El cobro de peaje en los corredores

La opinión del Periodista…

.

JEAN  MARCEL  CHERY

HAY EMPRESAS Y HAY EMPRESAS. Cuando uno no sabe prestar un servicio público es conveniente invertir en asesoría, tecnología y sistematización para generar niveles de satisfacción.

El gran problema que confrontan los concesionarios de los corredores que existen en la ciudad de Panamá es la incapacidad de prestar un servicio óptimo. Todos provienen del sector de la construcción. Serán expertos en la construcción de infraestructura, pero las largas filas que se ven en ambos corredores denotan una incapacidad para cobrar el servicio que prestan.

Gran parte de la antipatía que generan es de los usuarios que deben formar cola para que los corredores puedan cobrar, algo que ninguno de los dos corredores principales del país se dan abasto.   Para prestar un servicio masivo como lo son los dos grandes viaductos que alivian el tráfico citadino, hay que gozar de alguna capacidad técnica. Lamentablemente ninguno de los dos concesionarios la posee. Tampoco parece que les importa. Luego tampoco deben quejarse por la mala imagen que gozan frente a la opinión pública.

Nada de esto tiene que ver con las complejas fórmulas financieras que son ley del contrato o si ya recuperaron su inversión o si parte de la inversión se pagó con tierras o no. Al usuario le importa poco que sea una empresa privada o el Estado el que preste el servicio. Le importa que el servicio por la cual paga sea eficiente.

Es aquí donde se producen las mayores fallas al sistema de concesiones privadas de carreteras. Hasta que las concesionarias no aprendan a cobrar y a disminuir las colas en las casetas de peajes, el disgusto y la antipatía popular se acentuará y se desviará hacia otros propósitos distintos a las causas originales.

Ya los corredores no son una opción para buscar una alternativa vial que por un precio reduzca el tiempo de espera por razones del tráfico. Se ha convertido en una necesidad para un sinnúmero de personas que viven o trabajan alrededor de los corredores.

Toda la metodología para el cobro en casetas, tarjetas recargables y láminas adheridas es primitiva.   O aumentan el número de casetas o sistematizan los procesos de expedición de tarjetas y láminas.

Si empresas como Cable & Wireless y Telefónica han podido, mediante el sistema de tarjetas prepago y contratos comerciales, ofrecer un servicio óptimo, ¿por qué los corredores no? Si las empresas de cable televisión pueden prestar un servicio interrumpido a sus usuarios sin molestias, ¿por qué las concesionarias de los corredores no?

Es la pregunta que la gente común se hace y parece que las empresas concesionarios de los dos corredores no les importa. Señores concesionarios, mejoren el cobro de los peajes para que los panameños aprendamos a entenderlos. De lo contrario, aplaudiremos cualquier medida, sea la que fuese, con tal de evitarlos.

.

<>

Publicado el 24 de febrero de 2010 en el diario El Siglo, a quienes les damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: