Actividades de inicio de año escolar. Presidente Martinelli y Ministro Papadimitriu

La nota de la Activista Política….
_

Jennie Gonzalez


-Durante actividades de inicio del año escolar-  El Presidente realiza llamado a juntos hacer la diferencia y cambiar la educación

El presidente Ricardo Martinelli, en compañía del vicepresidente Juan Carlos Varela y la ministra de Educación, Lucy Molinar, participó –este lunes 8 de marzo- de un recorrido por diferentes planteles educativos con motivo del inicio del año escolar, donde envió un mensaje a todos los jóvenes para que aprovechen el tiempo y se preparen académicamente para enfrentar los retos del mundo laboral.Martinelli pidió –además- que “nos ayuden a hacer el cambio”, que según dijo no es fácil, pero con la ayuda de estudiantes, padres de familia y todos los panameños se puede mejorar la educación en el país.

“Por primera vez en la historia el Gobierno entrega mochilas gratis con útiles escolares y un bono de 20 balboas”, reafirmó Martinelli, además de informar que próximamente se hará realidad el proyecto de la Beca Universal, lo que representa un verdadero cambio, con oportunidades educativas para todos los estudiantes del país.

Asimismo, reiteró el apoyo que esta administración está ofreciendo a través del programa de internet gratis en planteles y sitios públicos del país y la entrega de computadoras a los estudiantes.

El Mandatario pidió a todos los panameños un compás de tiempo para que el Gobierno pueda implementar el cambio que todos están esperando, asegurando que “el cambio les va a llegar”.

El Jefe del Ejecutivo, el vicepresidente Varela y la ministra Molinar participaron de las actividades de inicio del año lectivo en la escuela República de México, después realizaron un recorrido por el Instituto Fermín Naudeau y el Instituto Nacional, donde -además de compartir con estudiantes y docentes- verificaron el estado de los planteles.

********************************************************

Los estudiantes son el futuro del país, sin ellos no se hace Patria: Papadimitriu

· Alma Cortés, de Trabajo, Rómulo Roux, de Asuntos del Canal y Dulcidio de la Guardia, viceministro de Finanzas, repartieron junto a Papadimitriu, mochilas con útiles escolares y bonos de 20 dólares en los colegios Richard Newman y José Antonio Remón Cantera.

El ministro de la Presidencia, Jimmy Papadimitriu, en compañía de sus colegas Alma Cortés (Trabajo), Rómulo Roux (Asuntos del Canal) y el viceministro de Finanzas, Dulcidio De la Guardia, estuvo encargado de la distribución de mochilas y útiles escolares en los colegios Richard Newman y José Antonio Remón Cantera, ubicados en el área capitalina de Paitilla, y que aglutinan un poco más de 4 mil estudiantes.

La iniciativa forma parte de las acciones concretas que pone en marcha la administración del presidente Ricardo Martinelli a favor de los alumnos panameños, principales beneficiados con los cambios en el sistema educativo que impulsa el actual Gobierno.

Precisamente, el Colegio Richard Newman, con un plantel docente de 127 profesores y mil 832 estudiantes, figura entre los centros educativos donde arranca el programa piloto de reforma curricular.

En su intervención, en ese colegio, el ministro Papadimitriu pidió a los estudiantes redoblar sus esfuerzos a cambio del apoyo que recibirán del Gobierno Nacional, cuyo mandatario, Ricardo Martinelli prometió poner en ejecución un verdadero cambio en la educación.

“Lo único que se les pide a cambio es que estudien. Ustedes son el futuro de nuestro país y sin ustedes no vamos a poder hacer patria”, dijo el Ministro de la Presidencia, quien junto a los ministros Cortés y Roux y el viceministro de Finanza, De la Guardia, también estuvieron en el Colegio José Antonio Remón Cantera con una población estudiantil de 2 mil 183 estudiantes y 121 docentes.

GOBIERNO NACIONAL

¡ JUNTOS HACIENDO UN MEJOR PANAMA !

<>
Publicado el 8 de marzo de 2010 en Facebook por la autora, a quien damos todo el mérito, el crédito y la responsabilidad que le corresponde
Anuncios

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos

La opinión del Embajador de Panamá  ante la OEA….

.

Guillermo A. Cochez

La reciente discusión sobre el informe emitido sobre la situación de los derechos humanos en un país americano (Venezuela) emitido por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) nos hace reflexionar sobre los orígenes de una de las dos entidades del sistema interamericano de protección y promoción de los Derechos Humanos, con sede en la capital norteamericana. La otra instancia, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, tiene su sede en San José, Costa Rica.

La CIDH cumplió 50 años de fundación en 2009. Su mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana de Derechos Humanos de 1969, suscrita por más de 25 países, entre ellos Venezuela y Panamá, realizando 69 visitas in loco (al lugar de la denuncia) en 23 diferentes países. Una de ellas, realizada a Panamá en la década de los ochenta durante la dictadura militar, fue presidida por el Comisionado Andrés Aguilar de Venezuela, a quien nos tocó explicar como dirigentes políticos de oposición la sistemática violación de derechos humanos llevada a cabo por los militares.

La Comisión la integran siete miembros independientes, propuestos por sus países, pero electos en forma personal. La Comisión es presidida por la venezolana Luz Graciela Mejía Guerrero, electa en 2008 a propuesta de su Gobierno y que dentro de los países en la que es relatora esta Honduras; Paulo Sérgio Pinheiro, quien es el relator de Venezuela, así como los comisionados de Colombia, Estados Unidos, Chile, México y El Salvador.

La última visita in loco que hizo la Comisión fue en Honduras tras la situación irregular que se dio en ese país luego del derrocamiento de José Manuel Zelaya el 30 de junio de 2009, permitiendo el gobierno de Roberto Micheletti su presencia en Honduras. La Presidenta de la Comisión fue la relatora de un informe que según algunos contenía algunas exageraciones. Otros países, caso de Venezuela, no han permitido visitas in loco de la CIDH.

Aún si esas visitas in loco no sean permitidas, la CIDH puede elaborar informes, producto de las denuncias que recibe de ciudadanos y organizaciones del país en cuestión. Una vez preparado el informe este se le muestra al país para que haga sus descargos, tal como fue el caso de Venezuela, que inclusive durante su contestación pidió una prórroga.

De no existir esta instancia de protección y promoción de los derechos humanos grupos vulnerables como las comunidades indígenas no tendrían donde acudir cuando sus derechos humanos son pisoteados ni tampoco los pueblos tendrían donde acudir cuando se sienten que sus derechos consignados en la Carta de la OEA y la Convención Interamericana de Derechos Humanos han sido conculcados.

Ciertamente, a veces no nos gustan los resultados de los informes de la CIDH. Pero lo que está fuera de toda discusión es la seriedad y eficacia de su gestión.

<>

Publicado el 8 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La crisis educativa no se resuelve con una huelga

La opinión del Educador…..

.

BERTILO  MEJÍA  ORTEGA

Casi todos los panameños estamos inmensamente preocupados por la aguda crisis educativa que vive el país, y que obedece, como todos sabemos, a la improvisación, a la politiquería, a la insensibilidad y a la irresponsabilidad que ha caracterizado a tantos gobiernos, que poco o nada han hecho para que el Ministerio de Educación cumpla una función sin dependencia de la glotonería partidista.

Una de las peores consecuencias del dejo en este sector es la deficiencia en la formación de los docentes, que debieran ser piedra angular en el proceso educativo, los líderes comunitarios de otrora, los funcionarios respetados por sus valores y conocimientos; por sus proyecciones sociales, por su elevado civismo y dominio de modernas formas y modalidades pedagógicas.

Lamentablemente no es así. El Instituto Pedagógico, en lo que hoy se ha convertido la Escuela Normal Juan Demóstenes Arosemena, realiza un gran esfuerzo para seguirle dando al país un docente con los esenciales mínimos para asumir las tareas inherentes, pero las universidades, tanto oficiales como particulares, han desvirtuado la preparación académica de quienes van al aula universitaria en búsqueda de una carrera docente.

Si bien durante la dictadura se recurrió al nombramiento de bachilleres para cargos docentes, a la formación de “ profesores acelerados ”; a los cursos intensivos, con el mismo objetivo; al otorgamiento de direcciones y supervisiones atendiendo “ la militancia revolucionaria ”, hechos que profundizaron la crisis en el sector, durante el período democrático no hemos sido lo suficientemente audaces para rescatar la calidad del sistema educativo.

Debemos reconocer, con toda honestidad, que si bien existen docentes, en todos los niveles, con una adecuada preparación, no es menos cierto que también los hay que no saben escribir; que descuidan su personalidad; las reglas de urbanidad y la imagen que debe proyectar un individuo llamado a orientar, a conducir y a formar a los panameños y panameñas de hoy y del mañana. Pero ellos no son los culpables, los responsables de estas deficiencias son los que han mirado para otro lado desde los puestos de control y los que han comercializado el arte de forjar a quienes llevarán en sus manos el destino de la educación nacional.

¿Cuánto nos servirá una moderna estrategia curricular con un gran número de docentes sin la preparación para ejecutarla?   Todo esto debemos examinar, especialmente los educadores comprometidos con la suerte de nuestro país; las autoridades educativas; la supervisora Universidad de Panamá y, particularmente, la actual dirigencia magisterial que, en vez de abrazar una causa por la recuperación de una educación de calidad y de equidad —sin rendirse ante un gobierno aún a prueba y transitorio, como todos— lanza gritos de paralización escolar, lo que, en vez de buscar soluciones, va en detrimento de la razón y de una realidad que debe concitarnos en un haz de voluntades independientes, capaz de ganar el crédito público y no necesariamente de organizaciones totalmente ajenas a la educación y a los métodos civilizados para alcanzar soluciones pacíficas y patrióticas.

<>

Publicado el 8 de marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Semáforos se escribe con ‘s’ de solidaridad

La opinión de…..

.

Álvaro González Clare

En un programa de televisión matutino reciente, el viceministro de Gobierno y Justicia Ricardo Fábrega, encargado de la Autoridad de Tránsito y Transporte Terrestre (ATTT), hizo declaraciones sobre la semaforización de la ciudad y palabras más o menos dijo: “que el contrato con la empresa Telvet Tráfico y Transporte, S.A., no había sido decisión de esta administración y que el sistema era un contrato, llave en mano, en el cual terminada la instalación de todos los semáforos y puestos a funcionar en su totalidad y operando correctamente, serían cancelados los 26 millones de balboas acordados.   Agregó, enfáticamente, una aseveración de trascendencia típica en la política criolla: “Tengan la seguridad de que no me temblará la mano para ordenar la suspensión de la orden de pago, si el sistema no funciona”.

No hay duda de que esta posición política de un alto funcionario de la actual administración es temeraria y populista, porque compromete la seriedad del Gobierno en una decisión que al final será netamente técnica. Estoy seguro de que una empresa especializada en la materia no ha dejado el contrato abierto al juicio político, en vez el resultado de la instalación será examinado y evaluado por una serie de parámetros técnicos de tiempo y tránsito vehicular en cada una de las 170 intersecciones críticas. La complejidad del tema no puede quedar al aprecio simplista y subjetivo de los políticos de turno.

Es de suponer que una ciudad como Panamá, virtualmente primitiva, caótica y con una mora de 50 años en semaforización, no puede llegar a funcionar idealmente y a gusto de todos los conductores solo con la instalación de un sistema de semáforos inteligentes.  Esto es técnicamente imposible a no ser que el sistema se complemente e integre a otros elementos como son: la ampliación y construcción de nuevas vía y la organización de las vías marginales; la eliminación de vehículos estacionados en las calles, viaductos o los sobre pasos en puntos estratégicos; la jerarquización de vehículos; horarios para el paso de los camiones y el transporte pesado dentro de la ciudad, etcétera.

Un sistema de semaforización inteligente lo único que puede hacer, y así se debe juzgar su funcionamiento, es ordenar el flujo del tránsito de manera óptima dentro de la red existente vial que no tiene capacidad para manejar adecuadamente el parque automotor.

La situación alegóricamente es igual que hacer fluir una cantidad exagerada de agua a través de una red de tuberías instaladas que no tienen capacidad para manejar el volumen total.   Lo que se podría pretender hidráulicamente es conducir el agua de la mejor manera posible, distribuyéndola en tiempos variables dentro del sistema de tuberías para suplir las demandas de manera práctica en cada salida, aunque no sean óptimas.

Esto no implica que el sistema será perfecto, pero sí que será lo mejor dentro de su imperfección, permitiendo que todas las descargas sean lo más equitativas en volumen y tiempo.

Los medios de comunicación social han juzgado y condenado mediáticamente el sistema de semáforos, complicando cada vez más la situación técnica.

La puesta en marcha sectorizada del sistema es difícil porque no aprovecha la ventaja de su integralidad. Los periodistas, igual que los políticos que juran saber de todo, se han dedicado a “demonizar” los semáforos, apoyando la terrible incultura vial de los panameños.

La realidad de la situación es peligrosa. Lo peor que nos puede pasar es que por una rabieta de populismo político para complacer y reiterar el prejuicio mediático, la ATTT decida cancelar el sistema de semáforos inteligentes, antes que se termine la construcción y se puedan poner a funcionar coordinada e integralmente. Si la ATTT toma la decisión de cancelar los semáforos inteligentes, nos condenaría al ostracismo técnico y a la prehistoria en la vialidad urbana.

El viceministro Fábrega, en vez de tratar de curarse en salud y obviar su responsabilidad como autoridad competente, debe darle a los técnicos de la ATTT y a la empresa todo su apoyo, a la vez que le solicita a la ciudadanía su cuota de tolerancia y paciencia.

Es necesario que todos comprendamos que este sistema, por imperfecto que pueda ser, mejorará sustantivamente la maldita situación que vivimos en las calles de la ciudad.

Si se instala integralmente el sistema, se logrará repartir los inconvenientes que existen en las esquinas críticas (que son casi todas), con una cuota de solidaridad ciudadana.  Es esto o seguir matándonos en cada esquina.

El posible atraso que tengamos cada uno de los conductores en las rutas escogidas, será compensado a otros conductores en otras rutas alternas. Todos, al final, compartiremos los problemas equitativamente para que el tráfico y tránsito en la ciudad funcione apropiadamente.

El sistema de semáforos inteligentes nos dará más seguridad vial, reduciendo la grave agresividad de los conductores y, sobre todo, cambiará la cultura del juega vivo en el tráfico vehicular.

La ciudadanía no le debe hacer el juego a los políticos que han sacado el asunto del ámbito técnico, ni a los medios de comunicación que tienen su agenda propia y sus intereses mercantiles por delante.

Permitamos que se complete la instalación, con paciencia y tolerancia, dándoles el beneficio de la duda a los expertos en la materia, para que podamos salir de la era jurásica en que vivimos en la ciudad de Panamá.

<>

Publicado el 8 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Cambio de tolda

La opinión de la Arquitecta y Ex Ministra de Estado….

MARIELA SAGEL

En los últimos meses ha ido en aumento la fuga de miembros de un partido a otro, lo que es visto como oportunismo. Si bien es lógico y entendible que los miembros de un partido que esté en oposición encuentren la solución de sus problemas en cambiarse de tolda, toda vez que la política nuestra es básicamente clientelista, no me cuadra este éxodo masivo que se ha dado desde los partidos de la alianza de gobierno al partido que fundó la lidera.

No creo que sea necesario tanto arribismo. Es conveniente fortalecer un partido aliado antes que correr a inscribirse al colectivo que, según los tránsfugas, es el predominante en la alianza.   Tal parece que existe un gran descontento en las filas de los colectivos aliados y esa es la excusa para que cojan sus bártulos y se vayan hacia el CD.   Sin embargo, me pregunto, ¿por qué, si están en gobierno, no fortalecen sus partidos y de manera indirecta, la democracia que debe prevalecer en nuestro sistema?

El arnulfismo está en permanente estado de alerta, sus dirigentes son seriamente cuestionados y existen, como siempre, varias facciones, que no se ponen de acuerdo y por la misma razón, no trabajan para lograr ser un mejor partido.   Su presidente, también canciller y vicepresidente de la República, no para el pie, vive montado en un avión junto con el Presidente.    No entiendo la razón de tenerlo a la sombra, será que teme que, dadas las referencias históricas, lo deje a cargo y en vez de un 99 encuentre 100, como me dijo un compañero de luchas recientemente.   No existe política exterior alguna por ese zangoloteo y tampoco conducción adecuada de los ñames.

En el Molirena uno de estos días no va a quedar ni las plumas de los gallos.   Con el éxodo de Arturo Vallarino y sus adláteres, el gallinero se está quedando sin las ponedoras y peligra su continuidad.

El otro partido, un pastiche, seguro desaparecerá con todo y su emblemático color naranja. Creo recordar la reingeniería que se llevó a cabo con Solidaridad y el Liberal del Baby Arango –con su yerno a la cabeza– para que diera paso a la flamante Unión Patriótica, de la cual ni sus propios miembros le tienen afecto, como me lo manifestó una vez uno de sus más conspicuos miembros.

Algo que me cuesta entender y que a lo mejor alguien que lea esto me pueda explicar es cómo hace un político electo para justificar que se va de un partido para otro ante sus electores. No creo que todos los que lo eligieron sean tan oportunistas como él.

Al final, hay que tener en mente que el que traiciona una vez lo vuelve a hacer.

<>

Publicado el 8 de marzo de 2010 en el diario El Siglo a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Carta a monseñor Ulloa

La opinión de la Psicóloga Especialista de la Conducta Humana……

GERALDINE EMILIANI

Su Excelencia Reverendísima

José Domingo Ulloa :

Un saludo fraternal en Cristo Jesús para Usted y a los Obispos de nuestra Iglesia Católica. Me uno a las miles de felicitaciones por su designación como Arzobispo Metropolitano.

Me atrevo a escribirle, porque me siento comprometida con mi Iglesia Católica y con mi país. Lo que a continuación señalo, no está de más recalcarlo y le confieso que muchas veces me he de sentir desanimada, porque, por más que se haga, la solución parece bastante distante.

Y, empiezo por señalar los constantes ataques de la sociedad debilitando los cimientos de la familia panameña, la más importante y fundamental de todas las instituciones sociales. Hay quienes opinan que la familia es un estorbo y que debe desaparecer. Son grupos y personas influyentes que tienen un gran poder nefasto sobre la conciencia de la gente. Solo hay que dar una ojeada a los programas en vivo y novelas que se transmiten en los canales de más audiencia.

Y, esto sucede porque nos hemos convertido en un país carente de un sistema educativo calificado, en que maestros, profesores y autoridades educativas sumidos en una batalla sin fin, parecen estar instalados en una cultura retardada que pareciera no darle oportunidad a la futura generación de hombres y mujeres con capacidad de compromiso con la dimensión social, política y cívica del país.

Los sentimientos del hombre y la mujer parecen venderse y al mejor postor. El panameño es muy dado a vivir de las apariencias, y a no enfrentarse con responsabilidad a los problemas del diario vivir, sean estos económicos, familiares o de otra índole.   La indolencia, la dependencia al alcohol y a las drogas, la violencia, la degradación del sexo, el apego a los bienes materiales y el creerse mejor que los demás, son formas de vida adquiridas que ocupan un lugar en la vida de muchos y una forma de llenar un vacío afectivo y existencial.

El amor a la patria se manifiesta por los valores que transmitimos como ciudadanos conscientes: en el manejo de nuestra conducta en el seno del hogar, en el trabajo, en nuestros modales, en el respeto a las normas y costumbres; pero, de qué sirve tener una actitud recta cuando algunas de las autoridades transigen con la trampa, el abuso y el engaño, porque sienten una atracción y excitación muy intensas ante ciertas cosas como el despotismo, el dinero, la seducción por la fama, la obstinación, el protagonismo y el poder.

Los políticos necesitan una dosis de humildad para restaurar la idea clásica del servicio público. Esto exige que el poder se ejerza en función del bien común. Si no hay el trasfondo del bien común, difícilmente el poder tendrá esta capacidad de expresar lo que la gente requiere.

Monseñor Ulloa, está de más decirle que hay que seguir insistiendo, buscando y proponiendo los medios para poder solventar éstos y otros muchos problemas que nos aquejan.   Y, me siento con la plena seguridad y esperanza de que algo bueno nos espera cuando Usted manifiesta que sus prioridades en su administración estarán centradas en fortalecer el trabajo con las familias, los jóvenes y, fundamentalmente, la catequesis. Yo respaldaré todas sus acciones para adecentar todo esto, sin olvidar que el compromiso es de todos.

De esto se trata la grandeza del Señor.

<>

Publicado el  7  de marzo de 2010 en el diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

La acumulación de poderes y la Constitución (1)

La opinión del Abogado…..

.

Alberto E. Fadul N.

En nuestro país el Presidente de la República, en ejercicio, que posea mayoría en la Asamblea Nacional, La Corte Suprema de Justicia y adicionalmente le corresponda designar al Procurador General de la Nación, cuenta con una acumulación de poderes significativos; antes del prometido Cambio, utilizado de manera contraria a los intereses de la Patria.

Según lo ha demostrado la historia, dentro del periodo pos-invasión, funcionarios de elevados niveles administrativos y del partido gobernante, en sus respectivos periodos, han actuado, en una u otra forma, de manera corrupta, con el premio mayor en su favor: la impunidad.   a barrera jurídica estructurada para perseguir, entre otros delitos, los actos de corrupción fue, es y debe siempre ser, La Procuraduría General de la Nación.

Bajo los esquemas indicados, en casi ninguna ocasión, a lo largo de los últimos cuatro años y lo que va de este gobierno, quienes han ocupado el cargo, parecen haber actuado de manera independiente.   Es factible asumir que su funcionalidad quedaba, de alguna manera y a contrario sentido, sometido al partido designante.   El mal uso del periodo de ejercicio, por 10 años, refleja más de lo malo que de lo bueno.  ¿Percepción equivoca?   ¡Posiblemente no!

Es curioso que profesionales de experiencia y algunas instituciones de la Sociedad Civil no vean en lo actuado, por el presente gobierno, con su muy particular estilo, el oportuno uso de una fisura jurídica, existente, que bien pueda o no, al aplicarse, romper el ultrajante paradigma de la impunidad.

Si el Presidente del Cambio estuviese actuando contra alguien designado por el gobierno pasado, cuya transparencia distinguió su actuar en defensa de los intereses de la patria, de manera contundente y en persecución definitiva y clara de delitos advertidos, lo criticables seria su apoyo al continuismo. ¿Ha manifestado algún, reverente, filósofo que el cambio es fácil?

Para ir acentuando la temática a la titulación del escrito, procedemos a resaltar que la reafirmación del cambio requiere, de una reforma integral a nuestra Carta Magna.

A tales efectos, inicio por referirme a aquellos artículos que propugnan la acumulación de poderes y así, iniciamos por recomendar la revisión de su Artículo 2. Ya que ni en ésta ni otras leyes,  se define la actuación limitada y separada,  pero en armónica colaboración; naturalmente, en una patria cuyos gobiernos se definen por su objetividad, tal no sería necesaria.

Por no ser este el caso, ir al encuentro de la minimización de la acumulación de poderes, vía el mal empleo de éste artículo, se hace impostergable estudiar y ejecutar la reforma del mismo. El empleo sutil de tales actitudes podría alcanzar la meta no deseada.

Parte II continuaremos.

<>

Publicado el 7 de marzo de 2010 en el Diario El Panamá América , a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.