En cualquier momento

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana…..

.

GERALDINE  EMILIANI

U n detalle insignificante para algunos puede ser algo importante para otros, el fin de un deseo, el principio del hastío o, pequeñas costumbres que aguantas durante mucho tiempo y al final se vuelven no negociables.

En otras palabras, ¿cuáles son las cosas que “matan el amor” y sacan de quicio? En la vida en pareja se tiende con el pasar de los años a perder la intimidad y dejarse llevar por las costumbres:  se va al baño con la puerta abierta, se habla con la boca llena, se depila en la cama mientras él ve el fútbol, etc.

Y ¿dónde está esa mujer encantadora que le volvía loquito? ¿Qué se hizo aquel hombre que la seducía con sólo mirarla?

Hazle soñar sin mostrarle todos tus pequeños secretos. Si tienes por costumbre pasearte como Eva o Adán para limpiar o leer el periódico, ¡tápate! Has banalizado tu desnudez y has deserotizado tu cuerpo. No hay nada más excitante que aquello que sugieres. Así, suscitarás su curiosidad.

La televisión se convierte en seguida en una trampa y en la tumba de tu vida sexual;  con ella en el medio se suele evadir muchas veces ese deseo tan sublime que es la intimidad. Sobre todo, si tienes una en la habitación y abusas de su uso tanto de día como de noche. Encenderla es un reflejo, hace ruido de fondo e impide todo tipo de diálogo.

No decimos que la tengas que vender en el acto, pero por lo menos disminuye su uso o cámbiala de sitio. De esta manera, eliges un programa como si fuera una cita. Ver la serie que te gusta o el estreno en televisión de tu película favorita se convierte en el momento ideal para celebrar una fiesta: encarga comida y prepara una bonita bandeja con una botella de vino. Y disfrutarás al máximo de esa noche. Lo ideal sería que la reemplazaras por otras actividades como ir al cine, al teatro, preparar un aperitivo, un juego.

Y ya estás de nuevo compartiendo. Te sorprenderás de lo rápido que te acostumbras, sobre todo ¡cuando es por una buena causa!

Para ti mujer, si tu pareja ya no se fija en ti, no te queda otra: sorpréndele con ¡una nueva versión de ti misma! Feminiza primero tu silueta con un conjunto al que él no esté acostumbrado: una camisetita sexy, falda o vestido, tacones, vete a la peluquería, cambia de maquillaje.

El objetivo es sorprenderle y mostrarle que dentro de ti hay muchas facetas.

Amigo, no te quedes atrás organiza una cena a la luz de las velas, cocinado en casa, una noche de masajes con un entorno adecuado. Sorpréndanse al despertarte en las mañanas y hagan el amor.  Sólo que tienes que hacerlo antes de la hora del rush, o antes de prepararte para ir a tu trabajo. Nada de apuros o sino ni lo intentes.

La vida en pareja está llena de detalles que los harán sentirse renovados. Atracción y seducción son las claves del éxito para que puedas disfrutar del amor con tu pareja por toda una vida y en cualquier momento del día.

<>

Artículo publicado el 19 de  marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá,a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

La carencia de una política bananera

La opinión de….

Álvaro Muñoz Fuentes


El problema de Coosemupar, R.L. no se soluciona con lo que se ha expuesto, que es nada menos que quitarle la cooperativa a miles de panameños que son socios trabajadores que tienen derecho a ser empresarios exitosos como cualquier otro empresario, pero que no se le ha dado la oportunidad de serlo.

Tampoco se debe solucionar el problema de Coosemupar, R.L. al margen de lo que debe ser el establecimiento de una política bananera nacional, porque los problemas de Coosemupar, R.L. no están aislados de los problemas que sufre un buen número de empresas bananeras nacionales, que han estado sometidas al monopolio de una sola empresa compradora de fruta.

Si bien a Coosemupar, R.L. la empresa más grande de producción y comercialización del país (Chiquita Internacional) le pagaba un precio inferior por caja de banano de B/.1.76, por lo cual perdió 45 millones de balboas en casi cinco años, no es menos cierto que el precio que le paga a los productores nacionales es inferior al que se le paga a los productores de Costa Rica, cosa que amenaza al resto de los productores nacionales de banano de Panamá.

El Gobierno debe no solo ayudar a levantar a Coosemupar, R.L., sino también a crear una política bananera nacional que ayude a que los productores nacionales de banano no sucumban ante el control monopólico del que son objeto.   Los empleos que genera la actividad bananera no pueden ser tomados como hasta ahora, pues en base a una política bananera bien definida, hoy Costa Rica exporta más de 100 millones de cajas de banano y tiene más de 40 mil trabajadores en la actividad bananera.

Costa Rica ha protegido a los productores bananeros nacionales con un precio de salida de la caja de banano, porque las comercializadoras tienen un poder de negociación y de imponer los precios como ha ocurrido en Panamá, que los productores no están a la altura de enfrentar a una poderosa comercializadora.

El Gobierno Nacional ha planteado un diálogo nacional para enfrentar diversos problemas, pues este de la producción bananera es de tal importancia, que el Gobierno debe enfrentarlo con seriedad y que no quede, que es en este gobierno, que miles de trabajadores han perdido el derecho a ser empresarios.

Debido a la falta de una política bananera y a la corrupción gubernamental del pasado, cuya factura se la pasan a los trabajadores socios de Coosemupar, R.L., sin ser culpables de los problemas que afronta la cooperativa, que pretenden cerrar en perjuicio de miles de productores que son socios y trabajadores a la vez.

<>

Artículo publicado el 19 de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Problemática actual de la reforma educativa (II)

La opinión del Profesor de Música….

.

Albin Nelson Cedeño Araúz

Los bachilleratos que propone este nuevo gobierno pueden ser clasificados de la siguiente forma: Bachilleratos comerciales: Bachillerato en Comercio; Bachillerato en Contabilidad; Bachillerato Marítimo y Bachillerato en Turismo. Bachilleratos Industriales o técnicos: Bachillerato Industrial en Refrigeración y Aire Acondicionado ¿?; Bachillerato Industrial en Electricidad; Bachillerato Industrial en Electrónica; Bachillerato Industrial en Metalmecánica; Bachillerato Industrial en Construcción; Bachillerato Industrial en Autotrónica; Bachillerato en Tecnología e Informática y Bachillerato Agropecuario. Por último, los bachilleratos humanísticos, científicos o pedagógicos: Bachillerato en Ciencias; Bachillerato en Humanidades; Bachillerato en Gestión Familiar e Institucional y Bachillerato Pedagógico.

Una vez hecha esta sencilla clasificación, podemos notar que la mayoría de los bachilleratos propuestos están diseñados de tal manera que el resultado educativo final será una gran masa obrera con poca o ninguna formación humanística, cultural o crítica.

Una masa de seudo esclavos que estará a disposición del “libre mercado”. Una masa de obreros con bajos salarios, una masa de personas alienadas de por vida, subyugadas y condenadas a ser eternamente los sirvientes de los hijos de las naciones poderosas.

En este orden de ideas, me llega a la memoria una anécdota que experimenté cuando trabajé en el Proyecto de Desarrollo Educativo, PRODE, del Ministerio de Educación, en donde un alto funcionario del Banco Interamericano de Desarrollo me decía lo siguiente:  “lo que pasa es que los países de Latino América no necesitan universitarios, ni licenciados, ni magísters, tampoco Doctores.   Lo que ustedes necesitan es gente educada hasta el nivel medio”. (Pero resultaba que mi interlocutor tenía un Doctorado) ¡Interesante propuesta, interesante análisis!

Pues eso es lo que se pretende hacer con nuestra juventud, abramos los ojos y no permitamos que el gobierno -de una forma acelerada e intransigente-implemente una reforma claramente mercantilista y neoesclavista.

Así las cosas, es definitivo que debe haber una reforma educativa, pero una reforma profunda y progresista que plantee soluciones de fondo y a largo plazo. Una revolución educativa que incluya reformar todas las áreas: en lo curricular, reformar la infraestructura de los planteles y hacer nuevas escuelas; una reforma que le brinde capacitaciones verdaderas y de punta para nuestros educadores y que les brinde respuesta en el ámbito salarial. Y para que se dé esa reforma, es necesario abrir el compás para el debate de todos los sectores involucrados: los padres de familia, la sociedad civil, el gobierno y los educadores.

Pero dicha reforma no debe ser hecha esperando la mirada aprobatoria de ninguna institución financiera internacional, no debe esperar aprobación de ninguna nación poderosa. Dicha reforma debe ser diseñada e implementada en base a los mejores y más prístinos intereses de nuestra Nación.

Necesitamos una reforma que íntegra que contenga todas las herramientas necesarias para que la juventud pueda desarrollarse en el ámbito que así lo desee; que exhorte al estudiante a la indagación y a formarse su auto criterio. Esto es lo que necesitan nuestros estudiantes, no la imposición de una educación limitada y prefabricada basada en los intereses políticos y económicos del gobierno de turno y de las clases dominantes.

<>

Este artículo  fue publicado el 19 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Esperanza de luz tras las rejas

La opinión de…..

.

YOLANDA CRESPO

En su nueva novela, Justo Arroyo, ganador en nueve ocasiones del Ricardo Miró, recrea la vida en prisión

L a novela

La otra luz del escritor panameño Justo Arroyo, quien ha obtenido en varias ocasiones el Premio de Literatura, aborda temas sociológicos y psicológicos de gran profundidad. Es la historia de un joven y su grupo de amigos, de sus años en el colegio, de su relación con un profesor que se suicida después de la muerte de su esposa y pasar un tiempo en prisión.

Entre sus amores está Elena, con la cual termina al no poder hacer frente a las deudas. El objeto de su pasión es una joven de ingenio, una mujer recursiva cuyo primer negocio fue explotar al hijo de una vecina para que le dieran dinero en la calle.

El narrador, de quien no sabemos su nombre, mantiene una relación complicada con su madre. Gracias a ella escoge la carrera de arquitectura, descubriendo que tiene afinidad para todo aquello que se relacione con la construcción. La madre enviuda y se casa luego con un gringo.

El joven, en una etapa de depresión profunda, cae preso en una cárcel llamada “El gallinero”.   Detrás de las paredes de esta institución carcelaria se topa con una serie de personajes, asesinos, ladrones, violadores y retrasados mentales, algunos de ellos hábiles con las navajas.

En esta antesala del infierno encontramos al director de orquesta: el alcaide un Lucifer moderno que controla cada movimiento en la cárcel.   Encontramos personas que están tan acostumbradas a vivir en los calabozos que no encuentran su puesto en la sociedad. Uno de los reclusos mantenían los retretes tan limpios que podía ver su reflejo en ellos.

Dentro de las mazmorras encontramos criminales de cuello blanco y maleantes. Este universo criminal es regido por una jerarquía. Las mujeres de los reclusos son codiciadas, así como las comidas y ciertos beneficios.

Cada uno tiene su historia, que es un universo aparte. Los presidiarios se rebelaron en un motín y lanzan por la ventana al doctor, incendian el pabellón hospitalario, la torre y liberan algunos presos que exhibían señales de torturas en sus cuerpos.

El protagonista mantiene una relación singular con Celeste, una codiciada viuda de manos callosas. Desempeña decenas de trabajos, entre ellos el de taxista, lo que le da un conocimiento de primera mano de las calles.

<>

Artículo publicado el 19 de  marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Dejemos trabajar a la ARAP

La opinión de….

Aramís Averza Colamarco


La Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP) se constituyó por la Ley 44, del 23 de noviembre de 2006, y fue el resultado de la fusión de la Autoridad de Recursos Marinos (AMP) y de Acuicultura (del Ministerio de Desarrollo Agropecuario), con el fin de darle una mejor orientación técnica y administrativa a los recursos acuáticos de Panamá, mismos que constituyen una importante fuente de empleo (más de 200 mil personas en forma directa o indirecta), de alimentación (más de tres millones de panameños) y de exportación (474 millones Estados Unidos–Unión Europea 2008).

Dada su importancia, su planificación incluyó la captación de personas altamente calificadas en estudios y experiencia, dentro de las ciencias marinas, limnológicas y la acuicultura. Cuya función primordial sería la de obtener y consolidar los conocimientos básicos necesarios sobre dichos recursos, con el fin de implementar las políticas para su adecuada utilización y conservación.

Tamaña obra no ha sido fácil, se han tropezado con un sinfín de obstáculos e, incluso, cometido errores, sin embargo, si revisamos lo actuado hasta la fecha el resultado es positivo para el país. De hecho, dicha institución se encargó de liderar el grupo interinstitucional (Autoridad Marítima, Autoridad Nacional del Ambiente, Ministerio de Salud, Ministerio de Comercio e Industrias, Relaciones Exteriores y el sector privado), que logró evitar el embargo de la exportación de productos del mar a Europa (4 de febrero 2010), lo que sin duda alguna hubiera impactado negativamente a una de las industrias más importantes de Panamá.

La extracción de redes fantasmas, la protección de tortugas marinas, la disminución del aleteo en tiburones, el censo de la pesca artesanal, el desarrollo de planes de manejo (Bocas del Toro, Las Perlas), la protección de especies como langostas, caracol gigante, camarones, pepinos de mar, etc., son algunas de las funciones que han logrado desarrollar durante su actual período.

El 22 de febrero de 2010 se presentaron los primeros resultados (biología del pargo blanco) del programa sobre investigación-tesis, ARAP–Universidad de Panamá–Industria, cuya finalidad es la obtención de información biológica básica de nuestros recursos, al mismo tiempo que se le da la oportunidad a los estudiantes de la Escuela de Biología de adquirir experiencia y realizar su tesis.

En la actualidad, 10 estudiantes desarrollan distintos proyectos, en conjunto con los técnicos de la ARAP, los profesores de la Universidad de Panamá y la industria.

Lo anteriormente mencionado nos habla del trabajo positivo para el país que viene desarrollando la ARAP, sin embargo, no todo es color de rosa. Sabemos que ciertos políticos, a los que nunca les ha importado con Panamá, están disconformes y envidiosos, por lo que se han dado a la tarea de serruchar al personal de la ARAP, con el fin de hacerse de ese “botín político”.

La ARAP es una entidad eminentemente técnica, por lo que despedir a aquellos profesionales que han dado su sangre, para nombrar a políticos arrogantes e ignorantes en la materia, sería un grave error.

Estos, sin duda alguna, vendrían a meter la pata, las manos y todo lo demás. El país simplemente no se lo merece.

<>

Artículo publicado el 19 de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Votar otra vez

La opinión del periodista….

Juan B. Gómez

Me preguntan en el café: que si yo hubiera sabido lo que iba a hacer el presidente Martinelli en el poder, hubiera votado por él. No me gustan las preguntas metafísicas, pero luego de meditar un poco en ella, respondí que no veía porqué no iba a votar por él.

Tuve que imaginarme lo que hubiera pasado si hubiera votado por la candidata del PRD, señora Balbina Herrera.

Sigo pensando que, si volviera al día de las elecciones pasadas, y patrióticamente midiera a los candidatos presidenciales, estoy seguro de que votaría nuevamente por Martinelli. Yo no hubiera votado nunca por la señora Herrera.

Que Martinelli no ha cumplido muchas de sus promesas electorales, eso es indiscutible, pero es que todavía le faltan más de cuatro años de gobierno. Pero imagínense cómo andaría el país si hubiera triunfado nuevamente el PRD. Entonces, sí que hubiéramos continuado con un gobierno que francamente se había dedicado al pillaje y al latrocinio.

Quiero pensar que aunque Martinelli no ha hecho gran cosa como se esperaba, lo ha hecho mucho mejor que si tuviéramos en las rapaces manos del partido de la dictadura.

Yo no tengo nada que ver con el gobierno de Martinelli, y ojalá nunca me vincule al suyo ni a ningún otro gobierno, pero patrióticamente hablando una vez más, prefiero su gobierno a los depredadores de otro partido.

No creo tampoco que Martinelli ha realizado un cambio profundo en el mundo institucional de la República. No podrá realizarlo, mientras venga arrastrando todo el cieno que encontró en su camino dejado por los gobiernos anteriores.

Es bueno saber, no obstante, que existe el deseo (¿sincero?) de un cambio en cuanto a la ética de nuestra cultura política. La mala noticia es que su gobierno no sabe cómo hacer esa transición. La situación de Martinelli es como la de un chiste que leí al escritor John C. Maxwell. Decía el escritor norteamericano, que un grupo de pasajeros viajaba en un avión que pasaba momentos angustiosos en el aire; y en medio de la inquietud se escucha una voz: “ Les habla el piloto. Volamos a diez mil metros de altura y a una velocidad aérea de setecientos nudos. Tenemos buenas y malas noticias para ustedes. La mala noticia es que estamos perdidos. La buena noticia es que estamos haciendo buen tiempo”.

¿ Está perdido el gobierno de Martinelli y no encuentra el camino adecuado? Francamente no lo creo; pero lo que sí creo es que lo está haciendo mucho mejor que lo hubieran hecho los del PRD.

Un consejo sano a Martinelli: cumpla con las promesas que le hizo al pueblo panameño. Y a éste:   Esperen. No se desesperen, Confucio dijo hace más de dos mil años: “ Gobernar es rectificar”…

<>

Este artículo  fue publicado el 19 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Basura Cero: Una alternativa sustentable para Panamá (I)

La opinión del Diputado de la República…..

TITO RODRÍGUEZ M.

Para todos es sabido que la basura es un creciente mal en las ciudades, debido a la alta densidad de población, el mal manejo y su disposición final. Su presencia genera la proliferación de insectos, roedores, enfermedades y contaminación del medio ambiente.

Cada panameño genera 1.3 libras de basura diariamente. Ciudad de Panamá genera 1300 toneladas de basura por día, de allí que la vida útil de Cerro Patacón se acorta.  Cada año son más de 577,000 toneladas de basura las que llegan al Vertedero de Cerro Patacón.

Los rellenos sanitarios son grandes depósitos de metano y sus desechos contaminan las aguas subterráneas, generalmente son al aire libre, llenando la atmósfera de gases y toxinas peligrosas.   El comercio produce más de 86,000 toneladas de desechos y los hospitales, 1975 toneladas. Mientras tanto, la basura doméstica la seguimos tirando sin clasificar o segregar, que es el primer paso antes de reciclar, en esa misma bolsa de basura hay desechos orgánicos, cartón, papel, plásticos, vidrios, metales y demás.

Como diputado he presentado un anteproyecto de ley que prolija el no uso de las bolsas plásticas no oxi/biodegradables, las cuales usamos como bolsa de basura. Adentrándose en el problema real de la basura, comprendí que hay que generar una cultura ciudadana de reciclaje, un programa ciudadano de recolección de basura, donde participamos todos, sociedad, municipio, alcaldía, etc.   Allí encontré el concepto de Basura Cero, el cual dada su experiencia podremos desarrollar en Panamá para beneficio de todos.

Basura Cero es un concepto y una política integral de manejo de residuos que apunta a reducir progresivamente el enterramiento de residuos sólidos urbanos, hasta llegar a cero, adoptando una serie de medidas en cada etapa del circuito de los materiales: desde que se producen hasta que se consumen y desechan.

Sigue mañana..

<>

Artículo publicado el 19 de marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.