Odebrecht.. y más Odebrecht

La opinión de la Ex Diputada de la República….

.

MIREYA LASSO

Reconocida como la más importante empresa de construcción latinoamericana, Odebrecht es un conglomerado gigante con inversiones en la industria de la construcción, petróleo y gas, producción de químicos y petroquímicos, ingeniería ambiental, proyectos inmobiliarios residenciales y comerciales, generación de energía y bioenergía, transporte y seguros.  En el 2007, con la construcción del proyecto de riego Remigio Rojas en Alanje, inició actividades en nuestro país y desde entonces ha logrado jugosos contratos de obras públicas; unos mediante licitaciones públicas, otros sin licitación.

Para tener idea del tamaño de este conglomerado, basta señalar algunas cifras que reportan sus directivos. Con operaciones en 54 países, contaba en el 2008 con 113,811 empleados propios o de sus subcontratistas y con activos valorados en US$17,799 millones. Sus ingresos brutos en ese año ascendieron a US$17,524 millones; contrasta esta cifra con los ingresos totales del Estado panameño ese año, que ascendieron a B/.9093 millones. Hace dos meses esta empresa recibió de la calificadora Moody la calificación de “ grado de inversión ”, meta que Panamá ansía desde hace mucho tiempo.

Haber registrado un crecimiento tan impresionante como el logrado por Odebrecht en unos cuantos años, dice mucho de su capacidad administrativa y técnica, aunque se haya insinuado que su vinculación al presidente Color de Mello constituyó, en su oportunidad, el factor político amigable que le permitió “ despegar ” y obtener interesantes contratos de obras públicas en Brasil. Hoy, con obras públicas de toda índole en muchos países, desde supercarreteras, puentes y metros hasta hidroeléctricas y el aeropuerto de Miami, no es de extrañar que haya tenido confrontaciones con algunos gobiernos, como por ejemplo, en el tema de sobrecostos (hidroeléctricas en Ecuador y Paraguay, y gasoductos en Argentina); y omisión en el pago de impuestos (sobre la renta en Venezuela). También se criticó su contribución económica a la campaña reeleccionaria del gobernador de Florida, Jeff Bush.

Con el gobierno anterior la constructora logró en Panamá contratos para varias obras públicas, entre ellas, el proyecto Remigio Rojas (54.2 millones), la terminación de la carretera Madden-Colón (283.7 millones), la Cinta Costera original (189.1 millones) y, como parte del sistema de saneamiento de la bahía, el túnel (139 millones) y la planta de tratamiento de aguas servidas en Llano Bonito, Juan Díaz (211 millones). A su vez, el actual gobierno le adjudicó directamente la prolongación de la Cinta Costera (52 millones) y la canalización del Río Caldera en Boquete (11.4 millones) y, mediante licitación, la renovación de Curundú (94 millones). Total: más de 1000 millones.

Muchas voces han cuestionado las adjudicaciones sin licitación y los costos excesivos percibidos, incluyendo el costo final de la Cinta Costera y los términos en que el gobierno aprobó —y Odebrecht obtuvo— la cesión del contrato para terminar la carretera Madden-Colón. Escuchamos a altos funcionarios del gobierno 1999-2004 criticar dicha cesión y también al presidente del partido Unión Patriótica cuando exigió explicaciones del gobierno por lo que calificó como “ ambiente de suspicacia ” alrededor de ese acuerdo de cesión.

Las experiencias de otros países aconsejan que —para responder a críticas y disipar suspicacias— las Comisiones de Presupuesto, de Obras Públicas y de Hacienda de la Asamblea Nacional, como entes fiscalizadores, revisen minuciosamente los reales costos de las obras mencionadas e informen públicamente los resultados de esa revisión. Seguramente la comunidad lo aplaudiría.

<>

Publicado el 24 de febrero de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

Cruzada, oposición e izquierda

La opinión de…

.

Jorge Luis Macías Fonseca

Pareciera que la Cruzada Civilista ha estimulado la animadverción al gobierno del cambio. Es claro que segmentos de la clase económica de este país sienten preocupación por el comportamiento gubernamental, toda vez que pueden alcanzarlos los embates que sin reparo parecen dispensar a quien se ponga en el camino del gobierno martineliano.

Quizás pensaron que podían participar a sus anchas, como ha ocurrido siempre –en los gobiernos– en detrimento de los sectores más desposeídos. Eso explica –más que el interés por la justicia– el interés por sus bolsillos. ¿Dónde estaba la Cruzada y los cruzados, cuando el PRD quiso imponer las funestas reformas a la Caja de Seguro Social? ¿Dónde está la Cruzada para exigir que los desmanes del Fece, FIS y Cemis sean urgentemente investigados y castigados los que resulten con responsabilidad? ¿Cuándo se ha movilizado para que los costos de los alimentos, los servicios públicos privatizados no sean onerosos para la población? Allí sí estaría una verdadera cruzada por los valores y por la reivindicación de la gente. Eso sí es civilismo, no otra cosa. De manera que mucho cuidado debe tener la Cruzada Civilista, en otrora vista con respeto y consideración por la sociedad, toda vez que puede aparecer como farsante y perder el buen nombre obtenido por sus luchas en las calles en contra de Noriega y el PRD.

Mientras tanto, la oposición sin una formulación coherente de propósitos y acciones busca desesperadamente asirse de lo que pueda para obtener oxígeno y no perder la mínima presencia que tiene. Actúan tratando de sacar tiburones de un riachuelo revuelto. Tan es así que no pierden el mínimo momento para montar cuanto sainete puedan. Sin creatividad y con argumentos vacilantes ocupan los programas televisivos, tratando con desesperación de mostrar una cara que no es otra que de angustia. Volteada la hoja ahora parecen tigres de papel frente a un domador exigente y perseguidor. Se trata entonces de crear su propio programa opositor, tan necesario para el equilibrio, pero que sea objetivo y honesto, porque mal se puede combatir lo que ayer se impulsó y defendió, aun en contra de la gente.

Por otro lado, sectores de la izquierda que buscan organizarse en partido político hacen un pronunciamiento opositor al régimen de turno en momento en que la Cruzada y el PRD, en aparente fusión, se plantean una jornada de rechazo a las políticas martinelianas. Para esa izquierda es altamente peligroso que aparezcan como un apéndice de un programa formuladas por las fuerzas Cruzada-PRD porque son antagónicas las posiciones ideológicas y de visión de la sociedad nacional, por lo que por principio mal podían ser parte subalterna de los propósitos de las fuerzas mencionadas.

El problema para esa izquierda está en que sin ser representativa de la izquierda panameña puede llegar a pensarse que es la posición de los que aspiran a una sociedad de verdadera justicia, de libertad y de democracia para todos.  Frente al fracaso del PRD y al que posiblemente se avecina con el gobierno del cambio que debe detenerse para revolver la mirada y no sentir espanto porque pareciera alejarse de lo prometido se abre un interesante espacio para ser llenado por un proyecto de los pobres, que son los que han cargado históricamente sobre sus hombros los desajustes sociales. Entonces, y solo entonces, en verdad le tocará al pueblo.

<>

Publicado el 24 de enero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Insulza, una reelección merecida

La opinión del Abogado y Ex Presidente de la República….

,.

Aristides Royo

No se puede decir que ha vivido en un mar de leche, de quien pasó casi veinte años en el exilio y a diferencia del tango, que dice que no son nada, vaya si son muchos y a Insulza se le notan en sus anchas espaldas.  A pesar de la forzosa ausencia del lar patrio, carece de la más mínima capacidad para el rencor. Con la vuelta a la democracia en Chile, ocupó exitosamente durante algo más de un decenio, las importantes carteras de Interior y Relaciones Exteriores.

Su elección como Secretario General de la OEA en el año 2005, no fue asunto de coser y cantar ya que las votaciones se mantuvieron empatadas 17 a 17 hasta que el canciller mexicano Luis Ernesto Derbez declinó sus aspiraciones.

La reelección, que suele ser rutinaria, usual y sin contratiempos, tampoco se le presenta fácil. Se han formulado críticas en el sentido de que no luchó tesoneramente para restañar las heridas que han producido algunos zarpazos contra las democracias. Insulza sí que ha exteriorizado sus preocupaciones por el respeto a los derechos humanos, por violaciones a la Carta Orgánica de la OEA y por incumplimientos de importantes convenciones interamericanas. En diversas ocasiones, Jefes de Estado han proferido expresiones contra estas manifestaciones del Secretario General. Lo que parecen ignorar algunos medios de comunicación es que el S.G. no es juez que decide ni es enmendador de entuertos. Su función es la de representar al conjunto de los Estados que suelen manifestar sus voluntades en el Consejo Permanente y en la Asamblea General que reúne a los cancilleres. El SG no puede ni debe contrariar las declaraciones o decisiones de los órganos políticos superiores de la entidad a la que sirve.

Se ha señalado también que Insulza fue autor o propulsor de la resolución de junio de 2009 que dejó sin efecto la suspensión de Cuba del sistema interamericano en 1962. Participé en esa Asamblea General de San Pedro Sula como embajador de Panamá ante la OEA. Me consta que la idea de esa resolución surgió de un buen número de países, las discusiones fueron colectivas y presididas por el representante permanente de Canadá como Presidente del Consejo Permanente. Insulza desplegó ingentes esfuerzos, hasta altas horas de la madrugada, para que varios Jefes de Estado aceptasen la inclusión de un párrafo que condicionase un eventual reingreso de Cuba al acatamiento y observancia de los textos fundamentales de la OEA. Al término de la reunión, la decisión se adoptó por consenso, unánimemente, Estados Unidos incluido.

En el caso de la defenestración del Presidente Zelaya, sí es cierto que aparte de la condena del Golpe de Estado, justa, necesaria y obligante, la OEA no dejó ni un resquicio para el diálogo con el gobierno de Micheletti , a pesar de que esta entidad siempre ha estado dispuesta a la amigable composición, a la mediación y a procurar el entendimiento entre partes contrarias mediante la paz y la palabra. Insulza no hizo otra cosa, en su función de SG, que acatar el mandato del Consejo Permanente que además recogía el sentir de los Estados Miembros. El SG no fue a Honduras a dialogar con el Sr. Micheletti sencillamente porque carecía del mandato que lo autorizase.

Mal podemos entonces formularle críticas a un SG que no ha transgredido las decisiones de los Órganos competentes de la OEA, pues Insulza ha sido un fiel representante del contenido de las resoluciones adoptadas en el caso de Honduras.

Por otra parte, creo que José Miguel Insulza reúne todas las condiciones para ser reelegido. En primer lugar, ya cuenta con la experiencia que le han dado sus cinco años como SG. No se cambia de jinete en mitad de una carrera ni de un Panzer en mitad de una batalla. Además, reúne las capacidades requeridas para la administración y el ejercicio de las políticas de la organización. Es chileno, desde luego, pero como SG es americano, es hemisférico. Con excelente talante y bonhomía, ha sabido atender a todos sin diferenciar por el tamaño o la riqueza de los países y sin privilegiar a ninguno. Es un trabajador infatigable que vive con el pie en el estribo de un avión y pocas treguas se ha concedido en su intenso quehacer. Es un “Zoon Politikon”, un gran diplomático y hombre de carácter. Una vez, al querer regalarle un sombrero le pregunté qué número utilizaba. EL más grande, me respondió. En efecto, tiene la cabeza grande con una poderosa inteligencia en su interior, así como grande es su corazón en el que ha dado generosa cabida nada menos que a todas las naciones americanas.

<>

Publicado el 24  de febrero de 2010 en el Diario el Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Escuela y familia, un nuevo desafío

La opinión de….

.

Bertilda Herrera Anria

Antonio Braga Mello, especialista brasileño en asuntos de educación, propone una reflexión sobre la educación para un mundo nuevo, en el que los cambios tecnológicos, culturales, socioeconómicos y políticos provocan alteraciones en las relaciones familiares que se tornan cada día más complejas.

Sabemos bien lo importante que es la estructura familiar como pilar para la formación emocional de los niños y de los adolescentes, y para un convivio menos estresante y más productivo.

Los padres, la escuela y la sociedad deben entender el significado de espacio que hoy no es más limitado entre escuela y familia. El espacio hoy es el mundo, así es que padres y educadores deben estar en sintonía para promover un espacio mejor y lograr un tiempo más valioso.

Unir esfuerzos representa una importante salida para la falta de valores que azota a la sociedad en general. Ante este gran desafío, la escuela y la familia buscan estrechar el tiempo y el espacio en pro de la construcción personal y social de sus hijos. La transmisión de valores es fundamental para ayudar a los niños y jóvenes a efectuar la elección correcta en sus vidas. Conocer el significado del no y el valor del sí, la importancia de hábitos y de límites. Se hace necesario promover cambios para rescatar la integridad ciudadana y la ética en nuestra convivencia social.

Estamos conscientes de que los padres de familia de hoy necesitan de nuevos medios y recursos que nuestros antepasados ni siquiera soñaban con ver. El gran reto sigue siendo cómo ayudar a nuestros hijos a que descubran una motivación existencial en que puedan gastar adecuadamente sus energías en la construcción de una vida que vale la pena ser vivida.

Observamos dentro del salón de clases alumnos que a pesar de aprobar el año escolar no salen de la oficina de la directora.   Mantienen una actitud de desinterés dentro de la clase, conversan, se levantan, incomodan a los otros. Es aquí que se hace necesario la participación del profesor y del padre de familia en casa, que deberá luego de un llamado de atención de la escuela consultar a un especialista para determinar si su hijo sufre del llamado déficit de atención e hiperactividad, un trastorno que afecta sus relaciones dentro y fuera de la escuela, ya que el alumno no controla sus impulsos.

El profesor, por su parte, debe mantenerse actualizado en este asunto, saber que puede estar pasando algo en casa, como la separación de los padres, por ejemplo. Debe llamar a los padres y orientarlos.   El padre debe también prestar atención y consultar de inmediato a un experto.

<>

Publicado el 24 de enero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Firmes con Taiwán

La opinión del periodista…..

.

MELQUÍADES  VALENCIA

Cada cierto tiempo aparecen aves agoreras a vaticinar malos augurios y a proponer sandeces en todo el quehacer nacional, desde la celebración de una fiesta popular, hasta lo que debe o no hacer el gobierno, lo que se ha convertido en una majadería nacional folklórica aceptable.

Muchos no les ponemos atención más allá de la curiosidad del panameño y como aliño a su ya acostumbrada discusión de café, pero de vez en cuando hay que hacer un alto y opinar sobre estos asuntos descabellados con ribetes de posibilidades.

Así nos desayunamos un día con que el presidente de Costa Rica, Oscar Arias, dijo en una conversación informal, pero como quien deja caer la frase que no debe ser publicada, que el gobierno panameño tuvo la intención de romper relaciones diplomáticas con Taiwán y elevarlas con China Popular. Esto dio pie a renovar discusiones añejas en el redil que les anoté anteriormente, los cafés, de la conveniencia o no para el país.

De que si Taiwán o China, que China es mucho más grande, una economía gigantesca, de que es el tercer usuario del Canal con un 38%. Que a su vez, junto a Hong Kong, ha incrementado sus negocios en la Zona Libre de Colón (ZLC), apareciendo como el mayor proveedor juntando un 29,5%. Y que la Hutchison Whampoa tiene presencia en nuestro conglomerado portuario, que el número de barcos chinos que utiliza bandera panameña entre China Popular y Hong Kong ronda las 962 embarcaciones y un largo etcétera.

Por el otro lado, Taiwán que mantiene más de 60 empresas (entre ellas la Evergreen), realizando inversiones en Panamá, valoradas en más de $1000 millones, que generan alrededor de 28,000 empleos. Es el cuarto usuario del Canal y tercer proveedor de la ZLC estimado en un 11%, con 361 barcos registrados con bandera panameña y un TLC, que asegura exportaciones panameñas por más de $40 millones anuales.

La relación con Taiwán ha permitido la transferencia de tecnologías para el cultivo de arroz y hortalizas. Igualmente, Panamá ha recibido créditos blandos, donaciones como hospitales, edificios y carreteras, helicópteros, aviones, ambulancias, becas estudiantiles, cooperación técnica, proyectos de ingeniería y construcción entrenamiento y formación de estudiantes universitarios, asistencia en investigaciones marinas y agropecuarias, también un largo etcétera.

El quid del asunto es el siguiente: Panamá es soberana y como tal, define desde adentro sus intereses y decide con quién desea tener relaciones diplomáticas. Hace tiempo que nos quitamos de encima las odiosas imposiciones. Somos neutrales políticamente. Entablamos relaciones diplomáticas con todo el mundo, en respuesta a los intereses del país.

China Continental o China Popular o China Comunista, cómo quieran denominarla, exige que nuestro soberano país rompa relaciones diplomáticas con Taiwán para luego establecer relaciones con ellos. Eso hizo Costa Rica, no sé por qué, pero ese es su problema. Nosotros somos y seremos respetuosos de nuestros vecinos y amigos y no esperamos menos de ellos.  Decía Manuzio que: “ No se debe estar sin amigos ni tener muchos ”. Así que, firmes con Taiwán.

<>

Publicado el 24 de febrero de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

De calles y tránsito

La opinión del Escritor y Auditor…

Julio Stoute

El sábado 21 de febrero, luego de terminar quehaceres, junto a mi familia me dirigí a La Chorrera con la intención de visitar un familiar.

Al llegar cerca del parque Los libertadores observé como un gigantesco PH estaba instalado en toda la vía interamericana.

Habían cerrado la vía y el tranque era descomunal. Pensé, bueno, hoy día por todos lados hay tranque y sobre todo en éstas fechas de carnaval y carnavalito, pero, ¿acaso no hay una disposición legal que impide la obstaculización de las vías?   Entonces: ¿Quién o qué autoridad dio permiso para obstaculizar una vía principal contraviniendo las disposiciones legales?

Finalmente llegué a mi destino, pero allí no acaba todo. Al regresar a la capital habían personas indicando que la vía principal estaba cerrada en Vista Alegre, por eso nos desviamos con la intención de evitar inconvenientes, más todo fue inútil, al regresar a la vía interamericana nos topamos de frente con otro descomunal tranque.

Y cuál no fue mi sorpresa. Sobre dos paños de la vía hacia el interior en Vista Alegre cinco carros alegóricos con reinas en ellos hacían gala de sus tonadas muy tranquilos, mientras detrás de ellos una gigantesca columna de automóviles aguardaban desesperados por continuar su viaje.

Nuevamente me pregunté: ¿Qué autoridad permite la obstaculización de una vía internacional en contra de las disposiciones legales so pretexto de un desfile que bien pudo realizarse por vías internas de la referida población?

¡Oh, qué bien, por fin salimos del tranque y avanzamos rumbo a la capital! Sin embargo, aquí no termina todo, veníamos en autobús, un autobús de la ruta de Chorrera: el Número 175 con placa 435209, manejado por un joven que al parecer no nació con la virtud del buen juicio ni con la paciencia, porque una vez tuvo la vía despejada, se sintió Nicky Lauda en sus mejores tiempos y le echó ganas al volante, los pasajeros se miraban unos a otros; uno de ellos exclamó: “Estos muchachos son los que j… la ruta”, todo fue inútil, aceleró hasta el máximo, al frente del Xtra de Arraiján dejó los pasajeros fuera de la parada y arrancó nuevamente.

El autobús vibraba de la velocidad y las curvas hacían temer un accidente. ¡Ah!, ¿que si le rogué a Dios?  Por supuesto y hasta le dije que ¿cuál era el apuro?, pero el muchacho ignoraba a todos y continuó su descomunal carrera. Me bajé en el límite de El Chorrillo, porque mi vida vale más que el tiempo.

Se debe hacer algo y pronto, el tránsito, los manejos desordenados, los tranques y demás, tienen las calles de Panamá convertidas en trampas de muerte y de intolerancia donde la ley no existe.

<>

Publicado el 24  de febrero de 2010 en el Diario el Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Belleza en el caos

La opinión del Periodista y Docente Universitario….

.

MODESTO A. TUÑÓN F.

El panorama que la tierra haitiana suscitó en el novelista Alejo Carpentier cuando escribió El reino de este mundo, le hizo decir en el prólogo que “… lo maravilloso comienza a serlo de manera inequívoca cuando surge de una inesperada alteración de la realidad, de una iluminación inhabitual o singularmente favorecedora de las inadvertidas riquezas de la libertad…”.

Luis Alcalá Del Olmo, fotógrafo español del diario Primera Hora , al parecer encontró en esa isla caribeña mucha de esa belleza y la plasmó con su lente.   Ahora, unas cincuenta de esas imágenes se exhiben en la galería Arteconsult, (Panamá)  en la muestra “ Haití, los espíritus de la tierra ”, dedicada a la religiosidad, la magia y el misticismo de los haitianos.

Pero la exposición también presenta una segunda parte, un documental fotográfico de las primeras 48 horas posteriores al terremoto que sacudió a ese país en enero de este año.

Este fotógrafo español siguió durante cuatro años a los peregrinos penitentes en seis sitios específicos de Haití, Erzulie Freda, Ogoun Ferraillé, Ganthier, Baron Samedi, Souvenance y Ra-Rá, diferentes acercamientos místicos que llenan el espíritu del creyente a partir de la devoción transformada en cánticos, rezos, baños de agua o de lodo.

El trabajo fotográfico de Del Olmo no es una recreación plástica del espíritu que anima a esta gente en sus manifestaciones culturales; es más que eso, hay una cierta complicidad en la captación de los niveles místicos que alcanzan los peregrinos en cada uno de los lugares; un estudio que descansa en una matriz antropológica.

Mujeres que se bañan en el lodo, pero que a la vez se contorsionan al ritmo de sus creencias, o quienes llevan los santos en procesión, o un rostro lleno del ocre color del barro, pero que engulle un puñado de un arroz blanco que contrasta en su textura con el rostro, con la tierra húmeda, con la expresión de esta cara llena de ansia del alimento material o espiritual.

En algunas ocasiones el sincretismo en las imágenes es el referente que permite al fotógrafo jugar con los colores, las sombras, la expresión y adquirir una nueva dimensión. Como en la fotografía del hombre coronado con una enredadera de una especie de vid y las hojas que se desparraman, parecieran mostrarnos a un Cristo negro con su corona de espinas.

Otras fotos registran el movimiento gracias a los contrastes lumínicos que Del Olmo aprovecha. Uno de esos casos es la gente que se baña en una cascada y uno pareciera escuchar los lamentos, gritos y el torrente de agua que discurre y lava las conciencias. Por otro lado una dama que coloca una vela ante la imagen de un santo o una chica que juguetea con un gallo.

El misticismo que persigue el lente del fotógrafo no es improvisada. Según cuenta, su experiencia tuvo origen en Filipinas, luego con igual orientación en Etiopía. Le atrajo la religión afroantillana y buscó una forma de enlazar su sentido místico con África y en Haití encontró esa relación.

Fueron cuatro años de seguir a la gente y sus creencias, esperar los momentos propicios, a pesar de las contrariedades climáticas y las condiciones de los lugares; el polvo, la lluvia, los colores de la naturaleza y sobre todo eso, las posibilidades de capturar la esencia de esta vida volcada hacia las divinidades. Además, según manifestó, requería de mucha paciencia en las actividades, porque no sabía a qué hora salían los espíritus.

En toda la exposición hay solamente dos fotografías con modelos que posan. Es una pareja de sacerdotes (hombre y mujer), que aparecen en sus templos rústicos y caseros. La foto de él lo presenta como una persona común, lleno de sus instrumentos de trabajo, un plato con una cabeza cadavérica con cabellos rubios. En la imagen de ella, se muestra a una señora vestida con un pollerón, descalza y su equipo a un lado.

El ambiente que rodea a estos sacerdotes es una muestra del sincretismo en la religiosidad de esta sociedad. Velas, tumbas, santos reproducidos en las cartulinas, puros, cruces, diablos, sogas, ropa vieja… todo es útil para llamar a los espíritus que pueblan estas tierras; y dejan, como expresa Carpentier “… que lo maravilloso fluya libremente de una realidad estrictamente seguida en todos sus detalles ”.

Frente a esto, aparece la otra muestra, el testimonio periodístico del impacto del terremoto. Son imágenes que pasan en una presentación sin fin y que permiten apreciar en cualquier orden el caos, la destrucción y la muerte en la capital Puerto Príncipe. El cemento aplastó a miles y dejó en ellos la huella grisácea del fenómeno; encerró a la gente, la planta y a los animales para hacer disminuir el hálito de vida en esa urbe.

No obstante, hay una de las últimas escenas que conmueve; en el suelo, una grieta del terremoto y sobre ella unos niños que juegan y marcan con sus saltos, el reto de la vida sobre al desgracia, de la esperanza sobre el gesto inalterable de la muerte y que nos invitan a celebrar la vida como constante. De allí que el personaje de la novela de Carpentier llegue a la conclusión de que “ la grandeza del hombre está en querer mejorar lo que es …”.

Por eso, concluye el novelista y considero que también Del Olmo al recrear la realidad de Haití, que no hay una belleza o grandeza por conquistar en otro lugar y que lleno de plagas, miseria, el hombre solo alcanza su máxima grandeza en el reino de este mundo. Por eso los espíritus de Haití sacan a relucir esta expresión o búsqueda de la otra cara de los valores, mágicos, místicos que transforman a estos hombres y mujeres de esa tierra.

<>

Publicado el 24 de febrero de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

¿Volvamos a las aulas?

La opinion de la Educadora……

.

Marisela Casis

A solo dos semanas de iniciar el año escolar 2010, siento indignación por la manera en que se están tratando algunos temas de interés.

Primero: La semana pasada tuve la oportunidad de ver en el espacio Humor de este diario que mostraba al burro mayor diciéndole a los otros burritos (educadores en general) vamos a Huelga… es una lástima que se generalice, soy educadora y estoy en total desacuerdo con iniciar el año escolar con una huelga.

Segundo: El año pasado la ministra Molinar convocó a una jornada sabatina, llamada “Volvamos a las aulas”, todos pensamos que esa jornada era para conocer los problemas de los niños/as que asisten a clases (economía, situación familiar, etc.), y no fue así.

Se están invirtiendo millones de dólares en bonos, mochilas, y libros para cada uno de ellos. ¿Quién les ha dicho que todos los niños que asisten a colegios públicos tienen problemas económicos? Porque no apoyar el sector que de verdad necesita esta ayuda (libros, uniformes, bonos). A fin de cuentas la ayuda sigue estando mal distribuida.

Invito a los medios y a las autoridades del mismo Meduca a pasar por las aulas a finales del primer bimestre y cuenten cuántos niños tienen la linda mochila con el logo Meduca, y cuántos tienen Totto, Jansport, etc.

Tercero: Los medios de comunicación están aportando mucho a la sociedad; están pendientes de cada paso que dan los gobernantes, situación que debe aplaudirse, pero también necesitamos que investiguen más la educación panameña…. poco se sabe de las irregularidades a lo interno de la educación.   Por ejemplo: desde hace algunos años se llama la atención a docentes que permiten que sus estudiantes tengan muchos fracasos, o sea, que hace el educador/a, le coloca el preciado 3.0 para evitar esta situación.  Otra irregularidad es que niños/as de 1er grado no pueden repetir, aunque el niño no haya aprendido a leer o escribir tiene que pasar a segundo grado.

Estas y otras más son situaciones que se deben considerar antes de juzgar solo al educador. No todos somos los burros de la educación. Existen educadores con ganas de trabajar y dejar huellas en nuestros estudiantes y en nuestro país.

Me parece apropiado terminar con dos citas importantes, “La educación es lo que permanece después de que todo lo que aprendimos en la escuela se ha olvidado”, Albert Einstein, y “La experiencia no es lo que te ocurre es lo que haces con lo que te ocurre”. Aldous Huxley.

<>

Publicado el 24  de febrero de 2010 en el Diario el Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Liderazgo comprobado

La opinión del Escritor y Analista Político…..

.

RAFAEL MONTES G.

Las elecciones primarias del Partido Panameñista fueron el 6 de julio de 2008. Un total de 269,508 adherentes estaban habilitados para votar y se presentaron 2940 precandidatos a los diferentes puestos de elección. Se postularon siete precandidatos a la Presidencia de la República: Juan C. Varela, Alberto Vallarino, Marco Ameglio, Manuel Zambrano, Adriano Gutiérrez, Darío Serrano y Jorge Gamboa Arosemena.

En una elección totalmente transparente, en donde unos 151,000 votos (56% del total) fueron escrutados, Varela ganó la candidatura presidencial con 82,476 votos (54,96%), seguido por Vallarino con 52,755 (35,27%) y Ameglio con 5055 (3%), mientras que el resto de votos (7%) fue repartido entre los otros cuatro candidatos y votos en blanco y votos nulos.

De inmediato, lejos de reconocer el triunfo de Varela, Gamboa inició sus ataques en contra del presidente del Partido Panameñista, luego candidato y ahora vicepresidente-canciller, de una manera casi obsesiva, pero jamás movió un dedo para apoyarlo en la campaña ni en Alianza.

Quitando la brusca. ¿Cuántos votos sacó Gamboa de ese 7%? ¿Sacó 1% ó 0.05? La información es importante, porque, si los medios le dan preponderancia, todo el mundo imagina que debe ser porque tiene un liderazgo comprobado. No obstante, es claro que solo se representa a sí mismo, no representa ni a las bases, ni liderazgo alguno dentro del Partido Panameñista.

Para mí la cosa es sencilla: 1. Nadie que no hizo nada en la campaña; 2. O que dio contra a las decisiones que precisamente nos llevaron a ser gobierno; 3. O que se alió con el enemigo; 4. O las tres anteriores juntas, tiene derecho a criticar un carajo, hacerlo así, además de irracional, es inconsecuente e inmoral.

Los efluvios pasajeros de cierto liderazgo dentro del partido de gente como Gamboa y Domínguez se desvanecieron hace rato. Pasaron, en virtud de un panameñismo renovado, pero fuertemente fundamentado en la doctrina social de su máximo líder, a un panameñismo que no cree en los tradicionales cacicazgos o políticas de borregos, por quien enuncia una opinión o tira una línea, fue héroe civilista o guerrillero en Piedra Candela o primo en séptimo grado del líder fundador.

Para el que no quiere entenderlo, el Partido Panameñista empezó hace años un movimiento de renovación que lleva adelante con mucha eficacia Juan C. Varela, donde es necesario que sus líderes experimenten lo que el pueblo sufre, que vivan las necesidades del hombre del campo, que se mojen los pies cruzando las charcas de la mano de esa clase política —cholo e indio—, que nos entregaron sus votos hasta debajo de las piedras, porque saben que con la actual dirigencia, con el liderazgo comprobado de Juan C. Varela, vicepresidente de la República, hay doctrina social, soluciones prácticas a sus problemas y no vanas palabrerías.

<>

Publicado el 24 de febrero de 2010  en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor,  todo el crédito que les corresponde.

A propósito de la Contraloría

La opinión de….

.

Carlos Valencia

Nuestro ordenamiento constitucional asigna a la Contraloría General de la República la responsabilidad exclusiva de realizar el control previo del gasto público. Así, toda erogación, tanto para gastos corrientes como para inversiones debe ser previamente autorizada por este ente estatal. Esta condición le proporcionará un poder extraordinario al contralor general de la República.

Un contralor adverso al Presidente de la República puede obstaculizar, neutralizar o arruinar la ejecución de su plan de gobierno. Nuestro ordenamiento legal le otorga tanto poder al contralor que este puede en efecto cogobernar con el mandatario electo por el voto popular.

En consecuencia, los presidentes se ven prácticamente obligados a conseguir el nombramiento de contralores que se alineen con su estrategias y programas de gobierno y que no pongan obstáculos a sus decisiones en relación a la ejecución presupuestaria.

Como es claramente inaceptable que el contralor pueda en efecto compartir el poder de decisión con el Presidente, es entendible que este último haga todo lo posible para lograr el nombramiento de una persona allegada, de su orientación política y que en efecto esté anuente por lo menos a no entorpecer sus acciones de gobierno.

Por lo tanto, en la medida que el Presidente efectivamente logre el nombramiento de un contralor alineado a sus directrices, la Contraloría de la República no ejercerá una fiscalización independiente, objetiva e imparcial del gasto público. En estas condiciones en lugar de constituirse en un ente fiscalizador independiente, la Contraloría se convierte en un organismo al servicio del Ejecutivo.

Demos una mirada retrospectiva a lo sucedido en los últimos 40 años. Durante el régimen militar, los contralores dependían en forma directa del comandante de la Guardia Nacional o de las Fuerzas de Defensa. El primer contralor de régimen militar, el licenciado Balbino Moreno (qepd) cooperó con la dirigencia castrense, autorizando desembolsos no consignados en el presupuesto y permitiendo el inicio de los gastos masivos, que propiciaron el crecimiento vertiginoso de la deuda pública. En forma similar, con más o menos recato, tuvieron que manejarse necesariamente los contralores de esa época.

Iniciándose la democracia, su primer contralor, el profesor Rubén Darío Carles, estadista ejemplar y verdadero patriota, realizó una tarea extraordinaria en el gobierno del presidente Guillermo Endara. Pero en efecto este gran panameño cogobernó (y cogobernó bien) con el Presidente Endara Galimany, contribuyendo a que ese quinquenio sea después de varios lustros visto como ejemplo de probidad y eficacia. La cuota de poder del profesor Carles en el gabinete presidencial (aunque él lo niegue) fue decisiva y claro está la utilizó para el bien del país.

Los presidentes sucesivos lograron en mayor o menor medida poner en la Contraloría personas allegadas o identificados con ellos. Así, Ernesto Pérez Balladares logra ubicar a su primo hermano Arístides Romero (qepd) en dicho puesto. Este mandatario, ducho en asuntos de gobierno, entendía bien que un contralor podía anular su efectividad como Presidente. Así actuaron otros mandatarios posteriormente, en mayor o menor medida, aunque hubo contralores que a pesar de pertenecer a las banderías políticas del mandatario, ejercieron cierta independencia, como fue el caso de Alvin Weeden que actuó con valentía en ese puesto.

No es del todo sorprendente, por tanto, que el actual mandatario Ricardo Martinelli haya logrado el nombramiento de quien fuera jefa de la auditoría interna de su conglomerado de empresas. Aunque es de esperarse, repito, que los mandatarios actúen de ese modo, no cabe duda que el ordenamiento legal actual no propicia una fiscalización independiente y eficaz del uso de los recursos estatales por parte de la Contraloría General de la República. Evidencia de ello es la multiplicidad de actos de corrupción como los Cemis, Pecc, y FIS que se han dado en casi en todos los últimos gobiernos.

Se requiere, entonces, que esa función de fiscalización la realice una entidad que se encargue del posáudito o revisión del gasto ya ejecutado con todos los poderes y recursos necesarios para actuar en caso de acciones que contravienen la ley y el presupuesto de la Nación eliminando el control previo de la Contraloría.

No siempre se pueden hacer paralelos entre la empresa privada y el Gobierno, pero en este caso sí: Una empresa de cierto tamaño tiene su auditor o contralor interno que reporta al gerente general y también una auditoría externa que debe responder a los accionistas de la empresa.

La función del posáudito en el Gobierno lo debe ejercer una institución independiente del Ejecutivo que puede aplicar el peso de la justicia a funcionarios que contravengan las normas legales o el presupuesto aprobado.

Esta institución debe ser dirigida por un ciudadano que reúna las condiciones de capacidad e integridad y nombrada por dos terceras partes de la Asamblea con participación efectiva de la sociedad civil y ratificada por la Corte Suprema con el propósito de independizarla del Ejecutivo. Dicho nombramiento deberá hacerse al final de una administración y con vigencia en la administración siguiente.

Este cambio fundamental en nuestro ordenamiento legal administrativo debe ser considerado y ponderado por la sociedad civil y los partidos políticos para realizar las modificaciones legales e institucionales necesarias cuando se presente la oportunidad para ello.

<>

Publicado el 24 de enero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Los menores que delinquen

La opinión de la Doctora en Medicina…..

.

Marisín Villalaz de Arias

Aún no estoy decidida qué partido tomar en cuanto a la ley que castiga a los menores infractores, cada vez más baja su edad.  De algo estoy segura y es de la prevención como parte de la ley que solo castiga sin ver las causas que los lleve a ello. No soslayemos esa responsabilidad del hogar y de la sociedad en la formación de los menores. Debemos preguntarnos dónde está el padre del mismo que se acercó a su madre buscando exclusivamente el placer temporal de una relación sexual irresponsable haciendo creer a esa mujer que la amaba, sin cuidado de no embarazarla porque es suficiente hombrecito para no usar preservativos. Luego de la noticia de que viene un hijo, el hombre la abandona y allí tenemos un hijo sin padre, sin la autoridad de un hogar bien formado.

Pero esa madre tiene, además, dos hijos más de diferentes padres que han sufrido la misma suerte que el presente. Preguntemos dónde está la responsabilidad de esa mujer que es tan ignorante para cree a un nuevo hombre la misma historia. Por otro lado me pregunto yo por qué algunos niños en esa misma circunstancia se levantan serios, con principios morales y se hacen profesionales, mientras otros toman el camino de la delincuencia y, desde temprano se hacen pandilleros e infractores de la ley. ¿Qué faltó a unos que los otros tuvieron? ¿Qué papel jugó esa madre sola que no hizo la otra? No soy socióloga para explicármelo, pero los sociólogos tampoco abren su boca para aclarar lo que la sociedad quiere saber porque tampoco lo tienen claro.

Si encerramos un niño de 12 años en una cárcel sin programas de resocialización, sin programas de convencerlos, no a la fuerza, de la diferencia del bien y el mal, solo lograremos un delincuente permanente con resentimientos sociales profundos hacia la diferencia de clases que no debiéramos inculcar en nadie y que en algunos programas radiales los he escuchado.   No hagamos una ley si no le damos la oportunidad de ser, algún día, grandes ciudadanos; si no les enseñamos que la pobreza no es óbice para estudiar y ser profesionales que los saque del ambiente en que se levantaron de niños y que ahora pueden cambiar por uno mejor.

Pensemos lo que vamos a hacer antes de crear escuelas de delincuentes que jamás podremos reformar después y que llenarán nuestras calles cometiendo errores.

<>

Publicado el 24  de febrero de 2010 en el Diario el Panamá América, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Una opinión sobre el mantenimiento del puente Centenario

La opinión de….

.

Jaime Ford B.

Cada vez que paso por el nuevo puente sobre el Canal, me pregunto si hay algún plan determinado para el mantenimiento del mismo porque, por inexperto que sea en esta materia, me preocupa enormemente cómo van a limpiar y pintar los tantos “tirantes” de que se compone este imponente y necesario puente. Pareciera que es una tarea sumamente dificultosa y peligrosa, lo que quizás nos llevaría a no realizarlo oportunamente, por aquello de que los panameños dejamos para “después” todo lo que a mantenimiento se refiere.

Soy el primero en admitir que no tengo ningún conocimiento profesional en esta materia pero, si sumamos lo difícil de esta tarea a la falta del concepto de mantenimiento generalizado de los panameños, me preocupa, por mero sentido común, que estamos frente a un serio problema.

(Se comentó para el final de la construcción del puente que se eliminarían unos ascensores que supuestamente iban dentro de las torres a los dos extremos del mismo, ¿será eso cierto?). Ahora, si este mantenimiento ha sido previsto, que lo hagan público porque, con todas las personas que hemos conversado sobre este delicado asunto, están tan ignorantes del mismo como el que suscribe este comentario.

Desde luego que este problema no se presentará hasta después de un par de años pero, ¿entonces qué? Que nuestros hijos se encarguen del problema que nosotros les dejamos. Estos plazos, aunque parecieran largos, están a la vuelta de la esquina. El óxido no perdona, trabaja 24 horas al día, todo el tiempo.

Corriendo el riesgo de cualquier crítica, me atrevo a llevar mi voz de alerta, por lo que esta pueda servir, en alusión a tan delicado tema.

Da mucha curiosidad saber cómo van a subir por ese número inmenso de cables, cuando empiecen a darse las primeras señas de corrosión, salvo que el material de que están hechos sea inoxidable, pero todavía queda la limpieza, que ya, a simple vista, se ven sucios.

Si estamos equivocados, que alguien de los responsables de este proyecto nos los diga y sabremos escucharlos con hidalguía ciudadana.

<>

Publicado el 24 de enero de 2010 en el Diario La Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.