Por un plato de lentejas

La opinión de….

.

Brittmarie Janson Pérez

Panamá cambió su voto en las Naciones Unidas a favor de Israel con miras a asegurar el apoyo de los cabilderos judíos en el Congreso de Estados Unidos para obtener la ratificación del tratado de promoción comercial con Panamá.   Esto lo admitió cándidamente Pablo Thalassinos, embajador de Panamá ante las Naciones Unidas, al presentar un informe a la Comisión de Relaciones Exteriores de la Asamblea Nacional a principios de febrero (La Prensa, 3 de febrero de 2010; La Nación 3 de febrero 2010).

Este cambio en las Naciones Unidas es riesgoso para Panamá, ya que la integridad del Canal depende de su neutralidad en los foros internacionales. Por otra parte, las declaraciones del presidente Martinelli a la agencia EFE en Israel fueron tan desatinadas que nos han ganado enemistades, posiblemente hasta de yihadistas fanáticos que podrían llevar a cabo ataques por su propia cuenta en nuestro país.

Para justificar ese peligroso cambio de política, tanto Martinelli como Thalassinos han incurrido en declaraciones erróneas sobre Israel. No se sabe si a Cambio Democrático le interesa el plato de lentejas ofrecido por el actual Gobierno de Israel más que mantener la neutralidad que protege a Panamá y su Canal, o si sencillamente está mal informado.

Martinelli aseguró que Israel custodia a Jerusalén. La verdad es que lejos de promover la paz necesaria para que las tres religiones convivan tranquilamente, funcionarios del Gobierno de Israel, organizaciones independientes y colonos judíos hacen lo opuesto. Según informaron el diario Haaretz el 27 de septiembre de 2009 y el diario inglés The Guardian el 3 de noviembre de 2009 se están tomando medidas para desalojar a la población musulmana de la sección oriental de Jerusalén donde han vivido tradicionalmente. Tristemente, la gran Jerusalén está asediada por peligrosos fanáticos, opinó el destacado político y comentarista Avraham Burg en un amargo reproche al primer ministro Netanyahu y al alcalde de Jerusalén Nir Barkat publicado por Haaretz el 7 de marzo (http://www.haaretz.com/hasen/spages/1154537.html).

Tanto Martinelli como Thalassinos han asegurado que Israel no fue representado en la confección del informe recopilado por el juez judío Richard Goldstone sobre el ataque que Israel inició contra Gaza en diciembre de 2008. La verdad es que el Gobierno de Israel rehusó tajantemente colaborar con la investigación del emisario de las Naciones Unidas, decisión que Haaretz tildó de imprudente.

Además, el Informe Goldstone condenó tanto a Hamas como a Israel por las atrocidades cometidas antes y durante la operación Hierro Fundido, y en sus conclusiones recomendó a ambas partes que hicieran una investigación independiente (http://www.un.org/apps/news/story.asp?NewsID=32057&Cr=palestin&Cr1). Sin embargo, desde que fue emitido el informe, el Gobierno israelí ha desatado contra Goldstone, a quien antes alababa por su indudable integridad, una feroz campaña a la cual hacen eco gustosa pero incautamente quienes quieren congraciarse con Israel.

Ayudará muy poco a Israel el apoyo que recibe del gobierno de Martinelli a cambio del mentado plato de lentejas y algunos dulcecitos más, pero a los panameños nos puede costar muy caro.

<>

Artículo publicado el 12 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo que a la  autora, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: