La pérdida de la infancia

La opinión de la Psicóloga Especialista de la conducta humana……
.

Antes de entrar en materia voy a referirme a la programación lamentable de La Cáscara, Código 4, Al Descubierto, Así es mi tierra, Hecho en Panamá, In Fraganti, El Reventón, presentada durante los días de carnaval.   En que hasta un micrófono simulaba el miembro viril; imagínense lo demás, un reality show digno de videos pornográficos, desluciendo el carnaval panameño.

¿Autorregulación? ¡ja! Eso no existe. Dueños y gerentes de canales de televisión, productores y presentadores parecen no saber el significado de las palabras autorregulación, moral, decencia, respeto, sensatez y prudencia. ¿Cambiar el canal? ¿Por qué?  Para eso pago mi mensualidad para ver buena televisión, para apreciar nuestras buenas costumbres, no la porquería que suelen mostrar.

En nuestro país hay redes muy bien organizadas para la explotación sexual y mental de nuestra niñez y juventud y los programas mencionados parecieran ser una de esas redes.

Todos los niños deben disfrutar de una infancia inocente y hasta cierto punto, despreocupada y feliz.  Sin embargo, la triste realidad es que para muchos de ellos es algo inalcanzable. Solo hay que pensar en los miles de sueños infantiles que se hacen añicos cuando ven su vida arruinada por la injusticia, la prostitución infantil y el maltrato físico y psicológico.

Solo hay que imaginar cómo se siente un niño cuando tiene que vivir en las calles, porque le parecen más seguras que su propio hogar; o cuando, a pesar de hallarse en la época de su vida en que más necesita que lo amen y protejan, se ven obligados a aguzar su ingenio para esquivar a todo aquel que desea explotarlo como mulas de cargas para transportar estupefacientes, trabajar para llevar el sustento a sus casas, o al ser explotados por el turismo sexual, la prostitución infantil y programas de televisión como los mencionados. Es muy triste vivir así, sin fuerza, sin luz propia, sin voluntad, sin esperanzas, sin seguridad, sin educación.

Bastante se ha escrito y hablado sobre el tema. Sin embargo, parece que las palabras se las lleva el viento. Es importante que el gobierno central, los gremios empresariales y profesionales, clubes cívicos, padres, madres, y educadores, se involucren en subsanar una vez por todos estos delitos. Esto es un problema de salud pública que aqueja a toda una sociedad.

Limitarse a hablar de un mundo mejor para estas criaturas no es suficiente. Por eso no cabe la indiferencia ni la superficialidad.   He de observar una gran indolencia cuando se tratan estos aspectos. Tal vez hay quienes observen estos hechos desalentadores y no hagan nada para ayudar a encontrar la solución, porque se sienten afortunados de poder darles a los suyos un buen hogar y lo necesario para vivir.

Cuando a un niño o niña se le priva de una infancia y adolescencia sin riesgos psicosociales, de seguro cometerá delitos a fin de sobrevivir en un mundo lleno de injusticias. Las noticias y las estadísticas señalan que empiezan a delinquir a temprana edad. Entonces nos alarmamos cuando estas criaturas se nieguen a ir a la escuela, consumen drogas, y por el afán desmesurado de ganar dinero empuñan un arma, asesinan y hasta se convierten luego en dueños y gerentes de empresas televisoras, y en productores y presentadores de programas como los citados.

<>

Publicado el 21 de febrero de 2010 en el Diario La Estrella de Panamá, a quien damos, lo mismo que a la distinguida autora, todo el crédito que les corresponde.

Sobre la enseñanza de la ética

La opinión de……

.

Francisco Díaz Montilla

Durante la trigésima segunda sesión de la Conferencia General de Unesco en 2003, un grupo de Estados miembros expuso la necesidad de iniciar y sostener programas de enseñanza no solamente en el campo de la bioética, sino además en materia de educación científica y profesional.   En 2004, basándose en estas declaraciones y recomendaciones, Unesco lanzó el programa de enseñanza de la ética.   Para Unesco, la cuestión de la enseñanza de la ética es una tarea fundamental.

Con esa finalidad, se ha constituido un Observatorio Mundial de Ética, esto es una base de datos mundial sobre bioética y otras áreas de la ética aplicada en ciencia y tecnología, tales como ética de la ciencia, ética ambiental y ética de la tecnología.

Presumimos que las autoridades panameñas tienen conocimiento de este tipo de programas, pues al fin de cuentas, el Estado panameño es un miembro de esta institución y tiene sus representantes ante ella. Lo que no entendemos es por qué un programa como este no tiene impacto alguno en la educación panameña (premedia, media o superior).

Sí, la Ética es fundamental, no porque lo diga o lo piense Unesco, sino porque desde ella se muestra a los seres humanos la necesidad de construir espacios prácticos (morales) que posibiliten la convivencia de acuerdo con principios, reglas o normas a las que todos estén sometidos, no por disposición arbitraria (ideológica, política o religiosa), sino por libre determinación de la voluntad y del intelecto. La necesidad es tanto mayor en una sociedad como la nuestra, donde las reglas o los principios (en el ámbito profesional, social, cotidiano, político, etc.) parecen haber colapsado y no tener importancia o relevancia alguna.

Por supuesto, la enseñanza de la ética requiere conocimientos específicos y presupone ciertas competencias. La ética, como disciplina, requiere de tres componentes fundamentales: la argumentación, la crítica y la lógica. Esos elementos garantizan que el discurso ético se mueva en el ámbito del episteme y no en el de la simple y mera doxa. Piénsese –por ejemplo– en la reflexión aristotélica sobre la justicia, en la exposición kantiana de los imperativos, en los argumentos de Moore en Principia ethica, en las reflexiones de Wittgenstein en sus Conferencias sobre Ética, o en las imprescindibles formulaciones de Hana Arendt o Adela Cortina. La articulación de un discurso pedagógico razonable con respecto a la ética presupone, fundamentalmente, competencia filosófica.

La realidad apunta en otra dirección: en nuestro medio, la enseñanza de la ética está en manos de charlatanes de todos los géneros especialistas en todo, pero que no tienen formación en ética ni en filosofía, que carecen de capacidad argumentativa y crítica, y con capacidad lógica cuestionable.   En escenarios como este, el resultado es obvio: desconocimiento, confusión terminológica y conceptual, así como una imagen distorsionada y fragmentada de la disciplina.

Se impone, pues, que instituciones como Meduca, Mides, Secretaría Anticorrupción, universidades públicas y particulares, etc. crean las bases institucionales para construir un proyecto nacional para la enseñanza de la ética, siguiendo los parámetros de Unesco, con individuos competentes y formados para ello. Tal vez, así, estaremos en mejor posición para comprender el sentido de conceptos como: responsabilidad, libertad, equidad, dignidad, valor, justicia, solidaridad, etc., y aplicar sus significados a un proyecto de vida personal y social razonable.

<>

Artículo publicado  el 20  de febrero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo  que al autor, todo el crédito que les corresponde.

“Que la Virgen nos proteja”, la Procuradora

La opinión del Docente Universitario…..

.

Dorindo Jayan Cortez

Ya la Procuradora abandonó su cargo, se le ha sacado. Se concreta la preocupación de diversos sectores sociales, políticos y, últimamente, a la misma iglesia. A través de la Conferencia Episcopal, la jerarquía católica advertía una “peligrosa desestabilización” y solicitaba, de manera urgente, una “política ética que no dependa de los gobernantes”. Organizaciones de la sociedad civil, incluida la desaparecida Cruzada Civilista, se han manifestado decepcionadas con lo que viene ocurriendo ya que todo apunta a que el Estado de derecho en su correcto ejercicio, corre riesgo y, con ello, la débil democracia construida en las dos últimas décadas.

La preocupación fundamental de hoy está referida al debilitamiento del régimen institucional. Uno de los componentes característicos del sistema político, durante las primeras cinco décadas de la República, fueron — precisamente, las constantes y prolongadas crisis institucionales.

La fachada democrática y el Ejecutivo, con los partidos políticos adeptos y la Comandancia de Policía, marcaban el rumbo del quehacer institucional, por encima de toda regulación.

Las distintas administraciones del poder Ejecutivo, de las dos últimas décadas, se cuidaron de irrumpir abiertamente en el ordenamiento legal e institucional. Y si lo hicieron, lo que es indudable, fue de tal manera que no generó las inquietudes generalizadas como actualmente se han venido dando en el país. De hecho, las denuncias de corrupción han sido una constante en cada gobierno. Regresar a ese pasado, no ayuda en nada.

La experiencia militarista, principalmente lo que ocurre en los años de crisis de ese modelo, generó el discurso y el escenario para la apertura democrática. No se puede negar los esfuerzos y los avances logrados, aunque sigue siendo una obra inacabada y con grave deformaciones.

Habría que decir que aún cuando esos esfuerzos se llevan adelante en el periodo pos-invasión, lo que le confería a quienes ostentaban el poder un espacio libre de actuación, aún así, la opción tomada resguardó el ordenamiento jurídico y la estabilidad institucional.

La manera como se abordó el tema militar y policial, las reformas para fortalecer el sistema electoral y judicial, todo ello se enmarcó dentro de una frágil visión institucional que, aun así, ha dado réditos al sistema.

El problema, en el contexto actual, levanta polvorín al ponerse en jaque el avance aludido. La “eliminación” de Panamá del Parlacen, es un ejemplo.   Sobre la base de que era una promesa de campaña sacar a Panamá, se ha desconocido los tratados internacionales y la misma Constitución.

Más adelante, el nombramiento de los Magistrados de la Corte Suprema causó desilusión al no tomarse en cuenta las recomendaciones de la Comisión nombrada para tales efectos.

El caso de la Procuradora y la designación del “Procurador suplente” por el ejecutivo apuntan, a juicio de muchos, a la concentración de los tres poderes y uno solo. Y esto es peligroso; como señaló la Procuradora, al dejar el despacho, “que la Virgen nos proteja” .

<>

Artículo publicado el  20 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Migrantes, al filo de la muerte

La opinión del periodista……

.

Abdel Fuentes

En uno de mis viajes por Centroamérica, recién inició este año, presencié un documental en bruto que intenta mostrar el vía crucis que atraviesan miles de migrantes centroamericanos rumbo a Estados Unidos.   La mayoría van preñados de sueños en busca de una mejor vida. Ignoran que sus esperanzas se transformarán en escenas de dolor.   Las opciones van desde vender su dignidad y sentido de humanidad, por sobrevivir, hasta la tortura, el secuestro y la muerte.

Mujeres y hombres son asaltados. Las féminas, además de ser despojadas de sus pertenencias, son manoseadas y violadas carnalmente. Quienes no mueren en manos de la delincuencia, lo hacen en las vías del tren. Los más afortunados resultan mutilados.   Llegar a Estados Unidos les toma, a los que sobreviven, unos 60 días, aproximadamente. Hay quienes prefieren cruzar sin riesgos, por ello pagan 10 mil dólares.   Desde la frontera de Guatemala hasta Estados Unidos, hay 4 mil kilómetros de recorrido.

Algunos confían sus vidas a los denominados “coyotes”, quienes supuestamente deben ayudarles a realizar el recorrido. Desconocen que muchos de estos trabajan con grupos criminales, como los “Zetas”, quienes infunden temor en los territorios por donde atraviesan los migrantes.

El periodista Oscar Martínez, del diario digital El Faro, en El Salvador, revela que aunque los “Zetas” son conocidos internacionalmente como un cartel del narcotráfico, desde hace algún tiempo diversificaron sus actividades y ahora lucran de los indocumentados, a quienes secuestran para pedir rescate a los parientes de sus víctimas.

Según una investigación realizada por Marco Antonio Rodríguez Martínez difundida en internet, bajo la monografía “El poder de los Zetas”, sus integrantes son principalmente ex militares mexicanos de alta capacidad en el manejo de armamento, quienes decidieron vender sus servicios, en busca de mejores ingresos, al grupo del Cartel del Golfo.

Como ex militares fueron entrenados por soldados extranjeros en logística, artes marciales, seguridad, asalto y toma de edificios. No suelen ser delincuentes que surgieron de las calles.

El documental, dirigido por Marcela Zamora y El Faro de El Salvador, cuyo director es Carlos Dada, presenta testimonios de algunos migrantes que han logrado salvar sus vidas. Cuentan que en territorio mexicano los maquinistas de una línea de trenes de carga, que va de ciudad Juárez al norte, detienen los vagones, sin justificación alguna. Esto permite que hombres armados secuestren a los indocumentados.

Una viajera se refiere a la forma como se organizan. Asegura que unos secuestran, otros cuidan a los secuestrados y luego están los llamados carniceros. Estos últimos se encargan de quitar la vida a los que no pagan por su libertad. Los rescates oscilan en cuantiosas sumas que van de 2 mil a 5 mil dólares. El que no cumpla es descuartizado e incinerado.

El padre Pantoja es otro testigo del documental. Su voz no se reduce al silencio, aunque son constantes las amenazas de muerte que recibe. Calcula que en seis meses, los secuestrados suman hasta 9 mil. Estima en 25 millones de dólares las ganancias que obtiene el crimen organizado por los secuestrados durante ese período.

Seres humanos están desapareciendo, sin que nadie haga nada. Es un gran negocio a costa de la vida de migrantes centroamericanos, en el que incluso también transitan panameños.

Los colegas de El Faro digital dedicaron un año y medio a este trabajo, ingresando en las entrañas del mal. Han querido denunciar un problema que resulta ser más grave de lo que parece. Este artículo es un pequeño intento por resaltar el trabajo humano de estos valientes salvadoreños, héroes anónimos de una verdad que muchos pretenden ocultar.

<>

Artículo publicado  el 20  de febrero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo  que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Tres clases de eunucos

La opinión del Educador…….

Pastor E. Durán E.

El término “eunuco” viene del griego. Significa “guardián del lecho”.   Se refiere al hombre castrado, en especial, el que se destinaba, entre los reinos orientales, a la custodia de las mujeres del harén, para evitar embarazos y/o violaciones.   Por analogía, también se le llamaba “eunuco” a cualquier oficial que tuviera deberes en la corte del rey, sin que esto significase que fuera “eunuco” en sentido literal.

Algunos científicos consideran la homosexualidad como una “enfermedad sicológica” y aunque perduran los científicos que mantienen esta opinión, la mayoría en la actualidad sostiene que “no existen argumentos científicos que demuestren una condición innata de la homosexualidad (neurológica, endocrina o genética); más bien se trataría de personas susceptibles en su personalidad, que bajo una determinada influencia ambiental expresarían una orientación homosexual en la adultez, la cual puede ser parcial o completamente reversible en muchos casos (Dr. Francisco Javier Bustamante Volpi).

Si nos vamos al plano religioso, en la Biblia (Mateo 19:12), Jesús habló de tres clases de eunucos, al decir: “Porque hay eunucos que nacieron así de la matriz de su madre, y hay eunucos que fueron hechos eunucos por los hombres, y hay eunucos que a sí mismos se han hecho eunucos por causa del reino de los cielos.

Quien pueda hacer lugar para ello, haga lugar para ello”. O sea, que hay tres clases de eunucos: a) Los que nacieron así, b) los que fueron castrados, y, c) los que a sí mismos se han hecho eunucos por causa del reino de los cielos.

Los que “a sí mismos se han hecho eunucos” a causa del Reino, son aquellos que ejercen “autodominio”, para poder dedicarse por completo al servicio de Dios.   El apóstol Pablo recomienda esto como lo “mejor”, para los cristianos que no se han “encendido de pasión” (como el P. Alberto Cutié), ya que pueden servir al Señor con más constancia y “sin distracción” (Ver: 1Co 7:9, 29-38).

Tales “eunucos” no son personas que se hayan castrado (aunque algunos quisieran que los castrasen), sino que, más bien, permanecen solteros voluntariamente. Por otra parte, la Biblia no recomienda ningún voto de celibato, y el “prohibir casarse” se condena como una de las señales de la “apostasía”, o sea, la renuncia que hace una persona de sus creencias religiosas o políticas y abandono de su religión o del partido político al que pertenecía. De hecho, algunos de los apóstoles eran hombres casados.

Se ha demostrado que los votos de castidad son como los votos electorales: una vez que se emiten, la realidad acaba con las promesas de campaña (“El Pueblo al poder”, “Cero corrupción”, “El cambio va”, etc.).

<>

Artículo publicado el  20 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

A la eficacia del cambio

La opinión del Médico y Ex Ministro de Estado……

.

GUILLERMO ROLLA PIMENTEL

Estamos en un momento histórico trascendental. Hemos vivido experiencias muy traumáticas y frustraciones muy decepcionantes.  Ignorancia, ingenuidad, incultura política, pobreza, carencia de valores, dictadura, intervenciones internacionales, envidia a la riqueza de nuestra geografía, todos factores que han confluido para desviar el sano camino hacia nuestro desarrollo político y social armónicos.

El país ha avanzado en el tiempo, pero distorsionado, aparente, exterior, en cifras.   La realidad todos la vivimos. Gran inequidad, pésima distribución de los beneficios, fallas educativas, crisis de valores, corrupción, justicia inoperante, graves desigualdades electorales, inculturar, violencia, endeudamiento generacional, continuar el “ pro mundi beneficio ”, desprestigio de todos lo órganos del Estado, el manejo economicista, el entreguismo de los tratados del Canal, la demagogia del juegavivo torrijista, los 21 años de dictadura, la claudicación de una falsa izquierda el egoísmo y avaricia de un frente empresarial deshumanizado, la división del sector laboral, etcétera.

Mientras grupos políticos y los empresariales cuentan con profesionales preparados, a la hora de funcionar son desviados por intereses mercantiles, enriquecimientos ilícitos, corrupción e ineficacia. La orientación y los objetivos sociológicos se han perdido, por la falta de mística de servicio público, en la carencia de principios ideológicos y programas efectivos de desarrollo social, en la ineficacia, el juegavivo , la publicidad y el mercenarismo. Para políticos y empresarios el cambio es necesario. No ya para reflexionar, sino para cambar de actitud y conducta. Todos son necesarios, pero para cumplir una función social.

La producción tiene que estar dirigida a crear empleo, a reducir los costos de producción y reducir precios al consumidor, especialmente de los alimentos y los artículos de primera necesidad. A ser creativos y solidarios con sus trabajadores y clientes. El transporte en manos de los conductores fue una buena idea, pero además del bus, les faltó la organización y la disciplina para regular el servicio y su calidad (falla gremial y estatal). Entonces, el método empresarial debería participar conjuntamente.

Igualmente la ciudadanía, que es ser realmente el mercado, debe igualmente participar en tocas las acciones, especialmente de corte social.   La ACP, que por ley tiene que permanecer con políticas de Estado y no partidarias, debería dar cabida a su más importante valor, sus trabajadores; y permitir la acción de sus creadores, el pueblo, que luchó el 9 de Enero de 1964.   Si la Ley no lo contempla, los conceptos y propuestas de estos estamentos deben tomarse en cuenta, no solo los asesores navieros; más aún cuando ahora se tiene que pagar una deuda por la ampliación en un nuevo canal, que deberían pagarla directamente los usuarios con sus peajes.

No es con medidas represivas (cárcel) y controladoras como el país avanzará uniformemente, sino con capacitación en valores, estilos de vida, concertaciones efectivas y democráticas, participación real de la ciudadanía, educación masiva por todos los medios de comunicación social, de considerar a los trabajadores, indígenas e inclusive a sus bases electorales.

La unidad de acción conjunta, indispensable para el progreso general, tiene que darse no en quien juega más vivo, sino en la verdad histórica de hechos, reconocer errores, aceptar responsabilidades, valorizar méritos, sancionar a los delincuentes como escarmiento preventivo (no como venganza), indemnizar a las víctimas de las violaciones a los Derechos Humanos, devolver al Estado los dineros robados, de peculado, coimas y comisiones ilegales.

Estas observaciones no tienen originalidad, pues han sido publicadas por diferentes grupo, pero a pesar de que muchas han sido favorablemente recibidas, no se concreta su ejecución.

Talvez considerando algunas de estas estrategias, con regulaciones acordes con la sociedad y una constituyente moderna y justa, podamos todos caminar juntos hacia un Panamá Mejor.

<>

Publicado el 20 de febrero de 2010 en el Diario   La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

¿Qué hay del debido proceso a los docentes?

La opinión de…..

.

Darío Herrera Díaz

A raíz de las investigaciones que se le siguen a la separada procuradora de la Nación, al ex presidente Pérez Balladares y a los ex ministros de educación, el “debido proceso” y la “justicia selectiva” se mencionan en todos los medios de comunicación social. Los juristas, comentaristas y el público en general concuerdan en que se les debe respetar las garantías fundamentales a las que tienen derecho; pero, ¿qué hay del debido proceso al que tienen derecho los docentes de nuestro sistema educativo?

La Ley 47 Orgánica de Educación establece que las quejas interpuestas sobre algún miembro del personal docente deben ser investigadas por el director del centro escolar tan prolijamente como su importancia demanda; no obstante, establece que estas deben llegar por algún conducto digno de crédito.

¿Es digno de crédito un padre que en vista de que su hijo reprueba o es amonestado por agredir a una compañera, en acto de venganza, levanta calumnias e injurias contra un docente? ¿Acaso tienen credibilidad las asociaciones de padres, madres y acudientes que no rinden informe del dinero que manejan?

Los directores o directoras llevan acabo las “encuestas” o “investigaciones” y en muchos casos, incluso intencionalmente, solo se apegan al artículo 192 de la Ley 47. Este artículo establece que de ser culpable el docente se le pasará el pliego de cargos y este solo tendrá ocho días para defenderse.

¿Acaso el docente no tiene derecho a conocer, en cualquier momento, el estado del proceso y a presentar incidentes al mismo, como lo establece la Ley 38 de 31 de julio de 2000? ¿Dónde queda el derecho de obtener pronta resolución, de peticiones hechas por parte de los docentes a los directores sobre informaciones contenidas en archivos, registros o expediente de él que mantenga la institución de la cual forma parte? ¿Tiene el docente que resignarse a esperar la sanción y contar con tan solo ocho días para defenderse? ¿Qué pasa cuando el fiscal, jurado y juez, es decir el director, también está siendo investigado (v. gr. alterar documentos)? ¿Está permitido comentar con particulares o subalternos el contenido de una investigación por parte de los que investigan? ¿No hay violación del debido proceso, de la Ley 38 de 31 de julio de 2000, de la Ley No, 6 de 22 de enero de 2002 (v. gr. artículo 3) e incluso de la Constitución Política de la República de Panamá (v. gr. artículo 41)?

Por otra parte, las estadísticas muestran que cuando un docente interpone una denuncia contra un director, ya sea por abuso de autoridad o extralimitación de funciones; estos no son, por parte del director o directora regional, prolijamente investigados como lo establece la Ley 47. ¿No es este un caso de justicia selectiva?

La violación del debido proceso y la justicia selectiva conducen a los docentes a hacerse los sordos, mudos y ciegos ante las injusticias o anomalías que se dan en los centros escolares. Si interviene o media en los conflictos que se dan entre estudiantes o en las reyertas que estos protagonizan quedan expuestos a que los sancionados, con sus acudientes, posteriormente, levanten calumnias e injurias contra ellos y el sistema del cual forma parte, en el mejor de los casos, los deja que se defiendan como puedan; y en el peor de los casos, se vuelva contra ellos. Si denuncia irregularidades administrativas, mismas que mantienen a los colegios en pésimas condiciones, los directores inician una cacería de brujas hasta trasladarlos.

Sin lugar a dudas, tienen sentido las reflexiones de Temas de Nuestra América; a saber: “Los sueños perduran, pero muere el soñador. Tal vez no muera el ideal, pero el idealista sí: muere de inanición o asume las complicidades de la coyuntura”.

<>

Artículo publicado  el 20  de febrero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo  que al autor, todo el crédito que les corresponde.

No se acueste sin evaluar

Un Mensaje al Corazón que nos regala el Monseñor ……

Rómulo Emiliani, cmf.

No se acueste sin haber hecho una evaluación de su día. Es conveniente revisar periódicamente el motor de su carro o el estado de su salud física.

Pero aquí le estoy hablando de su salud integral, sabiendo que somos un componente de cuerpo, alma y espíritu. Todos los días ponga ante el tribunal de su conciencia antes de acostarse todo lo que pasó de manera trascendental y que influirá en su vida, dando gracias al Señor por lo bueno y aceptando los fallos cometidos.

Muchas veces eso “trascendental” viene envuelto en el manto de la total sencillez y puede pasar desapercibido. Durante el día, normalmente, suceden cosas que tienen que ver con su crecimiento y perfección.

1. ¿Cómo se levantó? ¿ Lo hizo de manera animada, con ganas de emprender un nuevo día, con deseos de cumplir una meta escogida desde antes por usted? ¿Empezó el día con una oración, con una mente positiva diciéndose que está dispuesto a seguir luchando, que con el Señor usted vencerá sus dificultades? ¿O más bien, se levantó sin ganas de nada, protestando por lo que tiene que hacer durante el día, regañando, levantando la voz y sin ninguna clara visión de metas que cumplir?

2. ¿Cómo lidió durante el día con los problemas cotidianos que le causan tensión? ¿Lo hizo con cólera y por eso agredió verbalmente a alguien en particular? El descontrol emocional afecta sus relaciones interpersonales y le van causando una amargura por la frustración que causan estos continuos enojos. ¿Supo hacer su lista de prioridades, poniendo más énfasis en lo que era más importante enfrentar? La persona que triunfa es la que tiene clara sus metas y las va cumpliendo diariamente, buscando siempre enfocar su atención en lo que es “lo primero”, sin descuidar sus otras obligaciones.

¿Se diluyó durante el día en mil cosas, haciéndolas todas a medias y acabando la jornada sin la sensación de haber hecho nada bien y con las manos vacías?   Es doloroso sentir que va pasando la vida y que no hace otra cosa que sobrevivir, sin encontrarle sentido a lo que hace.

(Sigue el próximo sábado).

<>

Artículo publicado el  20 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

“Lo estoy diciendo y es como si lo estoy viendo”

La opinión de…..

.

EMILIA GAMARRA

Teníamos guanacastes grandotes. Son pura sombra esos árboles. Y sotacaballo. Ellos crecen a la orilla del río y también dan sombra. Había un señor que tenía uno bastante grande. Todos los tumbaron. Quedaron 2 ó 3 palos. Se salvaron, porque la gente estaba ahí. La gente se mantenía ahí y no los dejó tumbar.

Los sotacaballo cada año echan flores y tienen una vaina grande que explota y bota las semillas. El viento se las lleva y donde quiera que caen, ahí pegan. La raíz es dura y el palo también.

Nací y crecí en la comunidad naso Tjerdi Shikix.   A los 14 años me casé con un señor de San San.   Demoré con él 23 años y tuve 2 mujeres y 6 varones.   Con el señor que estoy ahora tengo 20 años. Con él llegué a Drudi. Los latinos le dicen Drui. Mis abuelos decían que Dru era un espíritu que mataba a las personas mayores, las que no podían caminar y estaban indefensas. Di , quiere decir quebrada.

El domingo 29 de marzo, yo estaba en Guabito. Se habían escuchado rumores de que la Policía iba a sacarnos de Drudi.  No sabíamos si era verdad o mentira. El lunes nos levantamos temprano, agarramos a Cristy, Lisbeth, Glen.. los 6 niños.   Son mis nietos.

Clareando llegamos a Drudi.   Mi hermano estaba en San San y me mandaba llamadas perdidas. Pero mi celular no tenía señal.   Cuando llegué a la casa de Pánfila, mi nuera, me dice: “ Llamaron que vienen los antimotines ”. Las dos corrimos y empezamos a gritar a los vecinos. Llegaron todos con los niños, las embarazadas, las mujeres con los bebés chiquitos, los señores.

Vimos venir una carreta con antimotines.  Se pararon en fila, como a 100 metros de nosotros, con sus cascos, armados y equipados con todo lo que cargan.  Y llegó otra carreta.  Son remolques que los tira un tractor.   Los policías llegaron en bus hasta un punto. De ahí se subieron a las carretas de la Ganadera Bocas. Yo no sentí miedo.

Al rato llegó la corregidora y dice: “ Tienen que salir de aquí, yo les avisé de este desalojo ”.   Le respondimos: “ Póngase la mano en el corazón.   Tú eres una teribe, igual que nosotros. Eres una indígena. Somos tu familia. Recuerde que usted no es otra gente. La única que puede detener esto es usted.   Usted dijo que nos iba a ayudar, y ¿ahora qué pasó? ”.    La corregidora dijo: “ Les doy 10 minutos para salir ”.    Imagínese, ¿qué podemos sacar en 10 minutos, qué podemos salvar?

Y en eso escuchamos una bomba que empezó a echar humo. Los niños al ver eso empezaron a gritar y a correr. Teníamos un tanque de 50 galones lleno de agua. Mojamos toallas para limpiar la cara de los niños. ¡Y a correr a sacar los niños de ahí!   Una niña se ahogó en el humo.

Las mamás se fueron huyendo con los niños. Unas huyeron por la quebrada y otras se fueron adentro, buscando las lomas. Se fueron sin desayunar, sin nada, esos niños. Quedamos los adultos. Huíamos debajo del bambú y nos tiraban bombas.   Debajo de la iglesia y ahí nos tiraban otra vez.   Lo estoy diciendo y es como si lo estoy viendo.

La primera casa que tumbaron fue la mía, luego la tienda, luego la de la tía de mi esposo.   Se metieron hacia abajo y tumbaron la casa de Alcibíades.   Arrasaron con todo: había plátano, guineo, caña. Luego le tocó a la casa de Catalino Victoriano.   Él vive solo. Y luego a la de su hija, María Victoriano.  Después acabaron con la casa de Feliciano Peterson, y luego la iglesia cuadrangular, la casa de Epidencio Gabriel, Félix Vargas, Avelino Gamarra, Aguirre Vargas, Misael Vargas, la casa de la señora Esperanza Brown. De ahí tumbaron la casa de Lupita. Y la casa comunal.   El piso era de tierra, las columnas de madera y el techo de hojas de palanquilla.   No tenía paredes.   Solo los postes, las vigas y el techo.   Recién la construimos porque la que teníamos se nos quedó pequeña. Esta, la nueva, medía 24×24 metros. Ahí hacemos las reuniones de la asamblea de la comunidad. Cuando regreso de una actividad para pedir la comarca, ahí me reuno con la comunidad y les informo qué se hizo en Panamá.  O si vienen funcionarios de afuera, ahí los recibimos.

Cuando terminaron de tumbar las casas se acamparon en la casa cultural. Esa la construimos para que los muchachos estudiaran con la Telebásica.  Ya estaba terminada. Estaba para inaugurar el 10 de abril. No la tumbaron, lo dejaran para los policías dormir y escampar cuando llovía. Se quedaron el lunes todo el día.

Nosotros no sabíamos que afuera había policía y no dejaban pasar a nadie a la comunidad.    Esperábamos a nuestra gente: el abogado, nuestros dirigentes, nuestra gente. Pero no los dejaban pasar.

Los periodistas llegaron a la 1 ó 2 de la tarde. Ahí empezamos a gritarle a la policía y a la corregidora. Les preguntábamos que cuánto les había pagado la Ganadera Bocas.   Les decíamos: “ Esta mañana tenían los huevos bien puestos. ¿Ahora por qué no nos disparan delante de los periodistas? ”.   Qué vulgaridades no les gritábamos. La corregidora y la policía no dijeron una palabra.   Los policías no querían que nadie se diera cuenta de lo que nos hicieron.

Ahí se quedaron. No nos dejaron entrar a sacar las gallinas. Empezaron a saquear la tienda.   Cortaron los plátanos. Había 4 policías naso, de otras comunidades. Ellos nada podían hacer, porque los botaban de su trabajo. No sacamos la ropa ni ollas, ni nada. Ni cucharas, ni pailas, ni platos, ni las herramientas, los clavos.   Nadie sacó nada.   El arroz, el azúcar, la harina, todo quedó debajo de lo que tumbaron.

Después de 15 días, cuando nos vinimos a protestar acá, a Panamá, volvieron con sus máquinas, hicieron un hueco y enterraron todo. Las maderas, el zinc y todo lo que había. Todo lo que teníamos. La empresa Ganadera Bocas nos tiene que pagar eso.   Nosotros no queremos reubicación, porque esa tierra es de nosotros.

Vamos a construir nuestra casa otra vez. Nos vamos a quedar en nuestra tierra.

Los niños tenían picazón. A Iveth se le llenó de ronchas el cuerpo. Pedíamos a la Cruz Roja. Los de Protección Civil llegaron y no preguntaron nada. Se quedaron allá afuera.   Mi cuñado le dijo a los policías que había niños con hambre y enfermos. Los policías no querían que nadie se diera cuenta. A las 10 de la noche dejaron salir a mi hija con 8 niños.   Llegaron a la 1 de la mañana a Changuinola.   Allá los atendieron.

Al día siguiente nos levantamos, mandamos a los otros niños al monte, y los mayores llegamos a 100 metros de la Telebásica.   Ellos dijeron: “ Cumplimos órdenes. Ahora digan ustedes qué quieren ”.   Les gritamos: “ Desde ayer los niños no comen nada. Déjenos pasar, pero sin ninguna condición ”.   Nos reunimos a la orilla del río. Empezamos a hacer ranchos. Ese día no llovió.

A la 1 de la tarde los de Protección Civil nos llevaron comida y querían hacerse una foto con nosotros. No se lo permitimos.

El miércoles a mediodía empezaron a tumbar la Telebásica. Eran dos máquinas de la empresa Ganadera Bocas. Una empuja para tumbar y la otra tiene una cuchara grande. Llegaron las dos carretas, se llevaron a casi todos los policías. En la noche ya no quedó nadie. Pasaron 15 días y no había respuesta del alcalde ni el gobernador, ni la corregidora.   Vivíamos en el rancho a la orilla del río y ahí dormíamos.   Había arroz, frijoles, lentejas y sardinas.

Decidimos viajar a Panamá a hablar de nuestra situación con las autoridades.   Salimos a las 7 de la noche y llegamos a las 4 y media de la mañana al terminal de transporte en Panamá.   De ahí fuimos al edificio de las Naciones Unidas y nos sentamos a la entrada. Nos sentamos con los bultos. Traíamos un par de mudas, los que traían algo. Éramos como 26.   Vinimos con los niños.

Haydée vino con su mamá. Yo me traje a Cristy. Pero no nos querían tener ahí. Dijeron que “ aquí no se puede hacer eso, que hagan una comisión ”.

De ahí fuimos a un hotel donde había un congreso sobre indígenas. Nos dieron espacio para plantear nuestro problema, pedimos ayuda, recogimos 360 dólares. No sabíamos a dónde ir. No teníamos nada. Vinimos con el pasaje y no más.   Entonces dijimos: “ Vamos al parque de Catedral ”. Nos subimos en un bus hasta Santa Ana, caminamos hasta Catedral y nos metimos en el gazebo, en el centro del parque. Nos quedamos ahí en el gazebo. Imagínese, ¿dónde íbamos a bañarnos, dónde íbamos a comer, a cocinar?

Cocinamos en la playa. Los piedreros que dormían ahí se molestaron, porque les rompimos los cartones para soplar el fogón y también se pusieron alegres, porque les dábamos comida. Pero había excrementos y olía a orines. Entonces compramos una cocina, la pusimos en el gazebo y nos mejoró la situación. Pasé mes y medio en el gazebo. Me regresé a Guabito por Cristy, mi nieta, porque ella tiene que ir a la escuela.

Desde hace muchos años estoy en la lucha. Comencé, porque el primer señor con el que me casé andaba en la lucha por la Comarca Naso Tërdji y hasta el sol de hoy sigo luchando por la Comarca. Porque sin la Comarca no tenemos ningún derecho. Mira lo que nos pasó con la Ganadera Bocas.   Si no nos dan la comarca van a entrar más empresas y proyectos, nos van a sacar de nuestra tierra. Nos van a quitar la tierra. Ahora están dando título de propiedad de nuestra tierra.   Van a vendérsela a gente que tiene plata. Y eso no es así. Esa tierra es nuestra y es libre para trabajar y cultivar.

*La líder naso Emilia Gamarra es una de las ganadoras del V Concurso Centroamericano de mujeres: “Voces, imágenes y testimonios 2009”, organizado por la organización costarricense Voces Nuestras. También los son las niñas de esa comunidad indígena panameña Haydée Gamarra (10 años) y Cristy Vargas (10 años).

<>

Publicado el 20 de febrero de 2010 en el Diario   La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Golpe de Estado: PRD-panameñistas vs el presidente

La opinión del Abogado……

.

,

MIGUEL ANGEL ESBRÍ MONTOLIÚ

Me refiero al programa de Juan Carlos Tapia “Lo mejor del Boxeo” del pasado jueves 4 de febrero, en el que el señor Tapia amenaza al presidente de la República, Ricardo Martinelli, de una posible unión entre el Partido Panameñista y el partido opositor PRD para desbancarlo de la Presidencia en solo quince minutos.

Al respecto le quiero responder al señor Tapia que la arrogancia con la que insinuó un golpe de Estado político solo cabe en una mente perversa de una persona que piensa en poderes absolutistas, que no confía en la palabra dada y en las promesas, y que ve la política como un mero negocio de juego de poderes desconociendo el servicio público.

Le quiero también decir al señor Tapia que la insinuación que hizo de que al vicepresidente Juan Carlos Varela le bastan quince minutos para romper un pacto “ de saliva ”, según él, y autoproclamarse presidente es traicionera, sin importarle la dignidad del vicepresidente Varela ni de las personas que pactan.

Es un exordio mendaz, “ soplado por amigos políticos del señor Tapia detrás de las cámaras de televisión ” para desestabilizar el Estado.

Además, señor Tapia, no se puede acusar en un medio público a personas honradas, sean políticos o no, sin dar cabida a la réplica o a que se presenten otras personas a opinar en el mismo programa.

Aprovecharse de un programa deportivo, que además es un negocio suyo, para atacar a las personas no tiene más calificativo que la cobardía de quien tira la piedra escondido desde la azotea y no permite que los otros se defiendan, como harían los caballeros y hombres de bien. Le sugiero que cambie el título de su programa a “ Lo peor del boxeo ”.

<>

Publicado el 20 de febrero de 2010 en el Diario   La Estrella de Panamá a quien damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.

Una hoja en la tempestad

La opinión de….

.

Jairo A. Vásquez Pravia

¿Qué es la biodiversidad? Pareciera tener una respuesta sencilla, pero las apariencias engañan. La biodiversidad es algo tan simple, como las bacterias que habitan en nuestros intestinos, el pececillo de la quebrada, las arañas que tienden su tela en los rincones de una casa, o algo tan complejo, como los genes que son el código para crear un ser humano, los bosques de Darién o de la isla de Coiba, la inmensidad del océano Pacífico. A fin de cuentas, es la variedad de vida en la Tierra, en todos los niveles, desde los genes, pasando por organismos individuales a especies, hasta vastos hábitats, así como todos los vínculos e interacciones entre todos y cada uno de los seres vivos que los componen.

La biodiversidad se encuentra íntimamente ligada al clima, pero estas interacciones no son apreciables a simple vista. Por ejemplo, cuando los bosques son talados, tanto el clima local como el global son afectados, dado que la remoción de árboles causa cambios en los niveles de humedad y temperatura, así como el carbón retenido en estos es liberado a la atmósfera. Se calcula que al deforestarse y quemarse una hectárea de bosque tropical húmedo, se envían aproximadamente unas 500 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera.

Más alarmante aún, se estima que un solo día de deforestación en nuestro planeta equivale a la huella de carbono, generada por 8 millones de personas viajando ese mismo día, al mismo tiempo a la ciudad de Nueva York. Así como el cambio climático afecta a la biodiversidad, así también cambios en la biodiversidad pueden afectar el clima mundial. Quizás más significativamente, cambios en el uso de la tierra que conllevan a una reducción de la biodiversidad, igualmente traen un incremento en las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI). Se ha calculado que un tercio de todo el dióxido de carbono, liberado entre 1850 (aproximado inicio de la Revolución Industrial en Inglaterra y Estados Unidos) y principios de este siglo, ha tenido como origen la destrucción de bosques a partir del cambio en el uso de la tierra.

Cerca de un tercio de toda la superficie de nuestro planeta es utilizado para la producción de alimentos. Aproximadamente, unas 7 mil especies de plantas han sido cultivadas y recolectadas para alimentos por los humanos, desde que la agricultura inició hace unos 12 mil años. En la actualidad, solo unas 15 especies de plantas y ocho especies de animales suplen el 90% de toda la comida que consume toda la población mundial anualmente. Si por cosas del destino se redujera la productividad de nuestra biota más estratégica, las consecuencias serán terribles para todos en muy poco tiempo.

Si bien no ha sido al ritmo dramático de los demás países centroamericanos, la pérdida de cobertura boscosa de la República de Panamá ha sido notable durante las últimas cinco décadas. Por ejemplo, solo entre 1950 y 1960 esta se redujo de un 68% a un 58%. De acuerdo con datos oficiales de la Anam, la cobertura boscosa actualmente representa el 44% de la superficie total del país, siendo deforestadas aproximadamente unas 75 mil hectáreas por año en promedio, para dar paso a la ganadería extensiva, monocultivos, proyectos hidroeléctricos y urbanísticos, carreteras, en fin, lo que conocemos como desarrollo.

A diferencia de muchos países de la región con sectores agrícolas e industriales mucho más complejos, y a la vez mucho más emisores de GEI, Panamá posee condiciones ideales para implementar una política de mitigación de los efectos del cambio climático a un mucho menor costo y en menor escala que aquellos, en atención a su demografía, patrones de consumo de energía, cobertura boscosa todavía apreciable, entre otras. Queda de nosotros hacerla realidad, y si bien los que estamos aquí ahora no vemos sus beneficios completos, las futuras generaciones de panameños nos lo agradecerán profundamente.

El cambio climático es un problema global, pero cada uno de nosotros tiene la capacidad necesaria para aportar a su mitigación por más pequeñas que sean nuestras acciones.

<>

Artículo publicado  el 20  de febrero de 2010  en el Diario La Prensa, a quien damos, lo mismo  que al autor, todo el crédito que les corresponde.

La cultura organizacional del sector público panameño

La opinión de la funcionaria pública…..

.

Elodia Muñoz

Panamá no cuenta con esferas gubernamentales, refiriéndonos a las instituciones del estado, con un alto grado de proyección y perspectiva de planificación a largo plazo que pueda traducirse en realizaciones concretas con procesos continuos que se conviertan en resultados tangibles, focalizada a un verdadero desarrollo sostenible; por supuesto que al no existir esa condición sine qua non para un auténtico desarrollo y eficiencia en el servicio que debe prestar el servidor público, menos podemos hablar de seguimiento a un plan estratégico quinquenal, programa o estrategia que pueda diseñarse para lograr un objetivo delimitado.

A todo lo descrito, que se debe considerar como básico, en la estructura administrativa de cualquier estado moderno, hay que agregar lo imperativo de una cultura organizacional definida, una preparación asociativa del servidor público, la lealtad, la definición del sentido de pertenencia a una institución, a la organización para la que labora, la propia valoración de trabajo que realiza, y la inequívoca conciencia que la función que emprende es en bien de la comunidad, que retribuye con sus impuestos el esfuerzo que adelanta. Sin embargo, descubrimos con pesar las falencias de las instituciones públicas panameñas y como emergen pensamientos en los colaboradores de percibir el trabajo como una simple y llana instrumentalización de trabajar por los quince y los treinta, es decir, un salario que les garantice la justificada subsistencia.

Las instituciones públicas son la expresión de una realidad cultural, que están llamadas a vivir y producir en un mundo de permanente cambio, tanto en lo social como en lo económico y tecnológico, o por el contrario, como cualquier organismo, encerrarse en el marco de sus límites formales. En ambos casos, esa realidad cultural refleja un marco de valores, creencias, ideas, sentimientos y voluntades de una comunidad institucional.

Dentro de esta línea de pensamiento, debemos puntualizar, que el poco o ningún respeto que se tiene por el servidor del estado, (que por derecho le corresponde), lo desmotiva y desalienta a prestar un mejor servicio, por que tiene presente que como tal es parte de un botín político, sin garantía alguna de estabilidad ni posibilidades de superación laboral, desarrollo profesional y social que avale la salud mental que requiere para un mejor desempeño de su responsabilidad, afectando de manera sensible la buena marcha del engranaje estatal.

De todo esto se colige que esta situación endémica no permite avizorar por lo menos a mediano plazo una cultura organizacional donde Panamá, al igual que otros países, padece el mismo mal sin dejar de lado la descomposición social a todos los niveles que se propaga cada día.

<>

Artículo publicado el  20 de febrero de 2010 en el diario El Panamá América a quienes damos, lo mismo que al autor, todo el crédito que les corresponde.