El individuo en su laberinto

La opinión de….

.

Juan Carlos Ansín

Las ideologías no han muerto, sólo han cambiado de ideas y de referentes. El cisma capitalista sobre la función del Estado fue provocado por la crisis de 1930. Para el neoliberalismo, el Estado debe intervenir mínimamente y permitir la máxima libertad posible del mercado. Para el neocapitalismo de Keynes las crisis cíclicas del mercado deben ser previstas y solucionadas por medio de la intervención estatal. La crisis actual parece darle la razón a Keynes, por más que los seguidores de Friedman no cejen en darle vuelta al asunto hasta transformarlo en una tautología.

Sobre el individualismo -corazón del liberalismo económico- Hayek (1) dice que “se trata de una teoría de la sociedad”, es decir, “del conjunto de individuos cuyos aportes la transforman”. La masa o la multitud se comporta con una psicología propia, diferente a la suma de las individualidades que la integran (Canetti, Crawds and Power). Hayek refuta la creencia vulgar –la de muchos mercantilistas de nuestro medio- del falso individualismo que supone “la existencia de individuos autónomos y aislados, en lugar de entender que el carácter y la naturaleza de los hombres están determinados por su existencia en la sociedad”. Afirmación ésta más cercana a la concepción humanista de la social democracia ordoliberal alemana (Friburgo) que al liberalismo despótico de una economía pulsional.

Hayek estudió psiquiatría y genética, hecho que por inclinación propia o por influencias freudianas en boga lo lleva a la conclusión siguiente en su planteamiento antirracionalista (del individualismo verdadero) “los errores individuales son corregidos sólo en el curso de un proceso social”. Comportamiento contrario al “racionalismo cartesiano basado en el individualismo autoritario, donde las teorías estructurales (racionalistas) conducen necesariamente a que los productos sociales pueden ser hechos para servir a los propósitos humanos solamente si están sujetos a la razón humana individual, conduciendo de esta forma directamente al socialismo”. Conclusión contradictoria, pues es esta misma teoría racionalista y antidemocrática la que conduce al autoritarismo personalista y populista de derecha o de izquierda. El neoliberalismo en la práctica utiliza y acepta de buen grado las dictaduras militares. Esto no sucede bajo el socialismo democrático europeo, al cual Hayek pareciera inconscientemente contribuir con esos pensamientos. Aquellos “equívocos” que revelan lo que en verdad se piensa. Los instintos y deseos individuales (poder, riqueza, etc.), en el sujeto normal, no pueden dejarse en libertad sin pasar por el tamiz de la conciencia racional. De otra forma dejaríamos de ser humanos para convertirnos en lobos (Hobbes), como sucedería si aceptamos esta otra afirmación del padre del neoliberalismo: “Debemos enfrentar el hecho de que la libertad individual es incompatible con una total satisfacción de nuestros propósitos de justicia distributiva”.

(1) Individualismo: el Verdadero y el Falso. University College, Dublín, 1945.

<>

Este artículo  fue publicado el 21 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: