¡Ay del vencido!

La opinión del periodista……

.

Juan B. Gómez

Nos desayunamos con la noticia de que el Presidente Martinelli había sufrido un bajón de popularidad en una reciente encuesta.   Casualidad, yo se lo había dicho a los oyentes de mi programa radial unos días antes.   Es que se hablaba de que está pensando en su reelección, y yo decía que es de ingenuos hablar de reelección a estas alturas del partido…

La conciencia del pueblo es como arena movediza, que puede cambiar de la noche a la mañana. El pueblo ama a un político, o a cualquier ser humano, hasta el delirio, hoy; y mañana lo matará a pedradas por cualquier circunstancia adversa que haya sufrido ese mismo hombre. Recuerden lo que le pasó a Jesús cinco días después de haber entrado triunfalmente en Jerusalén.

No se extrañen de que un día cualquiera, ese señor tan admirado y votado en las elecciones pasadas, sea odiado por el pueblo con furor homicida en las próximas elecciones.

¡ Ay del vencido!, decían en la Roma antigua, cuando un político, o cualquier hombre influyente y poderoso caía en desgracia; entonces el pueblo le daba la espalda y lo despreciaba. A Julio César lo admiraban como a un dios; pero cuando Bruto y Casio lo asesinaron a puñaladas, el pueblo los aplaudió, y cuando al día siguiente éstos también habían caído en desgracia, entonces los buscaron para asesinarlos… Esta parece ser una ley universal. En nuestro país se hizo conocida la frase del Doctor Arnulfo Arias: “ Tongo botao no pone boletas”.

En el café comentaban que a la Procuradora, Ana Matilde Gómez, la hicieron esperar más de una hora en la Procuraduría de la Administración, y nadie salió a atenderla. ¡ Así es la vida, mi estimada señora!

Hace muchos años se efectuaron elecciones presidenciales en Costa Rica. Luis Alberto Monge fue candidato presidencial, y perdió. Y aunque usted no lo crea, la misma tarde de su derrota lo vi, con cara de vencido, en el Hotel Nacional de David. No hablaba ni decía nada a un par de amigos que lo acompañaban. ¿Por qué estaba allí? No lo sé, y tal vez nunca lo sabré… Pero lo que son las cosas de la política: en la siguiente elección volvió a ser candidato, y triunfó. Entonces fue aclamado por las multitudes de su país. Sabiendo todas estas cosas, yo he aconsejado a algunos políticos jóvenes, que se aventuran en alguna campaña electoral: No le demuestres al pueblo pobreza y humildad, porque te darán la espalda…El pueblo ama al triunfador, ama al que tiene el poder; y lo demás son cuentos de velorio…”

Esto es así en la política y en todos los aspectos de la vida. Así es la humanidad, qué vamos a hacer! …

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Pretenden violentar la autonomía de la CSS

La opinión del dirigente sindical y Secretario General del SUNTRACS….
.

GENARO LÓPEZ

Frenadeso advirtió que La Ley de la Muerte de la CSS (Ley 51) no resolvería los problemas de los asegurados. La misma se impuso a pesar de la oposición del pueblo panameño, a través del Pacto de Gamboa, gracias a una falsa mesa de diálogo donde Salvador Rodríguez (el mismo que hoy debe enfrentar la justicia), el gobierno, los partidos de oposición burguesa, la patronal y los dirigentes venales (CONATO, Fenasep, Conagretprosa, CUM, ANEP, Jubilados de Medina), se prestaron para uno de los peores engaños al pueblo. A partir de este momento a los trabajadores se nos incrementó la cuota obrera, se privatizaron algunos servicios médicos (vía externalización), pero persisten las largas filas en búsqueda de citas, la mora en la atención médica de los asegurados y sus dependientes.

Martinelli y Sáez-Llorens, persisten en sus pretensiones de reformar una vez más la Ley Orgánica de la CSS, no para derogar lo que el pueblo rechazó en el 2005, sino para seguir privatizando los fondos de los asegurados, cercenar su autonomía, entregar más prerrogativas al director e intentar eliminar a los dependientes o reducir la prestación del servicio.

En la propuesta inconsulta, presentada en medio del carnaval, una vez más se pretende violentar la autonomía de la Caja.

La intromisión del Órgano Ejecutivo, tanto en el pasado como en el presente, lacera la autonomía de la institución al nombrar su director. En esta oportunidad, Martinelli, con la complicidad de la Junta Directiva impuso su ungido, a pesar de éste no cumplir con los requisitos que establece la Ley.

La propuesta modifica las facultades y deberes de la Junta Directiva; otorgarle al director la prerrogativa de trasladar partidas sin previa aprobación de la Junta Directiva; conceder al director el suscribir convenios, acuerdos de cooperación técnica, de prestaciones o de cualquier índole sin autorización de la Junta Directiva; elimina la función de la Junta Directiva de aprobación previa de las listas oficiales que serán parte del catálogo de bienes y servicios; amplia la prerrogativa del director en el manejo de los recursos de los asegurados, porque puede autorizar gastos hasta por tres millones de balboas.

A todo esto nos preguntamos: ¿Por qué la Junta Directiva de la CSS mantiene silencio cómplice? Será porque en la propuesta de reforma se amplia su dieta de 100 a 300 balboas por cada reunión y de 30 a 50 por cada reunión de comisión (al mantenerse el monto total en 1200 balboas mensuales, ello implica que la Junta Directiva se reunirá menos veces al mes).

Igualmente, la propuesta pretende otorgar moratoria (por conceptos de recargos, multas e intereses), a favor de todo patrono moroso, pretendiendo una vez más legalizar la retención indebida de las contribuciones de los obreros a la seguridad social por parte de los empresarios. Esta medida es un atentado contra la institución, porque merma los recursos de la misma para prestar a los asegurados y sus beneficiarios los servicios de seguridad social. De la misma forma se concede el período de moratoria para el pago de los saldos de los convenios o arreglos de pago pactados por la Caja del Seguro Social.

¿Qué ha dicho sobre este particular Guillermo Puga, actual presidente de la Junta Directiva y supuesto representante de la clase obrera?

Tal como expresamos en el 2005, en un plan de modernización de la gestión de la CSS se deben evaluar aspectos como la representatividad de los diferentes sectores en la Junta Directiva, su designación y revocatoria por las organizaciones en ella representadas.

Recordemos, la CSS es de los trabajadores y sus beneficiarios, somos los únicos que contribuimos a la institución, el aporte de los empresarios es deducido de sus costos de producción. Para los obreros la lucha es por rescatar a la CSS de quienes la están saqueando (patronal, sus gobiernos y políticos). Reiteramos al pueblo panameño nuestra lucha contra las reformas privatizadoras de la CSS y por alcanzar el fortalecimiento financiero de la Caja sin tener que afectar los beneficios y derechos de la población asegurada; en este sentido, llamamos al pueblo panameño a que se mantenga alerta y participe de todas las actividades que convoque Frenadeso para la defensa de la seguridad social.

Hoy, al igual que ayer y mañana, respondemos: ¿Para qué salvar la CSS? Para garantizar el derecho a la salud y a la vida digna de los hombres y mujeres de este país. Continuamos luchando por la defensa del carácter público y solidario de la seguridad social.

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Obama olvida a Latinoamérica

La opinión de….

.

Betty Brannan Jaén


WASHINGTON, D.C. – Tengo buenas razones para pensar que el gobierno de Barack Obama sí piensa proceder este año con la ratificación del acuerdo de libre comercio que tiene pendiente con Panamá (o sea, el TPC, o tratado de promoción comercial). Incluso hay buen chance de que Obama envíe el TPC al Congreso dentro los próximos meses.

Esto, si se da, me parecerá casi un milagro. Fue solo un mes atrás que escribí que la derrota de los demócratas en una elección especial en Massachusetts podría causar que Obama escogiera no gastar capital político en el TPC cuando cosas más importantes de su agenda doméstica están en grave peligro. Sin embargo, días después, Obama sorprendió a todos con anunciar en su discurso anual de “Estado de la Unión” que él buscará fortalecer lazos comerciales con Panamá, Colombia y Corea –los tres países por años han tenido acuerdos de libre comercio en espera de ratificación. Se notó, claro, que esas palabras cautelosas de Obama no se comprometían precisamente a proceder expeditamente con la ratificación pero sí eran un mensaje claro de apoyo.

El embajador panameño en Washington, Jaime Alemán, reaccionó con alegría a las palabras de Obama. Esto significa que el tema “ha tomado vigencia nuevamente”, señaló Alemán a la salida del Capitolio esa noche. (Es tradicional que todo el cuerpo diplomático en Washington asista a los discursos del “Estado de la Unión”).

Pero si Obama de veras toma acción sobre este tema, que es de alta prioridad para Panamá y Colombia, ello será uno de los pocos puntos brillantes en lo que de otro modo ha sido un abandono de Latinoamérica. Uno comprende que Obama está acosado de todos lados por problemas muy graves, y que su política exterior obviamente tiene que atender temas de más prioridad; aun así, entre latinoamericanos y analistas de las relaciones hemisféricas hay desilusión de que Obama no se haya ocupado más de los problemas en el continente y de las relaciones con sus vecinos del llamado “patio”.

Por ello es notable que un reciente informe del Consejo de Asuntos Hemisféricos (COHA) lleva en el título que el primer año de la presidencia de Obama ha sido “decepcionante”. Citan que el presidente Lula de Brasil ha calificado a Obama como una “decepción” y critican que Obama sencillamente no ha instituido el “cambio” que prometió, en cuanto a las políticas hacia la región.

Una de las críticas es que Obama ha nombrado tantos funcionarios de Clinton que hay mucha “política heredada” de Bill Clinton, sin deshacer las políticas que heredaron de George W. Bush. Obama no ha querido hacer cambios grandes a la política hacia la región y, en general, el statu quo se ha mantenido. Obama ni siquiera ha cumplido con su promesa de nombrar un emisario especial para Latinoamérica.

Además, se ha robustecido el Plan Colombia, que muchos liberales tildan de fracaso, y se ha acentuado la militarización de la guerra contra las drogas. Las nuevas bases norteamericanas en Colombia son un indicio de esa militarización y han causado gran descontento en la región. Muchos temen que el Plan Mérida también conlleve militarización para Panamá y sus vecinos, aunque los norteamericanos lo niegan. En todo caso, es significativo, a ojos de COHA, que en 2009, los ex presidentes Cardoso de Brasil, Zedillo de México, y Gaviria de Colombia le escribieron a Obama solicitando que reconsidere la dirección de la fracasada guerra contra las drogas.

El ex presidente Fox de México también ha abogado por la despenalización de las drogas.

Pero no todo es negativo. A mi criterio, Obama respondió muy bien –inicialmente– al golpe en Honduras, aunque luego perdió su enfoque. Y 2010 ha comenzado con fuertes indicios de que este año, Obama se acordará de Latinoamérica, especialmente con relación a Panamá. Veremos si cumple.

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en del Diario La ¨Prensa, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

El mercado político en 505 palabras

La opinión de ……

.

Juan Carlos Ansin

Escuchaba las opiniones de varios especialistas sobre las reformas al sistema electoral. Mi impresión es que dichos temas fueron abordados con el sesgo hacia la representatividad de los partidos ideológicos, de derecha, izquierda o neutros (aunque estos últimos no existan en nuestro mercado político).

Sobre el sistema de elección de diputados, la tendencia pareció favorecer un candidato un voto y acotar a los independientes. Citaron el ejemplo de Colombia, donde las boletas de votación presentan numerosos candidatos independientes de trayectoria desconocida con programas aún más desconocidos. Ya había comenzado el debate, así es que no sé si alguien tocó el tema del “llanero solitario”, que sin ser venezolano, en mi opinión, es un exabrupto democrático. Porque en una democracia representativa este esperpento no representa a nadie más que al elegido por ese intrincado sistema que en el recuento de votos necesita una tabla de logaritmos y un “diplomado” de dos horas en estadísticas avanzadas.

La legitimidad de un candidato está dada no sólo por la aceptación que se le tenga, sino por la fidelidad con que éste respete sus promesas y la Ley. La segunda vuelta o ballotage, al parecer no tuvo consenso. Sin embargo creo que es fundamental, sirve para eliminar terceros partidos “roba votos” y fomentar la gobernabilidad, punto débil de las democracias latinoamericanas. Recordemos el triste papel jugado por el Papa Egoró, que le restó fuerza a la Alianza Democrática y favoreció al PRD.

Los grandes partidos electoralistas suelen tener, por conveniencia, numerosos adherentes, pero a la hora de los votos, no votan todos los que están, ni están todos los que son, produciéndose así un hiato de ilegitimidad representativa que termina por erosionar la armonía entre gobierno y ciudadanía, desmejorando la calidad de la democracia, que es lo que el Tribunal Electoral debiera fomentar. Claro, siempre y cuando ninguno de sus tres magistrados se ponga a bailar “sí se puede” a la hora de repartir credenciales y sea premiado con otros diez años de caradurismo con buen sueldo.

La transformación cultural debida a la inserción del pensamiento mercantilista en la política, ha sustituido la confrontación ideológica. De tal modo que el “monstruo” izquierdista Lula da Silva se ha hecho popular por implementar políticas sociales con una economía de mercado neoliberal. En Chile, Piñera le arrebata a la Concertación su discurso socialista tradicional, por otro escorado hacia la derecha light. Si el señor Micheleti oyó el discurso “chavista” de Lobo, seguramente habrá hablado con los entorchados que sable en mano escoltaban al neopresidente hondureño.

De modo que hoy los ciudadanos no votan ideologías sino realidades tangibles, de necesidad perentoria. Las elecciones no son más que mecanismos de la democracia, regulada según valores de la cultura dominante. En este caso los del mercantilismo neocapitalista. Los partidos pudieran comprar votos, digamos que a cien dólares. Así el Estado se ahorraría una buena suma y los candidatos perdedores se llevan algo verdaderamente suyo en los bolsillos. Falta saber como se resolvería el financiamiento del llanero solitario.

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en el Diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Si los buenos no actúan, los malos triunfan

La opinión del Especialista en Conductas Humanas y Resocialización……

.

JOSÉ MAGÁN V.

Hoy, ya se está viviendo lo que señala la palabra de Dios cuando dice que existirán muchos que llamarán a lo malo bueno y a lo bueno malo, porque podemos observar a padres de familia ver a sus hijos e hijas andar en malos pasos, como el ser pistoleros contratados para asesinar a X o Y persona y hasta le guardan el dinero sucio por el cual los contrataron, otros se culpan diciendo que las drogas o armas que encontraron en sus casas son suyos, no de sus hijos delincuentes.

¿Hasta cuándo las leyes en este país serán tan blandas que no encarcelan a estos padres de familias y algunos empleados públicos que, en lugar de formar hombres y mujeres de bien, están formando monstruos, que a diario dejan a su paso desesperación, temor, luto y dolor?

Ya es hora de que las leyes se cumplan a cabalidad.

No puedo dejar de mencionar que en todas nuestras comunidades populares existen muchísimas personas trabajadoras, estudiadas, decentes, de gran prestigio, honradas, etc., la mayoría; los malos son una minoría.

Que si los gobernantes se ponen a trabajar para que se hagan las cosas buenas, como sacar de circulación las armas ilegales; crear leyes que sean rígidas contra los padres irresponsables que no cumplen su rol, leyes enérgicas contra policías, custodios y todo personal corrupto en los centro de cumplimiento, custodias y cárceles que han hecho de estos lugares sus empresas; y en toda las esferas laborables que el que no cumpla con su trabajo y haga todo lo contrario sea sancionado duramente, los malos y sus maldades serán vencidos.

Las cosas están como están, porque los buenos, que son mayoría, han dejado de actuar y de hacer las cosas como debe ser.

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La Farsa

La opinión del Periodista, Catedrático y Analista Internacional….

.

Jairo Henri Pertuz Suárez

El mundo viene viviendo una farsa permanente. En algunos países empobrecidos se remarca en una vivencia el carnaval. Esta tramoya descarnada, de falsa alegría, grotesca a veces, tiene una realidad que subyace en la vida de los pueblos del llamado Tercer Mundo regido por un Grupo de Ocho, ¿o más?, países ricos.

Discriminados e indefensos, pueblos sedientos de trabajo, salud, vivienda, justicia social y paz, deambulan en sus ciudades y campos o emigran a destinos inciertos, sobreviviendo como un paria, aunque suman millones de personas.

Por eso, causan estupor las manifestaciones de seudoperiodistas en sus convenientes “análisis” tales como los del cómico Bayley,  las tendenciosas de C. A Montaner, Enrique Santos C,  los Vargas Ll., o los comentarios cínicos de un tal Bretchner, que emiten mensajes sesgados de un mundo irreal, sin respeto ni justicia, que ellos pretenden que se mantenga como hasta hoy.  Con gobiernos de dinastías familiares y políticas con alianzas siniestras. Jamás en auténtica democracia, sin privilegios sino con derechos y solidaridad, sin recurrir a la farsa donde están ocultos dolor y hambre.

El carnaval, como expresión cultural popular, es una farsa detrás de la cual millones de personas viven una realidad oprobiosa.

Miles de panameños mueren sin poder conocer Contadora, Bahía Piña, San Blas, Cerro Punta, Boquete o la capital del país.   Tampoco pueden comprar en los malls o super lo que quieren o necesitan. A pesar de nuestra “democracia” y libertad, carecen del dinero y la posibilidad de lograrlo, aunque trabajen de sol a sol.   Sus salarios y situación se los impide. Mal pagados, además, con una legislación inconsecuente, trabajando en Semana Santa,  Navidad y Año Nuevo, pero festejando las fiestas culturales de los jefes.

El carnaval ciertamente genera algunas oportunidades e ingresos que constituyen un paliativo, pero… ¿quiénes se benefician más?, solo analice.

Cabe preguntarse sobre el duro contraste: Haití (sin terremoto),  Nicaragua, El Salvador, Honduras y Panamá (40 % de su población en pobreza), conviviendo por siglos su tragedia, a pesar de estar a escasos kilómetros del país más poderoso y democrático del mundo. ¿Cómo son posibles fortunas familiares multimillonarias en las que una sola casa cuesta 60 millones, mientras millones de familias no tienen casa y viven con .50 centésimos al día?   Para algunos esto es democracia y correcto o simplemente lo ignoran.

Transnacionales mercenarias, con aliados nacionales, hacen parte de un anillo estrangulador logrando “concesiones” y “contratos” lesivos a los intereses del pueblo, algunas con daños irreversibles como las explotaciones mineras. Todo es parte de la farsa. ¿Qué opina usted? ¿Que siga la farsa? ¿O es necesario un real cambio?

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en el Diario El siglo a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que le corresponde.

Código de ética ambiental

La opinión de….

Carlos A. Gómez


Los modelos de desarrollo económico en que se han basado los sistemas políticos de gobierno que existen alrededor del mundo, han generado una crisis ecológica sin precedentes. A esto hay que sumarle la pobreza, la cual se constituye en una exclusión social y el mayor peligro ambiental creando una división creciente entre ricos y pobres.

Es impostergable que la raza humana cambie su estilo de vida hacia una relación más justa con su entorno, del cual depende. La humanidad necesita elevarse más allá de lo material para encontrarse con su verdadera esencia y forjar una nueva relación ser humano–naturaleza y convivir en perfecta armonía.

Si queremos un mundo mejor, tenemos que construir el futuro basado en la solidaridad y respeto hacia todas las especies que habitan este planeta. Una herramienta útil para este cambio es la educación ambiental, cuyo objetivo debe ser el de construir nuevas normas de conducta que rijan nuestra relación con el ambiente, así como para enfrentar los graves problemas ecológicos que vivimos como el cambio climático.

En este proceso, la participación de toda la sociedad es un requisito indispensable para mejorar las condiciones del medio natural que nos rodea. Para iniciar este cambio, es necesario fomentar la ética ambiental, que “es una filosofía de vida, del respeto y del amor a la vida, a la naturaleza y a los semejantes. Hay que construirla, participativamente, sustentada en un conjunto de “nuevos” valores. No se trata de simples fórmulas de comportamiento individual” (E. T. Solís).

El ser humano tiene el privilegio de gozar de libertad, y basado en ello ha desarrollado actividades económicas que han sobrepasado los límites de los sistemas ambientales. Por tal motivo, se hace necesario que las personas conozcan cómo funcionan los ecosistemas naturales, sobre todo sus limitaciones y las consecuencias de las alteraciones de sus ciclos naturales, ya que la naturaleza tiene su orden y su equilibrio.

Es por ello, que se requiere un código de ética ambiental que evite la afectación de estos ecosistemas, vitales para nuestra supervivencia. Panamá puede dar un ejemplo al resto de los países, al adoptar tal Código, que servirá de modelo para el resto del orbe. El mismo se basará en la ciencia y el conocimiento; será un punto de referencia para los tomadores de decisiones que administran nuestros recursos naturales. De lo contrario, el actual desarrollo económico inhumano e innatural nos llevará a un punto sin retorno.

Estos cambios no son fáciles de llevar a cabo por el conflicto de intereses que existe, pero si de verdad queremos dejar un ambiente en condiciones aceptables de vida para los seres humanos, no debemos perder más tiempo. Nosotros necesitamos el planeta para vivir, éste puede existir perfectamente sin nosotros.

“La raíz de la contaminación es la codicia… Los seres humanos deben saber que la codicia, servida por el poder, es destructiva, y por lo tanto, mala. Y pueden hacer el esfuerzo moral de ponerle coto (…) La única manera de impedir los desastres es que se produzca una revolución interna en cada ser humano”. Toynbee, A. Daisaku, I. “Escoge la vida”.

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en del Diario La ¨Prensa, a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.