Para tomar en serio el Carnaval

La opinión de…..

.

Dairo Herrera Cotina


El Carnaval es la expresión cultural más importante de nuestra nacionalidad porque reafirma nuestra identidad como pueblo.  Es un símbolo de la Nación y a la vez una oportunidad para crecer con aspiraciones de equidad social. El Estado debe permitirles a los ciudadanos acceso a estos bienes simbólicos.   Señor Presidente: es tiempo de pensar en un Ministerio de Cultura.

Atrás quedan las declaraciones públicadas por los medios, antes y durante el Carnaval 2010, desatinadas por algunos, atinadas por otros y descabelladas por los “metomentodo”; por lo tanto, es inminente la necesidad de convocar a un diálogo nacional para concertar y abrir espacios de discusión que nos permitan insertar nuestro Carnaval y, por ende, a Panamá, en el escenario mundial, tal como lo han hecho Brasil, Colombia y Puerto Rico desde nuestra América.

Nos falta humildad para hacer las cosas en grande, necesitamos una mirada más fraterna, solidaria y objetiva para evaluar juntos esta oportunidad; la venda de la subjetividad nos lleva a subestimar nuestro acervo cultural y se notan a la distancia intereses individuales o grupales limitados al simple cálculo económico, propio de una lógica estrecha del mercado, donde el poder económico es más fuerte y prevalece por encima de la cultura. El Estado debe actuar y no permitir soltarle las riendas al libre mercado. El Carnaval es un legado de nuestros antepasados desde la Colonia, formalizado desde finales del siglo XIX y protocolizado desde la primera década del siglo XX, existe un Carnaval, es un bien común que le pertenece a todos los panameños y ahora debemos en estos tiempo trabajar con la visión de compartirlo con la humanidad.

Hoy tenemos mil y una razones para que nuestro Carnaval rebase las fronteras porque hace mucho rato dejó de ser un patrimonio nacional, observemos su tradición centenaria, y si de comparar con otros carnavales se trata fijémonos en el derroche de alegría de la gente por las calles, nuestras comparsas y disfraces, la dedicación y entonación de nuestras murgas, la diversidad cultural desde Colón hasta David, y qué no decir de los trajes de tradición, las espectaculares polleras y el montuno.

Nuestra democracia entregó en 2009 un mandato a Ricardo Martinelli y le confió nuestra cultura, dentro de ella el Carnaval, por lo tanto, estamos seguros que nuestro Presidente de la República revisará atentamente lo sucedido en este Carnaval 2010 y valorará los logros, pero no echará en sacos rotos las equivocaciones y la miopía de muchos actores en estas festividades. El pueblo hizo y seguirá haciendo lo que le corresponde año tras año, ahora le toca al Gobierno apoyar y reforzar esta gestión en pro de la cultura y en defensa de nuestra tradición carnestolenda.

<>

Publicado el 28 de febrero de 2010 en el Diario La Prensa,  a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: