La pérdida de la infancia

La opinión de la Psicóloga Especialista de la conducta humana……
.

Antes de entrar en materia voy a referirme a la programación lamentable de La Cáscara, Código 4, Al Descubierto, Así es mi tierra, Hecho en Panamá, In Fraganti, El Reventón, presentada durante los días de carnaval.   En que hasta un micrófono simulaba el miembro viril; imagínense lo demás, un reality show digno de videos pornográficos, desluciendo el carnaval panameño.

¿Autorregulación? ¡ja! Eso no existe. Dueños y gerentes de canales de televisión, productores y presentadores parecen no saber el significado de las palabras autorregulación, moral, decencia, respeto, sensatez y prudencia. ¿Cambiar el canal? ¿Por qué?  Para eso pago mi mensualidad para ver buena televisión, para apreciar nuestras buenas costumbres, no la porquería que suelen mostrar.

En nuestro país hay redes muy bien organizadas para la explotación sexual y mental de nuestra niñez y juventud y los programas mencionados parecieran ser una de esas redes.

Todos los niños deben disfrutar de una infancia inocente y hasta cierto punto, despreocupada y feliz.  Sin embargo, la triste realidad es que para muchos de ellos es algo inalcanzable. Solo hay que pensar en los miles de sueños infantiles que se hacen añicos cuando ven su vida arruinada por la injusticia, la prostitución infantil y el maltrato físico y psicológico.

Solo hay que imaginar cómo se siente un niño cuando tiene que vivir en las calles, porque le parecen más seguras que su propio hogar; o cuando, a pesar de hallarse en la época de su vida en que más necesita que lo amen y protejan, se ven obligados a aguzar su ingenio para esquivar a todo aquel que desea explotarlo como mulas de cargas para transportar estupefacientes, trabajar para llevar el sustento a sus casas, o al ser explotados por el turismo sexual, la prostitución infantil y programas de televisión como los mencionados. Es muy triste vivir así, sin fuerza, sin luz propia, sin voluntad, sin esperanzas, sin seguridad, sin educación.

Bastante se ha escrito y hablado sobre el tema. Sin embargo, parece que las palabras se las lleva el viento. Es importante que el gobierno central, los gremios empresariales y profesionales, clubes cívicos, padres, madres, y educadores, se involucren en subsanar una vez por todos estos delitos. Esto es un problema de salud pública que aqueja a toda una sociedad.

Limitarse a hablar de un mundo mejor para estas criaturas no es suficiente. Por eso no cabe la indiferencia ni la superficialidad.   He de observar una gran indolencia cuando se tratan estos aspectos. Tal vez hay quienes observen estos hechos desalentadores y no hagan nada para ayudar a encontrar la solución, porque se sienten afortunados de poder darles a los suyos un buen hogar y lo necesario para vivir.

Cuando a un niño o niña se le priva de una infancia y adolescencia sin riesgos psicosociales, de seguro cometerá delitos a fin de sobrevivir en un mundo lleno de injusticias. Las noticias y las estadísticas señalan que empiezan a delinquir a temprana edad. Entonces nos alarmamos cuando estas criaturas se nieguen a ir a la escuela, consumen drogas, y por el afán desmesurado de ganar dinero empuñan un arma, asesinan y hasta se convierten luego en dueños y gerentes de empresas televisoras, y en productores y presentadores de programas como los citados.

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la distinguida autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Sobre la enseñanza de la ética

La opinión de……

.

Francisco Díaz Montilla

Durante la trigésima segunda sesión de la Conferencia General de Unesco en 2003, un grupo de Estados miembros expuso la necesidad de iniciar y sostener programas de enseñanza no solamente en el campo de la bioética, sino además en materia de educación científica y profesional.   En 2004, basándose en estas declaraciones y recomendaciones, Unesco lanzó el programa de enseñanza de la ética.   Para Unesco, la cuestión de la enseñanza de la ética es una tarea fundamental.

Con esa finalidad, se ha constituido un Observatorio Mundial de Ética, esto es una base de datos mundial sobre bioética y otras áreas de la ética aplicada en ciencia y tecnología, tales como ética de la ciencia, ética ambiental y ética de la tecnología.

Presumimos que las autoridades panameñas tienen conocimiento de este tipo de programas, pues al fin de cuentas, el Estado panameño es un miembro de esta institución y tiene sus representantes ante ella. Lo que no entendemos es por qué un programa como este no tiene impacto alguno en la educación panameña (premedia, media o superior).

Sí, la Ética es fundamental, no porque lo diga o lo piense Unesco, sino porque desde ella se muestra a los seres humanos la necesidad de construir espacios prácticos (morales) que posibiliten la convivencia de acuerdo con principios, reglas o normas a las que todos estén sometidos, no por disposición arbitraria (ideológica, política o religiosa), sino por libre determinación de la voluntad y del intelecto. La necesidad es tanto mayor en una sociedad como la nuestra, donde las reglas o los principios (en el ámbito profesional, social, cotidiano, político, etc.) parecen haber colapsado y no tener importancia o relevancia alguna.

Por supuesto, la enseñanza de la ética requiere conocimientos específicos y presupone ciertas competencias. La ética, como disciplina, requiere de tres componentes fundamentales: la argumentación, la crítica y la lógica. Esos elementos garantizan que el discurso ético se mueva en el ámbito del episteme y no en el de la simple y mera doxa. Piénsese –por ejemplo– en la reflexión aristotélica sobre la justicia, en la exposición kantiana de los imperativos, en los argumentos de Moore en Principia ethica, en las reflexiones de Wittgenstein en sus Conferencias sobre Ética, o en las imprescindibles formulaciones de Hana Arendt o Adela Cortina. La articulación de un discurso pedagógico razonable con respecto a la ética presupone, fundamentalmente, competencia filosófica.

La realidad apunta en otra dirección: en nuestro medio, la enseñanza de la ética está en manos de charlatanes de todos los géneros especialistas en todo, pero que no tienen formación en ética ni en filosofía, que carecen de capacidad argumentativa y crítica, y con capacidad lógica cuestionable.   En escenarios como este, el resultado es obvio: desconocimiento, confusión terminológica y conceptual, así como una imagen distorsionada y fragmentada de la disciplina.

Se impone, pues, que instituciones como Meduca, Mides, Secretaría Anticorrupción, universidades públicas y particulares, etc. crean las bases institucionales para construir un proyecto nacional para la enseñanza de la ética, siguiendo los parámetros de Unesco, con individuos competentes y formados para ello. Tal vez, así, estaremos en mejor posición para comprender el sentido de conceptos como: responsabilidad, libertad, equidad, dignidad, valor, justicia, solidaridad, etc., y aplicar sus significados a un proyecto de vida personal y social razonable.

<>

Artículo publicado  el 20  de febrero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo  que al autor, todo el crédito que les corresponde.

“Que la Virgen nos proteja”, la Procuradora

La opinión del Docente Universitario…..

.

Dorindo Jayan Cortez

Ya la Procuradora abandonó su cargo, se le ha sacado. Se concreta la preocupación de diversos sectores sociales, políticos y, últimamente, a la misma iglesia. A través de la Conferencia Episcopal, la jerarquía católica advertía una “peligrosa desestabilización” y solicitaba, de manera urgente, una “política ética que no dependa de los gobernantes”. Organizaciones de la sociedad civil, incluida la desaparecida Cruzada Civilista, se han manifestado decepcionadas con lo que viene ocurriendo ya que todo apunta a que el Estado de derecho en su correcto ejercicio, corre riesgo y, con ello, la débil democracia construida en las dos últimas décadas.

La preocupación fundamental de hoy está referida al debilitamiento del régimen institucional. Uno de los componentes característicos del sistema político, durante las primeras cinco décadas de la República, fueron — precisamente, las constantes y prolongadas crisis institucionales.

La fachada democrática y el Ejecutivo, con los partidos políticos adeptos y la Comandancia de Policía, marcaban el rumbo del quehacer institucional, por encima de toda regulación.

Las distintas administraciones del poder Ejecutivo, de las dos últimas décadas, se cuidaron de irrumpir abiertamente en el ordenamiento legal e institucional. Y si lo hicieron, lo que es indudable, fue de tal manera que no generó las inquietudes generalizadas como actualmente se han venido dando en el país. De hecho, las denuncias de corrupción han sido una constante en cada gobierno. Regresar a ese pasado, no ayuda en nada.

La experiencia militarista, principalmente lo que ocurre en los años de crisis de ese modelo, generó el discurso y el escenario para la apertura democrática. No se puede negar los esfuerzos y los avances logrados, aunque sigue siendo una obra inacabada y con grave deformaciones.

Habría que decir que aún cuando esos esfuerzos se llevan adelante en el periodo pos-invasión, lo que le confería a quienes ostentaban el poder un espacio libre de actuación, aún así, la opción tomada resguardó el ordenamiento jurídico y la estabilidad institucional.

La manera como se abordó el tema militar y policial, las reformas para fortalecer el sistema electoral y judicial, todo ello se enmarcó dentro de una frágil visión institucional que, aun así, ha dado réditos al sistema.

El problema, en el contexto actual, levanta polvorín al ponerse en jaque el avance aludido. La “eliminación” de Panamá del Parlacen, es un ejemplo.   Sobre la base de que era una promesa de campaña sacar a Panamá, se ha desconocido los tratados internacionales y la misma Constitución.

Más adelante, el nombramiento de los Magistrados de la Corte Suprema causó desilusión al no tomarse en cuenta las recomendaciones de la Comisión nombrada para tales efectos.

El caso de la Procuradora y la designación del “Procurador suplente” por el ejecutivo apuntan, a juicio de muchos, a la concentración de los tres poderes y uno solo. Y esto es peligroso; como señaló la Procuradora, al dejar el despacho, “que la Virgen nos proteja” .

<>

Artículo publicado el  20 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Migrantes, al filo de la muerte

La opinión del periodista……

.

Abdel Fuentes

En uno de mis viajes por Centroamérica, recién inició este año, presencié un documental en bruto que intenta mostrar el vía crucis que atraviesan miles de migrantes centroamericanos rumbo a Estados Unidos.   La mayoría van preñados de sueños en busca de una mejor vida. Ignoran que sus esperanzas se transformarán en escenas de dolor.   Las opciones van desde vender su dignidad y sentido de humanidad, por sobrevivir, hasta la tortura, el secuestro y la muerte.

Mujeres y hombres son asaltados. Las féminas, además de ser despojadas de sus pertenencias, son manoseadas y violadas carnalmente. Quienes no mueren en manos de la delincuencia, lo hacen en las vías del tren. Los más afortunados resultan mutilados.   Llegar a Estados Unidos les toma, a los que sobreviven, unos 60 días, aproximadamente. Hay quienes prefieren cruzar sin riesgos, por ello pagan 10 mil dólares.   Desde la frontera de Guatemala hasta Estados Unidos, hay 4 mil kilómetros de recorrido.

Algunos confían sus vidas a los denominados “coyotes”, quienes supuestamente deben ayudarles a realizar el recorrido. Desconocen que muchos de estos trabajan con grupos criminales, como los “Zetas”, quienes infunden temor en los territorios por donde atraviesan los migrantes.

El periodista Oscar Martínez, del diario digital El Faro, en El Salvador, revela que aunque los “Zetas” son conocidos internacionalmente como un cartel del narcotráfico, desde hace algún tiempo diversificaron sus actividades y ahora lucran de los indocumentados, a quienes secuestran para pedir rescate a los parientes de sus víctimas.

Según una investigación realizada por Marco Antonio Rodríguez Martínez difundida en internet, bajo la monografía “El poder de los Zetas”, sus integrantes son principalmente ex militares mexicanos de alta capacidad en el manejo de armamento, quienes decidieron vender sus servicios, en busca de mejores ingresos, al grupo del Cartel del Golfo.

Como ex militares fueron entrenados por soldados extranjeros en logística, artes marciales, seguridad, asalto y toma de edificios. No suelen ser delincuentes que surgieron de las calles.

El documental, dirigido por Marcela Zamora y El Faro de El Salvador, cuyo director es Carlos Dada, presenta testimonios de algunos migrantes que han logrado salvar sus vidas. Cuentan que en territorio mexicano los maquinistas de una línea de trenes de carga, que va de ciudad Juárez al norte, detienen los vagones, sin justificación alguna. Esto permite que hombres armados secuestren a los indocumentados.

Una viajera se refiere a la forma como se organizan. Asegura que unos secuestran, otros cuidan a los secuestrados y luego están los llamados carniceros. Estos últimos se encargan de quitar la vida a los que no pagan por su libertad. Los rescates oscilan en cuantiosas sumas que van de 2 mil a 5 mil dólares. El que no cumpla es descuartizado e incinerado.

El padre Pantoja es otro testigo del documental. Su voz no se reduce al silencio, aunque son constantes las amenazas de muerte que recibe. Calcula que en seis meses, los secuestrados suman hasta 9 mil. Estima en 25 millones de dólares las ganancias que obtiene el crimen organizado por los secuestrados durante ese período.

Seres humanos están desapareciendo, sin que nadie haga nada. Es un gran negocio a costa de la vida de migrantes centroamericanos, en el que incluso también transitan panameños.

Los colegas de El Faro digital dedicaron un año y medio a este trabajo, ingresando en las entrañas del mal. Han querido denunciar un problema que resulta ser más grave de lo que parece. Este artículo es un pequeño intento por resaltar el trabajo humano de estos valientes salvadoreños, héroes anónimos de una verdad que muchos pretenden ocultar.

<>

Artículo publicado  el 20  de febrero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo  que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Tres clases de eunucos

La opinión del Educador…….

Pastor E. Durán E.

El término “eunuco” viene del griego. Significa “guardián del lecho”.   Se refiere al hombre castrado, en especial, el que se destinaba, entre los reinos orientales, a la custodia de las mujeres del harén, para evitar embarazos y/o violaciones.   Por analogía, también se le llamaba “eunuco” a cualquier oficial que tuviera deberes en la corte del rey, sin que esto significase que fuera “eunuco” en sentido literal.

Algunos científicos consideran la homosexualidad como una “enfermedad sicológica” y aunque perduran los científicos que mantienen esta opinión, la mayoría en la actualidad sostiene que “no existen argumentos científicos que demuestren una condición innata de la homosexualidad (neurológica, endocrina o genética); más bien se trataría de personas susceptibles en su personalidad, que bajo una determinada influencia ambiental expresarían una orientación homosexual en la adultez, la cual puede ser parcial o completamente reversible en muchos casos (Dr. Francisco Javier Bustamante Volpi).

Si nos vamos al plano religioso, en la Biblia (Mateo 19:12), Jesús habló de tres clases de eunucos, al decir: “Porque hay eunucos que nacieron así de la matriz de su madre, y hay eunucos que fueron hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se han hecho eunucos por causa del reino de los cielos.

Quien pueda hacer lugar para ello, haga lugar para ello”. O sea, que hay tres clases de eunucos: a) Los que nacieron así, b) los que fueron castrados, y, c) los que a sí mismos se han hecho eunucos por causa del reino de los cielos.

Los que “a sí mismos se han hecho eunucos” a causa del Reino, son aquellos que ejercen “autodominio”, para poder dedicarse por completo al servicio de Dios.   El apóstol Pablo recomienda esto como lo “mejor”, para los cristianos que no se han “encendido de pasión” (como el P. Alberto Cutié), ya que pueden servir al Señor con más constancia y “sin distracción” (Ver: 1Co 7:9, 29-38).

Tales “eunucos” no son personas que se hayan castrado (aunque algunos quisieran que los castrasen), sino que, más bien, permanecen solteros voluntariamente. Por otra parte, la Biblia no recomienda ningún voto de celibato, y el “prohibir casarse” se condena como una de las señales de la “apostasía”, o sea, la renuncia que hace una persona de sus creencias religiosas o políticas y abandono de su religión o del partido político al que pertenecía. De hecho, algunos de los apóstoles eran hombres casados.

Se ha demostrado que los votos de castidad son como los votos electorales: una vez que se emiten, la realidad acaba con las promesas de campaña (“El Pueblo al poder”, “Cero corrupción”, “El cambio va”, etc.).

<>

Artículo publicado el  20 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

A la eficacia del cambio

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado……

.

GUILLERMO ROLLA PIMENTEL

Estamos en un momento histórico trascendental. Hemos vivido experiencias muy traumáticas y frustraciones muy decepcionantes.  Ignorancia, ingenuidad, incultura política, pobreza, carencia de valores, dictadura, intervenciones internacionales, envidia a la riqueza de nuestra geografía, todos factores que han confluido para desviar el sano camino hacia nuestro desarrollo político y social armónicos.

El país ha avanzado en el tiempo, pero distorsionado, aparente, exterior, en cifras.   La realidad todos la vivimos. Gran inequidad, pésima distribución de los beneficios, fallas educativas, crisis de valores, corrupción, justicia inoperante, graves desigualdades electorales, inculturar, violencia, endeudamiento generacional, continuar el “ pro mundi beneficio ”, desprestigio de todos lo órganos del Estado, el manejo economicista, el entreguismo de los tratados del Canal, la demagogia del juegavivo torrijista, los 21 años de dictadura, la claudicación de una falsa izquierda el egoísmo y avaricia de un frente empresarial deshumanizado, la división del sector laboral, etcétera.

Mientras grupos políticos y los empresariales cuentan con profesionales preparados, a la hora de funcionar son desviados por intereses mercantiles, enriquecimientos ilícitos, corrupción e ineficacia. La orientación y los objetivos sociológicos se han perdido, por la falta de mística de servicio público, en la carencia de principios ideológicos y programas efectivos de desarrollo social, en la ineficacia, el juegavivo , la publicidad y el mercenarismo. Para políticos y empresarios el cambio es necesario. No ya para reflexionar, sino para cambar de actitud y conducta. Todos son necesarios, pero para cumplir una función social.

La producción tiene que estar dirigida a crear empleo, a reducir los costos de producción y reducir precios al consumidor, especialmente de los alimentos y los artículos de primera necesidad. A ser creativos y solidarios con sus trabajadores y clientes. El transporte en manos de los conductores fue una buena idea, pero además del bus, les faltó la organización y la disciplina para regular el servicio y su calidad (falla gremial y estatal). Entonces, el método empresarial debería participar conjuntamente.

Igualmente la ciudadanía, que es ser realmente el mercado, debe igualmente participar en tocas las acciones, especialmente de corte social.   La ACP, que por ley tiene que permanecer con políticas de Estado y no partidarias, debería dar cabida a su más importante valor, sus trabajadores; y permitir la acción de sus creadores, el pueblo, que luchó el 9 de Enero de 1964.   Si la Ley no lo contempla, los conceptos y propuestas de estos estamentos deben tomarse en cuenta, no solo los asesores navieros; más aún cuando ahora se tiene que pagar una deuda por la ampliación en un nuevo canal, que deberían pagarla directamente los usuarios con sus peajes.

No es con medidas represivas (cárcel) y controladoras como el país avanzará uniformemente, sino con capacitación en valores, estilos de vida, concertaciones efectivas y democráticas, participación real de la ciudadanía, educación masiva por todos los medios de comunicación social, de considerar a los trabajadores, indígenas e inclusive a sus bases electorales.

La unidad de acción conjunta, indispensable para el progreso general, tiene que darse no en quien juega más vivo, sino en la verdad histórica de hechos, reconocer errores, aceptar responsabilidades, valorizar méritos, sancionar a los delincuentes como escarmiento preventivo (no como venganza), indemnizar a las víctimas de las violaciones a los Derechos Humanos, devolver al Estado los dineros robados, de peculado, coimas y comisiones ilegales.

Estas observaciones no tienen originalidad, pues han sido publicadas por diferentes grupo, pero a pesar de que muchas han sido favorablemente recibidas, no se concreta su ejecución.

Talvez considerando algunas de estas estrategias, con regulaciones acordes con la sociedad y una constituyente moderna y justa, podamos todos caminar juntos hacia un Panamá Mejor.

<>

Publicado el 20 de febrero de 2010 en el Diario   La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Qué hay del debido proceso a los docentes?

La opinión de…..

.

Darío Herrera Díaz

A raíz de las investigaciones que se le siguen a la separada procuradora de la Nación, al ex presidente Pérez Balladares y a los ex ministros de educación, el “debido proceso” y la “justicia selectiva” se mencionan en todos los medios de comunicación social. Los juristas, comentaristas y el público en general concuerdan en que se les debe respetar las garantías fundamentales a las que tienen derecho; pero, ¿qué hay del debido proceso al que tienen derecho los docentes de nuestro sistema educativo?

La Ley 47 Orgánica de Educación establece que las quejas interpuestas sobre algún miembro del personal docente deben ser investigadas por el director del centro escolar tan prolijamente como su importancia demanda; no obstante, establece que estas deben llegar por algún conducto digno de crédito.

¿Es digno de crédito un padre que en vista de que su hijo reprueba o es amonestado por agredir a una compañera, en acto de venganza, levanta calumnias e injurias contra un docente? ¿Acaso tienen credibilidad las asociaciones de padres, madres y acudientes que no rinden informe del dinero que manejan?

Los directores o directoras llevan acabo las “encuestas” o “investigaciones” y en muchos casos, incluso intencionalmente, solo se apegan al artículo 192 de la Ley 47. Este artículo establece que de ser culpable el docente se le pasará el pliego de cargos y este solo tendrá ocho días para defenderse.

¿Acaso el docente no tiene derecho a conocer, en cualquier momento, el estado del proceso y a presentar incidentes al mismo, como lo establece la Ley 38 de 31 de julio de 2000? ¿Dónde queda el derecho de obtener pronta resolución, de peticiones hechas por parte de los docentes a los directores sobre informaciones contenidas en archivos, registros o expediente de él que mantenga la institución de la cual forma parte? ¿Tiene el docente que resignarse a esperar la sanción y contar con tan solo ocho días para defenderse? ¿Qué pasa cuando el fiscal, jurado y juez, es decir el director, también está siendo investigado (v. gr. alterar documentos)? ¿Está permitido comentar con particulares o subalternos el contenido de una investigación por parte de los que investigan? ¿No hay violación del debido proceso, de la Ley 38 de 31 de julio de 2000, de la Ley No, 6 de 22 de enero de 2002 (v. gr. artículo 3) e incluso de la Constitución Política de la República de Panamá (v. gr. artículo 41)?

Por otra parte, las estadísticas muestran que cuando un docente interpone una denuncia contra un director, ya sea por abuso de autoridad o extralimitación de funciones; estos no son, por parte del director o directora regional, prolijamente investigados como lo establece la Ley 47. ¿No es este un caso de justicia selectiva?

La violación del debido proceso y la justicia selectiva conducen a los docentes a hacerse los sordos, mudos y ciegos ante las injusticias o anomalías que se dan en los centros escolares. Si interviene o media en los conflictos que se dan entre estudiantes o en las reyertas que estos protagonizan quedan expuestos a que los sancionados, con sus acudientes, posteriormente, levanten calumnias e injurias contra ellos y el sistema del cual forma parte, en el mejor de los casos, los deja que se defiendan como puedan; y en el peor de los casos, se vuelva contra ellos. Si denuncia irregularidades administrativas, mismas que mantienen a los colegios en pésimas condiciones, los directores inician una cacería de brujas hasta trasladarlos.

Sin lugar a dudas, tienen sentido las reflexiones de Temas de Nuestra América; a saber: “Los sueños perduran, pero muere el soñador. Tal vez no muera el ideal, pero el idealista sí: muere de inanición o asume las complicidades de la coyuntura”.

<>

Artículo publicado  el 20  de febrero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo  que al autor, todo el crédito que les corresponde.