Al oído de los reformadores electorales

La opinión del Catedrático en Administración Publica……

.

Eliécer Rodríguez

En lo que va de era democrática, el Tribunal Electoral ha hecho no menos de cuatro actualizaciones o aderezos al Código Electoral, sin atinar a lograr una sesuda y categórica Norma que defina de una vez y para siempre la materia que atañe a las elecciones para los diversos cargos en esta pequeñísima república.   Desconocemos por razones obvias el costo integral que estas sesiones cosméticas le han representado al erario público, así como tampoco precisamos si en otros países hermanos de la región, la normativa electoral es tan volátil como la nuestra.

Como autor y precursor del Sistema de Transmisión Extraoficial de Resultados Electorales (TER), el cual se ha convertido en la principal columna que soporta el show electoral que cada cinco años se exhibe desde el centro de prensa, decidimos aportar algunas ideas para mejorar el canijo Código Electoral actualmente en discusión.

1. Obligatoriedad del sufragio: Aspecto visto desde el soslayo. El sistema colombiano establece ciertas cortapisas en asistencia gubernamental, para los abstencionistas. Sería interesante determinar en Panamá cuántos electores, padres de familia, tienen hijos becados en el IFARHU y no ejercen el sufragio. También cuántos obtienen un nombramiento en el gobierno, sin pasar por las mamparas. El Código Electoral debe regular esta materia para disminuir el abstencionismo.

2. Reclutamiento de Jurados: No sólo es el talón de Aquiles de los procesos electorales, sino un asunto que succiona grandes recursos. Se debe reclutar jurados de mesa divididos en dos escenarios. En el primero se recluta, capacita y selecciona para Proceso de Votación y un segundo solo para Escrutinio. Es injusto que los jurados inicien a las 5:00 a.m. y concluyan hasta varios días después en circuitos grandes como el 8-6 y 8-8. Las fallas que empañan los procesos surgen al momento del escrutinio con jurados agotados y desganados. El primer contingente inicia temprano y concluye al cierre de la votación. El segundo ingresa al momento del escrutinio. ¿Cómo encontrar tantos jurados? Con solo la fuerza laboral del sector público, deben sobrar los candidatos. En otro sentido, se pueden establecer incentivos para los jurados, tales como tres días de asueto para que puedan atender asuntos personales en cualquier día del año a su preferencia o necesidad. Opción para asistencia en programas sociales, sería el colofón para atraer candidatos. Así, los jurados salen gratis.

3. Privatizar parte del evento electoral: En Colombia el diseño, preparación, almacenaje, transporte y distribución de bolsas con materiales electorales generales lo hace la empresa privada. Para el Tribunal Electoral los costos disminuirían considerablemente al no contratar personal ni infraestructura para este trabajo.

4. Quema de papeletas: Resulta absurdo, aparte de peligroso y contaminante que el jurado suspenda su trabajo, antes y después del escrutinio, para quemar papeletas. En Colombia, el jurado de mesa hace un escrutinio rápido, consignando los resultados en un borrador de acta y luego envían todo a un centro de referencia exclusivo donde permanecerán hasta concluir las impugnaciones. En Panamá no se puede constatar científicamente una reclamación porque las papeletas son quemadas. Esto mejorará los tiempos y la calidad en las proclamaciones oficiales posteriores.

5. Elección de Diputados y representatividad: En innumerables ocasiones y circunstancias hemos escuchado voces frustradas que reclaman la traición de los candidatos a Diputados que pidieron votos para sí y no para presidente en su propio partido. Esto sucede cuando dichos candidatos no le ven opción a su presidenciable. Para escoger diputados debe aplicarse el mismo mecanismo utilizado con los miembros al PARLACEN. ¿Qué significa esto? El candidato a presidente arrastra a sus Diputados por la cantidad de votos que obtenga en cada circunscripción. Así disminuirá el costo en publicidad para los partidos, el Tribunal Electoral ahorrará recursos en papeletas, mejorará el escrutinio y los electores serán bendecidos eliminando esta impopular modalidad. Inclusive se eliminan los engorrosos e ignominiosos cuociente, medio cuociente y residuo.

6. Sobre inscripción y movimientos de adherentes en partidos políticos: Es otro tema delicado que deben manejar los propios partidos y no el TE, por razones harto conocidas y al que haremos referencia próximamente.

<>

Articulo publicado el 9 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: