¿Si ICA y PYCSA están felices . . . ?

La opinión de….

.

Juan Manuel Castulovich

Si los señores de ICA y PYCSA están felices con el “acuerdo” negociado con Panamá, o mejor decir, por el presidente Martinelli, entonces nuestras preocupaciones deben aumentar. Las concesiones para construir y explotar los corredores, desde su origen, fueron una gran bellaquería; y presentar la “solución alcanzada”, como si de un triunfo se tratara, no puede eliminar el hedor a podredumbre que siguen despidiendo.

Comencemos por recordar lo consignado en el llamado “Plan de gobierno por el cambio”. En la página 18, bajo el subtítulo “Primera propuesta”, puede leerse: “Para hacer más eficiente y menos costoso al usuario la utilización de los corredores norte y sur y respetando la seguridad jurídica, se realizará una auditoría con el propósito de proceder con la adquisición de ambos”.

Aunque el germen de la anunciada “solución exitosamente negociada por el gobierno” estaba apuntado en el párrafo reproducido, la propaganda oficial dejó entrever que el resultado de “sus esfuerzos” redundaría beneficioso para el país; pero no ha sido así. Con bombos y platillos se nos hizo creer que ICA y PYCSA serían metidas en cintura. Pero después de visto lo visto y oído lo oído, la pregunta obligada es: ¿De verdad fue así?

Cuando a ICA y PYCSA se les adjudicaron las concesiones para construir los corredores, según el gobierno de Pérez Balladares y el PRD, se justificó la operación bajo dos premisas: la primera, indiscutible, su necesidad; la segunda, que Panamá no tendría que asumir sus costos, pues las empresas los cubrirían por su cuenta y se resarcirían con las tierras que se les entregarían y los peajes que cobrarían, por un tiempo razonable, estimado en 20 años. Todo lo que siguió después convirtió esos “cantos de sirena” en estridentes entuertos.

A ICA y a PYCSA se le entregaron muchas hectáreas de las tierras más valiosas de país, que negociaron con pingües ganancias. Ese dinero se lo embolsaron de manera inmediata. Después resultó que lo del financiamiento “con fondos propios” fue otro cuento. Utilizando como aval los contratos firmados y el aval del gobierno panameño emitieron y colocaron bonos. Los dineros así conseguidos, también fueron a las arcas de “las solventes empresas concesionarias”. Y, finalmente, desde que los corredores comenzaron a operar, reciben los peajes que pagamos los usuarios, que se han embolsado, y se seguirán embolsando, ahora venimos a saberlo, hasta que, según sus cuentas, recuperen hasta el último centavo de “su inversión”, o sea, “hasta que ellos cuadren las cuentas del gran capitán”.

¿Si ICA y PYCSA recibieron tierras que convirtieron en dinero efectivo y, además, consiguieron los fondos vendiendo bonos avalados con los contratos y por el gobierno panameño, en realidad cuánto dinero propio aportaron? Otra pregunta: ¿Si los bonos emitidos por esas empresas fueron vendidos prometiendo intereses que ellas pactaron a su conveniencia, para obtener el dinero que no tenían, porqué debemos aceptar que los intereses que pagaron en exceso y cuya fijación solo ellas manejaron, los capitalicen para totalizar sus supuestos costos y eternizar su recuperación? Y otra más: ¿Si los corredores, prácticamente desde su apertura, mostraron graves fallas de construcción y su mantenimiento ha sido desastroso, “al comprárselos” también heredamos los costos millonarios que se requerirá cubrir para actualizarlos y mantenerlos?

Y una final: ¿No fue en México dónde empresas como ICA y PYCSA, hicieron una trapisonda similar en la que le “enchoclaron” al Estado mexicano, con “otra exitosa operación financiera”, unos corredores desfasados?

Del tema de echarle mano a las reservas del Fondo de Pensiones de la Caja del Seguro Social y al Fondo Fiduciario, que nos pertenecen a todos, me ocuparé después.

<>

Este artículo se publicó  el  30 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: