Hoy tengo las ganas claras.

La opinión de …..
.

Priscilla  Delgado

Hoy tengo las ganas en espera, subiendo una escalera sin final, bajando un puente roto, una ciclo vía sin bicicletas, una fuente sin agua, una noche sin luna y un despertar sin cielo azul.

Se me estancaron las manos de tanto amasar ilusiones y de tanto sentir. De pronto sentí que la vida era a la izquierda y yo tome a la derecha por un rumbo incierto sin dirección, con olas encontradas a media tarde.

Y nos dimos cuenta que la vida a veces nos sorprende a contravia, que no podemos llevarle la contraria al sentir y que el pulso del corazón es el que dicta el tiempo y el compás.

Nunca tuve tiempo para pensar, solo para sentir, no a gotas sino a humaradas largas, a música descompensada, a sentir por chorros y no por silencios, a dictar nuevas pautas con las querencias, hasta que vamos poniendo altos pequeños, paso a pasitos, a distinguir la soledad de la soledad sola, a apreciar el tiempo como recurso inextinguible mas que a pasar el tiempo dormitando sin darnos cuenta.

Comprendí hace poco tiempo que mi tiempo de ahora es el mejor, que me veo y me digo que no he perdido nada, que todo lo que se fue de mi vida fue porque no era mío, porque las cosas que tengo me las merezco, porque me pertenezco a mi por entera, que tal vez mi propia sombra sea la que me alumbra para caminar mis pasos y que lo único que tengo es vivir con ella, atada a mi lado siempre. Ella la que me hace reflexionar sobre mi andar por la vida, ella es la que no se cansa de mirarme y decirme cuando me equivoco, esa la sombra de mi alma y de mi cuerpo.

Que si decido ser feliz es por cuenta propia y no porque nadie me regale un espacio de felicidad y que amar es para mi una idea, la cual no puedo olvidar de ningún modo….Es poco menos que la razón de ser.

Que mi mañana no existe ni existirá, ni para mí ni para nadie y que no puedo darle tregua a “LOS TE QUIERO” siempre que nazcan del corazón.

No dejare que la tarde me alcance sin amar y sin sentir….No que và…No hay tiempo que no sea para ser feliz.

<>

Nota publicada el 6 de abril de 2010 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

La merma de los valores

La opinión de….

.

Leticia Paddy de Holder

Los actos delictivos, la violencia en todas sus manifestaciones y el resquebrajamiento de valores familiares sociales y morales son motivo de preocupación en todo el país, sin embargo, muchas de las soluciones sugeridas no van encausadas a desenmarañar el problema en su simiente.   En un porcentaje significativo de hogares los padres y las madres han perdido el norte, por ende su descendencia navega en aguas turbulentas, con muy pocas posibilidades de arribar a puertos seguros.

La muerte violenta que golpeó a un menor y sus progenitores responsabilizándose el uno al otro, es apenas la punta del iceberg que avanza sigiloso y desafiante. Esta historia no es única, muchos de nuestros niños (as) viven panoramas desalentadores. Una situación que se da en los centros educativos del país nos permite vislumbrar la magnitud del problema. Reprobar un año escolar, sobre todo cuando se trata del noveno grado o el sexto año, es una experiencia difícil para un estudiante y su familia. Esto produce serios señalamientos y sentimientos de culpa entre los involucrados.

La respuesta del entorno familiar ante el fracaso de un hijo marca la diferencia. Reconocer que se ha fallado, comprometerse a mejorar y a sobreponerse a las vicisitudes de la vida favorecerá al joven. Le permitirá adquirir y afianzar dos importantes valores: la responsabilidad y la perseverancia. Toda la enseñanza positiva que se logra cuando se enfrenta con valentía un fracaso se pierde en el momento que un padre o madre eligen sobornar, falsificar documentos oficiales, trasladar a su hijo o hija a otro centro escolar, obligándolo a guardar un silencio cómplice y a sostener una mentira.

Generalmente, este hecho es denunciado al inicio del año escolar y una vez constatado el fraude el más perjudicado es el estudiante, quien no puede permanecer en el centro escolar ni en el nivel al que fue trasladado, y por vergüenza rehúsa volver al colegio de procedencia… Un futuro que pudo ser prometedor, se transforma en incierto.

Cuando una madre o padre actúan de esta manera, desconocen la responsabilidad de sus decisiones, no perciben la magnitud de su mal ejemplo ni el daño que le hacen a la personalidad de sus hijos e hijas. Un acto deshonesto llevado a cabo por quienes velan por su crianza y formación los induce a proceder de igual forma el resto de su vida.

Tratar de solucionar los múltiples y complejos problemas que atraviesa la sociedad nos obliga a dirigir la atención a su célula básica, y descubrir que hay un número importante de familias que no cumplen a cabalidad con su función formadora de valores, por el contrario permiten y apoyan patrones de conducta errados, que a la larga se manifiestan en la escuela y en la sociedad.

Si realmente queremos solucionar los problemas sociales, estamos llamados a tomar acciones que aporten beneficios al núcleo familiar.

Las autoridades, la escuela, los medios de comunicación, las asociaciones cívicas y religiosas y la sociedad, en su conjunto, deben mancomunar esfuerzos a favor de la familia panameña, solo así tendremos una mejor sociedad y evitaremos que más niños y niñas aprendan el juega vivo, la corrupción, el fraude, la mentira, y la violencia desde sus propias cunas.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Campos de juego sin licor

La opinión de…..

.

Carmen Rudas de Martínez

Conmemorando el día mundial de la Salud, quiero aprovechar para hacer un cuestionamiento a aquellos líderes comunitarios, que supuestamente fueron escogidos para representarnos, sin embargo públicamente expresan su desacuerdo en torno a la eliminación del consumo y venta de bebidas alcohólicas en los cuadros de juegos, aduciendo que si no se vende licor nadie dará mantenimiento a los cuadros, y lo peor cuestionas que ¿Cómo queremos deportistas exitosos si no van a tener donde jugar?

¡No me echan cuento! En muchas ocasiones organicé eventos deportivos, y mi consigna siempre fue No licor. Todos sabemos lo desbastador que es el licor para el ser humano, familia y sociedad, que si queremos tener deportistas exitosos no debemos promover la fusión del deporte y el licor.

Para algunas cosas somos exigentes con las entidades que tiene la responsabilidad de velar por la comunidad, y para otras como esta, buscamos escusas para no presionar, para que cumplan las autoridades.

¿Qué tan cierto es, que necesitamos vender licor para mantener un cuadro de juegos?

¿Por qué no hacemos jornadas de limpieza y mantenimiento con todos los que nos beneficiamos? Porque no se promueve en los campos de juegos escuelas de capacitación deportiva donde se les enseñe desde mover un balón, hasta alimentación sana para un buen desarrollo físico, porque no enseñar los efectos nocivos del licor en el organismo toda vez que vemos su puesto deportistas salir casi gateando de los campos de juegos  ¿Que convivencia en familia es esta? Y ni hablar de la gran cantidad de supuestos deportistas, que luego de ingerir licor en los campos de juegos, las esposas e hijos tiemblan porque cuando toman se embrutecen, pelean en el cuadro, los sacan, y luego pelean en la casa ¿Quién lo saca?   ¿Es esto lo que debemos defender so pretexto de fomentar el deporte y las actividades familiares?

¿Quieres más? Aquellos que llevan a su familia y no toman, pero sus hijos y esposas tiene que soportar la conducta desinhibida efecto del licor de algunos dentro del cuadro de juegos, mujeres que al término de un mes deciden no ir más con sus hijos por los espectáculos que muchas veces se dan.

Dios no permita que mi punto de vista ofenda a nadie, me fascina el deporte, participo, pero tengo otro enfoque, quiero para mi comunidad más deportes, jugadores exitosos, hombres y mujeres responsables, pero sobre todo Salud y Paz.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘Primero muerto que pensionado’

La opinión de…..

.

Carlos Vargas Vidal

Esta parece ser la nueva consigna de la Caja de Seguro Social (CSS) con respecto a sus futuros pensionados. Ya lo de jubilado pasó, como muchas otras cosas del seguro, a peor suerte.

Un año atrás me sugirieron que presentara mi solicitud de pensionado con tres meses de anticipación a mi edad de jubilación y eso hice. Ya era un hecho conocido que las pensiones las empezaban a pagar mucho tiempo después de estar uno jubilado por ley de la República. Creí que así empezaría a recibir mi pensión con un poco de mejor suerte.   Pero, casi dos meses después de haber cumplido la edad de jubilación supe que el Departamento de Cuentas Individuales apenas estudiaba los casos pertinentes del mes de octubre pasado. ¿La excusa? No tenían personal suficiente para el número de solicitudes.

Quienes hemos visitado por muchos años las instalaciones de la CSS podemos dar fe de cómo muchos funcionarios pierden su tiempo de trabajo en tertulias que nada tienen que ver con sus funciones. Y no se diga del maltrato que uno recibe por solicitarles una mejor atención. Todo es: ¡espere! Como si el esperar no afectara hasta la salud personal de uno.

Por años la CSS ha sido un bastión de la ineptitud y el desgreño gubernamental. A diferencia que esta corrupción generalizada y desvergonzada cava nuevas fosas mortuorias para los asegurados.   No se explica ni se sostiene la falta de funcionarios, porque gobierno tras gobierno aumenta la burocracia. Y los sueldos van también siempre en aumento.

Pareciera que en Panamá, también por muchos años, hemos tenido de adorno a un procurador de la Administración, cuya única función, y la más sagrada, es la de cuidar los bienes del Estado. No se trata de controlar o fiscalizar los mismos. Su obligación primordial está en que haya transparencia y estricto apego en la gestión gubernamental, de modo que podamos ver, sentir y palpar eficiencia, moralidad, eficacia y calidad en los servicios que prestan los servidores públicos. Lo contrario es una descomposición general decadente y destructiva de los intereses de la Nación albergados en la administración pública.

Si algo puede consolarnos un tanto es que con la nueva administración de la CSS se va notando un empleado más acucioso, humano y servicial. Menos perdedor de tiempo y, por lo tanto, más honesto y cumplidor.

Falta todavía mucho por hacer. Y yo diría: ¡mucho por derrumbar! No es ni será fácil. Pareciera que todos los gobiernos anteriores no han hecho otra cosa que alimentar y aupar a ese monstruo de la indolencia estatal, que poco o nada le importa con la eficiencia y la eficacia gubernamental, y que muchas veces se amparaba entre los gremios y otras entre sus juntas directivas.  Pero no hay mal que por bien no venga.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Garantías Procesales Especiales o Impunidad

La opinión de la Jueza de Menores…..

.

Marianela García-Mayorca B.

Mucho se discute y discutirá en relación con las Garantías Procesales Especiales consagradas en el Régimen Especial de Responsabilidad Penal de Adolescentes (Ley 40/99), en lo que concierne a si las mismas se tornan en tecnicismos jurídicos tendientes a la consecución de las nulidades, concepción que es del todo errada y que tiende a mal informar al ciudadano y hacer juicios apriori sobre determinados casos.

Decimos lo anterior por la negativa percepción de la ciudadanía acerca de la funcionalidad de la Ley Penal Especial aplicable a los adolescentes y jóvenes menores de edad, que son el producto de desafortunadas declaraciones de algunas de las instituciones que forman parte del proceso pedagógico de resocialización y que consideramos deben involucrase más en el espíritu que inspira esta Ley, que desde mi humilde opinión, si considero funcional y en la medida en cada una de las instituciones que forman parte del Sistema de Justicia Penal para la Adolescencia cumpliera con su rol adecuadamente, se podría aplicar con mayor eficacia.

Recordemos que las Garantías Procesales son el resultado, de años de crecimiento y evolución del derecho, frente a, años de violaciones en un sistema inquisitivo en el que había que demostrar que se era inocente, puesto que la presunción de culpabilidad era un hecho.

Panamá con el régimen Especial, cambia el panorama del procedimiento dando paso y luz a la tendencia del sistema acusatorio, el cual inicia primeramente en la jurisdicción minoril,  esto aunado al hecho de que en nuestro sistema jurídico, hay obligaciones que nos impone el derecho internacional en esta materia, las cuales, conforme al artículo 4 de nuestra Carta Magna, se tornan como de obligatorio acatamiento al ser normas de Derecho Internacional que son Ley de la República, por ser Panamá signatario de varios convenios internacionales.

Pero ahora bien retomando el concepto de garantías no podemos pensar que el establecimiento de ciertos principios elementales y fundamentales en el procedimiento penal sean una excusa para la impunidad, pues, cuando derechos tan elementales como el principio del respeto a la dignidad humana es quebrantado, distorsionamos el fin y el objetivo de la norma que es el restablecimiento del orden y del respeto a los derechos básicos.  Y si aquellos que estamos destinados a hacer respetar la ley, somos los primeros violadores de la misma trasgrediendo derechos humanos elementales es claro que viciamos el proceso, y que ello debe tener una consecuencia jurídica ejemplarizante.

El respeto a la Dignidad Humana consagra que toda persona por su condición de tal (ser humano) debe ser tratados con el respeto que se le debe a todo ser humano, lo cual incluye la protección a su dignidad de persona y a su integridad física en toda la extensión que exigen las necesidades físicas, sociales, culturales, morales y psicológicas de una; persona y en este caso en particular una persona de edad minoril.

No quiero con esto convertirme en defensora de la delincuencia, sino en concientizadora de realidades, no puedo justificar que para lograr encausar un proceso, respetando las fases procesales, tenga necesariamente que violentar normas muy por el contrario si cada una de las etapas procesales son bien llevadas desde la fase de averiguación policial, sumaria, calificación, plenaria, impugnación y ejecución de sanción, logramos nuestro objetivo restablecer el orden jurídico quebrantado, demostrando al sancionado que el crimen no paga y que todo acto delictivo tiene una sanción.

La ley, el derecho y las normas son la consecuencia directa del desarrollo de los pueblos no tiremos por tierra años de crecimiento por no encausar correctamente políticas de prevención y ataquemos por todos los medios la delincuencia.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Razas: una idea no un hecho

La opinión de…..

.

Jorge A. Motta

Continúa en el mundo la necesidad de catalogar a los seres humanos por medio de raza. Reciente y notable ejemplo de esto fue la pregunta hecha por el censo de Estados Unidos de Norteamérica sobre raza a Barack Obama, a la cual él respondió marcando el cuadro que correspondía a negro o a afroamericano.

El deseo de separar en diferentes cuadros a los seres humanos por medio del concepto raza tiene una historia en tiempo no muy larga pero muy profunda en sufrimiento.

Mucho antes de que surgiera el concepto de raza, los seres humanos encontraron razones para separar y esclavizar a otros humanos basándose en resultados de guerras, diferencias de lenguaje, cultura o religión.

En la Grecia antigua o en Roma, el color de la piel o fisonomía no impedía a una persona gozar de todos los privilegios ciudadanos. Bárbaros y diferentes eran considerados los integrantes de las tribus germánicas que vivían del otro lado del Rin.

La idea de que en la naturaleza existieran grupos humanos caracterizados por diferencias biológicas heredadas probablemente se origina en el siglo XVIII con los trabajos taxonómicos de Linneo y de Blumenbach. De estos famosos científicos surgió la división de Homo sapiens en grupos llamados Africanus negreus, Americanus rubescens, Asiaticus fuscus y Europeanus albescens.  Basándose en esta división, otros fomentaron la idea de que la herencia de nuestros ancestros, el color de la piel y otras características de la forma humana determinaban diferentes grupos raciales los cuales tenían diferentes orígenes, capacidades intelectuales, morales y espirituales.

Darwin, igual que el antiguo testamento, propuso un origen común de los seres humanos, pero intereses económicos, políticos, prejuicios y la mala ciencia dieron base e impulsaron el desarrollo de conceptos malignos de raza, apoyados por la teoría de eugenesia.   El concepto de raza en su forma más virulenta justificó la esclavitud de negros en América y el exterminio de gitanos y judíos en el siglo XX.

La estaca que acabó con la justificación científica del concepto de razas fue el desarrollo de la genómica a finales del siglo XX.   Una y otra vez se ha comprobado la fantástica similitud entre los genes de diferentes seres humanos y la mezcla que ha ocurrido por más de 100 mil años durante la diáspora de la humanidad desde África hacia todos los continentes.   Una muestra de esta mezcla ha sido el hallazgo de que muchos hombres ingleses llevan en su línea paterna los genes de los invasores del norte que tomaron la isla hace más de mil años, pero sus mujeres retienen sus genes ancestrales celtas. Algo similar a esto se ha comprobado con poblaciones en la India y en otros lugares.

En nuestro país y en otros países latinoamericanos los hombres, no importa su fisonomía o color de piel, poseen en su mayoría genes paternos indoeuropeos que evolucionaron de genes de Asia central y estos a su vez de genes africanos, mientras que la mayoría de nuestras mujeres poseen genes amerindios que provienen de genes de Asia central y estos de genes africanos. Esto es otra confirmación más de la gran mezcla de genes en la humanidad, lo cual no es compatible con el concepto biológico de razas puras y demuestra la imposibilidad de identificar precisamente en el humano razas por medio de características físicas.

No obstante que en la naturaleza el concepto de raza humana no tenga una base científica, el concepto de raza sí tiene una base real en la sociedad.   Raza es parte de una noción social que sobrevive debido a su aceptación colectiva, a acuerdos entre grupos o debido a su imposición y definición por un grupo dominante.

El concepto de raza afecta diariamente percepciones en nuestras vidas de manera significativa y probablemente es por eso que sobrevive. El mundo que vemos a través del lente de la raza no solo nos hace ver color y forma sino también nos hace ver estatus social, nivel cultural, capacidad económica, excluye o incluye o le da o quita poderes a personas.

En las últimas décadas el concepto de grupo étnico ha surgido como una alternativa al concepto de raza. Su definición es variable y puede depender de similitudes físicas, lingüísticas, religiosas, circunstancias históricas, orígenes geográficos, o de intereses políticos o económicos comunes. Algunas de estas divisiones étnicas se han asociado a hechos de violencia extrema como los conflictos entre hutus y tutsis. Otras han servido como forma de resistencia al colonialismo, a la defensa de los intereses de inmigrantes o la formación de una identidad nacional.   Igual que las definiciones raciales del pasado, definiciones étnicas basadas en homogeneidad cultural como la que se pretende que existe entre los afroamericanos, los hispanoamericanos o los amerindios, sin reconocer sus diversidades, pueden crear estereotipos que al final degradan la imagen y el valor de estos grupos y personas.

En la corta historia del Homo sapiens han ocurrido cambios en su fisonomía y en el color de su piel por mutaciones, presiones del medio ambiente y selección natural, pero con sus incesantes migraciones por el mundo, su dotación genética se han vuelto a mezclar una y otra vez impidiendo la formación de una nueva raza genéticamente diferente.

Es improbable que los actuales conceptos de raza desaparezcan en el futuro cercano debido a que están integrados en las mentes de las personas y en la estructura de la sociedad. Lo que pudiera ser probable por medio del diálogo y la información sería un cambio de paradigma en las futuras generaciones donde el concepto de raza cambie y se llegue a aceptar y a entender que solo hay una raza, la raza humana.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Las consultas

La opinión de…..

.

Samuel Lewis Galindo

El Presidente de la República de Panamá, Don Ricardo Martinelli, declaró recientemente que era su intención el utilizar como método para gobernar el país la celebración de consultas a la opinión pública sobre temas de verdadera importancia e interés nacional. Citó, al calor de la improvisación algunos asuntos que podrían ser parte del plebiscito. Según el diccionario de la lengua Española es la “consulta que los poderes públicos someten al voto popular directo para que se apruebe o rechace una determinada propuesta…” Algunos, afortunadamente son pocos por cierto, han considerado que estas consultas tienen un precio muy alto. No obstante, ese sistema es muy utilizado en otras democracias especialmente las europeas lo que permite una mayor participación popular. Algunos políticos de oposición se han opuesto aludiendo a que las declaraciones del Presidente son “una cortina de humo” para distraer a la opinión pública de sus verdaderas intenciones”. Sería un gran acierto del Mandatario si logra hacer realidad estas consultas. El problema si se quiere ver esto con un criterio apartado totalmente de la política y de cualquier oportunismo es: ¿Cómo hacerlo? ¿Qué temas pueden ser incluidos en él?

Pienso que para llevar a cabo este plebiscito es necesario que los partidos políticos a quienes podrían agregarse unas asociaciones cívicas escojan en una gran consulta los temas a presentar ante el electorado panameño. Esos temas aunque según muchos no son vinculantes si le constituirán una guía al gobernante de los temas y las soluciones que se podrían presentar. El oponerse a que un Mandatario quiera actuar de la mano del pueblo y seguir sus designios debe ser aprovechado por todos para ser que el Jefe del Estado se sienta comprometido y no tratar de desviar, como lo han hecho algunos oposicionistas, su acción de consulta.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.