Economía del Desperdicio o del Subsidio?

La opinión del Economista…..

.

Francisco Bustamante

Sé que lo que voy  a decir a mucha gente no le va a gustar. A mí mismo no me gusta, ya que también recibo subsidios. Pero ningún subsidio sale del bolsillo del gobernante de turno. Sale de los contribuyentes. Es decir, por un lado te dan  y por otro te quitan. Si te quitaran lo mismo que te devuelven, o más, estaríamos a la par o ganando.  Pero usualmente no es así. Veamos.

Todo subsidio tiene asociado un gasto o costo de administración. El caso del FECI. Se gastó más en administración del mismo a través del subsidio a la burocracia del BDA, que lo que le llegó al pequeño y mediano productor agropecuario.

El impuesto al seguro educativo. Se usa para darles becas a los representantes para distribuirla entre sus comunidades. Para sindicatos, medios de comunicación estatales, etc.  Estos son apenas dos ejemplos claros porque la fuente de  financiamiento está identificada.

Pero hay otros subsidios que salen de los impuestos en general. Los subsidios a las empresas exportadoras, que inicialmente se usan para estimular su ingreso al mercado, y se vuelven parte integrante de los ingresos de las mismas.

Los subsidios al consumo de energía, como dijo un alto funcionario, que beneficia inclusive a las casas de playa, etc. El subsidio a los jubilados. Pregunto: qué tipo de jubilado aprovecha los descuentos en restaurantes o en boletos aéreos? La mayoría que gana poco en sus pensiones, o la minoría en el tramo superior de ingresos por pensión?

No te doy nombres, pero sé de gente de ingresos altos sacando sus tarjetas de jubilados para amortizar consumo en restaurantes 5 estrellas. Necesitan ese subsidio? Claramente no.  No es indispensable. Sé que me estoy dando un tiro en el pie, pero esos son los hechos.

Y me preocupa que la reforma tributaria se justifique en base a una práctica de dar subsidios. Porque los subsidios deberían ser considerados como parte de la política de seguridad social del Estado, como un porcentaje del PIB, y de acuerdo al mayor impacto en los más pobres.

Yo estudié becado en secundaria, y en mi postgrado. Y no pagué semestres por índice académico en  la Universidad de Panamá, mientras vi a dirigentes estudiantiles repartiendo exoneraciones de matrículas a sus amigos. Dónde están los incentivos para que los estudiantes se esfuercen en ser mejores si todos tienen una beca, no importa si aprovechan o no?

Y me temo que el nuevo metro necesite subsidios para operar. Cómo no conozco ningún ejercicio publicado sobre la rentabilidad del mismo, espero, ruego a Dios cruzando los dedos de los pies y de las manos, que no demande subsidios para operar.

Y  ruego que el gobierno actual procure los ahorros necesarios en la gestión pública, para que no tengamos que poner más impuestos, para financiar los subsidios ya aprobados. O los  nuevos por venir.

<>

Artículo enviado el 4 de marzo de 2010 a Panaletras por el autor a quien damos todo el crédito, el mérito y la responsabilidad que le corresponde.

Las semillas y El Arca de Noé (II)

La opinión del Ingeniero….

.

PEDRO RIVERA RAMOS

No hay duda de que por su impresionante y avanzada complejidad técnica, su esplendorosa belleza estética, sus medidas de contingencia y de seguridad y su objetivo de garantizar hasta por miles de años, la conservación de la diversidad cultivada del mundo, la Bóveda Global de Semillas debiese despertar en todos, en este su segundo aniversario, un sentimiento de seguridad alimenticia y de justificada felicidad universal.

Para los apasionados defensores de este proyecto, ahora los seres humanos podemos dormir más tranquilos, sabiendo que ante un desastre colosal en la producción mundial de alimentos, estaremos en condiciones virtualmente de recomenzar. “ Al menos la humanidad ahora tiene un Plan B ”, afirmó exageradamente hace algún tiempo Caryl Fowler, director ejecutivo de esta obra y del Global Crop Diversity Fund (Fondo Mundial para la Diversidad de Cultivos), entidad de carácter privado fuertemente financiada por las grandes transnacionales de las semillas y los plaguicidas, y que junto al Ministerio de Agricultura y Alimentación de Noruega y el Banco Genético Nórdico, constituyen los responsables principales de las políticas y las decisiones que se adopten, con relación a las muestras depositadas en esta bóveda.

Naturalmente que toda medida o toda acción dirigida a frenar realmente la erosión genética de los recursos vegetales, proceso que empezó a acentuarse en la década del 50, junto con la llegada de la Revolución Verde, debe recibir nuestro respaldo y estímulo sincero. No obstante, para alcanzar resultados verdaderamente alentadores en la protección y conservación de los recursos genéticos, es preciso que le concedamos a la conservación in situ , es decir, al mantenimiento de la diversidad en los propios campos y parcelas de los campesinos y pueblos indígenas, el lugar preponderante y esencial que se merece y urge. Allí reside la verdadera seguridad y soberanía alimentaria que la Humanidad necesita y reclama.

<>

Publicado el 3 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

El sentido común en la educación

La opinión de……

O

Miguel A. Boloboski Ferreira


Siempre he manifestado que el sentido común, o como dicen los anglosajones the common sense, es lógica, juicio, sensatez; pero, por sobre todo, conocimiento práctico y sentido de la realidad.

Es público y notorio que la educación panameña va de mal en peor. Según a quien le preguntes dirá que la responsabilidad recae en todos menos en quienes verdaderamente la tienen. Plantearnos una reforma curricular será siempre motivo de conflicto, y mientras se encuentra una solución consensuada en donde no necesariamente se haga lo correcto, nuestro país seguirá malgastando una inmensidad de recursos con el agravante de ir marcha atrás. Cuando, finalmente, queramos reaccionar (si es que se puede), tendremos que actuar a la brava, con las consecuencias de actuar coactivamente.

Algunas semanas atrás, manifesté en mi segmento televisivo “Crucigramas” que lo mejor que podía hacer el Ministerio de Educación era postergar la reforma curricular y abocarse de lleno a la construcción y habilitación de liceos de excelencia. Uno por provincia/región, incluyendo a las áreas indígenas.

Pues bien, o los chilenos escuchan mis comentarios o simplemente tienen en alto grado su sentido común. El futuro ministro de Educación del recién electo Gobierno chileno, don Joaquín Lavín, manifestó que el sello del Gobierno en materia educativa será una red de 50 liceos de excelencia, recalcando, además, “que serán el gran ascensor social de los próximos años para jóvenes talentosos y esforzados de familias de menores recursos” (que ingresarán por rendimiento académico).

Está de más decir que una buena y sólida educación es la base para el desarrollo futuro de todo ser humano. No resolver el tema de la educación “ya” es una “inexcusable e imperdonable” irresponsabilidad de nuestra generación. ¿Por qué razón hemos de condenar al fracaso a esa gran parte de la juventud que depende en exclusiva de los centros públicos educativos?

La solución al problema no es fácil, ni en la forma ni en el fondo, y menos aún en el plazo o tiempo que tomará resolverlo. Señora ministra, dele un vuelco al tema, olvídese de la reforma curricular e inicie la construcción de estos liceos de excelencia. Eso sí, contratando a los mejores educadores nacionales y extranjeros, y reconociéndoles una muy buena remuneración. Le garantizo que al poco tiempo, luego de iniciados, se tendrán que ir construyendo otros más. Al cabo de algunos años, el resto de los educadores se querrá integrar (tendrán, si desean prosperar) al proyecto, su proyecto y, finalmente, en unos lustros más Panamá podrá disponer de una educación de excelencia.

Bien podría ser un proyecto en conjunto con la empresa privada que se desarrolle a través de una empresa mixta, en donde el Estado establezca las pautas y normativas que nos permitan como sociedad alcanzar los objetivos de calidad que el mundo exige.

Nuestra Constitución Política, inclusive, aborda el tema de manera clara: Artículos 49, 91, 96, 282, 283, 284, 287.

“Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre. El hombre no es más que lo que la educación hace de él”. Immanuel Kant

<>

Publicado el 3  de marzo de 2010 en el Diario La Prensa,   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Oportuna lección de Óscar Arias

El presidente de Costa Rica distinguió la legalidad de origen de un régimen de la legitimidad de ejercicio del poder

La opinión de….

.

OSWALDO ÁLVAREZ PAZ

La Cumbre recientemente realizada en Cancún, México, consolidó la triste imagen de América Latina y el Caribe.  Luce inconveniente medir a los gobiernos con la misma vara, pero es imposible silenciar la forma en la que bastantes de ellos se han alejado de los objetivos de la OEA (Organización de Estados Americanos) y de la Carta Democrática por una parte y, por la otra, como de tanto inventar nuevas iniciativas pasan de una a otra sin darle contenido real a ninguna, pero siempre destruyendo lo que medianamente ha existido.

Calificados analistas del planeta han opinado en abundancia. El balance es negativo y algunos espectáculos deplorables.  Basta con recordar el “sea usted varón” del presidente colombiano Álvaro Uribe al presidente venezolano Hugo Chávez y la mandada para el carajo de este último al primero. También la presencia del presidente cubano Raúl Castro y la ausencia del hondureño Porfirio Lobo, lo cual refleja el relajo existente en materia de valores esenciales de la democracia.

Recordemos también la retórica integracionista cuando el gobierno venezolano acabó con la Comunidad Andina de Naciones, con el Grupo de los Tres —México, Colombia y Venezuela— y simultáneamente Mercosur no aprueba el ingreso de Venezuela, se deja morir al Sistema Económico Latinoamericano (SELA), el ALBA (Alianza Bolivariana para las Américas) sigue como trinchera de los petrochulos y Unasur continúa dando tumbos sin concretar, ni siquiera, personalidad jurídica propia.

En fin, podríamos agotar el espacio con estas ligeras pero serias reflexiones, una de las cuales fue ver en un foro internacional, al presidente Chávez disfrazado de general del ejército cubano.

Sin embargo, es justo un reconocimiento especial a Óscar Arias, presidente de Costa Rica. Su intervención fue una oportuna lección para los mandatarios presentes.  Antes lo había hecho en una Asamblea General de la OEA, pero ahora fue mucho más oportuno. Distinguió la legalidad de origen de un régimen de la legitimidad de ejercicio del poder.  Habló de cómo los gobiernos destruyen la democracia desde la democracia misma, que liquidan el ordenamiento jurídico desde una dudosa legalidad construida gracias a la manipulación de las instituciones bajo su control.

Todo ello y mucho más, agregaría yo, en nombre de un socialismo a la cubana fracasado, pero en etapa de neoexpansionismo gracias a la vocación subversiva de Chávez.

Se trata de la revolución permanente, de la generación espontánea del Derecho. Primero van los hechos y después la construcción del piso jurídico para darle estabilidad al proceso. Los gobiernos del área no se dan por notificados. Pretenden ignorar la gravedad de estas situaciones. Los peligros son reales.

<>

Publicado el 3 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Reforma Tributaria, Plan Estratégico y Eficiencia del Sector Público

La opinión del Economista……

.

Francisco Bustamante

Estamos en medio de la discusión de dos documentos que afectarán la vida de todos los panameños.

Uno de esos documentos es el Plan Estratégico de Gobierno de 2010-2014 y el otro es la Reforma Tributaria. La ciudadanía, y el gobierno, se han centrado en la discusión de ésta última, dejando de lado tal vez lo más importante a mi juicio,

(a) establecer la prioridad, necesidad y razonabilidad del Plan Estratégico de Gobierno,

(b) Ganar las mentes de la Sociedad Civil de que el Plan es bueno, que es posible, y que tendrá mejoras reales para el país en general,

(c) Establecer que el mismo depende de que se cumplan condiciones necesarias como son,

(i) las hipótesis sobre el cual está el Plan se cumplen sustancialmente,

(ii) los recursos públicos se logran en la medida y tiempos esperados, y

(iii) se cuenta con la capacidad institucional para llevarlas a cabo, así como la capacidad política para el necesario apoyo a las adecuaciones que hay que instrumentar.

Y aquí la puerca torció el rabo.  Se ha hecho todo al revés. Primero, se elimina la estabilidad de los empleados públicos.   Estoy de acuerdo que se eliminen todos los que entraron al Servicio Civil por la puerta de la componenda partidista, el apernarse al puesto sin medir las capacidades. Pero se reemplazó con una disposición que le permite al actual gobierno que puede nombrar de a dedo, sin un proceso de selección de los mejores. Se hizo una miscelánea fiscal, cambiando valores de distintas tasas, apropiándose del FECI que se supone es para apoyar el Agro, se propone la reforma tributaria, y finalmente se preparó el Plan Estratégico.

Yo creo que hay factores estructurales que deben ser erradicados de la Administración Pública y que no requieren una Reforma Tributaria, ni siquiera un Plan Estratégico ambicioso como el formulado. Estos son,

(a) eliminar las fugas que existen en la tributación actual,

(b) eliminar impuestos que son más costosos su cobro que su producto,

(c) eliminar las barreras burocráticas que hacen al ciudadano común y al empresario, una odisea cumplir con sus deberes fiscales;

(d) optimizar el uso de la tecnología informática instalada, que se usa de archivos en el mejor de los casos en los servidores o como máquinas de escribir,

(e) ampliar el adiestramiento de las oficinas de adquisiciones y personal técnico para que puedan llevar a cabo los trabajos de licitaciones necesarios para ejecutar el plan de inversiones en infraestructura de casi 5.8 mil millones de dólares,

(f) reforma urgente de la educación en Panamá. El rezago en este tema es criminal contra la gente pobre de este país. Empezando por sus dirigentes magisteriales.

¿Y qué decir de la eficiencia del sector público en sus distintos programas?  ¿Cómo sabe el contribuyente que sus dineros están bien usados?  ¿FIS, CEMIS, Navidad Guinness, juguetitos repartidos a los diputados, etc.?

Mientras el Estado no muestre señales claras de que está caminando en esta dirección, es muy difícil, por más buenas intenciones que tenga, que la ciudadanía pague gustosamente más impuestos, porque no existen los mecanismos claros o aplicados para acabar con la discrecionalidad en el uso de los mismos. O lo que es peor. La impunidad.

En esencia estoy de acuerdo con lo que el gobierno propone, sujeto a que me hubiese gustado ver un Plan para Mejorar la Eficiencia del Sector Público, incluido evaluaciones de resultados a todos los niveles, incluidos educadores desde pre-básico hasta universidad. Resultado de los programas sociales implantados, una política clara de subsidios, un Plan Estratégico y finalmente una Reforma Tributaria que fuese aceptada por la Sociedad. Para lograr la Gobernabilidad en el mejor sentido de la palabra, es decir, el apoyo ciudadano a lo que el gobierno propone.

<>

Publicado el 3 de marzo de 2010  en el Diario  El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Un modelo educativo para Panamá

La opinión de….

.

MODESTO A. TUÑÓN F.

J es una entusiasta e inteligente joven que estudia en la Universidad Tecnológica de Panamá y ya realiza prácticas profesionales en una institución. Cuando habla sobre sus competencias, expone su inclinación hacia los números y demuestra aborrecimiento en dirección a aquello que se relacione con la lengua que habla, las reglas gramaticales y la literatura.

Unos estudiantes que recién entran a la universidad y se preparan para iniciar una licenciatura, el primer día no pudieron contestar quién era el Libertador. Luego, miraban con asombro la lección de “ repaso ” de su profesor para establecer un ajuste o una línea de base conducente a homogeneizar el conocimiento y saber desde dónde iniciar el proceso de enseñanza-aprendizaje a ese nivel superior.

El colmo fue cuando se intentó desmembrar una oración para analizar su estructura. A la pregunta sobre qué palabra era el verbo, hubo un silencio que luego culminó con una especie de adivinanza y cada quien escogía la palabra que consideraba podría ser la que representaba la acción en el texto que estaba escrito en el pizarrón.

En ambos casos que aquí presento como ejemplos y que son ilustradores entre múltiples posibilidades, existe una situación muy especial con las inteligencias que ostentan estos estudiantes. En la primera, hay una clara tendencia hacia el dominio de operaciones y conciencia de las debilidades.   El segundo escenario es caótico, porque estos chicos van a entrar a la universidad y ni siquiera dominan las competencias básicas.

En este último caso, se expresa con patetismo toda una práctica pedagógica. Su resultado es un conjunto de jóvenes que no tienen la más mínima conciencia de la realidad sociocultural en la que se desenvuelven y menos aún del escenario donde actuarán cuando sean profesionales.

El trabajo de los educadores, pese a tanta capacitación, talleres y seminarios, aún conserva enclavado en la mente de ellos un esquema memorístico e incapacidad para desarrollar estrategias de enseñanza, que fortalezcan la personalidad y competencias de los estudiantes. En los ejemplos, al menos en el primer caso, la estudiante sabe lo que sucede con su formación, en los otros, no.

Pero los educadores son solo un componente del proceso educativo.   Cualquier análisis en esta dimensión requiere de un escrutinio mucho más amplio y que exponga el problema en toda su complejidad.

Hay un conjunto de acciones del Estado en función de una planificación (que combina ciencia y norma); también están los padres de familia que siembran los principales valores; educadores con una conciencia de utilizar las mejores herramientas en este ejercicio académico, la administración del proceso y de la infraestructura; la metodología, el clima de trabajo pedagógico, los estudiantes y la sociedad.

Cuando esto funciona como el engranaje de un todo, tenemos un modelo educativo, donde existen prioridades, metas y una visión del país a futuro. Resulta que la sociedad del futuro descansa sobre la concreción de este modelo.  En la realidad panameña ¿cuál es el modelo?

Es necesario alcanzarlo a través de unos indicadores y en el caso nacional, es paradójico su desenvolvimiento. Pese a contar con un bajísimo índice de analfabetismo; que se tiene una de las cifras más altas de inversión educativa, si se toma en cuenta su relación con el presupuesto nacional, la calidad del proceso y los resultados son pobres o desalentadores.

¿Qué es lo que no funciona y cómo se puede superar esta crisis? En primer lugar, no podemos trabajar en una dirección si no sabemos dónde estamos y hacia qué lugar queremos ir. El texto constitucional es muy genérico y da el principio para que una ley lo desarrolle. Pero para llegar a ella, es necesario hacer un diagnóstico de la realidad educativa actual en el inicio de la segunda década del siglo XXI.

Por lo general los ejercicios que se hacen en este sentido son un tanto específicos, cortos de visión y con objetivos estereotipados, como el publicado por una fundación hace unos días que parte de unos presupuestos esquemáticos y con sesgos bien marcados. Decir que la educación está viciada por la corrupción, es una verdad de Perogrullo. La corrupción es una consecuencia y no una causa; ella manifiesta un fenómeno muy concreto del estado de la administración pública.

Hay que saber qué es la sociedad panameña a estas alturas de su desarrollo. Determinar sus perspectivas y allí establecer el lugar que tiene la educación en dicho proceso histórico social. A partir de este enfoque, hay que planificar científicamente y esto quiere decir que lo político se supedita a aquello; sin embargo, van a salir políticas generales que se concretan en objetivos y que se hacen posibles, a través de un currículo.

Esto quiere decir que el proceso curricular no sale como arte de birlibirloque.   Es un ejercicio muy técnico, que es una expresión de un diálogo entre las partes. Aquí entran las negociaciones y se demuestra la capacidad del Estado de sentar a los diferentes actores a conversar, conciliar y ponerse de acuerdo en el esquema más adecuado, atinado, actualizado en que se va a desarrollar la realidad educativa y donde se escogen estrategias y se desechan opciones.

Este diálogo y sus resultados condicionan toda la metodología, su logística, movilización y las necesidades materiales, tanto generales como específicas, pues la realidad de los colegios del centro de la ciudad de Panamá, no es igual a la de Yaviza o la de El Jobo y sus alrededores, ni tampoco el ambiente en que se va a desenvolver la práctica educativa.

Si esto queda bien establecido, no será necesario improvisar con una política paternalista, ni la entrega de bonos, bolsas, ni otro tipo de esquema que corresponde a una realidad diferente a la educativa, menos trascendente y alejada de los objetivos nacionales a mediano y largo plazo, escenario en que se desenvuelve la educación y a donde debe apuntar su modelo.

Hacia esta dirección apuntan los intereses reales de la joven J y de los estudiantes que inician su carrera en estos días.


<>

Publicado el 3 de marzo de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Aumento de secuestros y prevención

La opinión de……

x

Paolo Bourelly

En Panamá en los últimos años ha crecido el fenómeno de los secuestros. Esto significa que las autoridades, las personas y las empresas deben estar más atentas a este tipo de delitos, ya sean “tradicionales” o express. El secuestro express tiene como objetivo conseguir dinero de manera más expedita y no necesariamente sumas altas, muy diferente a los secuestros “tradicionales”.

Los secuestros tradicionales son realizados por organizaciones mafiosas o terroristas que privan de la libertad a las personas por semanas o años por altas sumas de dinero. Entre algunas de las organizaciones más conocidas están la Ndrangheta, en Italia, y las FARC, en Colombia, que ha incurrido en este tipo de actividades para financiarse. Este tipo de secuestro es elaborado más inteligentemente y tiene como objetivo a millonarios, políticos o personas con influencias.

El país no escapa a la realidad de estar en la mira de bandas criminales de otros países que ven en Panamá una oportunidad para organizar secuestros tradicionales y beneficiarse de grandes empresas; ya que el dinero que se pueden ganar es mucho mayor de lo que conseguirían con los secuestros express.

Llegado a este punto la pregunta puede ser: ¿cómo podemos hacerle frente a este tipo de fenómeno criminal? Para empezar ningún país tiene los recursos económicos ni los estamentos de seguridad necesarios para proteger a sus pobladores. Todos debemos guardar las medidas adecuadas para evitar situaciones de riesgo; igualmente, las compañías que contratan a extranjeros deben ser conscientes de ofrecer la seguridad necesaria para estos.

La prevención es la manera de reducir los riesgos de ser víctimas de algún tipo de secuestro, aunque no elimina el delito de las calles.

Entre las medidas de prevención que son aplicadas en muchos países se encuentran la instalación de cajeros automáticos que funcionen con el reconocimiento biométrico del iris.  Con estos cajeros si la persona coloca el ojo contrario (izquierdo o derecho) al que tiene grabado en el sistema podría enviar una alarma a la policía e impedir ser víctima de un asalto.

La policía podría reforzar su red informativa con infiltrados en las organizaciones criminales que ya tienen identificadas, así como en los barrios que son controlados por bandas delictivas, así como mantener un amplio nivel de contacto con los estamentos de seguridad de los países vecinos. Ahora bien, para poder ejecutar intercambio de información y tener un grupo de informantes preparados y protegidos es indispensable que las personas que se nombren en los puestos clave de las instituciones de seguridad no sean removidas cada cinco años, como tradicionalmente se hace en Panamá, ya que se convierten en instituciones débiles y no proveen confianza a los entes internacionales de seguridad mejor constituidos.

Igualmente, se podrían analizar otras legislaciones que han contribuido a la reducción de los secuestros. Las empresas multinacionales que invierten en Panamá podrían elaborar manuales de seguridad, cursos de capacitación de seguridad básica y avanzada para su personal local e internacional. Estos contribuyen a aumentar la conciencia de los trabajadores sobre la seguridad personal.

Los secuestros son un fenómeno complejo y mayormente realizado por organizaciones bien establecidas, por ello, a medida que se cierran los cercos de seguridad se van haciendo más sofisticadas. Es importante que tanto el Gobierno Nacional como todos los entes y compañías que tienen que velar por la seguridad de sus trabajadores realicen un esfuerzo y trabajo coordinado para disminuirlo.

Si bien la seguridad tiene un costo, este no es mayor al valor que tiene la vida. Tanto el Gobierno como las empresas internacionales deben realizar un análisis del costo-beneficio para proteger a su gente de los que se dedican a secuestrar y extorsionar por dinero.

<>

Publicado el 3  de marzo de 2010 en el Diario La Prensa,   a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

.