Pena de muerte, ¿para quién?

La opinión de la Asesora en Comunicación….

.

MA. VICTORIA LÓPEZ Y GARCÍA

El asunto de seguridad, es un tema de Estado. Cuando el país no tiene una estructura ni una estrategia de seguridad establecida, los que estamos sometidos a pena de muerte, somos los ciudadanos.

Cómo es posible que el tema de seguridad que debe ser tratado en el seno del Estado, al más alto nivel político y gubernamental, con las mentes más capacitadas y probas, se debate por el contrario a nivel mediático de una forma irresponsable, tratando de buscar la manera adecuada de establecer normas que le den a los ciudadanos una forma digna de vivir.

El presidente lanza su opinión sobre el sistema de frenar la criminalidad, copartidarios y los de la alianza, se manifiestan contrarios; la oposición señala normas que tampoco las implementaron cuando gobernaron, y los grupos organizados de participación ciudadana con sus ideales y buenas intenciones, sin darse cuenta, preparan un escenario que es caldo de cultivo para que el crimen organizado siga disfrutando de impunidad y de un mercado apto para el desarrollo de la violencia, el crimen y la delincuencia sistemática.

El Estado, aparenta no poder gobernar con seguridad el país, se declaran impotentes. La consulta es importante, pero a los ciudadanos hay que mostrarles un plan de acción, una estrategia contundente y un talante político para hacer que las leyes se cumplan y que la Justicia haga gala de su nombre. Pero si los gobernantes se declaran impotentes, ¿qué garantía ofrecen a los indefensos ciudadanos? La ciudadanía organizada debe aportar valor agregado a los planes de gobierno, no trazar las reglas.

¿Cuándo será que en Panamá, un país de apenas tres y algo (Porque no tenemos un censo exacto) millones de habitantes y una población flotante cada vez más numerosa, volveremos a tener la tranquilidad de la cual se disfrutaba hace unos años atrás? ¿Tenemos desarrollo por la cantidad de inversiones que se han venido dando en infraestructura y otros sectores? Solo cuando tengamos seguridad ciudadana y bienestar social, podremos hablar de desarrollo. Si no es sostenible, si no alcanza a los sectores para una mejor calidad de vida equitativa, si no se cuenta con cárceles ejemplares, que sirvan para mejorar la conducta de los que delinquen, solo tendremos una falacia de desarrollo y democracia.

Invertir en seguridad, es un seguro para el desarrollo. Un plan de seguridad, no es tener un despliegue de fuerza visible en las calles y fronteras, es mucho más señores gobernantes. Es invertir en un plan integral de desarrollo en políticas públicas que tracen el desarrollo socioeconómico, educativo, de salud, bienestar social, cultura al alcance de todos. Es invertir en un sistema de inteligencia que sea capaz de formar políticas seguras, no de almacenar cerebros para la corrupción y la inestabilidad.

¿Será que ahora mientras que se discute sobres si sí, o si no, de la pena de muerte o cadena perpetua, tendremos que seguir en esta pena perpetua de sentirnos en un país donde cada vez más los ciudadanos nos vemos sometidos a vivir encarcelados por el terror al crimen organizado?

Los ciudadanos tenemos la responsabilidad de cumplir las leyes y someternos a las autoridades, el Estado tiene la responsabilidad de velar por la formación de buenos ciudadanos.

<>

Este artículo se publicó  el  30 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá,, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: