Balance inicial

La opinión de…..

I. Roberto Eisenmann, Jr.

Ricardo Martinelli es un personaje que naturalmente crea simpatías por su apariencia pintoresca, su espontaneidad, y su forma transparente y divertida de actuar.

Luego de cinco años de un presidente penoso, inseguro, indeciso e inactivo, la hiperactividad de Martinelli fue percibida como un soplo de aire fresco. Todo esto sigue reflejándose en las encuestas porque, además, la gente le tiene paciencia mientras completa la curva natural de aprendizaje como gobernante.

Pero (y siempre el bendito “pero”) es necesario que algunos, al margen de lo pintoresco, hagamos un serio balance de su gestión inicial al frente de el Gobierno.

Comencemos con lo positivo, haciendo uso de lo escrito por el propio ministro de la Presidencia y chief of staff del gobierno… Jimmy Papadimitriu.

1. Se ha logrado una importante reforma tributaria que hizo posible que el país lograra –¡por fin!– el grado de inversión internacional con una de las calificadoras importantes.

2. Se ha iniciado una reforma curricular que podría representar un cambio positivo en la educación, siempre que se logre un método de trabajo con la mayoría de los gremios.

3. Se está en camino seguro de lograr el importante cambio en la calidad del transporte público.

4. Además de respetar los programas de subsidios del gobierno anterior para aliviar la pobreza, adicionaron el justificado “100 a los 70”, mochilas y útiles escolares, y las becas universales de $180.

5. Se inició ya un programa de reconstrucción de Curundú y el bono de los $5 mil para viviendas populares.

6. Se iniciaron importantes carreteras y aeropuertos, se auditaron, y se anunció la compra de los corredores.

7. En deportes, se logró la sede de los Juegos Centroamericanos dándole un impulso al turismo.

8. Se rectificaron injusticias en las que ciertos empresarios, haciendo uso de influencias políticas, estaban timando al fisco.   Ahora veamos lo que, según nuestro criterio, son los negativos:

1. No se ha podido ni siquiera comenzar a reducir el nivel de delincuencia y violencia.

Se piensa, equivocadamente, que la creación de un nuevo Ministerio de Seguridad Pública y una nueva sede para la Policía resolverán el problema. Puede lograr centrar un programa, pero si no se convoca a la sociedad para lograr un plan integral, desmilitarizado, propiedad de toda la ciudadanía, seguirán los fracasos. Policía sin apoyo de la comunidad no puede ser eficaz.

2. Nombramientos: así como los nombramientos en la junta directiva del canal fueron acertados, los de amigos políticos leales… a la Corte Suprema de Justicia, … fueron cambios para que nada cambie.

3. La informalidad del Presidente tiene que tener límites; lo de Honduras fue un vergüenza para todos los panameños.

4. Aspirar a lograr un TLC con Estados Unidos durante un gobierno demócrata liberal, usando como asesores estratégicos a personajes de la línea dura de derecha de “W” Bush, es una perfecta ñamería… y entonces procurar la ayuda del lobby judío violando una política de Estado de Panamá, país desmilitarizado y neutral, fue un error gigantesco que pone a nuestro Canal en peligro… y todo esto hecho al tiempo que se busca una macroinversión en Qatar… es una crasa incoherencia.

5. Las compras directas a allegados, frente al programa anticorrupción, es otra incoherencia.

6. La sacada de la procuradora de la Nación por medio de una triquiñuela jurídica es un golpe grave a la institucionalidad, cuyas gigantescas consecuencias negativas aún no se pueden ni imaginar.

7. El cierre de todo diálogo con la sociedad civil y la campaña para intentar desprestigiar a sus voceros es y será un craso error, que a mediano y largo plazo pagaremos caro en términos de gobernabilidad. La propuesta de consultas ciudadanas a–la–Suiza (que en otras circunstancias sería positivo) no es más que una jugada política que presenta un método de consulta para no consultar.

Allí tienen un balance de los primeros meses para que lleguen ustedes –amigos lectores– a sus propias conclusiones.   Me preocupan sobremanera los golpes a la institucionalidad.   En su escrito, Jimmy Papadimitriu aclaró en forma cristalina un tema vital.

Escribió: “¿interés en reelección? … ¡mentira! … el Presidente ya lo ha reiterado que cuando acabe su mandato se va a casa”.   Gracias a esta aclaración, pongámosle a este potencial negativo un punto final.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: