Dejemos trabajar a la ARAP

La opinión de….

Aramís Averza Colamarco


La Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) se constituyó por la Ley 44, del 23 de noviembre de 2006, y fue el resultado de la fusión de la Autoridad de Recursos Marinos (AMP) y de Acuicultura (del Ministerio de Desarrollo Agropecuario), con el fin de darle una mejor orientación técnica y administrativa a los recursos acuáticos de Panamá, mismos que constituyen una importante fuente de empleo (más de 200 mil personas en forma directa o indirecta), de alimentación (más de tres millones de panameños) y de exportación (474 millones Estados Unidos–Unión Europea 2008).

Dada su importancia, su planificación incluyó la captación de personas altamente calificadas en estudios y experiencia, dentro de las ciencias marinas, limnológicas y la acuicultura. Cuya función primordial sería la de obtener y consolidar los conocimientos básicos necesarios sobre dichos recursos, con el fin de implementar las políticas para su adecuada utilización y conservación.

Tamaña obra no ha sido fácil, se han tropezado con un sinfín de obstáculos e, incluso, cometido errores, sin embargo, si revisamos lo actuado hasta la fecha el resultado es positivo para el país. De hecho, dicha institución se encargó de liderar el grupo interinstitucional (Autoridad Marítima, Autoridad Nacional del Ambiente, Ministerio de Salud, Ministerio de Comercio e Industrias, Relaciones Exteriores y el sector privado), que logró evitar el embargo de la exportación de productos del mar a Europa (4 de febrero 2010), lo que sin duda alguna hubiera impactado negativamente a una de las industrias más importantes de Panamá.

La extracción de redes fantasmas, la protección de tortugas marinas, la disminución del aleteo en tiburones, el censo de la pesca artesanal, el desarrollo de planes de manejo (Bocas del Toro, Las Perlas), la protección de especies como langostas, caracol gigante, camarones, pepinos de mar, etc., son algunas de las funciones que han logrado desarrollar durante su actual período.

El 22 de febrero de 2010 se presentaron los primeros resultados (biología del pargo blanco) del programa sobre investigación-tesis, ARAP–Universidad de Panamá–Industria, cuya finalidad es la obtención de información biológica básica de nuestros recursos, al mismo tiempo que se le da la oportunidad a los estudiantes de la Escuela de Biología de adquirir experiencia y realizar su tesis.

En la actualidad, 10 estudiantes desarrollan distintos proyectos, en conjunto con los técnicos de la ARAP, los profesores de la Universidad de Panamá y la industria.

Lo anteriormente mencionado nos habla del trabajo positivo para el país que viene desarrollando la ARAP, sin embargo, no todo es color de rosa. Sabemos que ciertos políticos, a los que nunca les ha importado con Panamá, están disconformes y envidiosos, por lo que se han dado a la tarea de serruchar al personal de la ARAP, con el fin de hacerse de ese “botín político”.

La ARAP es una entidad eminentemente técnica, por lo que despedir a aquellos profesionales que han dado su sangre, para nombrar a políticos arrogantes e ignorantes en la materia, sería un grave error.

Estos, sin duda alguna, vendrían a meter la pata, las manos y todo lo demás. El país simplemente no se lo merece.

<>

Artículo publicado el 19 de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: