Régimen ca-tras-ca

De la inspiración  del periodista……

.

EUCLIDES FUENTES A.

Régimen ca-tras-ca

Dice mi amigo Lorenzo

este régimen es ca-tras-ca

no adelanta y más se atasca

a todo el mundo tiene tenso.

.

Ni presidente ni alcalde

cumplen lo que prometieron

lo único que consiguieron

fue producir un voto en balde.

.

Se multiplican los atracos

licitaciones para nada

hay cagada tras cagada

en el erario más desfalcos.

.

Con todo el poder encima

gobierna para sus clanes

compinches de sus desmanes

al humilde no lo estima.

.

Dueño de supermercados

sigue la asfixia al pobre

mostrando feroz el cobre

aplastando a marginados.

.

Apelaron a las falacias

abusan de la publicidad

con demagogia y oscuridad

causales de las desgracias.

.

Para ellos todo es negocio

y este pueblo que se joda

el abusar está de moda

ser corrupto es ser buen socio.

.

Esa gente tan adinerada

sin escrúpulos ni pudor

la avaricia es su fervor

en carrera desesperada.

.

Olvidan que nadie al morir

los bienes se podrá llevar

en esta tierra van a quedar

porque esos no pueden partir.

.

Por eso mi canto se enfrasca

en denunciar tanta maldad

los vicios, la inmoralidad

de este régimen ca-tras-ca.

<>

Articulo publicado el 9 de marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Acatemos las leyes

La opinión de……

.

Edgardo Lasso Valdés


Todos los residentes de la República de Panamá, nacionales y extranjeros, sufrimos a diario los desmanes, las descortesías, el incumplimiento de las leyes y reglamentos que las sociedades modernas se han autoimpuesto para lograr las bases mínimas necesarias para la convivencia pacífica del país.

Los semáforos instalados para dirigir el excesivo tráfico vehicular no son respetados por un alto porcentaje de los conductores de vehículos comerciales y particulares, de cualquier sexo y edad, lo que deja en evidencia que no es cierto que la juventud rebelde e irresponsable es la causa de muchos de los fatales accidentes de autos.

Cerrar el paso a los automovilistas que transitan por las vías transversales es una práctica irresponsable e ilegal que diariamente causa los tranques vehiculares, con su secuela de exagerada demora para arribar a su destino, los perjuicios correspondientes en el trabajo, en las citas médicas y, por supuesto, en el incontrolable gasto de combustible.

Estacionar los autos en sitios prohibidos, en las entradas y salidas de residencias particulares, al lado de un hidrante, en estacionamientos especiales para las personas con discapacidad, en esquinas, en parques y veredas con grama y jardines y en sentido contrario al tráfico vehicular está expresamente prohibido en el reglamento y en las leyes del tráfico vehicular.

Me decía un amigo, en una ocasión en que dialogábamos sobre este tema, que en gran parte de los países europeos y asiáticos, así como en Estados Unidos de América, sus ciudadanos respetaban las leyes, debido a que tenían una cultura de respeto a los dictados de sus leyes y yo le comenté que lo que él llamaba cultura de respeto a las leyes no era más que temor al castigo por el incumplimiento de las mismas; que recordaba yo la existencia de la Zona del Canal, con Gobierno y autoridades de Estados Unidos, lugar donde ningún panameño conducía a mayor velocidad de lo indicado en rótulos en las aceras; nadie arrojaba un papel fuera del auto y mucho menos conducía un auto mientras estaba bajo los efectos de bebidas alcohólicas.

La razón era muy sencilla, en esa área no valían los padrinos, no importaba quién eras, si cometías una falta pagabas por ello. Entonces, ¿qué es lo que necesitamos en Panamá para que se respeten las leyes?, que las autoridades las hagan cumplir.

Castigo para el infractor de cualquiera de las leyes del libre tránsito; castigo para los corruptos, pobre y ricos por igual; castigo para el funcionario inmoral, deshonesto y falto de ética profesional.

Que todos los residentes en nuestro país seamos conscientes de que cualquier desliz en el cumplimiento de nuestras funciones profesionales o sociales tiene un alto precio que pagar y que no existe excusa válida para su incumplimiento.

<>

Articulo publicado el 9 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Alcohol y tributos perdidos, una cuestión moral

La opinión de……



ALESSANDRO GANCI C.

Desaparecidos, así quedaron los impuestos al alcohol y a la cerveza. Mientras en el primer borrador de reformas se aumentaba el impuesto al alcohol en un 40% y a la cerveza una tarifa de $0,2325 por litro,   las mismas se esfumaron de la última versión.   Según Capital Financiero , solo el año pasado el consumo de seco aumentó un 36% y el ron un 18%.

El aumento global de bebidas alcohólicas fue de 7.1%.   Con cerca de un millón de cajas vendidas por año (12 millones de litros), Varela Hermanos S.A. representa el 80% del mercado nacional de licores. Por su parte, Panamá es el segundo país latinoamericano con un consumo de cerveza de 64 litros per cápita por año ó 2 169 724 hectolitros, que representan 120 millones en ventas, siendo la Cervecería Nacional la dueña del 80% del mercado.

El alcohol es la mayor droga de consumo en el país, tal como lo reveló la Encuesta Nacional de Salud y Calidad de Vida (ENSCAVI).  En cuanto al consumo de alcohol entre la juventud panameña, un estudio, realizado por la psicóloga Geraldine Emiliani, encontró que un 89% de los adolescentes encuestados (entre las edades de 14 y 16) consume alcohol en fiestas familiares y discotecas.

El consumo excesivo de alcohol, es una de las causas más frecuentes de transgresiones sociales, como violaciones y riñas, práctica de sexo sin medios de protección, abandono familiar y laboral.   Se vincula mundialmente con el 50% de las muertes ocurridas en accidentes de tránsito y con el 30% de los homicidios y arrestos policiales.   Reduce de 10 a 15 años la expectativa de vida y determina el 30% de las admisiones psiquiátricas y el 8% de los ingresos por psicosis.   También se ha responsabilizado con casi la mitad de los condenados por faltas y delitos tan graves como asesinatos.

En este medio, se relaciona con la tercera parte de los hechos delictivos y violentos y entre el 20 y el 25% de las muertes por accidentes.

Estudios de la Organización Mundial de la Salud (OMS) indican que aumentar en un 10% los impuestos al alcohol, disminuye en 4% su consumo. No solo eso, disminuye también la capacidad de consumir hasta llegar a la embriaguez.

Estos impuestos pueden dedicarse a programas para la prevención del consumo de alcohol, educación para la salud y actividades de ocio alternativas.

También, se debe limitar el patrocinio de actividades deportivas por parte de las empresas fabricantes de bebidas alcohólicas o al menos, solo publicitar sus productos no alcohólicos como bebidas, agua, maltas, etc., además de eliminar progresivamente de los supermercados y tiendas de alimentación la presencia de bebidas alcohólicas, situándolas, en principio, en una zona diferenciada y estableciendo una caja específica para su pago y posteriormente, limitando su venta a comercios especializados.

Limitar los horarios de emisión de publicidad de bebidas alcohólicas, incluyendo la emisión de espectáculos o actividades deportivas en los que aparezca como patrocinadora, alguna marca de bebidas.

Estas medidas no son populares para mucha gente de nuestra sociedad superflua ni para algunos comerciantes, sin embargo, es lo correcto.

La tributación debe basarse en la equidad y la justicia. En todas las sociedades con elevado índice de Desarrollo Humano, el alcohol, los cigarrillos y los juegos de azar ocupan los primeros lugares en impuestos. Con esto, quizás algún día, pueda disfrutar con mis hijos un partido de béisbol de mi querida selección santeña sin gente alcoholizada ni marcas cerveceras en sus uniformes.


