Hoy tengo las ganas claras.

La opinión de …..
.

Priscilla  Delgado

Hoy tengo las ganas en espera, subiendo una escalera sin final, bajando un puente roto, una ciclo vía sin bicicletas, una fuente sin agua, una noche sin luna y un despertar sin cielo azul.

Se me estancaron las manos de tanto amasar ilusiones y de tanto sentir. De pronto sentí que la vida era a la izquierda y yo tome a la derecha por un rumbo incierto sin dirección, con olas encontradas a media tarde.

Y nos dimos cuenta que la vida a veces nos sorprende a contravia, que no podemos llevarle la contraria al sentir y que el pulso del corazón es el que dicta el tiempo y el compás.

Nunca tuve tiempo para pensar, solo para sentir, no a gotas sino a humaradas largas, a música descompensada, a sentir por chorros y no por silencios, a dictar nuevas pautas con las querencias, hasta que vamos poniendo altos pequeños, paso a pasitos, a distinguir la soledad de la soledad sola, a apreciar el tiempo como recurso inextinguible mas que a pasar el tiempo dormitando sin darnos cuenta.

Comprendí hace poco tiempo que mi tiempo de ahora es el mejor, que me veo y me digo que no he perdido nada, que todo lo que se fue de mi vida fue porque no era mío, porque las cosas que tengo me las merezco, porque me pertenezco a mi por entera, que tal vez mi propia sombra sea la que me alumbra para caminar mis pasos y que lo único que tengo es vivir con ella, atada a mi lado siempre. Ella la que me hace reflexionar sobre mi andar por la vida, ella es la que no se cansa de mirarme y decirme cuando me equivoco, esa la sombra de mi alma y de mi cuerpo.

Que si decido ser feliz es por cuenta propia y no porque nadie me regale un espacio de felicidad y que amar es para mi una idea, la cual no puedo olvidar de ningún modo….Es poco menos que la razón de ser.

Que mi mañana no existe ni existirá, ni para mí ni para nadie y que no puedo darle tregua a “LOS TE QUIERO” siempre que nazcan del corazón.

No dejare que la tarde me alcance sin amar y sin sentir….No que và…No hay tiempo que no sea para ser feliz.

<>

Nota publicada el 6 de abril de 2010 en Facebook por la autora a quien damos todo el crédito que le corresponde.

La merma de los valores

La opinión de….

.

Leticia Paddy de Holder

Los actos delictivos, la violencia en todas sus manifestaciones y el resquebrajamiento de valores familiares sociales y morales son motivo de preocupación en todo el país, sin embargo, muchas de las soluciones sugeridas no van encausadas a desenmarañar el problema en su simiente.   En un porcentaje significativo de hogares los padres y las madres han perdido el norte, por ende su descendencia navega en aguas turbulentas, con muy pocas posibilidades de arribar a puertos seguros.

La muerte violenta que golpeó a un menor y sus progenitores responsabilizándose el uno al otro, es apenas la punta del iceberg que avanza sigiloso y desafiante. Esta historia no es única, muchos de nuestros niños (as) viven panoramas desalentadores. Una situación que se da en los centros educativos del país nos permite vislumbrar la magnitud del problema. Reprobar un año escolar, sobre todo cuando se trata del noveno grado o el sexto año, es una experiencia difícil para un estudiante y su familia. Esto produce serios señalamientos y sentimientos de culpa entre los involucrados.

La respuesta del entorno familiar ante el fracaso de un hijo marca la diferencia. Reconocer que se ha fallado, comprometerse a mejorar y a sobreponerse a las vicisitudes de la vida favorecerá al joven. Le permitirá adquirir y afianzar dos importantes valores: la responsabilidad y la perseverancia. Toda la enseñanza positiva que se logra cuando se enfrenta con valentía un fracaso se pierde en el momento que un padre o madre eligen sobornar, falsificar documentos oficiales, trasladar a su hijo o hija a otro centro escolar, obligándolo a guardar un silencio cómplice y a sostener una mentira.

Generalmente, este hecho es denunciado al inicio del año escolar y una vez constatado el fraude el más perjudicado es el estudiante, quien no puede permanecer en el centro escolar ni en el nivel al que fue trasladado, y por vergüenza rehúsa volver al colegio de procedencia… Un futuro que pudo ser prometedor, se transforma en incierto.

Cuando una madre o padre actúan de esta manera, desconocen la responsabilidad de sus decisiones, no perciben la magnitud de su mal ejemplo ni el daño que le hacen a la personalidad de sus hijos e hijas. Un acto deshonesto llevado a cabo por quienes velan por su crianza y formación los induce a proceder de igual forma el resto de su vida.

Tratar de solucionar los múltiples y complejos problemas que atraviesa la sociedad nos obliga a dirigir la atención a su célula básica, y descubrir que hay un número importante de familias que no cumplen a cabalidad con su función formadora de valores, por el contrario permiten y apoyan patrones de conducta errados, que a la larga se manifiestan en la escuela y en la sociedad.

Si realmente queremos solucionar los problemas sociales, estamos llamados a tomar acciones que aporten beneficios al núcleo familiar.

Las autoridades, la escuela, los medios de comunicación, las asociaciones cívicas y religiosas y la sociedad, en su conjunto, deben mancomunar esfuerzos a favor de la familia panameña, solo así tendremos una mejor sociedad y evitaremos que más niños y niñas aprendan el juega vivo, la corrupción, el fraude, la mentira, y la violencia desde sus propias cunas.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Campos de juego sin licor

La opinión de…..

.

Carmen Rudas de Martínez

Conmemorando el día mundial de la Salud, quiero aprovechar para hacer un cuestionamiento a aquellos líderes comunitarios, que supuestamente fueron escogidos para representarnos, sin embargo públicamente expresan su desacuerdo en torno a la eliminación del consumo y venta de bebidas alcohólicas en los cuadros de juegos, aduciendo que si no se vende licor nadie dará mantenimiento a los cuadros, y lo peor cuestionas que ¿Cómo queremos deportistas exitosos si no van a tener donde jugar?

¡No me echan cuento! En muchas ocasiones organicé eventos deportivos, y mi consigna siempre fue No licor. Todos sabemos lo desbastador que es el licor para el ser humano, familia y sociedad, que si queremos tener deportistas exitosos no debemos promover la fusión del deporte y el licor.

Para algunas cosas somos exigentes con las entidades que tiene la responsabilidad de velar por la comunidad, y para otras como esta, buscamos escusas para no presionar, para que cumplan las autoridades.

¿Qué tan cierto es, que necesitamos vender licor para mantener un cuadro de juegos?

¿Por qué no hacemos jornadas de limpieza y mantenimiento con todos los que nos beneficiamos? Porque no se promueve en los campos de juegos escuelas de capacitación deportiva donde se les enseñe desde mover un balón, hasta alimentación sana para un buen desarrollo físico, porque no enseñar los efectos nocivos del licor en el organismo toda vez que vemos su puesto deportistas salir casi gateando de los campos de juegos  ¿Que convivencia en familia es esta? Y ni hablar de la gran cantidad de supuestos deportistas, que luego de ingerir licor en los campos de juegos, las esposas e hijos tiemblan porque cuando toman se embrutecen, pelean en el cuadro, los sacan, y luego pelean en la casa ¿Quién lo saca?   ¿Es esto lo que debemos defender so pretexto de fomentar el deporte y las actividades familiares?

¿Quieres más? Aquellos que llevan a su familia y no toman, pero sus hijos y esposas tiene que soportar la conducta desinhibida efecto del licor de algunos dentro del cuadro de juegos, mujeres que al término de un mes deciden no ir más con sus hijos por los espectáculos que muchas veces se dan.

Dios no permita que mi punto de vista ofenda a nadie, me fascina el deporte, participo, pero tengo otro enfoque, quiero para mi comunidad más deportes, jugadores exitosos, hombres y mujeres responsables, pero sobre todo Salud y Paz.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

‘Primero muerto que pensionado’

La opinión de…..

.

Carlos Vargas Vidal

Esta parece ser la nueva consigna de la Caja de Seguro Social (CSS) con respecto a sus futuros pensionados. Ya lo de jubilado pasó, como muchas otras cosas del seguro, a peor suerte.

Un año atrás me sugirieron que presentara mi solicitud de pensionado con tres meses de anticipación a mi edad de jubilación y eso hice. Ya era un hecho conocido que las pensiones las empezaban a pagar mucho tiempo después de estar uno jubilado por ley de la República. Creí que así empezaría a recibir mi pensión con un poco de mejor suerte.   Pero, casi dos meses después de haber cumplido la edad de jubilación supe que el Departamento de Cuentas Individuales apenas estudiaba los casos pertinentes del mes de octubre pasado. ¿La excusa? No tenían personal suficiente para el número de solicitudes.

Quienes hemos visitado por muchos años las instalaciones de la CSS podemos dar fe de cómo muchos funcionarios pierden su tiempo de trabajo en tertulias que nada tienen que ver con sus funciones. Y no se diga del maltrato que uno recibe por solicitarles una mejor atención. Todo es: ¡espere! Como si el esperar no afectara hasta la salud personal de uno.

Por años la CSS ha sido un bastión de la ineptitud y el desgreño gubernamental. A diferencia que esta corrupción generalizada y desvergonzada cava nuevas fosas mortuorias para los asegurados.   No se explica ni se sostiene la falta de funcionarios, porque gobierno tras gobierno aumenta la burocracia. Y los sueldos van también siempre en aumento.

Pareciera que en Panamá, también por muchos años, hemos tenido de adorno a un procurador de la Administración, cuya única función, y la más sagrada, es la de cuidar los bienes del Estado. No se trata de controlar o fiscalizar los mismos. Su obligación primordial está en que haya transparencia y estricto apego en la gestión gubernamental, de modo que podamos ver, sentir y palpar eficiencia, moralidad, eficacia y calidad en los servicios que prestan los servidores públicos. Lo contrario es una descomposición general decadente y destructiva de los intereses de la Nación albergados en la administración pública.

Si algo puede consolarnos un tanto es que con la nueva administración de la CSS se va notando un empleado más acucioso, humano y servicial. Menos perdedor de tiempo y, por lo tanto, más honesto y cumplidor.

Falta todavía mucho por hacer. Y yo diría: ¡mucho por derrumbar! No es ni será fácil. Pareciera que todos los gobiernos anteriores no han hecho otra cosa que alimentar y aupar a ese monstruo de la indolencia estatal, que poco o nada le importa con la eficiencia y la eficacia gubernamental, y que muchas veces se amparaba entre los gremios y otras entre sus juntas directivas.  Pero no hay mal que por bien no venga.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Garantías Procesales Especiales o Impunidad

La opinión de la Jueza de Menores…..

.

Marianela García-Mayorca B.

Mucho se discute y discutirá en relación con las Garantías Procesales Especiales consagradas en el Régimen Especial de Responsabilidad Penal de Adolescentes (Ley 40/99), en lo que concierne a si las mismas se tornan en tecnicismos jurídicos tendientes a la consecución de las nulidades, concepción que es del todo errada y que tiende a mal informar al ciudadano y hacer juicios apriori sobre determinados casos.

Decimos lo anterior por la negativa percepción de la ciudadanía acerca de la funcionalidad de la Ley Penal Especial aplicable a los adolescentes y jóvenes menores de edad, que son el producto de desafortunadas declaraciones de algunas de las instituciones que forman parte del proceso pedagógico de resocialización y que consideramos deben involucrase más en el espíritu que inspira esta Ley, que desde mi humilde opinión, si considero funcional y en la medida en cada una de las instituciones que forman parte del Sistema de Justicia Penal para la Adolescencia cumpliera con su rol adecuadamente, se podría aplicar con mayor eficacia.

Recordemos que las Garantías Procesales son el resultado, de años de crecimiento y evolución del derecho, frente a, años de violaciones en un sistema inquisitivo en el que había que demostrar que se era inocente, puesto que la presunción de culpabilidad era un hecho.

Panamá con el régimen Especial, cambia el panorama del procedimiento dando paso y luz a la tendencia del sistema acusatorio, el cual inicia primeramente en la jurisdicción minoril,  esto aunado al hecho de que en nuestro sistema jurídico, hay obligaciones que nos impone el derecho internacional en esta materia, las cuales, conforme al artículo 4 de nuestra Carta Magna, se tornan como de obligatorio acatamiento al ser normas de Derecho Internacional que son Ley de la República, por ser Panamá signatario de varios convenios internacionales.

Pero ahora bien retomando el concepto de garantías no podemos pensar que el establecimiento de ciertos principios elementales y fundamentales en el procedimiento penal sean una excusa para la impunidad, pues, cuando derechos tan elementales como el principio del respeto a la dignidad humana es quebrantado, distorsionamos el fin y el objetivo de la norma que es el restablecimiento del orden y del respeto a los derechos básicos.  Y si aquellos que estamos destinados a hacer respetar la ley, somos los primeros violadores de la misma trasgrediendo derechos humanos elementales es claro que viciamos el proceso, y que ello debe tener una consecuencia jurídica ejemplarizante.

El respeto a la Dignidad Humana consagra que toda persona por su condición de tal (ser humano) debe ser tratados con el respeto que se le debe a todo ser humano, lo cual incluye la protección a su dignidad de persona y a su integridad física en toda la extensión que exigen las necesidades físicas, sociales, culturales, morales y psicológicas de una; persona y en este caso en particular una persona de edad minoril.

No quiero con esto convertirme en defensora de la delincuencia, sino en concientizadora de realidades, no puedo justificar que para lograr encausar un proceso, respetando las fases procesales, tenga necesariamente que violentar normas muy por el contrario si cada una de las etapas procesales son bien llevadas desde la fase de averiguación policial, sumaria, calificación, plenaria, impugnación y ejecución de sanción, logramos nuestro objetivo restablecer el orden jurídico quebrantado, demostrando al sancionado que el crimen no paga y que todo acto delictivo tiene una sanción.

La ley, el derecho y las normas son la consecuencia directa del desarrollo de los pueblos no tiremos por tierra años de crecimiento por no encausar correctamente políticas de prevención y ataquemos por todos los medios la delincuencia.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Razas: una idea no un hecho

La opinión de…..

.

Jorge A. Motta

Continúa en el mundo la necesidad de catalogar a los seres humanos por medio de raza. Reciente y notable ejemplo de esto fue la pregunta hecha por el censo de Estados Unidos de Norteamérica sobre raza a Barack Obama, a la cual él respondió marcando el cuadro que correspondía a negro o a afroamericano.

El deseo de separar en diferentes cuadros a los seres humanos por medio del concepto raza tiene una historia en tiempo no muy larga pero muy profunda en sufrimiento.

Mucho antes de que surgiera el concepto de raza, los seres humanos encontraron razones para separar y esclavizar a otros humanos basándose en resultados de guerras, diferencias de lenguaje, cultura o religión.

En la Grecia antigua o en Roma, el color de la piel o fisonomía no impedía a una persona gozar de todos los privilegios ciudadanos. Bárbaros y diferentes eran considerados los integrantes de las tribus germánicas que vivían del otro lado del Rin.

La idea de que en la naturaleza existieran grupos humanos caracterizados por diferencias biológicas heredadas probablemente se origina en el siglo XVIII con los trabajos taxonómicos de Linneo y de Blumenbach. De estos famosos científicos surgió la división de Homo sapiens en grupos llamados Africanus negreus, Americanus rubescens, Asiaticus fuscus y Europeanus albescens.  Basándose en esta división, otros fomentaron la idea de que la herencia de nuestros ancestros, el color de la piel y otras características de la forma humana determinaban diferentes grupos raciales los cuales tenían diferentes orígenes, capacidades intelectuales, morales y espirituales.

Darwin, igual que el antiguo testamento, propuso un origen común de los seres humanos, pero intereses económicos, políticos, prejuicios y la mala ciencia dieron base e impulsaron el desarrollo de conceptos malignos de raza, apoyados por la teoría de eugenesia.   El concepto de raza en su forma más virulenta justificó la esclavitud de negros en América y el exterminio de gitanos y judíos en el siglo XX.

La estaca que acabó con la justificación científica del concepto de razas fue el desarrollo de la genómica a finales del siglo XX.   Una y otra vez se ha comprobado la fantástica similitud entre los genes de diferentes seres humanos y la mezcla que ha ocurrido por más de 100 mil años durante la diáspora de la humanidad desde África hacia todos los continentes.   Una muestra de esta mezcla ha sido el hallazgo de que muchos hombres ingleses llevan en su línea paterna los genes de los invasores del norte que tomaron la isla hace más de mil años, pero sus mujeres retienen sus genes ancestrales celtas. Algo similar a esto se ha comprobado con poblaciones en la India y en otros lugares.

En nuestro país y en otros países latinoamericanos los hombres, no importa su fisonomía o color de piel, poseen en su mayoría genes paternos indoeuropeos que evolucionaron de genes de Asia central y estos a su vez de genes africanos, mientras que la mayoría de nuestras mujeres poseen genes amerindios que provienen de genes de Asia central y estos de genes africanos. Esto es otra confirmación más de la gran mezcla de genes en la humanidad, lo cual no es compatible con el concepto biológico de razas puras y demuestra la imposibilidad de identificar precisamente en el humano razas por medio de características físicas.

No obstante que en la naturaleza el concepto de raza humana no tenga una base científica, el concepto de raza sí tiene una base real en la sociedad.   Raza es parte de una noción social que sobrevive debido a su aceptación colectiva, a acuerdos entre grupos o debido a su imposición y definición por un grupo dominante.

El concepto de raza afecta diariamente percepciones en nuestras vidas de manera significativa y probablemente es por eso que sobrevive. El mundo que vemos a través del lente de la raza no solo nos hace ver color y forma sino también nos hace ver estatus social, nivel cultural, capacidad económica, excluye o incluye o le da o quita poderes a personas.

En las últimas décadas el concepto de grupo étnico ha surgido como una alternativa al concepto de raza. Su definición es variable y puede depender de similitudes físicas, lingüísticas, religiosas, circunstancias históricas, orígenes geográficos, o de intereses políticos o económicos comunes. Algunas de estas divisiones étnicas se han asociado a hechos de violencia extrema como los conflictos entre hutus y tutsis. Otras han servido como forma de resistencia al colonialismo, a la defensa de los intereses de inmigrantes o la formación de una identidad nacional.   Igual que las definiciones raciales del pasado, definiciones étnicas basadas en homogeneidad cultural como la que se pretende que existe entre los afroamericanos, los hispanoamericanos o los amerindios, sin reconocer sus diversidades, pueden crear estereotipos que al final degradan la imagen y el valor de estos grupos y personas.

En la corta historia del Homo sapiens han ocurrido cambios en su fisonomía y en el color de su piel por mutaciones, presiones del medio ambiente y selección natural, pero con sus incesantes migraciones por el mundo, su dotación genética se han vuelto a mezclar una y otra vez impidiendo la formación de una nueva raza genéticamente diferente.

Es improbable que los actuales conceptos de raza desaparezcan en el futuro cercano debido a que están integrados en las mentes de las personas y en la estructura de la sociedad. Lo que pudiera ser probable por medio del diálogo y la información sería un cambio de paradigma en las futuras generaciones donde el concepto de raza cambie y se llegue a aceptar y a entender que solo hay una raza, la raza humana.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Las consultas

La opinión de…..

.

Samuel Lewis Galindo

El Presidente de la República de Panamá, Don Ricardo Martinelli, declaró recientemente que era su intención el utilizar como método para gobernar el país la celebración de consultas a la opinión pública sobre temas de verdadera importancia e interés nacional. Citó, al calor de la improvisación algunos asuntos que podrían ser parte del plebiscito. Según el diccionario de la lengua Española es la “consulta que los poderes públicos someten al voto popular directo para que se apruebe o rechace una determinada propuesta…” Algunos, afortunadamente son pocos por cierto, han considerado que estas consultas tienen un precio muy alto. No obstante, ese sistema es muy utilizado en otras democracias especialmente las europeas lo que permite una mayor participación popular. Algunos políticos de oposición se han opuesto aludiendo a que las declaraciones del Presidente son “una cortina de humo” para distraer a la opinión pública de sus verdaderas intenciones”. Sería un gran acierto del Mandatario si logra hacer realidad estas consultas. El problema si se quiere ver esto con un criterio apartado totalmente de la política y de cualquier oportunismo es: ¿Cómo hacerlo? ¿Qué temas pueden ser incluidos en él?

Pienso que para llevar a cabo este plebiscito es necesario que los partidos políticos a quienes podrían agregarse unas asociaciones cívicas escojan en una gran consulta los temas a presentar ante el electorado panameño. Esos temas aunque según muchos no son vinculantes si le constituirán una guía al gobernante de los temas y las soluciones que se podrían presentar. El oponerse a que un Mandatario quiera actuar de la mano del pueblo y seguir sus designios debe ser aprovechado por todos para ser que el Jefe del Estado se sienta comprometido y no tratar de desviar, como lo han hecho algunos oposicionistas, su acción de consulta.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La Educación Media: entre la tradición y la esperanza

La opinión de…..

.

JUAN BOSCO BERNAL

La educación media se encuentra en el foco de la tensión política nacional. Si bien este nivel educativo ha cumplido históricamente una función mediadora de la enseñanza primaria a la universidad, hoy en Panamá, todo parece indicar que es el centro de la disputa entre un gobierno que pugna por su reforma y unos dirigentes magisteriales que se oponen, sin que esté muy claro exactamente si es al método de la transformación o a su contenido.

Este hecho no es nuevo en el panorama político asociado a las reformas educativas de América Latina, pues en países que avanzan como Brasil, Chile, Uruguay, Argentina y México, la educación media es probablemente el tramo escolar más sometido a debates y en el que más innovaciones se han realizado en las últimas dos décadas.

Esta situación es explicable a partir de las nuevas demandas que se le plantean a los sistemas educativos producto de los cambios que se operan en el conocimiento, las tecnologías y el mundo laboral.   La tradición conectaba directamente la educación secundaria a la universidad o a un oficio en un mercado de trabajo estable que demandaba una baja cuota de conocimiento y de innovación.

Este panorama ha variado en la sociedad del cocimiento. Con la masificación de los estudios superiores, las nuevas competencias que se demandan a las personas para vivir y trabajar, la tardía inserción laboral de los jóvenes, así como la rápida movilidad laboral de los egresados en razón del cambio en la división del trabajo, se generan condiciones que apuntan a la pérdida del carácter selectivo y a una formación vocacional y técnica temprana.

Actualmente se concibe la educación media como una etapa última de la formación general y el comienzo de la específica. De allí que muchos países han optado por un modelo educativo más orientado hacia el desarrollo de las capacidades humanas, a una mejor distribución social del conocimiento y crear condiciones para una cultura del aprendizaje, más autónomo, continuo, relevante y funcional. Se trata de la formación de capacidades transferibles a la comprensión y solución de problemas, nuevas tareas y desafíos.

Según la Constitución y la Ley panameñas, todas las personas tienen derecho a una educación científica, democrática, solidaria y justa, que asegure el desarrollo personal y familiar, así como el fortalecimiento del sentido de Nación.

Sin embargo, ese mandato no se corresponde con la realidad. Menos del 50% de los jóvenes entre 15 y 17 años está escolarizado y la mayor parte de ellos no reciben una educación de calidad.

Igualmente, planes y programas de estudio múltiples que atomizan el conocimiento y apuntan en dirección a una sociedad que ya no existe; insuficiencia de profesores en áreas científicas claves (matemática, química, física, biología); métodos de enseñanza y evaluación inapropiados; insuficiente capacidad física en áreas urbanas y escasa oferta en las rurales, que inciden en la falta de cobertura y el abandono prematuro de sus estudios. Todo ello se une a un personal directivo insuficientemente formado y motivado.

También es deber ciudadano reconocer la mala praxis institucional de la Nación en materia educativa, pues cada vez que se renueva el gobierno o el mandato ministerial, también se descontinúan automáticamente los proyectos, compromisos y acuerdos pactados por la educación panameña.

Por ejemplo, el Pacto Nacional por la Modernización de la Educación Panameña mediante la Estrategia Decenal 1997-2006, propuso la transformación de la Educación Media a partir de 1999. Por su parte, la Concertación Nacional (2007), acordó la renovación curricular, articular la educación Media a la Superior, el diseño curricular por competencias, avanzar hacia el bachillerato internacional y asegurar la pertinencia curricular según zona geográfica. Estos compromisos nacionales quedaron solo en el papel.

De allí que, independientemente de la ruta que siga la transformación curricular, su éxito parece depender de la continuidad y el respaldo que tenga la innovación en las políticas educativas. También será necesario asegurar la buena formación y responsabilidad que asuma el personal docente con su implementación; una gestión eficaz de los centros educativos donde se aplique y una estrategia efectiva de evaluación de los aprendizajes, de los actores y de la propia institución educativa para sustentar la mejora continua de la educación.

