Operando de ‘a milagro’

La opinión del Médico y Escritor…..

,

Hipólito Arroyave


Colegas médicos columnistas, colegas médicos capitalistas, colegas médicos socialistas.  Los cubanos de Operación Milagro, vinieron a realizar un trabajo dizque “social–lista”, pero esa valiosa “lista” se perdió junto con ellos.    Si los expedientes no aparecen, ¿cómo se podría justificar el gasto de 88 mil balboas mensuales y la efectividad real de este programa?

Pero el trasfondo real del problema que generó esta inmigración de especialistas extranjeros, con la anuencia del gobierno de Martín Torrijos, tiene una historia así como una realidad actual que es dura de declarar a la población. Socialistas obligados somos todos los médicos especialistas que trabajamos para nuestras dos instituciones de salud públicas.   ¿O me va a decir alguien que trabaja por 60 ó 70 balboas por día como salario es ser capitalista?   Y a parte, hacer turnos de ocho horas por 60 balboas más, realizando varias cirugías por ese emolumento, cuando en la clínica privada se gana 10 o hasta 20 veces esa cantidad.

Cirujanos, oftalmólogos, y anestesiólogos huyen de la Caja de Seguro Social (CSS) o el Ministerio de Salud (Minsa). Los salarios no son atractivos y los que aceptamos esta remuneración, lo hacemos por brindar una atención y no dejar en el abandono al grueso de la población humilde, los indígenas o campesinos.

Omar Torrijos siempre tuvo muy buena relación con Cuba y Fidel Castro. Martín heredó esta amistad y quiso favorecer en algo al Gobierno cubano ofreciéndole este trabajito, por la sencilla razón de que en el interior ya casi no quedamos oftalmólogos.   Y los que aún estamos lejos de la edad de jubilación, nos estamos quedando solos por la jubilación de los demás.

La explicación de todo esto es simple. A los especialistas recién graduados no les interesa trabajar ni en la CSS ni en el Minsa y yo los entiendo. Aceptar un trabajo con baja remuneración, alejado de tu ciudad natal o de la familia, siendo que en la capital está el botín de la medicina privada, en donde solo los seguros particulares rinden mucho más de lo que se gana, como dije en ocho horas en la CSS o el Minsa. ¿Quién quiere entonces entrar a trabajar a estas entidades? Nadie.

Oftalmólogos hay de sobra en nuestro país, principalmente en la capital. Pero las ganancias que genera la clínica privada en todas las especialidades se ha separado un universo de lo que paga el Gobierno.   Por esto, nuestra población asegurada y no asegurada no tiene una cobertura decente; las listas de espera para consultas ambulatorias o cirugías electivas son cada vez más largas.

Es fácil hablar de que ahora hay que ver el espíritu altruista de los oftalmólogos panameños. ¿De cuáles oftalmólogos estaría hablando un colega columnista?   Si lo dijo por los que trabajamos en las instituciones públicas, no veo como podríamos seguir en la cobertura de Operación Milagro, si no nos damos abasto ni siquiera con la población provincial que manejamos, como por ejemplo acá en Chiriquí, que se ha convertido en el hospital que cubre, además, a Bocas del Toro.

Lo malo fue pagarle a esos cubanos lo que bien podrían haberle pagado a los oftalmólogos panameños para ir a operar los fines de semana al Chicho Fábrega. A mí me hubiera gustado ganarme algo extra como capitalista que soy, pero quien se ganó parte de esos 88 mil balboas mensuales fue el “Gobierno cubano”, o quién sabe quién se embolsó parte de este dinero, como ocurrió con otros programas en gobiernos anteriores.

Equiparon al Chicho Fábrega con lo necesario para ejecutar este programa, mientras dejaban sin insumos o sin equipos a los demás hospitales del interior, donde todavía hay algunos oftalmólogos en vías de extinción. Y mientras los cubanos operaban con equipos nuevos, nosotros los oftalmólogos panameños “del puente pa’ cá”, pasábamos las de Caín, operando con las uñas, operando de “a milagro”.

<>

Artículo publicado el 14  de marzo de 2010 en el diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora,  todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: