La canasta que no bajará

La opinión de…..

.

Elías M. Levy

Hace unos días leí noticias en las que el señor ministro de la Presidencia, Demetrio Papadimitriu, manifestaba que “bajar el costo de los alimentos de la canasta básica será “algo difícil”, debido a que la inflación afectó el mercado local y que “bajar los alimentos no es una tarea fácil”, entre otras afirmaciones.

En ese sentido hemos visto cómo en los últimos tres años han aumentado los precios de la canasta básica familiar, lo que representa un verdadero problema, no solo a los trabajadores más humildes de este país, sino a toda la sociedad panameña.

Según estadísticas del Ministerio de Economía y Finanzas, en enero de 2007 el precio de la canasta básica se ubicaba en $210.84 y según las mismas fuentes en diciembre de 2009 se encontraba en $266.87.

Al analizar la realidad económica mundial de los últimos tres años, no nos debería sorprender que se haya dado este aumento;   en julio de 2008 el barril de petróleo costaba más de $140.00, el kilovatio hora se pagaba en la república de Panamá a 22 centavos, el galón de gasolina costaba $4.20, el precio del maíz rondaba los $260.00 la tonelada y los aranceles de importación eran un factor importante al momento de fijar los precios finales. Ese año, la canasta básica familiar terminó costando $273.85, según la fuente anteriormente citada.

Hoy, la economía mundial y panameña nos brinda un nuevo escenario; el barril de petróleo está en un promedio de $75.00, el kilovatio hora se vende en Panamá a 16 centavos, el galón de gasolina de 95 octanos se vende en $3.05 y el actual gobierno tomó la decisión de rebajar las tasas arancelarias de 121 productos.

Sin embargo esta nueva realidad solo le ha representado a la familia panameña un ahorro de $3.73 en relación a enero de 2009 y un sobrecosto de $63.01 con relación a enero de 2007.

Recuerdo que en una entrevista televisiva del 3 de octubre de 2007 realizada por la actual ministra Lucy Molinar, se dijo que era muy fácil de eliminar esta distorsión. De acuerdo a nuestro punto de vista y los datos estadísticos plasmados en este artículo, los factores que encarecían los costos de operación y adquisición de productos por parte de los comerciantes ya desaparecieron y deberíamos estar, por lo menos, con los precios similares a los de 2007.

El pueblo ya hizo lo que le tocaba hacer, es hora de que los dueños de las distribuidoras y los supermercados pongan los intereses del pueblo primero y acepten, como se dijo ese 3 de octubre, una regulación de precios más justa y equitativa de algunos productos de la canasta básica familiar.

<>

Publicado el 5 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: