010 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.
Anuncios

Pollitos en fuga

Saludos colegas ! Este artiículo lo escribí hoy martes 6 de abril en el Diario Crítica Libre. Espero sus comentarios…

La opinión del periodista…..

.

Aquilino Ortega Luna

Sin duda alguna que el conflicto político-amoroso que mantienen el mal herido PRD y el progubernamental Cambio Democrático (CD) levanta ronchas y se hincha.

Todo a raíz de que más de 70 representantes de corregimientos de todo el país han escapado por su vida del partido del desaparecido militar Omar Torrijos, alegando que en este colectivo no hay democracia y que los que disfrutan de los beneficios que regala la política son siempre los mismos, la cúpula, la gente grande.

Cual “pollitos en fuga” los concejales han abandonado en estampida el PRD para formar parte del contingente de disidentes de más de 78 mil miembros, muchos con destino final al parecer, del  partido del presidente Ricardo Martinelli.

En el juego de la política todo se vale, nadie llega a ocupar un cargo público y menos de elección popular con la intención virgen y genuina de gobernar o dirigir los destinos de un corregimiento, alcaldía o escaño legislativo, con un corazón de filántropo, ¡Todo el mundo quiere ganar, nadie se quiere quemar políticamente!

Con las acusaciones de “hurto de representantes”, supuestamente orquestada por el propio Martinelli, la gente del PRD descubre el agua tibia, ya que se trata de una acción que ellos mismos introdujeron o mejor dicho retrotrajeron a la actualidad, durante los gobiernos de Ernesto Pérez Balladares y Martín Torrijos.

En ambos gobiernos perredistas, la disidencia política a los partidos adversos al colectivo formado por los militares, se gestó a gran escala, pero nadie “cacareó” ni lloró como los hacen en estos días los “zorros de la política” del PRD, olvidando el adagio de que “tongo botao no pone boleta”.

A la gente del PRD le corresponderá en esta ocasión “aguantársela callao” y esperar que la benevolencia del acontecer político le permita llegar nuevamente al poder, algún día.

El PRD está pagando por su pecados, nada ni nadie dura para siempre, la bases están exigiendo un cambio de rumbo, de mando, de figuras desgastadas, que más que aportarle beneficios y medallas a un colectivo con tradición, le restan prestigio, credibilidad y sobre todo fuerza política.

La jugada de Martinelli, como político, ha sido excelente. Como presidente cuestionable, pero no condenable. La política es el arte de gobernar y el empresario de raíces italianas,  lo intenta, a veces con espinas, a veces con rosas.

Lo ocurrido en el partido de la bandera con colores rojo, blanco y azul, debe llamar a la reflexión al resto de los colectivos, donde sus dirigentes se preocupan más por los intereses particulares que por los de la colectividad.

Hace cinco años, la gente se desvivía por formar parte del “Team Martín”, hoy ese otrora “club de privilegiados”, empieza a perder jugadores, tentados por mejores ofertas políticas,  o simplemente impactados por la amenaza de ser expulsados con la “tarjeta roja” de la revocatoria de mandato.

Hoy los políticos empiezan a emigrar como “pollitos en fuga” del PRD, del Molirena y de otros colectivos, y mañana serán los “gallos” los que partan, si la dirigencia de estos partidos, se sigue olvidando de las bases que en su momento los llevaron al poder.

<>  Artículo enviado a Panaletras para su publicación.  Fue publicado el 6  de abril de 2010 en el Diario Crítica Libre, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el credito que les corresponde.

Los Juegos Centroamericanos y la Integración

La opinión del Docente Universitario…..

.

Dorindo Jayan Cortez

Ya se efectuó la inauguración de los IX Juegos Centroamericanos. Bonito encuentro de integración del deporte regional. Miles de deportistas, de las seis naciones centroamericanas, se reúnen en nuestro país para medir su nivel competitivo en las más diversas disciplinas. Quien escribe este artículo, vivió la emoción de llevar en su pecho la tricolor cuando, en 1977, representamos a Panamá en los Segundo Juegos Centroamericanos celebrados en El Salvador. Igual emoción cuando logramos, para nuestra patria, una presea en los veinte kilómetros en marcha olímpica.

Los Juegos Centroamericanos, que iniciaron el 9 de abril y culminan el 19 del mismo mes, fortalecen los lazos de hermandad de aquellos países que nos identificamos por la geografía (hablamos del istmo centroamericano); que nos identificados por una cultura similar y una historia de destino parecido; pero identificados, además en el nuevo contexto, por las esperanzas en una economía que genere respuestas sociales gracias a la unidad de esfuerzos y a la solidez de una integración, ahora en crisis, que nos lleve a lograr negociaciones exitosas con otras realidades sociopolíticas. El esfuerzo, la voluntad, el deseo de triunfo –y el mismo triunfo, de cada atleta, en estos IX Juegos, deben transformarse en el más claro mensaje a los gobiernos de la región para que trabajen en voluntades y políticas compartidas que faciliten el triunfo de las metas integracionistas.

Cuando en 1977 asistimos a los Segundo Juegos Centroamericanos en El Salvador recordamos, como si fuese hoy, la inauguración de aquella jornada deportiva. En el Estadio Flor Blanca, escenario donde se llevaron a cabo los actos, desde una caseta ubicada en lo alto del estadio y con vidrios oscuros, el Presidente Carlos Humberto Romero, al frente de un gobierno militar, dio las palabras de bienvenida.

Me imagino que por seguridad, no fue posible ver claramente al General, por lo menos en mi caso no recuerdo haberlo visto salvo haber escuchado su discurso a través de un parlante. Eran momentos de conflictos armadas en la región, y la vía democrática estaba proscrita.

Hoy es distinto y en ningún país de la región se necesitaría semejante seguridad. El predominio de la estabilidad política y los mecanismos de diálogo que hoy predominan son ejes importantes para facilitar el éxito de las metas propuestas. Y no debe ser así solo en el campo de las jornadas deportivas sino que debe involucrar todos los espectros de la integración regional. Que sea así en los temas de los desastres naturales, en los temas de la salud pública, en los temas económicos y en cada una de los asuntos cuya solución atañe a facilitar una vida mejor a nuestros pueblos.

Desde aquella jornada competitiva han transcurrido treinta y tres años y celebrados siete juegos regionales. La comprensión de la importancia que tiene para la región la solidez de la hermandad así como la identificación de los objetivos comunes (y la necesidad de trabajar alrededor de ellos) no parece del todo comprensible.

Ojalá que estos IX Juegos Deportivos Centroamericanos sean un llamado a la conciencia a los que ostentan el poder para que los objetivos que buscamos con estos eventos se reproduzcan en todas aquellas actividades de interés nacional y regional.

<>

Este artículo se publicó el  11  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El placer como principio

La opinión de…..

.

Juan Carlos Ansin

Eso provoca la filosofía epicureista. Pensamiento imprescindible dada la necesidad que hoy tenemos de contar con valores morales más cercanos a la condición humana y alejados del más allá.

Según Fischl, esta doctrina helenista fue la respuesta a la incertidumbre social vivida en tiempos de Alejandro Magno, donde la pérdida de libertad y la influencia de los “bárbaros” hicieron que la humanidad se preguntara si la felicidad terrenal todavía era posible. Freud la rescata, al considerar el principio del placer (Ello) sometido al de la realidad (Yo).

Para Epicuro (341-270 a.C.) “El placer es el principio y el fin de la vida feliz”. Este axioma bastó para que sus detractores lo tildaran de inmoral y lujurioso. En realidad Epicuro, que vivió en la austeridad, planteaba lo que en derecho se llama reversión de la prueba.   Mientras la moral vigente se basaba en lo que era bueno o malo, él fijó su atención sobre lo que nos hace bien o mal.   Un punto de vista –retomado luego por Spinoza- que delimita los valores inmanentes (propios de la naturaleza humana) de los trascendentes (exteriores a ella). Sus detractores han fijado sus críticas en este principio del placer, en lugar de hacerlo en el estudio del placer como principio. En su carta a Meneceo les responde: “ (…) Cuando decimos que el pacer es el soberano fin, no hablamos de los placeres de los pervertidos, ni de los sensuales, como pretenden algunos ignorantes que nos atacan”.

Epicuro afirma que el placer es diferencial y se presenta bajo impulsos.   El máximo placer se obtiene cuanto mayor sea la diferencia del estadio pulsional previo al de su satisfacción. La satisfacción permanente deja de producir placer. “La lujuria es mala no por el placer que produce, sino porque no produce el placer que promete”.   La felicidad es la obtención de una vida placentera, serena, libre de temores y ansiedades.

Lo que impide esa serenidad es el miedo. El temor a los dioses, a la muerte, al futuro y a la naturaleza. “Los dioses existen (…) pero no son como creen la mayoría de los hombres. No es impío el que niega a los dioses del común de los hombres, sino al contrario, el que aplica a los dioses las opiniones de esa mayoría”. Cuando lo acusaron de ateo reafirmó que él creía en las divinidades, “pero esto no significa que tenga que creer en todo lo que los hombres digan sobre ellas”.

Replanteándome su axioma fundamental, diría que la satisfacción mesurada de los “deseos naturales necesarios”, físicos e intelectuales, permite llevar una vida armónica, alejada de temores y ansiedades.  Vivir bajo la continua presión de “deseos no naturales e innecesarios” (poder y riqueza) nos hace más dependientes, vulnerables e infelices.

<>

Este artículo se publicó el  11  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La reelección universitaria es una elección

La opinión de…..

.

Jorge Luis Macías Fonseca

Si bien la discusión sobre la posible reelección de las autoridades universitarias se ha centrado en la figura de su máximo dirigente, es decir, el rector, habrá que señalar que de darse la modificación del artículo 34 de la actual Ley Orgánica de la Universidad, esa prerrogativa se extenderá a los actuales decanos y a los directores de centros universitarios. En una palabra, la posibilidad de la reelección es para todos.

Ahora bien, si se da la modificación de la ley, previa consulta a lo interno de la institución por medio de un referéndum, estaríamos en el fondo votando dos veces, pues también habría que hacerlo el próximo año, en una elección, para definitivamente elegir a las autoridades. No cabe duda de que en este país la reelección no ha tenido un final feliz, salvo casos que se dan en algunos gremios y organizaciones que han institucionalizado esa figura con objetivos bien definidos. En el caso universitario, la reelección no necesariamente significa elegir de nuevo. Pero al final es una elección que pudiera terminar ratificando o rectificando.

El asunto –a mi juicio– estriba en la respuesta a esta serie de interrogantes: ¿Es mala la reelección de las autoridades universitarias? ¿Es legítima la aspiración de esas autoridades para ocupar nuevamente los cargos? ¿Se perjudica la institución con la mantención, por otro periodo, en los cargos a las mismas autoridades? ¿Ha sido beneficiosa para la institución la labor desarrollada por las actuales autoridades universitaria? Si es así, ¿por qué no mantenerlas en los cargos? ¿Es un retroceso institucional la reforma de la actual Ley Orgánica de la Universidad?

¿Es el referéndum una forma de validar a las actuales autoridades? ¿Qué significaría un rechazo a la reelección? ¿Qué significaría una aprobación? ¿Es la reelección un derecho en democracia? ¿Se ha personalizado la posición anti reelección?, es decir, ¿el problema está en quién quieren ser reelegido? y no ¿en la figura de la reelección como tal? ¿Qué significa el apoyo gremial docente-administrativo a la figura de la reelección? ¿Es esto muestra de lo conveniente de la mantención de las autoridades universitarias? ¿Significa esto que la mayoría tiene la razón y que la minoría está equivocada? ¿Es un acto no ético, pretender mantenerse en una posición por mucho tiempo? ¿Es ilegal?

¿Por qué algunos de los que se oponen a la reforma a la actual Ley universitaria impulsaron en su momento la derogatoria de la anterior? ¿Era correcto que impulsaran con esa ley la reelección y la extensión del periodo de las autoridades universitarias? ¿Se discute hoy, el presente y el futuro de la institución? ¿Es mejor centrarse en la reelección de las autoridades? ¿Son las posiciones a favor y en contra de la reelección, ejemplos de debate universitario? ¿Significa esto un desgaste a lo interno? ¿Está cumpliendo la Universidad con su misión? ¿Significa la reelección mantener el statu quo? ¿Es garantía de cambio y progreso institucional?

La lista es larga, el espacio es corto, pero habrá que seguir hurgando, porque repetimos se trata: “de vivir la Universidad, no vivir de la Universidad”.

<>

Este artículo se publicó el 11   de abril de 2010 en el diario La Prensa, y el 12 de abril de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Un grano sí hace granero

La opinión de…..

.

MÓNICA MIGUEL FRANCO


Hace unos días estaba en una pequeña ciudad de provincias en España, hojeando el diario provincial, en donde, mayormente se ventilan casos y cosas que afectan directamente a la vida de los que viven en dicha demarcación territorial, del tipo “El alcalde de Moscas de Arriba dice que el ayuntamiento necesita una mano de pintura”, pues bien, como decía estaba yo hojeando dicho periódico cuando ¡cual no sería mi sorpresa¡ me encuentro con un pequeño recuadro fotográfico que atrapa mi atención y me hace reflexionar.

En la pequeña sección titulada “La foto del día” aparece un bichejo más bien feo, anfibio para más señas, sobre una hoja. Pero lo que captó mi atención y provocó esta columna es que en el se explicaba que la foto estaba tomada en el refugio para anfibios en peligro de extinción del Valle de Antón. ¡Olé!

De esa sorpresa surgen estas palabras. Para que luego no digan que solo doy palo y que nunca enseño la zanahoria.  Quiero enviar desde estas líneas un saludo a esa gente que logra, poco a poco, en silencio y con un buen trabajo, el reconocimiento de todos.  A esas personas que no se paran a pensar en si su esfuerzo hará la diferencia o no, si no que actúan según sus principios, sin excusas, sin tonterías.

Hoy en día la venda en los ojos solo la tiene el que quiere, la Tierra está cambiando ante nuestras cámaras, el hielo se derrite, el mar sube, los anfibios se extinguen, llueve cuando no debe, islotes desaparecen y los desiertos avanzan.   Es muy fácil mirar para otro lado y pensar que ya debe haber alguien haciendo algo en algún sitio. Es muy fácil pensar que usted es solo una persona y que lo que usted haga no va a tener repercusiones. Es muy fácil, pero no es cierto.

Y eso es lo malo, que no es cierto, que nuestros actos sí tienen repercusiones. Que el plato de foam que tiras hoy se junta con el que tiras mañana, el de pasado mañana y con los veinte que tirarás el mes que viene y con todos los que tiran todos los demás y al final se convierten en un monstruoso montón de porquería al que la Naturaleza no puede hincarle el diente.

Al igual que con las tiranías, el idiotismo ecológico es muy fácil, basta con pensar que nosotros solos no podemos hacer nada.

Pero los pequeños gestos repetidos se convierten en actos cotidianos, el esfuerzo anónimo termina por dar fruto. Tratar de no usar cientos de cartuchos plásticos cuando se va al supermercado, (si los productos vienen empacados ¿porqué hay que usar un cartucho dentro de otro, y cada cosa luego dentro de sus respectivos cartuchitos, dentro de otros? ¡Es una locura! ¿Se han parado a contar cuantas bolsas plásticas terminan por utilizar de cada vez?), no tirar el aceite usado por las cañerías del fregador, apagar las luces cuando no se utilizan (a propósito, quisiera extender desde aquí una pregunta:

¿Porqué, en nombre de todos los dioses, la gente deja la luz de la cocina encendida toda la noche? ¡¿Porqué?!).   Es más fácil abrir la ventanilla y lanzar por allí toda la porquería que tienes dentro del coche que recogerla en un recipiente y botarla luego donde corresponde, ¿verdad?

Pero fíjense, luego no se quejen, no se quejen cuando las aguas, que tienen muy buena memoria, vuelvan por sus fueros, y al encontrarse la quebrada por donde solían discurrir llena de todas las porquerías que ustedes han ido arrojando, se desborden.   No lloren entonces cuando se les inunde la casa, o su flamante carrazo último modelo se quede varado en medio de la riada, desastre total con el motor inundado. No lloremos entonces sobre la leche derramada.

Y no estoy hablando de esfuerzos sobrehumanos, sino de, precisamente ser humanos, es decir, poner en práctica una de las funciones cerebrales que nos han convertido en lo que somos: el pensar. El actuar habiendo reflexionado. Pero al parecer a muchas personas eso les hace pupa. Es más fácil ser un cerdo descerebrado.

<>

Este artículo se publicó el 11 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Abran las puertas a los millones

La opinión de…..

.

Juan Méndez S.

La otrora embajadora de Estados Unidos en nuestro país dictó una muy interesante charla en Casa Esperanza en 2004. En esa ocasión, la Sra. Watts señaló que 80 personas en Panamá, con vínculos familiares entre ellas, controlaban la mitad del producto interno bruto de nuestro país. Y que más de 1.2 millón de panameños vivía con menos de dos dólares al día.

Más recientemente se publicó, en La Prensa, un interesante artículo referente a estadísticas que colocan a Latinoamérica como la región del mundo con la peor distribución de los ingresos, y a Panamá entre los tres países de Latinoamérica con la peor distribución de los ingresos.  O sea, estamos peor que África.

Actualmente contamos con un gobierno que fomenta grandes negocios y proyectos locales y abre las puertas al capital extranjero para explotar minas, recursos naturales, instalar sedes regionales y demás. El argumento, presumiblemente, es que “ahora le toca al pueblo” y toda esta inversión revertirá a los más necesitados.

Lo cierto es que la actividad, viajes y gastos por captar capital han sido frenéticos; sin embargo, en las ocasiones recientes que me ha tocado salir a gestionar un trámite a una oficina pública me he encontrado en el camino con:

-un policía de tránsito que pide coima (póngame la boleta, por favor),

-oficinas dilapidadas, sucias, mal organizadas, con funcionarios que comen frituras y toman chicha en horas laborables;

-oficinas donde nadie sabe nada de nada ni le interesa saberlo; caras desencajadas y de pocos amigos; señoras que venden timbres oficiales por su cuenta, a las puertas de las oficinas públicas; máquinas fotocopiadoras debajo de un almendro, para captar el negocio de los trámites públicos (muchas veces negocios gestionados por los directores de tales oficinas);

-y en las calles a los diablos rojos a todo trapo, sin Dios ni ley; los taxis igual;

-los promotores de los grandes condominios que impunemente defraudan a tirios y troyanos; edificios en construcción en cada esquina sin ningún respeto por reglamentación alguna;

-inversionistas extranjeros que traen a su propio personal por decenas y centenas;

-jueces de la Corte que cobran millones por fallos cajoneros; muertos por el tráfico de droga y delincuentes por necesidad o vocación que causan estragos en cada esquina,

-y al panameño de a pie comiéndose el proverbial cable.

Es decir, pareciera que al final del empeño tan importante que está haciendo el Gobierno por generar desarrollo económico, serán los mismos 80 individuos que mencionó la embajadora Watts, y uno que otro extranjero recién llegado, los que se beneficiarán de los frutos de nuestro pobre país, porque de momento no se nota ningún esfuerzo que insinúe que el 80% de la población dejará de recibir solo las migajas de la gran mesa del poder de siempre.

Los gobiernos existen para velar por los intereses y por el bienestar de todos los ciudadanos, a pesar de que a lo largo de la historia solo han logrado asegurarle una buena vida a unos pocos. ¿Cambio?

<>

Este artículo se publicó el  11  de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.