Se debe tomar conciencia que el mundo y la sociedad, con sus contradicciones, cambian a gran velocidad y que la renovación educativa es inexorable, no puede esperar.

Es imposible pretender reducir la pobreza y la criminalidad, y aumentar el trabajo decente, si la sociedad y el Estado no asumen la misión de crear, mediante la participación y el diálogo, un sistema educativo con mayor equidad, calidad y pertinencia. Es la tarea de hoy para construir un porvenir mejor para todas las personas. La reforma integral de la educación media es un paso efectivo para avanzar en esa dirección.

Sin buena educación no existe esperanza, ni un futuro sostenible para el país.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Modernización de la justicia penal

La opinión de…..

.

Delia A. de Castro D.

En tiempos en los que se ha planteado la posibilidad de discutir formalmente la instalación de la pena de muerte, figura que hasta el momento está prohibida por la Constitución Política de la República de Panamá; en que distintos sectores propugnan porque se considere la fijación de la prisión perpetua como una opción de sanción; cuando recién se han realizado reformas al Código Penal que llevan hasta 50 años las penas máximas por concurso de delitos; cuándo se ha disminuido la edad de imputabilidad en la jurisdicción penal de adolescentes a efectos de hacer un poco más riguroso el ejercicio del derecho penal y que, paradójicamente, el país se encuentra en el umbral de la implementación del sistema acusatorio, resulta propicio exponer algunas reflexiones en torno a un anhelo: la modernización de la justicia penal.

Modernizar la forma mediante la cual se aplica el derecho penal conlleva algo más que un simple cambio de sistema procesal y trasciende la sustitución de una ley por otra.  Realmente constituye el avance hacia una manera distinta de hacer las cosas, de ver y de tratar a las personas que, ya sea como víctimas o como victimarios, resultan relacionadas con un presunto delito.   Se trata de un cambio de paradigmas que debe llevar no solo a los operadores de justicia, sino a todos los integrantes de la administración pública y a la ciudadanía en general a comprender que aún cuando se haya cometido un delito, que debe ser perseguido con todo el rigor de la ley, el imputado tiene derechos fundamentales compatibles con la naturaleza del ser humano.

Al mismo tiempo, la víctima, como persona afectada por una conducta que se entiende violatoria de la penal, merece ser atendida, escuchada, orientada y protegida.

En Latinoamérica esa modernización ha estado estrechamente vinculada a la implementación del sistema acusatorio, el cual a pesar de las críticas ha producido resultados positivos tales como: la agilidad de los procedimientos, un mayor respeto a la dignidad humana, el crecimiento profesional y actualización jurídica de aquellas personas vinculadas al sistema de justicia penal, ya sean policías, fiscales, jueces o autoridades de ejecución de sanciones.

Las investigaciones se desarrollan ahora de forma más sistemática, pues se ha redescubierto el método científico para aplicarlo al diseño de estrategias de persecución criminal, a la planificación de las diligencias que desarrolla la fiscalía en conjunto con la policía judicial para determinar si un hecho conocido por la autoridad constituye o no delito.

En materia de medidas cautelares de carácter personal, aún cuando los requerimientos sociales en muchos países han obligado al endurecimiento en su aplicación, se han posicionado además de las exigencias de cautelaridad, criterios como la proporcionalidad, necesidad y razonabilidad, que no solamente deben estar reconocidos en la ley y ser enunciados por el fiscal al momento de requerir su aplicación, sino que deben ser ampliamente explicados y sustentados en acto oral, en función del tipo penal presuntamente vulnerado, de las circunstancias personales del imputado, de la seguridad de la víctima, pero sobre todo, cuando sean necesarias para mantener vinculado al proceso al sujeto pasivo de la acción penal y procurar el cumplimiento de la sanción que al final se imponga, en caso de dictarse una sentencia condenatoria.

Los actos orales o audiencias que se surten en los procesos penales deben ser verdaderos debates en los que se exija argumentación, razonamiento y contundencia en los planteamientos, más allá de los escritos que puedan presentar las partes, de una vista fiscal o de una oposición a ésta.

La referida modernización apuesta por el profesionalismo y el crecimiento intelectual, por el mayor respeto a las garantías y los derechos humanos de todos los que intervienen, por la celeridad y eficacia de las investigaciones, en fin, por un mejor sistema de justicia penal.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los pobres: Entre Sibaritas y Davos

La opinión del Doctor…..

.

Silvio Guerra Morales

Entre sibaritas y partidarios del Hombre de Davos –fieles creyentes de los llamados Global Leaders-, los primeros, guiados por un supuesto espíritu de “selectividad de lo mejor de lo mejor” y entregados a una vida de disfrute sin par –como si la vida fuera solamente placer y placer por lo material y las degustaciones- y los segundos, discípulos de una especie del hombre de las cavernas –según el mito platónico- y que solo se asoman al mundo de las realidades para entender cómo anda y como funciona el mercado y sus productos –tras una perversa invasión de todos los tipos de tecnologías-, solo resta o nos queda mirar a una colectividad, ejércitos incontables, gentes casi infinitas, de seres humanos que han caído, según ha sido llamado por algún filósofo contemporáneo, en la vida de las emociones, así sea que las emociones sean pasajeras y momentáneas –rock, cultura relativa, snobismo, vida glamorosa aún a costa de la propia subsistencia, lujo y superficialidad, entre otras cosas-.

Se trata de gente que se niega a pensar, que suele dar las espaldas a las realidades de un mundo gobernado por los global leaders –IFIS, Banco Mundial, etc.- y que prefiere considerar que la vida es pasajera, que puede perderse en un abrir y cerrar de ojos y que por ello “hay que disfrutarla”, porque “todo acaba”.   Masas irredentas que subsisten en una cultura eclosionada por los antivalores y que tiene un concepto de Dios efímero, de conveniencia espiritual: “sé que existes y déjame vivir la vida”.

Se trata de un mundo que tras esa transnacionalización de todo –economía, delincuencia, tecnología, costumbres, política, etc.- se ha tragado su propia cultura y se han perdido las mores –costumbres-, el fas –religión- y todo cuanto otrora pudo inspirar a las generaciones pasadas. Masas que han hecho del fenómeno cultural una cultura sin materia, como si cultura fuera, todo cuanto conspira contra las reglas, normas éticas, morales, religiosas, sociales, en fin.

Queda preguntarnos, al final de cuentas, si acaso toda esa infinitud de gentes, de todas las partes del mundo, sin que Panamá escape de esas consideraciones ónticas, no son acaso víctimas de un minúsculo grupo, poderoso en todos los tipos de mercados, dominadores de costos, de precios, de las leyes de la oferta y la demanda, ahora inducidas solo en función del rédito y de las ganancias propias de un capitalismo irracional y perverso, y que cuales arlequines, son manipulados por esos llamados “dueños del mundo”.

Lo grave de todo esto es el riesgo que se viene dando y que se hace evidente: la pérdida, cada día más expresiva, de la dimensión humana en su faceta espiritual.

Frente a este marasmo que erosiona nuestra identidad ontológica y que además es subversivo, instamos a los que piensan, a los que observan los fenómenos sociales y espirituales, a no abdicar, sino a tomar en cuenta a nuestra gente pobre que necesita ser orientada y dirigida.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Más precariedad laboral, más enfermedad

La opinión de…..

.

JOSÉ GUILLERMO ROS-ZANET

La pérdida del empleo, el avance de la precariedad laboral, obliga a ampliar y a complicar las estrategias de sobrevivencia.   La esposa y los hijos han de salir del hogar (algunos niños saldrán también de la escuela); las jornadas de trabajo se harán entonces más prolongadas (horas extras, que muchas veces no serán pagadas), para tratar de mejorar los no-mejores salarios… Así disminuye, en igual proporción, el tiempo esencial de la vida en hogar, de la vida en comunión familiar… Crece la incomunicación humana, las preocupaciones, los mal-estares.

Las difíciles estrategias encaminadas a compensar el deterioro del ingreso familiar, que no son estrategias de acumulación salarial, terminan finalmente acumulando otros deterioros en el ámbito del sano vivir humano, en el ámbito de la calidad de vida del trabajador y su familia.

No olvidamos, sin embargo, que en algunos casos estas actividades dirigidas a aumentar el ingreso familiar, llegan a ser de real complementación, de acumulación; son las que se sustentan en empleo formal, en el buen salario fijo de alguno de los miembros de la unidad doméstica, que casi siempre será el jefe de familia, el esposo. Y anotamos que las economías surgidas del tráfico ilegal (que dan lugar a empleos invisibles, con grandes “salarios”) no son y no pueden ser catalogadas como estrategias de sobrevivencia. Son, realmente, modos de acumulación salarial.

Lo son, si, las actividades de “venta al menudeo” de las distintas formas y presentaciones de las drogas, llevadas a cabo por vendedores surgidos de sectores pobres, de la población…

Pero todas estas actividades ilícitas, tanto las de “mayoreo”, como las de “minoreo”, son, evidentemente, productores eficientes de enfermedad, física, mental y social… (Para el vendedor y para el comprador).

Hoy vivimos en el mundo de la sociedad opulenta… Y en esa sociedad conviven los incluidos y los excluidos, la gente opulenta y los no opulentos, los ricos y los pobres… Conviven en la sociedad de consumo, del consumismo… Y los marginados terminan teniendo los mismos sueños de los no marginados, y aspiran a disfrutar de su modo de vida… Extraño efecto-demostración que tiende a igualar, en sus aspiraciones, a empleados formales y a empleados precarios, a ocupados y a desocupados.

Y es la dificultad y, tantas veces, la incapacidad de los desempleados y de los empleados precarios de alcanzar los niveles de consumo y de vida de los que viven en riqueza, lo que los mueve, muchas veces, a buscar empleos invisibles, o a encontrar anómalas estrategias de supervivencia, todo lo cual se convierte en un vivir conflictivo, en malestares del cuerpo y del alma, en discapacidades familiares, en enfermedad. Grave herida sufrió el trabajo al ser transformado en empleo.

El empleo precario, hoy dominante en el país, tiende a ser clandestino pues evade las prestaciones sociales, los salarios mínimos, y dificulta la buena acción sindical, y la estabilidad laboral. Crecen las inseguridades, los padecimientos humanos. Crecen los trabajos del trabajo en nuestro tiempo.

No son pocas las cosas que creemos inocentes, pero que dificultan realmente la introducción normal de la fuerza del trabajo.

Vivimos en una sociedad del consumo, dentro de la cual viven y malviven, al margen del consumo, grandes grupos poblacionales… Grupos humanos que no participarán en el ascenso del mundo, en su desarrollo. No viven: sobreviven.

El gran pensador A. Müller dijo: “No vive toda criatura para vivir, sino para realizar, a su modo particular, un fragmento de la creación”… Así debiera ocurrir siempre; pero, desafortunadamente, no siempre ocurre así.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Balance inicial

La opinión de…..

I. Roberto Eisenmann, Jr.

Ricardo Martinelli es un personaje que naturalmente crea simpatías por su apariencia pintoresca, su espontaneidad, y su forma transparente y divertida de actuar.

Luego de cinco años de un presidente penoso, inseguro, indeciso e inactivo, la hiperactividad de Martinelli fue percibida como un soplo de aire fresco. Todo esto sigue reflejándose en las encuestas porque, además, la gente le tiene paciencia mientras completa la curva natural de aprendizaje como gobernante.

Pero (y siempre el bendito “pero”) es necesario que algunos, al margen de lo pintoresco, hagamos un serio balance de su gestión inicial al frente de el Gobierno.

Comencemos con lo positivo, haciendo uso de lo escrito por el propio ministro de la Presidencia y chief of staff del gobierno… Jimmy Papadimitriu.

1. Se ha logrado una importante reforma tributaria que hizo posible que el país lograra –¡por fin!– el grado de inversión internacional con una de las calificadoras importantes.

2. Se ha iniciado una reforma curricular que podría representar un cambio positivo en la educación, siempre que se logre un método de trabajo con la mayoría de los gremios.

3. Se está en camino seguro de lograr el importante cambio en la calidad del transporte público.

4. Además de respetar los programas de subsidios del gobierno anterior para aliviar la pobreza, adicionaron el justificado “100 a los 70”, mochilas y útiles escolares, y las becas universales de $180.

5. Se inició ya un programa de reconstrucción de Curundú y el bono de los $5 mil para viviendas populares.

6. Se iniciaron importantes carreteras y aeropuertos, se auditaron, y se anunció la compra de los corredores.

7. En deportes, se logró la sede de los Juegos Centroamericanos dándole un impulso al turismo.

8. Se rectificaron injusticias en las que ciertos empresarios, haciendo uso de influencias políticas, estaban timando al fisco.   Ahora veamos lo que, según nuestro criterio, son los negativos:

1. No se ha podido ni siquiera comenzar a reducir el nivel de delincuencia y violencia.

Se piensa, equivocadamente, que la creación de un nuevo Ministerio de Seguridad Pública y una nueva sede para la Policía resolverán el problema. Puede lograr centrar un programa, pero si no se convoca a la sociedad para lograr un plan integral, desmilitarizado, propiedad de toda la ciudadanía, seguirán los fracasos. Policía sin apoyo de la comunidad no puede ser eficaz.

2. Nombramientos: así como los nombramientos en la junta directiva del canal fueron acertados, los de amigos políticos leales… a la Corte Suprema de Justicia, … fueron cambios para que nada cambie.

3. La informalidad del Presidente tiene que tener límites; lo de Honduras fue un vergüenza para todos los panameños.

4. Aspirar a lograr un TLC con Estados Unidos durante un gobierno demócrata liberal, usando como asesores estratégicos a personajes de la línea dura de derecha de “W” Bush, es una perfecta ñamería… y entonces procurar la ayuda del lobby judío violando una política de Estado de Panamá, país desmilitarizado y neutral, fue un error gigantesco que pone a nuestro Canal en peligro… y todo esto hecho al tiempo que se busca una macroinversión en Qatar… es una crasa incoherencia.

5. Las compras directas a allegados, frente al programa anticorrupción, es otra incoherencia.

6. La sacada de la procuradora de la Nación por medio de una triquiñuela jurídica es un golpe grave a la institucionalidad, cuyas gigantescas consecuencias negativas aún no se pueden ni imaginar.

7. El cierre de todo diálogo con la sociedad civil y la campaña para intentar desprestigiar a sus voceros es y será un craso error, que a mediano y largo plazo pagaremos caro en términos de gobernabilidad. La propuesta de consultas ciudadanas a–la–Suiza (que en otras circunstancias sería positivo) no es más que una jugada política que presenta un método de consulta para no consultar.

Allí tienen un balance de los primeros meses para que lleguen ustedes –amigos lectores– a sus propias conclusiones.   Me preocupan sobremanera los golpes a la institucionalidad.   En su escrito, Jimmy Papadimitriu aclaró en forma cristalina un tema vital.

Escribió: “¿interés en reelección? … ¡mentira! … el Presidente ya lo ha reiterado que cuando acabe su mandato se va a casa”.   Gracias a esta aclaración, pongámosle a este potencial negativo un punto final.

<>

Este artículo se publicó el 9 de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.