Asunto de autoestima

La opinión de…..

.

Emma Mendoza A.

Sin adentrarnos en nuestra hipótesis acerca del constante maltrato social e institucional del que somos objeto los panameños(as) y del porqué nos lo aguantamos, quisiéramos esbozar algunas ideas que tienen que ver con el concepto de valía que como personalidad nacional adquirimos a lo largo de nuestro desarrollo histórico y social.

Analizar la historia se impone para explicar el surgimiento de nuestra lengua, normas, tradiciones culturales e instituciones sociales y económicas. De hecho, “los factores económicos pueden cumplir un papel importante,- al regir las relaciones entre los grupos en la sociedad, es decir sobre las capacidades y los derechos de algunos grupos.” (Rupert Beown).

De esta forma se establecen instituciones y prácticas sociales tendentes a establecer y regular el acceso de los diferentes grupos sociales a los bienes y servicios, en ocasiones, con la consecuente ampliación de la brecha de la exclusión social y política que afecta innegablemente la identidad personal y nacional.

Ahora bien, cuando los factores económicos se encuentran tamizados por la discriminación de género, étnica o de clase; el perfil y la estabilidad de nuestra identidad y de la sociedad asume un equilibrio precario. Por supuesto incluida las instituciones básicas de la misma.

Si la autoestima se refiere al concepto y conciencia que tenemos sobre nosotros, de quiénes somos, según género, etnia, clase; qué expectativa podríamos tener como pueblo colonizado, sojuzgado por los imperios, las oligarquías criollas, dictadura militar y las nuevas formas “democráticas” de corte autoritario..?

Si al margen de nuestras disidencias, aceptamos resignadamente lo que nuestros gobernantes o directivos ejecuten, a contrapelo de la razón y el derecho, convirtiéndonos en muñecos de goma para reverenciarlos junto a su corte ¿Creen que respetarán nuestros derechos?

Así las cosas, toleramos falta de seguridad; transporte mafioso; impunidades escandalosas; manglares engullidos por la voracidad de las compañías constructoras, análisis de impacto ambiental o patentes de corso: para vender recursos estatales; envenenar ríos, afluentes, playas, bosques, o para depredarlos, (Petaquilla); aumento del ITBM que (eufemísticamente ) “no afectará a los pobres”, ¡Basta de subestimaciones!

<>

Artículo publicado el 12 de febrero de 2010 en el Diario El Panamá América, a quienes damos, lo mismo que a la autora, todo el crédito que les corresponde.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: