El sentido de la palabra gracias

La opinión de…..

.

MARÍA SOFÍA VELÁZQUEZ

Los últimos días he estado mucho en la calle y me he percatado de la falta de cortesía para el público

E stuve muy pendiente los últimos días, también estuve mucho en la calle de compras y comiendo o yendo al cine, etc.  Muchos estacionamientos, tiquetes, cuidadores, guardias de seguridad, vendedores, cajeros, gerentes, meseros, y otro tipo de personal que atiende en lugares públicos.

Antes de ir al grano menciono que en una encuesta no formal de un diario del país, los resultados arrojados revelaban que el panameño siente que el servicio nacional es malo o pésimo.

Por servicio nacional entiéndase el servicio que dan nuestros compatriotas en un país cuya característica de economía terciaria no disminuye: aumenta.

Me he dado cuenta de que sonreír y dar mucho las gracias y pedir por favor me protege de lo que por línea general es un trato mediocre de parte de los colaboradores de tiendas, restaurantes, bancos, aseguradoras y cualquier otro tipo de lugar comercial.

A veces como clienta llego a un lugar y digo buen día, sin recibir respuesta del guardia de seguridad.

Otras veces digo hola, qué tal, me da un café con leche por favor? Y ni me miran ni me contestan, solo preparan la bebida como autómatas.

Una que otra vez entrego el dinero diciendo aquí tiene señorita, y recibo el vuelto sin que ni siquiera me miren.

Me pasa mucho que llego a una caja y con mala cara me ordenan: vaya al otro lado.  Me lo ordenan.   Inconcebible.

Una clásica: yo digo gracias y ella o él me contesta: bueno. No de nada, con gusto; no, por favor, etc.  No… me dicen bueno.

Habituada a ser una “víctima”, el otro día esperaba detrás de un señor para ser atendida en un puesto de café y rollos de canela y se dio una situación que me dejó pensando.

El hombre delante de mí pidió secamente, lanzó por los aires una tarjeta de crédito que cayó en el mostrador y se fue finalmente sin decir nada, pero con una actitud física tan desagradable y déspota hacia la despachadora que no pude más que preguntarle a ella en tono amable cómo hacia para aguantarse la mala educación y pésimos modales de algunos clientes (porque siempre la moneda tiene dos caras, siempre), y ella dulcemente me dijo, trato de no pensar, sabe?

Otras veces cuando estoy a punto de armar un lío y dejar todo lo que voy a comprar en la caja donde me atienden como a un perro, de repente aparece de la nada un supervisor, un gerente o un dueño que trata brutalmente a las cajeras… y entiendo.

Ayer estuve en un nuevo local de una cadena de ferreterías y cosas para el hogar.

Todo fue sonrisas, dulzura, atenciones, cordialidad. La vendedora era así, el preparador de pinturas era así, y la gerente era así.

Somos espejos, reflejamos luz u oscuridad.

Somos como el niño pequeño que es como es su hogar.

¡Qué responsabilidad tan grande es ser padre, ser jefe, ser líder!

¿Se lo estarán tomando tan en serio como se debe los padres, jefes y líderes en este país?

<>

Artículo publicado el 18 de marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la  autora, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: