El diamante de mi infancia

La opinión de la Comunicadora Social…..

.

Elodia Muñoz

Todos, absolutamente todos, tenemos un recuerdo inefable ligado a alguna -o a muchas- anécdotas de la infancia, un padre, amigo o pariente como parte de esa familia extendida que poseemos, y a medida que se alejan en el recuerdo, parte también de los recuerdos más entrañables de nuestras vidas.

Hoy, contemplando mi vida transcurrida, me conmueven vivencias saturadas con nostalgias de mi infancia. Siendo muy pequeña falleció mi padrino Israel y sin que nos uniera parentesco alguno, me brindó el cariño y ternura que solo un padre y abuelo puede prodigar. Desde aquel instante significó para mí los cimientos de los valores éticos y morales que hoy determinan el accionar en mi vida. Irra, fue un ser especial, de principios profundamente religiosos y cristianos, fumador de su pipa de aroma densa, el pastoreo a Manuela y Estrella que eran las vacas que producían la sabrosa leche y quesos caseros.

Este extraordinario hombre residía en las afueras de Capira, en una modesta casa dedicado al ordeño, cargada de árboles frutales, cría de aves de corral con un ancho río de aguas cristalinas; representó el padre que me hizo falta en mi infancia llenó mis vacíos de la niñez, me ayudó a enfrentar mi ceguera, me dio aliento cuando me invadía los temores, me enseñó a avanzar y crecer.

Hoy soy una profesional, debo aceptar la valía del esfuerzo y del sacrificio pues Irra me hizo comprender que acumulaba sabiduría para toda la vida. Otro recuerdo de los más agradables que guardo en mi memoria de este capireño que nunca olvido y es que pasaba gran parte de sus días dedicado a las faenas agrícolas y avícolas también elaboraba los quesos que luego vendía y de vuelta a casa siempre llegaba con víveres y golosinas así un día compró una muñeca especialmente para mí, nunca otras demostraciones de amor podrán superar y remplazar las que Irra imprimió en mi ser.

Eran épocas difíciles, Irra nació con la entronización del siglo pasado, fue un hombre compasivo, padeció muchas carencias, apenas había cumplido mis diez años mi padrino querido del alma, una triste mañana de enero se durmió para siempre, todo fue más difícil después de tanto amor junto a este campesino al que le debo tanto aunque todavía tengo mucho que hacer debo continuar tejiendo mi historia.

En el discurrir de esta rutina han pasado los años, sigo recordando la bruma del tabaco, su ausencia la he sentido hasta los tuétanos de mis huesos, lo que sí tengo claro es que soy privilegiada de las circunstancias por haber contado con este capireño que siempre me aconsejó el buscar la verdad y la bondad en el alma de los demás.

Hoy atesoro estas vivencias como la huella indeleble de un ser ejemplar que marcaron e identifican mi vida, lleno de tanta bondad y amor no me cansaré de agradecerte Irra los años de felicidad, supiste cubrir con afecto el vacío del que adolecí protegiéndome con cariño, cuidándome, siempre te amaré gracias por conocerte, seguirás vivo en mi memoria.

<>

Este artículo se publicó el 2 de abril de 2010 en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: