Los desafíos de nuestra política exterior: El caso de Israel

La opinión de…..
.

Eloy Fisher

El Presidente Martinelli en días pasados suscribió una serie de declaraciones sobre Israel que desataron una polémica dentro y fuera del país. Si bien nuestro mandatario tiene derecho de asumir una posición personal sobre éste, un conflicto complejo e intractable, no me parece prudente que aquellas valoraciones subjetivas se traduzcan en lo que son obvios errores de perspectiva y posición política. No obstante, este episodio pone sobre el tapete lo importante que debe ser la formulación de una política exterior que se apegue a lineamientos estratégicos, más allá de la política criolla y los apasionamientos del momento, especialmente en medio de un contexto internacional fraccionado e incierto.

Hace un mes tuve el honor de ser invitado a un programa de intercambio para viajar alrededor del Líbano y de reunirme con académicos, líderes políticos y religiosos de ese país con el objetivo de conocer de primera mano los problemas del conflicto del Medio Oriente. Y si bien los detalles del conflicto son conocidos por todos, lo que a veces escapa de los periódicos son los tonos que asume el conflicto y de cómo responde a intereses estrechos, tal y como es narrado por sus conocedores. Por eso sus observadores más avispados, demuestran un profundo escepticismo vistas las profundas contradicciones y resentimientos del conflicto. En el caso libanés-israelí, pocos conocen que durante la invasión israeli del Sur de Líbano en 1982 para expulsar a la OLP, los shíitas recibieron al ejército israelí con rosas sobre sus tanques y que tras años de ocupación, lo que antes era esperanza, se transformó en esa fractura bélica que se extiende desde el Sur del Libano con Hezbolá a través de Siria hasta Irán.

Peor aún, cada vez son más evidentes las distorsiones que impone el sistema electoral israelí sobre este tema – todo en medio de un contexto demográfico en franca aceleración producto de la construcción de asentamientos ilegales con subsidios provenientes de Estados Unidos. En parte el parlamentarismo israelí es culpable de la progresiva involución del proceso de paz, una trampa para observadores ingenuos de la región. Partidos en los extremos del espectro político actuán como bisagras en la conformación de los gobiernos, lo que conlleva el desarrollo de un aquelarre político entre el laborismo, miembros del derechista Likud e incluso del partido Yisrael Beitenu, cuyo líder, el zionista Avigdor Lieberman, es actualmente Ministro de Relaciones Exteriores. Y peor aún, esta dinámica se articula con procesos deficientes de interlocución con otros actores políticos – el centrista Kadima también corteja a electores ultra-nacionalistas quienes son los que tienen más probabilidades de votar. Mientras tanto, los partidos políticos palestinos enfrentan graves problemas institucionales, tal como se evidenció en las elecciones del 2006 cuando Al-Fatah perdió las elecciones parlamentarias ante Hamas, a raíz la ineficiencia y la corrupción crónica que propicia la debilidad institucional de la Autoridad Nacional Palestina.

La lista de asuntos por abordar es extensa y no me corresponde siquiera abordarla superficialmente. Pero arañar a esta complejidad demuestra cuan insular es nuestra cultura política, a pesar de los golpes de pecho de considerarnos como una sociedad cosmopolita, puente del mundo y corazón del universo. Muchos en Panamá, en todas las esquinas del espectro político, asumen una posición ramplona sobre temas que no entienden, o peor aun, que creen entender pero sin tener la humildad necesaria de reconocer que no tienen todas las respuestas. Honestamente, yo tampoco las tengo, pero soy de la convicción que la mejor manera es debatir esto es de forma serena y abierta, con responsabilidad y profesionalismo, y muy lejos de la politiquería criolla que tanto atraso nos ha traído a lo largo de los años.

<>

Este artículo  fue publicado el 13 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: