En defensa del sindicalismo (Parte I)

La opinión de….

.

Carlos Ayala Montero

Hoy que se discute la validez del sindicalismo, es apropiado puntualizar lo siguiente: Un sindicato es una organización de trabajadores (o de empleadores según la OIT), de cualquier clase, que busca organizar, representar y defender a sus miembros. Es un interlocutor natural y necesario del sector empleador porque impide o reduce las injusticias en la relación de trabajo; canaliza los reclamos y promueve la redistribución de la riqueza; es esencialmente un instrumento de paz social y no de confrontación pues si no existieran, la violencia social haría imposible las relaciones de trabajo. Así fue desde sus orígenes en el siglo XVII, hasta nuestros días (por cierto, los primeros sindicalistas fueron los comerciantes del medioevo).

Más de 300 millones de trabajadores conforman los sindicatos en el mundo; la tasa media de afiliación es cerca del 20%; en América Latina es de aproximadamente 23%. En Argentina es de 52% y en Cuba del 98%. En Panamá es de 11%.

La estructura sindical mundial, regional y nacional se basa en la elección de sus dirigentes. Allí nadie es impuesto aunque a veces la lucha por la dirección es difícil. En Panamá los dirigentes se reeligen porque la mayoría de los miembros del sindicato no quieren ser objeto de la persecución que sufren los dirigentes; en los sindicatos controlados por los empleadores (amarillos) no se promueven cambios de dirigentes, obviamente. A los líderes sindicales nadie les quiere dar trabajo, por eso deben continuar en la dirección sindical o retirarse sin seguridad económica alguna.

Los sindicatos panameños existen desde 1855 y lograron conquistas importantes como las vacaciones anuales; jornada de 8 horas; el salario mínimo legal; estabilidad laboral; facilitan becas a su miembros; promueven el deporte; la convivencia social; la solidaridad; apoyo en calamidades, etc. En 2007 se firmaron 68 convenciones colectivas promovidas por sindicatos, que beneficiaron a casi 22,000 trabajadores; 56 de ellas se negociaron fuera de MITRADEL, sin traumas ni enfrentamientos insuperables. En ese año se presentaron 157 reclamos colectivos ante MITRADEL, lo que demuestra una actividad sindical consistente. No es secreto que los afiliados a los sindicatos reciben salarios superiores al mínimo legal debido a la negociación colectiva. Con 350 sindicatos presentes en todas las ramas de la actividad económica, la gestión sindical es plenamente vigente, aunque pudiera ser más efectiva si no se le saboteara.

Dirigentes como Luis Anderson; Pablo Arosemena; Domingo Barría; Angel Gómez; Marta Matamoros; Norma Cano entre otros, hicieron grandes aportes al desarrollo nacional en la lucha por la recuperación de nuestra soberanía y en la defensa nacional e internacional de los derechos de los y las trabajadoras.

No se puede desconocer el aporte del sindicalismo al país, intentando desacreditar a su dirigencia, que sin ser perfecta ha enfrentado todos los embates del enemigo neoliberal, con estoicismo, con valentía y sobre todo con profunda convicción histórica que sólo si desaparece la injusticia social desaparecerán los sindicatos. Hay que promover en vez de perseguir al sindicalismo, tal como reza el Código de Trabajo panameño.

<>

Publicado el 6 de marzo de 2010  en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

El Doctor Krause en Chiriquí

La opinión del periodista….

Juan B. Gómez

El famoso economista argentino Martin Krause vino a David a presentar una conferencia sobre:  Fortaleza institucional contra el autoritarismo; una aproximación a la calidad institucional”. Antes estuvo en Radio Chiriquí, donde yo tuve el honor de entrevistarlo.

El doctor Krause explicó con gran lucidez el motivo de su conferencia: Los mejores gobiernos son los impersonales e invisibles. Y preguntó, si sabíamos quiénes son los presidentes de Finlandia y de Suiza. Y nadie pudo contestarle. En cambio, volvió a preguntar: ¿Alguien ignora quién gobierna en Venezuela?”

Afirmaba que mientras los gobernantes tienen más poder, peor para el pueblo. Sin la libertad, el pueblo no puede crecer ni progresar. Se mostró en contra de los gobernantes que quieren monopolizar los poderes del Estado.

En nuestra entrevista le señalé a Krause, que había vivido casi un año en Ginebra- Suiza, y nunca supe quién era el presidente de ese país. En cambio en el nuestro, durante la dictadura de Torrijos, se hizo una constitución en la que lo declararon, con su propio nombre, dueño absoluto del poder.   En él se concentraron los tres poderes del Estado. Y el resultado de ese vasallaje fueron 21 años de un gobierno opresor que humilló hasta el servilismo más abyecto al pueblo panameño.

