Más ideas y propuestas, menos piedras y protestas

La opinión del Periodista…..

,

Aquilino Ortega Luna

Es preocupante la forma en la que la dirigencia magisterial y las organizaciones sindicales panameñas abordan los diversos problemas que enfrenta el país, en el orden social, educativo y económico.

A pesar de que estos gremios están conformados por gente civilizada y pensante con inclusive estudios a nivel superior, su palabras favoritas son huelgas y protestas a la hora de buscar solucionar un problema o conflicto.

El diálogo y la consulta es el principal ausente en las convocatorias multitudinarias de los gremios de docentes y organizaciones sindicales del país.

Su lucha se fundamenta en la confrontación con las autoridades, en la descalificación de todos los que cuestionen sus métodos y en la aplicación de esquemas que buscan mantener presas de permanentes conflictos y presiones al sector privado.

Tales acciones generan inseguridad jurídica en los inversionistas extranjeros que han fijado sus ojos en Panamá, obligándolos a suspender sus planes de inversión afectando la economía del país.

La era del cierre de calles y del lanzamiento de piedras aunque multitudinarias y ruidosas, gestadas por educadores y sindicalistas para golpear las puertas del poder y despertar el ojo público, son hoy medidas extemporáneas.

Porque se trata de medidas de huelgas y protestas que dejan de lado el aporte de “ideas y propuestas para darle cabida a las piedras y protestas”. Se trata de intereses particulares disfrazados de luchas y reivindicaciones e inquietudes de la gente de a pie, de los de abajo.

La misión de estos sindicalistas y dirigentes magisteriales apoyadas en luchas desordenadas, heterogéneas y anárquicas pareciera estar orientada a desestabilizar gobiernos, mediante la afectación del tránsito y la creación de un caos colectivo.

Ambos sectores con su alboroto, no buscan otra cosa que llamar la atención, mostrar sus niveles de fuerza y particularmente de aprovecharse de la publicidad gratuita que le brindan los medios para así ganar notoriedad.

Es necesario que las organizaciones sindicales y magisteriales cambien el método de reclamar sus derechos y le den paso al diálogo la sociedad, sus bases y la educación, lo exigen.

El cierre de las escuelas y de calles y la afectación del tránsito y de los hospitales no es la ruta para lograr las reivindicaciones de los que reclaman mejores condiciones de vida.

Empero, somos conscientes de que el gobierno debe empezar a cumplir sus promesas y a situar las necesidades de las grandes mayorías, como una prioridad y adoptar una combinación de políticas económicas y sociales que mejoren el sistema educativo y generen nuevos empleos.

Señores sindicalistas y educadores ya basta de afectar a los “hijos de la cocinera” con medidas arbitrarias e impositivas. Señores del gobierno, es tiempo de llevar al país al pedestal económico, social y educativo con el que lo hicieron soñar en las elecciones de mayo de 2009.

<>

Este artículo se publicó el  8  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Banco Nacional y los cajeros automáticos

La opinión de….

.

VICTORIANO RODRÍGUEZ S.

Continúa la población, especialmente los empleados estatales, pasando páramos por la presunta modernización del sistema bancario y el cobro mediante tarjetas de débito o cajeros automáticos (ATM).

Mientras los gobiernos, históricamente, vienen promoviendo el cobro de los salarios mediante el sistema de cajeros, el Banco Nacional, regente de los fondos públicos y principal promotor (en principio) de este mecanismo, hace años viene demostrando poco interés en incrementar cajeros automáticos, por lo menos en lugares públicos que permitan a los ahorristas o empleados estatales hacer uso del dinero, de acuerdo a sus necesidades y requerimientos.

Por el contrario, pareciera que gobierno tras gobierno los cajeros del Banco Nacional son cada vez menos operativos.   Muchas veces están fuera de servicio o se quedan sin liquidez, por lo cual las personas tienen la necesidad de utilizar cajeros de otros bancos, acarreando un costo adicional estimado en noventa centésimos, suma que para algunos representa una comida y para otros un paso por el corredor, pero al final una merma en su ingreso.

El 27 de abril de 2007 y 4 de julio de 2008, bajo los títulos “Modernización y acreditamiento de salario” y “Cajeros automáticos, ¿beneficios para quién?”, hicimos énfasis en la necesidad que el gobierno regulara el costo por transacción que no fuera mayor de veinticinco centésimos, en función a que “…este sistema no solamente beneficia al gobierno, al hacerlo más eficiente, también beneficia a la banca particular por tener a disposición todos los saldos disponibles de los ahorristas…”, y esos saldos disponibles suman millones de balboas que mensualmente generan miles en intereses; sin embargo, tal solicitud o recomendación cayó en oídos sordos. Esperamos que este gobierno y su impulso populista logre solventar tal situación.

Expusimos que: “Antes del acreditamiento del salario, las filas que se hacían en las ventanillas de las sucursales del Banco Nacional eran interminables, absorbentes de tiempo, agotadoras y desesperantes. Producto del acreditamiento de salario, prácticamente obligatorio, las filas dentro del banco disminuyeron, pero crecen y crecen fuera, en los cajeros automáticos, con el perjuicio de la lluvia o el candente sol”.

Igualmente, en su momento, expusimos que la Comisión Bancaria (hoy Superintendencia de Bancos) podía ser la institución responsable de establecer los mecanismos propios para el cumplimiento de tal función, pero ha pasado desapercibida. Es importante preguntarse ¿por qué el Banco Nacional se mantiene prácticamente con los mismos cajeros de año$ atrá$? ¿Por qué la $uperintendencia de Bancos no interfiere en esta $ituación?  ¿Dónde está el Defen$or del Pueblo?

Queda al Señor Presidente de la República, Ricardo Martinelli, impulsar una ley que regule y ampare, al respecto, al empleado público. ¡Dios te salve Panamá!

<>

Este artículo se publicó el 8 de abril de 2010 en el Diario El Siglo, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Primavera

El punto de vista del Empresario…..

.

.

John A. Bennett N.

En Panamá ya falta poco para que finalice la estación invernal que llamamos “verano” y disfrutemos de los encantos primaverales para luego pasar al lluvioso verano.

Son muchos los efectos de una educación deficiente y quizás el hecho de invertir los nombres de nuestras estaciones y de paso borrar dos de ellas sea muy ilustrativo del asunto.

Y es que los nombres no vienen caprichosamente sino a través de una asociación con el mundo que nos rodea. Por ejemplo, el término “restaurante” se refiere a ese sitio en dónde vamos a restaurarnos o reconstituir nuestras fuerzas.

Es común escuchar que en Panamá sólo tenemos dos estaciones; la seca y lluviosa o verano e invierno, pero no es así, pues tenemos las cuatro estaciones. Lo trágico es que nos hayan robado nuestras primaveras y nuestros otoños; no porque no existan sino porque al decirnos que no existían perdimos la capacidad de verlas.

Ya pronto vendrán las primeras lluvias de abril y toda la naturaleza regocijará en un exorbitante reverdecer. Escucharemos los cantos de apareamiento de las aves llamando a sus parejas al romance, pues pronto, con las lluvias, saldrán las hordas de insectos que serán el sustento de sus pichones.   Luego vendrán los capullos y las flores y la magnífica variedad de abejas y mariposas, junto a los esquivos murciélagos que las polinizarán. Perdernos de estos portentos no es natural. Lamentablemente en nuestras escuelas poco se educa y mucho se adoctrina. Estudiamos las partes de las plantas pero no aprendemos a acariciarlas y amarlas.

Panamá está en el hemisferio norte a unos 9° de latitud y en abril el sol estará pasando por encima del Istmo en su aparente ruta al norte; pues la realidad es que el planeta se bambolea al girar y hace que la trayectoria del sol en la bóveda celeste varíe durante el año. Ya el sol no entrará por las ventanas sur de nuestras casas, sino por las del norte. Las plantas al sur quedarán en sombra y las del norte al sol.

Nuestro verano es la época lluviosa y la más cálida, mientras que las temperaturas más bajas se registran durante el invierno que llamamos verano.

Por ello la primavera es la época para podar, resembrar y abonar el suelo para hacerlo más fértil. Pero, por favor, sea parco y cauteloso con los pesticidas. No los use indiscriminadamente y sepa muy bien para qué son y cómo se usan.

El mejor cuidado de las plantas es escoger la variedad resistente y apropiada al sitio, cuidando la fertilidad del suelo, que ellas mismas saben defenderse.

Mientras tanto vayamos disfrutando nuestras primaveras y prepárese para desempolvar la máquina de cortar el césped. ¡Ha!, y una cosa más, muéstreles a sus hijos y a sus nietos las maravillas de la primavera.

Que vean los brotes de las nuevas hojas; los capullos de floración; los pájaros cantando y construyendo sus nidos; pero más que nada, que no se dejen jamás que les roben sus primaveras y otoños.

<>

Este artículo se publicó el  8  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El banco central es inevitable

La opinión de…..

.

Miguel Ramos


No es la primera vez que escribimos sobre este tema. Y lo seguiremos haciendo porque es obligante en virtud de que la inestabilidad del dólar, producto de la acelerada declinación geopolítica de Estados Unidos, pone fecha de vencimiento a su condición de moneda dominante en las relaciones económicas internacionales.

En 1950, Estados Unidos representaba más del 50% del producto mundial. Para fines de 2009 este país representaba cerca del 24% del mismo. En 1980 Estados Unidos era el mayor acreedor del mundo. Para 2009 es su mayor deudor.

En 1971, Estados Unidos desvinculó el anclaje del dólar al oro, y pocos años después logró un acuerdo para que el precio del petróleo se fije en dólares. Esto quiere decir que el respaldo del dólar es el petróleo. Esto en parte explica la guerra de Irak, pues en el año 2002, el gobierno de Saddam Hussein decide que el precio del petróleo iraquí sería fijado en euros. Esta misma decisión ha sido adoptada por Irán desde 2005. Si varios países imitan la decisión de Irán el valor dólar caería en picada. Y Estados Unidos tiene suficientes enemigos para que esto sea una posibilidad factible.

En el transcurso de 2009 se difundió el rumor de que algunos países productores del Golfo Pérsico abandonarían el área del dólar. Este rumor fue rápidamente desmentido. Por otra parte, la federación rusa en función de sus propios objetivos geopolíticos aspira a que el rublo se convierta en divisa internacionalmente aceptada. Solo está esperando el momento propicio para ejecutarlo. Y la República Popular China con una diplomacia muy hábil socava poco a poco el valor internacional del dólar. Con lo anterior reiteramos que la declinación geopolítica de Estados Unidos es un hecho aceptado incluso por los expertos estadounidenses y que se expresa en todas las esferas.

Esta situación debería ser motivo de preocupación en Panamá pues desde hace poco más de 150 años el dólar circula en nuestro país. Lo sorprendente es que las autoridades económicas de Panamá no manifiestan ninguna preocupación frente a los cambios geopolíticos que se están dando en el mundo y se comportan como si fuera un fenómeno inexistente.

Si bien el euro enfrenta problemas en virtud de la crisis griega y de su posible contagio a otros países, el mercado único europeo no retrocederá y es claro que este contratiempo es temporal y por tanto superable.

La pregunta es: ¿hasta cuándo aceptaremos como moneda de curso legal al dólar que cada día que pasa vale menos en el mercado internacional? ¿Por qué el destino de Panamá tiene que seguir atado al de una potencia en fase de declinación?

Soy del criterio de a quien le guste o a quien no le guste, Panamá se debe ir preparando las condiciones para un futuro inevitable: la desdolarización de nuestra economía.

<>

Este artículo se publicó el 8   de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Poder y simulación política

La opinión del político…..

.

Víctor Shailer Herrera

Es claro que en Panamá la lucha política está siendo asistida por tecnologías y estrategias de control social ampliamente ensayadas en países donde la derecha populista ha asumido el poder y de donde han traído sus experiencias “especialistas” generosamente contratados por quienes aplican los principios de Nicolás Maquiavelo ( “el fin justifica los medios”) en las altas esferas de poder.

Buscan consolidar el poder y mantenerlo legitimado por lo que están obligados a crear un “estado de opinión favorable” en la ciudadanía.   Para este propósito, el Gobierno al no poder presentar resultados permanentes y tangibles, salvo “100 a los 70” y el aumento a los policías, de su gestión de gobierno (Solo 3% del presupuesto nacional se ha ejecutado a la fecha), se ve obligado a la “simulación” utilizando herramientas mediáticas, en el cumplimiento de sus promesas electorales.

¿En qué consiste esta simulación? En parte en abrogarse, divulgar e inaugurar obras del gobierno anterior como propias.   Verbigracia el grado de inversión; la Ciudad Deportiva (24 millones), El Estadio Rico Cedeño (5 millones), El Hospital El Vigía en Chitre (37 millones),  La Red de Oportunidades(42 millones),  el Prodec (50 millones) y centenares de programas sociales y de obras grandes y pequeñas que serán inauguradas por el nuevo gobierno, con placa y todo, sin que este reconozca que son un legado que dejó al pueblo, un gobierno del PRD.

El gobierno ha gastado en lo que va del año dos millones de balboas en publicidad (de 22 millones asignados) y ha contratado un experto en relaciones públicas gringo con un sueldo de 15 mil mensuales.   Tiene pautado profusamente en todos los canales de televisión y en otros medios cuñas en las que enumera como cumplidas promesas de campaña que, fuera de su mención, no han avanzado mayor cosa, para crear la percepción de que estamos “juntos haciendo un mejor Panamá”.

Simulación en el cumplimiento de las promesas electorales y publicidad intensa, para la creación de percepciones, especialmente en televisión, es uno de los componentes de la estrategia del gobierno que trata de mantenerse legitimado, sin la implantación de una sola respuesta real, permanente y no clientelar que hagan valer el slogan “ahora le toca al pueblo”.

El recurso fascista de buscar legitimidad a contrapelo de la legalidad y el uso de los principios de propaganda de Joseph Goebbels (“una mentira dicha adecuadamente mil veces, se convierte en verdad”) para crear la percepción y/o simular que estamos “juntos haciendo un mejor Panamá” debe disparar las alarmas y movilizar a todos los ciudadanos que estamos en contra de la manipulación mediática, que ponen en peligro la democracia, propias de la mejor y nefasta época de la alemania nazi.

<>

Este artículo se publicó el  8  de abril de 2010 en el diario  El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los carniceros del Gourmet (II)

La opinión de…..

,

RAFAEL MONTES  GÓMEZ

Según los testimonios de los propios involucrados, tras ver el rostro de la muerte, perdidas las dos mujeres se arrodillaron y comenzaron a rogar. ¿Dónde estaban los defensores de los derechos humanos en el momento en que Holanda y Vielka arrodilladas en el piso, en un monte en el Corredor Sur, en medio de la noche fría, imploraba por su vida y la de su bebé?

Los que abogamos por la pena de muerte para crímenes de características espantosas como el de Holanda Martínez y Vielka Rodríguez y nos sentimos descontentos con sentencias píricas y con el estado de permanente violencia, no somos menos cristianos que los demás, al contrario es la defensa al derecho a la vida mejor planteada que conocemos lo que nos motiva en esta cruzada.

Ni Holanda ni Vielka, ni el niño que recientemente le desparramaron los sesos, se merecían eso.   Es horrendo e inhumano. Me preguntaron hace poco con burla: ¿Qué clase de defensor de los Derechos Humanos, es usted señor? y hoy respondo: “¡El mejor, a mucha honra, soy defensor de los derechos de las víctimas!”.

Recordemos la escena: Los cadáveres de Vielka Rodríguez y Holanda Martínez, dos mujeres trabajadoras, a un costado del Corredor Sur, a la salida de Llano Bonito, en Juan Díaz. Pudo ser tu esposa, tu hermana, tu mamá, mi hija. Dios nos ayude a seguir adelante. 

<>

Este artículo se publicó el 8 de abril de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La semilla de Daniel

La opinión de…..

.

Rolando Carrizo, padre


Hoy se cumple un mes del asalto del cual fue objeto mi familia.   El día 8 de marzo nos encontrábamos mi esposa, mis cuatro hijos y mi persona en la tranquilidad de nuestro hogar, cada uno atendiendo sus deberes, cuando mi hijo Daniel se dispuso a salir a los estacionamientos y en muy pocos minutos fue sometido por cuatro malhechores que estaban al acecho. Luego de amenazarle con armas automáticas, lograron ingresar a nuestro hogar, sometiendo igualmente al resto de los miembros de nuestra familia, atándonos de manos y acorralándonos en un pasillo donde siguieron amenazándonos mientras una parte de ellos se dedicaba a saquear nuestra casa.

La policía fue avisada y, estos delincuentes al notar su presencia en nuestra casa se descontrolaron de tal manera que iniciaron el fuego, realizando varias ráfagas de disparos que volaron por encima de los seis miembros de nuestra familia.

Tristemente uno de esos disparos segó la vida de nuestro querido Daniel, el hijo más chico de la casa, de apenas 19 años de edad. Más triste fue que allí frente a nosotros, y viendo cómo corría la sangre del cuerpo de nuestro hijo, rogábamos que cesaran el fuego, pero estos delincuentes simplemente lo que les interesaba era retar a la autoridad, escapar y librarse de la ley.

Desde ese día 8 de marzo nuestra vida ha cambiado diametralmente. Por un lado, hemos tenido que lidiar con el intenso dolor de haber perdido a un precioso miembro de nuestra familia, y por otro lado, manejar el trauma psicológico que naturalmente genera una situación como ésta.

No obstante, como cristianos, hemos tratado de incorporar la perspectiva divina en todo esto, algo bastante difícil porque los propósitos y designios del Señor no son necesariamente comprensibles por el ser humano, mas lo que nos sostiene es el saber que los mismos tienen fines de bien y no de mal, y que El es un padre de amor, que todo lo hace perfecto en su tiempo, aun el dar la vida, así como quitarla. Damos gracias a nuestro Dios por haber guardado al resto de la familia de una situación aún más dolora, y también damos infinitas gracias al Señor por la vida de Daniel y por habérnoslo prestado por estos 19 años.

Daniel luchó por sus ideales desde muy temprana edad y estaba muy claro acerca de su propósito de vida. Era un muchacho que amaba a Dios y que su único fin era ayudar a los que le rodeaban, y de eso dan fe sus amigos, y aquellos que inclusive no eran tan cercanos a él.

Nuestro hijo demostró con obras su amor hacia el prójimo, apoyó a los niños y jóvenes de comunidades apartadas como las de Puerto Indio en Darién, que visitó en varias ocasiones para enseñarles valores y principios cristianos.

Su semilla y su legado son de gran valor, y como familia no dejamos de asombrarnos de lo que hizo. Hay aspectos que desconocíamos y que hoy estamos descubriendo a través de otros… son muchas las anécdotas, testimonios de personas que tuvieron contacto directo con él que confirman que él era un escogido del Señor; de hecho, son varias las personas que han determinado acercarse más a Dios, por el impacto que la vida de Daniel ha tenido en las suyas. ¡Realmente nos sentimos tan orgullosos de lo que él logró en este corto tiempo!

El evento que ha acontecido a nuestra familia ha despertado en esta nación un clamor por más seguridad y porque se haga justicia. Desde un principio vimos cómo autoridades, el Gobierno, los gremios de la sociedad civil y el panameño humilde han mostrado su solidaridad para con nosotros y esto lo vamos a capitalizar para evitar que más panameños sean objeto de una situación similar. Como familia hemos asumido el compromiso de continuar con la obra de Daniel y de cosechar los buenos frutos de la semilla que nos dejó.

Sabemos dónde está Daniel y eso también nos consuela, sabemos que está en la presencia del Señor y que su semilla seguirá dando frutos aquí en la tierra.

Sabemos que se ejecutará la justicia terrenal, mas también sabemos que su sangre derramada será objeto de la justicia divina. Sabemos que algún día lo volveremos a ver tan sonriente como era aquí en la tierra, porque compartiremos la alegría de haber continuado su obra. “… el grano de trigo no produce nada, a menos que caiga en la tierra y muera. Y si muere, da una cosecha abundante”. Juan. 12:24

<>

Este artículo se publicó el  8  de abril de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.