<>

Articulo publicado el 9 de marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Inseguridad en dólares

La opinión del Catedrático……

Jairo Henri Pertuz-S.

El mundo, convulsionado por las crisis financiera y medio-ambiental, está viéndose obligado a examinar con seriedad las causas y efectos de ambos fenómenos. Muy pocos nos atrevemos a manifestar públicamente y con claridad la realidad fundamental de ambas crisis. Los gobiernos implicados, recientemente reunidos en Copenhague, eludieron sus responsabilidades frente a los efectos de sus actuaciones.  Tampoco, siendo lo más dramático, plantearon soluciones, ni fechas para abordarlas.

Subyace un fondo profundo, oscuro y complicado que todos conocen.  Saben que estamos sentados en un barril de pólvora y que el desplome financiero, por más rescates y curitas, debe abordarse.   Las reservas de nuestros países y de otros del mundo, como he venido sosteniendo, anacrónicamente, están en dólares estadounidenses, prácticamente, sin valor. La moneda norteamericana está herida de muerte por la irresponsabilidad como ha sido fabricada y manejada por ése país.

Los errores del sistema, la política exterior y el intercambio comercial de los responsables que, igualmente, han eludido un nuevo orden económico mundial que controle la voracidad del enriquecimiento empresarial de los estados desarrollados, son los causantes. ¿Qué pasará si China e indo-américa, cuyas reservas sostienen esta moneda, las retiran?

Hace falta lealtad de quienes fabrican y ponen a circular esta divisa. Además, sin equidad ni la solidaridad, por la que acusan a algunos países emergentes, las crisis no serán superadas. El motor de la generación de riqueza es el que debe ser rescatado. El ser humano, representado en las mayorías silenciosas, tiene que ser valorado con justicia y humanismo.  Lo demás son ladridos a la luna. Léase “Crónica financiera de una crisis previsible”  disponible en la librería universitaria (Universidad de Panamá).

Nuevas monedas, debidamente garantizadas, deberán asumir el rol de pagos y, el trueque debería jugar un papel más efectivo en la economía mundial.

El intercambio comercial mundial deberá ser más equitativo entre países desarrollados y emergentes en términos de pago de las materias primas y recursos naturales renovables y no renovables.  No hay tiempo que perder pues se están perdiendo vidas, aunque esto pareciera no importar.

<>

Articulo publicado el 9 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Sobre el mar, ‘tsunamis’ y la cuaresma

La opinión de……

.

Adán Castillo Galástica


El terremoto de Haití y, en especial, el de Chile tienen que poner a pensar a los panameños (¿nos atrevemos?) sobre el comportamiento del planeta.   En el caso de Chile el sismo estuvo acompañado de un tsunami que arrasó importantes áreas costeras de aquel país. Muchas comunidades quedaron sin alimento y se esperan repeticiones (¿Estamos preparados?).  No tengo una cuantificación de los daños ocasionados a las pesquerías de aquel país e inexistentes en Haití, pero veamos el ojo propio.

El inicio de la cuaresma nos recordó el ayuno relativo de carnes rojas y el tradicional consumo de mariscos. Me sorprendió el llamado de algunos a consumir pescado enlatado en vez del fresco. En un país de dos océanos, con un sistema marino costero (1,489.6 km2); mil 518 islas, islotes y cayos; con Coiba, la mayor isla del Pacífico (493 km2) y Patrimonio de la Humanidad; la Isla del Rey (234 km2), entre otros dones de la naturaleza, desconcierta, por decir lo menos, que, a pesar de su amplia biodiversidad y abundancia de productos marinos, no sólo exista un bajo consumo de los mismos, sino que se recomiende la ingesta de enlatados, mientras los pescadores y expendedores del producto fresco dejan de ganar los beneficios del mercado.

Ciertamente, se percibe una disminución en la captura de peces de gran demanda. Ello se debe en gran medida a la sobre explotación y a las malas prácticas y artes de pesca, lo cual no sólo golpea a las poblaciones de peces sino al debido desarrollo de las diferentes especies. A lo anterior agregue la contaminación y las probables alteraciones oceánicas e irregular conducta de los seres del mar. Debo señalar el esfuerzo que se realiza para ordenar este sensible, complejo y postergado aspecto de nuestra economía, a través de plan de acción y programa operativo que adelanta la Autoridad de los Recursos Acuáticos de Panamá, en relación a la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada, acciones que han permitido al país su revalidación exportadora por parte de la Unión Europea.

A esta situación debe añadirse el incremento de algunos insumos indispensables para la pesca y venta de productos del mar, básicamente el combustible (transporte y embarcaciones) y la electricidad (hielo), los cuales inciden sobre el costo final al consumidor. Como se ve, todavía es mucho lo que el país tiene que hacer en relación a los productos del mar: ordenar, preservar, investigar, organizar, promover. Además de las autoridades responsables, municipios, asociaciones, cooperativas de pescadores, comercializadores y, en general, la cadena vinculada tendrán que realizar un esfuerzo mayor para garantizar la seguridad alimentaria de la población, las condiciones de vida de sus actores artesanales y la sostenibilidad del recurso marino–costero. En otras palabras, “volver al mar”, no sea que a alguien se le ocurra ponernos a comer latas.

<>

Articulo publicado el 9 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Y ¿qué de nuestros niños?

La opinión de……

.

Milagro B. de Calvo

Fui líder gremialista en escuelas en donde laboré y con dignidad y respeto asumí el rol que, demandaba de mí la comunidad nacional, entonces.

Siento, por ello, autoridad moral para hablar, como madre y docente de la situación actual que se produce en nuestro país.

Y es que, amigos, han ido y venido gobiernos que, para no buscar confrontación, han permitido que un grupo de docentes haya tomado como costumbre la paralización de labores por motivos que, a veces, a mí me han parecido injustificados.

Si como docentes consultáramos al pueblo, a los padres, a la comunidad, a quienes tenemos la obligación de servir, colegiríamos, que estas huelgas están exacerbando los ánimos, no para apoyarlas, sino para reprobar la medida.

Pareciera que un grupo de docentes es hoy día un chico caprichoso que dialoga, si quiere; que escucha, si quiere; que trabaja, si quiere.

Tengo una hija con necesidades especiales y ella, como los otros niños, no tiene tiempo para aguardar, ni para desperdiciar.

He visto los almacenes atiborrados de padres de familia comprando, con sus exiguos recursos, uniformes, zapatos, medias; preparando a sus hijos para la tarea que consideran realmente liberadora, la de aprender y continuar mejores y más prósperos senderos.

El padre humilde sabe que es la única forma en que sus hijos pueden lograr el éxito.

Sin embargo, los representantes de los gremios magisteriales, con altivez y desconsideración promueven su paro porque ellos creen tener el poder para hacerlo. ¿No es ése un atentado contra la gente humilde y necesitada?

Los padres de familia también tenemos que unificarnos.

Los intereses y solicitudes del docente pueden canalizarse y dialogarse, pero el tiempo que los educadores debemos dispensar a los educandos es el establecido por la ley y ofrecerles a ellos la consideración y el respeto que merecen.

¡Qué hermoso sería que estudiantes y padres de familia no viviésemos con la agonía de saber, todos los años, que nuestros hijos están condenados a salir de la escuela con una educación muy pobre porque el tiempo y la voluntad del docente, en muchos casos, impide el logro de los objetivos propuestos!

La actualización de los contenidos curriculares debe hacerse, porque nos hemos quedado a la zaga y, este hecho, es preocupante.

Invito a mis colegas a convertirse en verdaderos andragogos, ir en pos del conocimiento último y ofrecerlo a nuestros niños y jóvenes que están ávidos de buenas y nuevas experiencias.

<>

Articulo publicado el 9 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.