En el Club David, cuando llegó el momento de las preguntas, yo dije: “ En Panamá la dictadura nos dejó como herencia un basurero, pero en democracia esta situación desastrosa se recuperó pronto”.   Y le pregunté al Dr. Krause: “¿Todas las dictaduras son tan negativas como la que tuvimos nosotros? El contestó que, no sólo en política el monopolio del poder resulta negativo, también en el mundo empresarial, cuando se hace un monopolio, el pueblo es el que sale perdiendo. No hizo alusión a ninguna dictadura que fuera favorable al pueblo. Y agregó que la cultura, mientras más se eleva en un país, es más favorable a ese país. Allí se fortalecerá la democracia y el respeto por las instituciones. Así se avanza hacia una verdadera calidad institucional. Panamá está muy lejos de adquirir esa excelencia institucional.

También participaron con sólidos argumentos sobre nuestra condición institucional, el señor John Bennet y la licenciada Angélica Maytín.

Felicitamos al Club Rotario, a la Universidad Tecnológica Oteima, al Movimiento por el Patrimonio Histórico de Chiriquí y el Instituto de Estudios para una Sociedad Abierta, por el acierto de traer a nuestra provincia a un profesional de la extraordinaria competencia del Dr. Martin Krause.

<>

Publicado el 6 de marzo de 2010  en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Volver a las lecciones de cívica

La opinión de…..

.

Ricardo Cochran

En la antigua Grecia, los filósofos exponían sus afirmaciones sobre lo que debía ser la conducta del buen ciudadano, porque el sistema en que vivían era el de la ciudad-Estado, por lo tanto, era una constante preocupación la formación de un individuo que, desde su nacimiento, estaba destinado a participar directamente en la defensa de su ciudad o en las asambleas, en el Gobierno o en la convivencia con los otros ciudadanos igual que él.

Todas las personas disponen de conocimientos que responden a las necesidades de sus respectivas sociedades y brindan aportes para resolverlas en la medida de sus posibilidades.

Un licenciado en leyes se encargará del aspecto jurídico en el cargo público que se le asigne y así, sucesivamente, ocurre con otras profesiones, por traer un ejemplo.

Pero sobre todas las profesiones aprendidas, inclusive el más iletrado del país, tiene una idea que está por encima de todas: la cívica, el civismo y la urbanidad.

Podrá ser un alto funcionario o podrá ser una persona sin preparación, pero todos necesitamos de las normas de convivencia pública, las cuales están basadas en el respeto, la urbanidad, la educación y la inteligencia misma de cada miembro de la sociedad que puede discernir entre lo malo y lo bueno.

Ninguna ley se hará sentir, ninguna política económica salvará a la sociedad, ninguna obra de ingeniería será efectiva, etc., si el individuo mismo, por dentro, no está orientado a hacer el bien o a cumplir con sus deberes, poseyendo una idea de civismo.

Quien piense que solo de pan vive el hombre, ¡se equivoca! Las buenas acciones, las buenas políticas, la justicia, la convivencia misma solo puede ser apreciada, defendida y promocionada si la persona hace de la cívica parte de su integridad personal; si un abogado graduado digamos en la Georgetown, a la hora de hacer justicia en el cargo que el pueblo le asignó no lo hace, no es por desconocimiento de las leyes, puesto que es académico, no le hará justicia al pueblo porque él mismo, como persona, no tiene ni moral ni ética y muchos menos sabrá lo que es ser un hombre cívico.

De tal manera, las lecciones de cívica se toman para hacer de nosotros ciudadanos más correctos. La cívica se enseña al niño, al joven, al adulto, que luego será autoridad o figura pública, que luego será legislador y que de último será presidente (a) de un país.

La enseñanza, como proceso, toma en cuenta la etapa biológica y la etapa social. Ahora, si durante el camino se alió con hombres corruptos, sin civismo alguno, si en el camino estuvo fusionado a partidos políticos ladrones del dinero del pueblo, si en el camino fue próximo a gente utilitarista, hedonista y de un estrato moral muy bajo, saldrá un individuo que repudiará al que hace una buena gestión para su familia, para la comunidad o para el país, ya que como con quienes se adjuntó eran hombres y mujeres sin ningún civismo, ética o idea del bien, hará de su hogar, de su comunidad y de su país lo que han hecho a otros: ¡un infierno!

<>

Publicado el 6 de marzo de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

CSS invertirá un millón

La opinión de la Ex Banquera….

.

Lucy A. de Jaén

La CSS invertirá un millón de dólares para comprar “laptops” a médicos, me llamó la atención y leí con detenimiento el artículo.

Guillermo Sáez Llorens asegura que el sistema evitará largas filas en el área de Farmacia,  pero los médicos de la CSS no ven con optimismo la implementación del moderno sistema, y yo como banquera que fui por más de veinte años tampoco veo la necesidad de gastar un millón de dólares sólo con ese fin.

Por favor, esas filas se forman en el correo (pensión a jubilados), en los supermercados, en los cines y hasta en las entradas de los autobuses.

A mí me asusta leer que según la tecnología que se pretende implementar “si un médico requiere realizar cualquier examen a un paciente lo puede solicitar a través de su computadora y el resultado llegará por esa misma vía.   Por favor, en qué país vivimos. Eso sólo puede darse si el paciente fue atendido anteriormente por el mismo doctor y el resultado de la inspección anotado en su computadora. También si se tiene relación con el doctor que atendió al paciente originalmente.

Guillermito, no permitas que las largas filas en el área de la farmacia te asusten.   Ocupa tu tiempo en cositas peores que sí deben acabarse. Por ejemplo, es necesario que el gobierno se ocupe en adecentar las escuelas; es decir, que tengan lo necesario para educar a los alumnos que son bastantes; hacer lo mismo con las clínicas del Seguro Social y evitar las largas filas que se tiene que hacer para la atención médica ya sea aumentando el personal que atiende o exigiendo mayor servicio compensado con salarios equivalentes.

Todo lo que sugiero cuesta muy poco; no fue en vano mi educación bancaria por muchos años.

<>

Publicado el 6 de marzo de 2010  en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Reformas perversas contra la CSS

La opinión del Escritor y Editor….

.

VIRGILIO  ARAÚZ

Después de nombrar a amigos(as) con sueldos de $6,000 en puestos creados para ellos(as), con el mismo argumento de Pérez Balladares cuando aumentó el salario a ministros: “ganan más en la empresa privada”; la administración Martinelli – Sáez Llorens, pretende, con unas reformas perversas, por decir lo menos, acabar la poca autonomía que tiene la CSS, poniendo en manos del director lo siguiente:

1. El control de los fondos hasta por tres millones de balboas, (en la actualidad puede autorizar gastos hasta 250,000).

2. Al mismo tiempo incluyen, contratación directa hasta por tres millones.

3. Faculta realizar acuerdos o convenios “ de cualquier índole ”, cuando esta era función de la Junta Directiva, limitada a acuerdos de “ seguridad social o afines ”.

4. El director, puede externalizar (privatizar) los servicios de salud y cualquier otro, pasando por encima del artículo 70 que dice textualmente: “ Queda explícitamente prohibida la adquisición de aquellos servicios que la Caja de Seguro Social se provee a sí misma y a los asegurados de manera normal, salvo en los casos en que la Institución se encuentre temporalmente imposibilitada. En esta última circunstancia, las autoridades de la Caja de Seguro Social estarán obligadas a acelerar los procesos que permitan eliminar lo más rápidamente posible la adquisición externa de dichos servicios ”.

Y del Artículo 3, numeral 1. “ La Caja de Seguro Social es una entidad del Estado, de Derecho Público, no privatizable, autónoma, en lo administrativo, funcional, económico y financiero …”.

5. Puede trasladar partidas, (en la actualidad, función de la Junta Directiva).

Como vemos, el director general, impuesto por Martinelli, tiene objetivos bien claros y no como se presenta en los medios con cara “ de yo no fui ”, cuando siendo gerente de la GBM, consiguió un contrato por cuatro millones de balboas en contratación directa con la administración PRD-Luciani. (Resolución de Gabinete No. 110 de 14 de julio de 2008).

Es decir, conoce bien de los negocios en la CSS. Si agregamos que los aparatos más costosos que compra la CSS, no cuestan más de dos millones de balboas, se abre la posibilidad de que el dictador de la CSS, pueda comprar todo, además en contratación directa, con el supuesto control de la Contraloría, el CENA y el Consejo de Gabinete, que son ellos mismos. De imponer la externalización de servicios de toda índole, tenemos el cuadro completo.

Éstas reformas, ponen en peligro los fondos de la institución y vendrán en el futuro aumentos de cuotas, años de cotización o de edad de jubilación. Sáez Llorens no tiene excusa, cuando concursó para la dirección conocía la Ley, y con ella, prometió el cielo y la tierra.

Dos arbitrariedades más de las reformas perversas facultan al director a:

1. Liquidar la estabilidad de los funcionarios de salud y administrativos de la CSS, al tener también la potestad (antes de la JD) de suprimir,  no cargos como dice la ley actual,  sino las posiciones que tienen de manera individual los trabajadores (as).  De ahí que aparezca al final del “ proyecto ” entre los artículos a derogar, el 49 que reconoce el derecho a la estabilidad de las y los funcionarios.

2. Con un supuesto retiro voluntario de las y los jubilados el director decide quién sigue o no en el puesto; y, si alguien no acepta el retiro, se le quita la estabilidad convirtiéndolo en funcionario (a) de libre nombramiento y remoción, aunque tenga 40 años de servicio.

Definitivamente el pueblo no puede dejar pasar estas reformas perversas.

<>

Publicado el 6 de marzo de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.