Participación ciudadana

La opinión de…..

Guillermo Alemán


Recientemente, un sondeo realizado por una empresa encuestadora en relación a cómo ve el panameño la actuación de nuestro Presidente hasta este momento reflejó que un buen porcentaje de los encuestados consideró como positiva la gestión presidencial de Ricardo Martinelli, o sea, que se mantuvo el índice de aceptación como en tiempos de la campaña electoral.

Ya sea que nos declaremos a favor o en contra de este hecho, la realidad es que él es la figura que nos representa como jefe del Estado panameño. El electorado que escogió al Presidente por una amplia representación de más de un 60%, hoy día no está cumpliendo con sus deseos y ambiciones con miras a un verdadero cambio, pues considera que eso es una función del Presidente de la República.

El cambio prometido no solo es responsabilidad del Presidente de la República, pues el país lo constituye toda la población panameña, y lo que afecta a uno repercute también en los demás. Este es el concepto que debe prevalecer en la mente de cada uno de nosotros, si en verdad queremos una nueva imagen para nuestro país.

Como panameño, tengo la percepción de que conformamos una población muy dividida sin alguna justificación de fuerza mayor, que prevalece el concepto de hacer oposición por cualquier motivo, sin sentido. Lamentablemente, parece ser que las desgracias son las únicas que unen a la humanidad, ejemplo es el caso del terremoto en la República de Chile donde, después de la devastación sufrida, el pueblo decidió unir fuerzas y reconstruir su país. Esperamos no llegar a este momento, pero admiro la unión y la fortaleza del pueblo chileno. Un pueblo se hace fuerte con la participación de todos los miembros que lo forman.

Pienso que el Gobierno debería promover la iniciativa de que todos formamos parte de la transformación que sufre el país. Hay formas de impulsar este concepto. En nuestro medio hay una gran cantidad de profesionales ya jubilados y con una trayectoria de experiencia y sabiduría que representan un tesoro muy valioso para cualquiera que quisiera utilizarlos como asesores, tal como los consideran en otros países más avanzados; aprendamos de ellos.

Una posición inteligente sería empezar a convocar a estas personas y conocer sus potenciales para crear una especie de “organismo de consultores” –ad honórem– en diferentes áreas. El conocimiento adquirido en su vida profesional y personal se puede aprovechar para el desenvolvimiento y desarrollo del país.

Estoy seguro de que muchos nos sumaríamos a esta causa, porque es mucho lo que podemos aportar con nuestras iniciativas y vivencias aprendidas en la universidad de la vida.

Insto al presidente de la República, Ricardo Martinelli, a que considere esta sugerencia y como un aporte que los panameños jubilados y pensionados podemos dar. Aún somos útiles para pensar y actuar, no solo para jugar póquer toda una mañana en un restaurante, estamos más capacitados por el hecho de haber pasado por muchas experiencias edificantes.

<>

Este artículo se publicó  el  26 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: